Imperio neobabilónico

Imperio neobabilónico
626 a.C.-539 a.C.
Ubicación de Imperio neobabilonio
Capital Babilonia (ciudad)
Idioma oficial Acadio, arameo y sumerio.
Gobierno Monarquía
Historia
 • Revuelta de Babilonia 626 a.C.
 • Batalla de Opis 539 a.C.
Precedido por Sucedido por
Imperio asirio Imperio acaeménida
Hoy parte de Bandera de Irak Irak
Flag of Kuwait.svg Kuwait
Bandera de Siria Siria
Bandera de Turquía Turquía
Bandera de Egipto Egipto
Bandera de Arabia Saudita Arabia Saudita
Bandera de Jordania Jordania
Bandera de Irán Irán
Bandera de Líbano Líbano
Bandera de Israel Israel
Bandera de Chipre Chipre

El Imperio neobabilónico fue un período de la historia de Mesopotamia que comenzó en el año 626 a.C. y terminó en el 539 a.C..[1]​ Durante los tres siglos anteriores, el Imperio babilónico había sido gobernado por otro pueblo con el que compartía el idioma acadio, sus vecinos del norte, los asirios. Un año después de la muerte del último gobernante asirio fuerte, Asurbanipal, en el 627 a.C., el imperio asirio entró en una espiral de guerras civiles brutales. Babilonia se rebeló durante el reinado de Nabopolasar, y en alianza con medos, persas, escitas y cimerios, saquearon la ciudad de Nínive en el 612 a.C..

Por primera vez desde la muerte de Hammurabi, a mediados del siglo XVIII a.C., la sede del imperio se trasladó a la ciudad de Babilonia. Este período fue testigo de una mejora general en la vida económica y la producción agrícola, seguido de un gran florecimiento de proyectos arquitectónicos, de las artes y de las ciencias.

El período neobabilónico terminó con el reinado de Nabonido, en el 539 año a.C.. En pleno apogeo de la nación persa, Ciro II el Grande conquistó el imperio, poniendo fin a 80 años de historia.

Índice

Antecedentes históricosEditar

Babilonia estuvo sometida y dominada por Asiria durante el Imperio Neoasirio (911-616 aC), como lo había estado a menudo durante el Imperio Medio Asirio (1365-1020 a.C.). Los asirios de Mesopotamia superior generalmente habían sido capaces de pacificar a los pueblos del sur mediante su poderío militar, instalando reyes títeres u otorgándoles privilegios.

Renacimiento de viejas tradicionesEditar

Después de que Babilonia recuperó su independencia, los gobernantes neobabilónicos fueron profundamente conscientes de la antigüedad de su reino y siguieron una política architradicionalista, reviviendo gran parte de la antigua cultura sumerio-acadia. Aunque el arameo se había convertido en la lengua cotidiana, el acadio se mantuvo como el lenguaje de la administración y la cultura. Expresiones arcaicas de 1500 años antes se reintrodujeron en las inscripciones acadias, junto con palabras en el sumerio, no utilizado durante largo tiempo. La escritura cuneiforme neobabilónica también se modificó para asemejarse al antiguo sistema de escritura del tercer milenio antes de Cristo propio del idioma acadio.

Las obras de arte antiguas procedentes del apogeo de la gloria imperial de Babilonia fueron tratadas con reverencia casi religiosa y fueron minuciosamente preservadas. Por ejemplo, cuando se encontró una estatua de Sargón I durante las obras de una construcción, se edificó un templo para ella y se le hicieron ofrendas. Se cuenta la historia de cómo Nabucodonosor II, en sus esfuerzos por restaurar el Templo en Sippar, tuvo que realizar varias excavaciones hasta que encontró los cimientos de la época del emperador Naram-Sin. Este descubrimiento le permitió reconstruir el templo correctamente. Los neobabilonios también revivieron la antigua práctica de los sargónidas de designar a una hija real para servir como sacerdotisa de la deidad lunar Sin.

