Abrir menú principal

Un impuesto proporcional es un impuesto donde la tasa impositiva es fija, de modo que no depende de si la cantidad base a tributar incrementa o disminuye. El monto del impuesto es proporcional a la cantidad sujeta a impuestos.[1]​ «Proporcional» describe un efecto de distribución del ingresos o el gasto, en la manera que la tasa se mantiene constante (no aumenta a medida que los ingresos o el consumo aumentan o disminuyen), donde la tasa impositiva marginal es igual a la tasa impositiva promedio.[2][3]

Puede ser aplicado a impuestos individuales o a un sistema de impuestos como un todo, a un año, varios años, o todo el tiempo de vida. Los impuestos proporcionales mantienen una misma incidencia fiscal a pesar de la capacidad de pago y no desplaza la carga a aquellos que tengan mejores o peores beneficios económicos.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Sommerfeld, Ray M., Silvia A. Madeo, Kenneth E. Anderson, Betty R. Jackson (1992), Concepts of Taxation, Dryden Press: Fort Worth, TX
  2. Hyman, David M. (1990) Public Finance: A Contemporary Application of Theory to Policy, 3rd, Dryden Press: Chicago, IL
  3. James, Simon (1998) A Dictionary of Taxation, Edgar Elgar Publishing Limited: Northampton, MA