Vida cultural y económicaEditar

Se sabe mucho más sobre la cultura y la vida económica de Mesopotamia bajo los neobabilonios que sobre la estructura y la mecánica de la administración imperial. Está claro que para el sur de Mesopotamia, el período neobabilónico fue un renacimiento. Grandes extensiones de tierra fueron abiertas al cultivo. La paz y el poder imperial pusieron a su disposición recursos para expandir los sistemas de riego y construir un extenso sistema de canales. El campo de Babilonia estaba dominado por grandes propiedades, que se daban a los funcionarios del gobierno como una forma de pago. Las haciendas generalmente eran administradas por empresarios locales, quienes obtenían las ganancias. La gente del campo estaba ligada a estas fincas, proporcionando mano de obra y alquileres a sus propietarios.

La vida urbana floreció bajo los neobabilonios. Las ciudades tenían autonomía local y recibían privilegios especiales de los reyes. Centradas en sus templos, las ciudades tenían sus propios tribunales de justicia, y los casos a menudo se decidían en asambleas. Los templos dominaban la estructura social urbana, al igual que el sistema legal, y el estatus social y los derechos políticos de una persona estaban determinados por su posición en relación con la jerarquía religiosa. Los trabajadores libres, como los artesanos, disfrutaron de un estatus elevado y se creó una especie de sistema de gremios, que les dio poder de negociación colectiva. El período fue testigo de una mejora general en la vida económica, la producción agrícola y un aumento significativo en los proyectos arquitectónicos, las artes y la ciencia.

Dinastía neobabilónicaEditar

Dinastía XI de Babilonia (neobabilónica)

Nabopolasar 626-605 a.C.Editar

 
La Puerta de Istar de Babilonia, reconstruida en el Museo de Pérgamo de Berlín

Después de la muerte de Ashurbanipal en el 627 a.C., el Imperio Asirio comenzó a desintegrarse, dividido por conflictos internos. Assur-etil-ilani co-gobernó con Ashurbanipal desde el 630 a.C., mientras que un gobernador asirio llamado Kandalanu se sentó en el trono de Babilonia en nombre de su rey. Babilonia parecía segura hasta que tanto Ashurbanipal como Kandalanu murieron en el 627 a.C., y Asiria entró en una serie de guerras civiles internas que finalmente conducirían a su destrucción. Un general asirio, Sin-shumu-lisir, se rebeló en el 626 a.C. y se declaró rey de Asiria y Babilonia, pero fue rápidamente expulsado por el ejército asirio leal al rey Assur-etil-ilani en el 625 a.C.. Babilonia fue tomada por otro hijo de Ashurbanipal, Sin-shar-ishkun, que se proclamó rey. Sin embargo, su gobierno no duró mucho, y los babilonios se rebelaron. Nabopolasar se apoderó del trono en medio de la confusión, y nació la dinastía neobabilónica. Babilonia en su conjunto se convirtió en un campo de batalla entre el rey Assur-etil-ilani y su hermano Sin-shar-ishkun, que combatieron en la región. Esta situación anárquica permitió a Nabopolasar permanecer en el trono de la ciudad de Babilonia, pasando los siguientes tres años sin ser molestados, consolidando su posición en la ciudad.[2]

Sin embargo, en el 623 a.C., Sin-shar-ishkun mató a su hermano en la batalla de Nippur en Babilonia, se apoderó del trono de Asiria, y luego se dispuso a volver a tomar la Babilonia de Nabopolasar. Nabopolasar se vio forzado a soportar ejércitos asirios acampados en Babilonia durante los siguientes siete años. Sin embargo, se resistió, ayudado por la continua guerra civil en la misma Asiria, lo que dificultó en gran medida los intentos de Sin-shar-ishkun de retomar las partes de Babilonia en poder de Nabopolasar. Nabopolasar tomó Nippur en 619 a.C., un centro clave "pro-asirio" en Babilonia, y hacia el año 616 a.C., todavía controlaba gran parte del sur de Mesopotamia. Asiria, todavía con conflictos internos, había perdido el control de sus colonias, que habían aprovechado los diversos trastornos para liberarse. El imperio se había extendido desde Chipre a Irán y desde el Cáucaso a Egipto en su apogeo.

Nabopolassar intentó un contraataque; marchó con su ejército a la propia Asiria en el 616 a.C. y trató de asediar Aššur y Arrapḫa (Kirkuk), pero fue derrotado por Sin-shar-ishkun y debió regresar a Babilonia. Se produjo un estancamiento, con Nabopolassar incapaz de penetrar en Asiria a pesar de su estado muy debilitado, y Sin-shar-ishkun incapaz de expulsar a Nabopolasar de Babilonia debido a la incesante guerra civil en Asiria.

Sin embargo, el equilibrio de poder se inclinó decisivamente cuando Ciáxares, gobernante de los pueblos iranios (los medos, persas y partos), y técnicamente un vasallo de Asiria, atacó sin previo aviso a Asiria, fatigada por la guerra, a finales del 615 a.C., saqueando Arrapha y la ciudad bíblica de Nimrud. Más adelante, en el 614 a.C., Cyaxares, en alianza con los pueblos escitas y cimerios, asedió y tomó Aššur, con Nabopolassar sin involucrarse en estos éxitos. [3]

Nabopolasar también hizo alianzas activas con otros antiguos súbditos de Asiria, como medos, persas, escitas y cimerios.

Durante el 613 a.C., el ejército asirio parece haberse rebelado y repelido con éxito los ataques babilónicos, medos y escitas. Sin embargo, en el 612 a.C., Nabopolasar y el rey medo Ciáxares encabezaron una coalición concentrada de fuerzas que incluía a babilonios, caldeos, medos, persas, escitas y cimerios en un ataque contra Nínive. El tamaño de las fuerzas enfrentadas contra una debilitada Asiria fue aplastante, y después de un amargo asedio de tres meses, seguido de enfrentamientos casa por casa, Nínive finalmente cayó, muriendo Sin-shar-ishkun en la defensa de su capital.

Un general asirio, Ashur-uballit II, se convirtió en rey de Asiria durante la lucha. Según las Crónicas mesopotámicas, se le ofreció la oportunidad de doblegarse en vasallaje a los gobernantes de la alianza. Sin embargo, se negó, y logró abrirse camino para escapar de Nínive y establecer una nueva capital en Harrán. Nabopolasar, Ciaxares y sus aliados combatieron contra Ashur-uballit II durante otros cinco años, hasta que Harran cayó en el 608 a.C.. Después de un intento fallido de retomar la ciudad, Ashur-uballit II desapareció de las páginas de la historia.

El Antiguo Egipto, gobernado por el faraón Necao II, había invadido el Oriente Próximo en el 609 a.C., en un intento tardío de ayudar a los antiguos gobernantes asirios. Nabopolasar (con la ayuda de su hijo y futuro sucesor Nabucodonosor II) pasó los últimos años de su reinado desalojando a los egipcios (que fueron apoyados por mercenarios griegos y los restos del ejército asirio) de Siria, Asia Menor, el norte de Arabia e Israel. Nabucodonosor demostró ser un líder militar capaz y enérgico, y los egipcios, los asirios y sus aliados mercenarios fueron finalmente derrotados por los babilonios, los medos y los escitas en la batalla de Karkemish en el año 605 a.C..

Los babilonios quedaron ahora en posesión de gran parte de Asiria, con sus estribaciones septentrionales ocupadas por los medos. Sin embargo, parece que no intentaron ocuparlas de nuevo, prefiriendo concentrarse en la reconstrucción del sur de Mesopotamia.

Nabucodonosor II 605-562 aCEditar

 
Un grabado en una piedra de ojo de gato de ónice con una inscripción de Nabuconodosor II.

Nabucodonosor II se convirtió en rey después de la muerte de su padre. Fue un mecenas de las ciudades y un constructor excepcional. Reconstruyó lujosamente todas las ciudades principales de Babilonia a una escala sin precedentes. Su actividad de construcción en Babilonia fue lo que la convirtió en la inmensa y hermosa ciudad de la leyenda. Su ciudad de Babilonia cubría más de tres millas cuadradas, rodeada de fosos y por un doble circuito de murallas. El Éufrates fluía a través del centro de la ciudad, atravesado por un hermoso puente de piedra. En el centro de la ciudad se elevó un zigurat gigantesco llamado Etemenanki, "La casa de la frontera entre el cielo y la tierra", que estaba junto al Templo de Marduk.

Llevó a cabo exitosas campañas militares en Siria y Fenicia, imponiendo tributos desde Damasco, hasta Tiro y Sidón. Dirigió numerosas campañas en Asia Menor, en la "tierra de los Hatti". Al igual que los asirios, los babilonios tuvieron que hacer una campaña anual para controlar sus colonias.

En el 601 a.C., Nabucodonosor II estuvo involucrado en una batalla importante, pero no concluyente, contra los egipcios. En 599 a.C., invadió Arabia y dirigió a los árabes hacia Qedar. En el 597 a.C., invadió Judah y capturó Jerusalén y depuso a su rey Joaquín de Judá. Los ejércitos egipcio y babilónico lucharon entre sí por el control del cercano oriente durante gran parte del reinado de Nabucodonosor, y esto alentó al rey Sedecías de Judá a rebelarse. Después de un asedio de 18 meses, Jerusalén fue capturada en el 587 a.C., y miles de judíos fueron deportados a Babilonia, y el Templo de Salomón fue arrasado.

En 572 tenía el control total de Babilonia, Asiria, Fenicia, Israel, Filistea, el norte de Arabia y partes de Asia Menor. Luchó contra los faraones Psamético II y Apries en su reinado, y en el 568 a.C., durante el reinado del faraón Amosis II, invadió Egipto.[4]

Amel-Marduk 562-560 aCEditar

Evilmerodac era el hijo y sucesor de Nabucodonosor II. Reinó solo dos años (562-560 aC). De acuerdo con el Libro bíblico de los Reyes, indultó y liberó al rey Joaquín de Judá, que había estado prisionero en Babilonia durante treinta y siete años. Supuestamente, debido a que Amel-Marduk intentó modificar las políticas de su padre, fue asesinado por Neriglisar, su cuñado.

Neriglissar 560-556 a.C.Editar

 
Relieve mural babilonio en el Museo de Pérgamo de Berlín

Neriglisar parece haber sido un gobernante más estable, realizando una serie de obras públicas, restaurando templos y otras construcciones.

Dirigió campañas militares exitosas contra Cilicia, que había amenazado los intereses de Babilonia. Neriglissar, sin embargo, reinó por solo cuatro años, siendo sucedido por el joven Labashi-Marduk. No está claro si Neriglissar era él mismo un miembro de la tribu caldea, o un nativo de la ciudad de Babilonia.

Labashi-Marduk 556 a.C.Editar

Labashi-Marduk fue un rey de Babilonia (556 a.C.), hijo de Neriglisar. Sucedió a su padre cuando aún era un niño, después del reinado de cuatro años de este último. Fue asesinado en una conspiración solo nueve meses después de su toma de posesión, tras lo que Nabonido fue elegido como el nuevo rey.

Nabonido 556-539 a.C.Editar

Las credenciales nobles de Nabonido (Nabû-na'id en Babilonio) no son claras, aunque no era caldeo sino de Asiria, de la ciudad de Harrán. Él mismo habla en sus inscripciones de sus orígenes sin importancia.[5]​ Del mismo modo, su madre, Adda-Guppi,[6]​ que vivió hasta la edad adulta y puede haber estado conectada al templo del dios de la luna acadio Sîn en Harrán; las inscripciones no mencionan su descendencia. Su padre era Nabû-balatsu-iqbi, un plebeyo.[7]

Durante largos períodos le confió el mando a su hijo, el príncipe Baltasar de Babilonia. Era un militar capaz pero un pobre político. Todo esto lo hizo un tanto impopular entre muchos de sus súbditos, particularmente el sacerdocio y la clase militar.[8]

Los sacerdotes de Marduk odiaban a Nabonido debido a su supresión del culto de Marduk y su elevación del culto de la diosa de la Luna Sin.[9][10]​ Cuando Ciro II el Grande conquistó Babilonia, se describió a sí mismo como el salvador elegido por Marduk para restaurar el orden y la justicia.[11]

Hacia el este, los persas habían estado incrementando su fuerza, y Ciro II el Grande era muy popular en Babilonia.[12][13]​ Ha perdurado la sensación de una imagen negativa en la literatura judía basada en la religión de Nabonido, como en los trabajos de Flavio Josefo,[14]​ y los judíos recibieron inicialmente a los persas como libertadores.[15]

Caída de BabiloniaEditar

En el 549 a.C. Ciro II el Grande, el rey aqueménida de Irán, se rebeló contra su soberano Astiages, rey de los medios, en Ecbatana. Astiages fue traicionado por su ejército, y Ciro se estableció como gobernante de todos los pueblos de Irán, así como de los elamitas prerranianos y de los gutis.

En el 539 a.C, Ciro invadió el Imperio babilónico. Nabonido envió a su hijo Baltasar para alejar al enorme ejército persa. Sin embargo, ya superado en número masivamente, Baltasar fue traicionado por Gobrias, gobernador de Asiria, quien cambió sus fuerzas al lado persa. Las fuerzas de Babilonia fueron abrumadas en la batalla de Opis. Nabonido huyó a Borsippa, y el 12 de octubre, después de que los ingenieros de Ciro hubieran desviado las aguas del Éufrates, "los soldados de Ciro entraron a Babilonia sin luchar". En las obras de Jenofonte se dice que Baltasar de Babilonia fue asesinado, pero su relato aquí no es fiable.[16]Nabonido se rindió y fue deportado. Guardias gutianos fueron colocados a las puertas del gran templo de Bel, donde los servicios continuaron sin interrupción. Ciro llegó a Babilonia el 3 de octubre, y Gobryas actuó por él en su ausencia. Gobryas luego fue nombrado gobernador de la provincia de Babilonia.

Ciro afirmó ser el sucesor legítimo de los antiguos reyes de Babilonia y el vengador de Marduk, quien se suponía airado ante la impiedad de Nabonido llevarse las imágenes de los dioses locales de sus santuarios ancestrales, a su capital, Babilonia. Nabonido, de hecho, había despertado un fuerte resentimiento al intentar centralizar la religión de Babilonia en el templo de Marduk en la ciudad de Babilonia, y si bien había atraído a su causa a los sacerdocios locales, los militares lo despreciaban debido a sus gustos anticuados. Parece haber dejado la defensa de su reino a otros, ocupándose del trabajo más agradable de excavar los registros de la fundación de los templos antiguos y determinar las fechas de sus constructores.

La invasión de Babilonia por Ciro fue sin duda facilitada por la existencia de un partido descontento en el estado, así como por la presencia de exiliados extranjeros como los judíos. En consecuencia, uno de los primeros actos de Ciro fue permitir a estos exiliados regresar a sus tierras natales, llevando consigo las imágenes de sus dioses y sus vasijas sagradas. El permiso para hacerlo estaba incorporado en una proclama, mediante la que el conquistador se esforzaba en justificar su reclamación al trono de Babilonia. Todavía era fuerte la sensación de que nadie tenía derecho a gobernar sobre Asia occidental hasta que Bel y sus sacerdotes lo consagraran; y, en consecuencia, Ciro asumió el título imperial de "Rey de Babilonia".

Babilonia, como Asiria, se convirtió en una colonia de la Persia aqueménida.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Talley Ornan, The Triumph of the Symbol: Pictorial Representation of Deities in Mesopotamia and the Biblical Image Ban (Göttingen: Academic Press Fribourg, 2005), 4 n. 6
  2. Georges Roux, Ancient Iraq, 3rd ed., Penguin Books, London, 1991 pp. 373–74
  3. Georges Roux, Ancient Iraq, 3rd ed., Penguin Books, London, 1991 p. 375
  4. "Nebuchadnezzar." Encyclopedia of World Biography. 2004. Encyclopedia.com.
  5. M. Heinz and M.H. Feldman (eds.), Representations of political power: Case histories from times of change and dissolving order in the ancient Near East (Winona Lake IN: Eisenbrauns 2007), 137–66.
  6. Joan Oates, Babylon, revised ed., Thames & Hudson, 1986, p. 132
  7. Georges Roux, Ancient Iraq, 3rd ed., Penguin Books, London, 1991, p. 381
  8. John Haywood, The Penguin Historical Atlas of Ancient Civilizations, Penguin Books Ltd. London, 2005, p. 49
  9. A.T. Olmstead, History of the Persian Empire, Univ. of Chicago Press, 1948, p. 38
  10. Joan Oates, Babylon, revised ed., Thames & Hudson, 1986, p. 133
  11. Georges Roux, Ancient Iraq, 3rd ed., Penguin Books, London, 1991, p. 382
  12. Georges Roux, Ancient Iraq, 3rd ed., Penguin Books, London, 1991, pp. 381–82
  13. Joan Oates, Babylon, revised ed., Thames & Hudson, 1986, pp. 134–35
  14. Josephus, The New Complete Works, translated by William Whiston, Kregel Publications, 1999, "Antiquites" Book 10:11, p. 354
  15. Isaiah 45 | Biblegateway.com
  16. Harper's Bible Dictionary, ed. by Achtemeier, etc., Harper & Row, San Francisco, 1985, p. 103