Abrir menú principal

Invasión española de Portugal de 1762

La Invasión española de Portugal entre el 5 de mayo y el 24 de noviembre de 1762 fue un episodio militar de la Guerra de los Siete Años, en el cual España y Francia invadieron Portugal en tres ocasiones y en todas fueron derrotados por la Alianza anglo-portuguesa. Inicialmente en los combates solo participaron fuerzas de España y Portugal, antes de que los franceses y los británicos intervinieran en el conflicto para favorecer a sus respectivos aliados. Esta campaña estuvo fuertemente marcada por una guerra de guerrillas de corte nacionalista en las comarcas montañosas de Portugal, que cortaba los suministros de los ejércitos españoles, y un campesinado hostil que practicó una política de tierra quemada a medida que se acercaban los ejércitos invasores, dejando a estos faltos de suministros.

Invasión española de Portugal de 1762
Frederick Count of SchaumburgLippe.jpg
El Conde de Schaumburg Lippe, comandante de las fuerzas anglo-portuguesas que derrotaron a las ofensivas de España y Francia contra Portugal.
Pintura de Joshua Reynolds.

Fecha 5 de mayo – 24 de noviembre de 1762
Lugar Este y norte de Portugal, España
Resultado

Decisiva victoria anglo-portuguesa:[1][2][3][4][5][6][7][8][9][10][11][12][13]

  • Los franceses y españoles fueron obligados a retroceder,[14][15]​ atrapados en España,[16]​ y perdieron todas sus ciudades[17]​ – incluyendo las principales (a excepción de Chaves y Almeida).[18]
  • Destrucción del ejército franco-español.[19][20][21][22]
Comandantes
Flag of Portugal (1707).svg Conde de Schaumburg Lippe
Flag of Portugal (1707).svg Charles O'Hara
Flag of Portugal (1707).svg Conde de Santiago
Flag of Portugal (1707).svg Brás de Carvalho
Flag of Great Britain (1707–1800).svg Earl of Loudoun
Flag of Great Britain (1707–1800).svg George Townshend
Flag of Great Britain (1707–1800).svg John Burgoyne
Flag of Great Britain (1707–1800).svg Charles Lee
Flag of Great Britain (1707–1800).svg Brown (capitán)
Bandera de España 1760-1785.svg Marqués de Sarria
Bandera de España 1760-1785.svg Conde de Aranda
Bandera de España 1760-1785.svg Alejandro O'Reilly
Royal Standard of the King of France.svg Príncipe Charles Juste de Beauvau
Fuerzas en combate
7.000-8.000 portugueses[23]
7.104 británicos[24][25]
42.000 hombres, incluyendo 10.000 a 12.000 franceses (la mayor mobilización española en el siglo XVIII).[26]
Bajas
Muy pocas:[27]​ 14 soldados británicos muertos en combate y otros 804 por enfermedad o accidentes;[28]​ pocas bajas portuguesas. 25.000 hombres muertos (por hambre, combate o enfermedad); por deserción o prisioneros.[19][29]

Durante la primera invasión, 22.000 españoles comandados por Nicolás de Carvajal, marqués de Sarria, entraron a la provincia de Alto Trás-os-Montes (noreste de Portugal) con el objetivo final de conquistar Oporto. Tras ocupar con éxito algunas fortalezas, se vieron enfrentados a un levantamiento nacional. Aprovechando el terreno montañoso, las guerrillas infligieron grandes pérdidas a los invasores y prácticamente cortaron las líneas de comunicación con España, causando escasez de suministros esenciales. Al borde de la inanición, los españoles trataron de conquistar Oporto rápidamente, pero fueron derrotados en la batalla del Duero y en Montalegre antes de retirarse a España. Después de este fracaso, el comandante español fue sustituido por Pedro Pablo Abarca de Bolea, conde de Aranda.

Mientras tanto, una tropa de 7.104 británicos se estableció en Lisboa, lo que condujo a una reorganización masiva del ejército portugués bajo el mando del jefe supremo de la alianza, el conde de Schaumburg-Lippe.

Durante la segunda invasión de Portugal, 42.000 hispano-franceses bajo las órdenes de Aranda tomaron Almeida y varias otras plazas fuertes, mientras que el ejército anglo-portugués detuvo otra invasión española en la provincia de Alentejo, y contraatacó hacia el territorio español de Valencia de Alcántara, donde un tercer cuerpo español se estaba reuniendo para la invasión.

Los aliados luso-británicos lograron detener al ejército invasor en las montañas al este de Abrantes, donde la pendiente del terreno era elevada para el ejército franco-español, pero muy suave para los anglo-portugueses, lo que facilitó el suministro y los movimientos de los últimos. Los anglo-portugueses también impidieron a los invasores cruzar el río Tajo y los derrotaron en Vila Velha.

El ejército hispano-francés (cuyas líneas de suministro con España habían sido cortadas por la guerrilla) fue prácticamente destruido por una estrategia de tierra quemada: los campesinos abandonaron todos los pueblos de los alrededores, llevándose con ellos o destruyendo todo cultivo, la comida y todo lo que pudiese ser utilizado por los invasores, incluyendo las carreteras y las casas. El gobierno portugués también alentó a la deserción entre los invasores ofreciendo grandes sumas de dinero a todos los que desertasen, se uniesen al bando opuesto o no. El resultado final fue la desintegración del ejército franco-español, que fue obligado a retirarse a Castelo Branco (más cerca de la frontera) cuando una fuerza portuguesa bajo las órdenes de Townshend realizó un movimiento envolvente hacia su retaguardia. Según un observador británico, los invasores sufrieron pérdidas de unas 30.000 tropas (casi tres cuartas partes del ejército original), causadas principalmente por el hambre, la deserción y la captura durante la persecución de los remanentes franco-españoles por el ejército anglo-portugués y el campesinado.

Por último, el ejército anglo-portugués tomó los cuarteles españoles en Castelo Branco, capturando a un gran número de españoles, heridos y enfermos que Aranda había dejado atrás cuando se tuvo que retirar a España, después de un segundo movimiento envolvente aliado.

Durante la tercera invasión de Portugal, los españoles atacaron Marvão y Ouguela, pero fueron rechazados con serias bajas. El ejército anglo-portugués dejó sus cuarteles de invierno y persiguió a los españoles en retirada, capturando algunos prisioneros; y un cuerpo portugués entró en España y tomó más prisioneros en La Codosera. El 24 de noviembre, Aranda pidió un alto el fuego que fue aceptado y fue firmado por el conde de Schaumburg-Lippe el 1 de diciembre de 1762.

Un breve resumen de la triple invasión de Portugal:

El primer objetivo de los aliados gobiernos de España y Francia era invadir Portugal, el antiguo aliado de Gran Bretaña, que se suponía era totalmente incapaz de defenderse contra una confederación tan formidable... ese reino débil e indefenso fue invadido poco después en tres sitios distintos por tres ejércitos españoles, tal fue el espíritu de patriotismo despertado entre los campesinos por unos pocos oficiales británicos, que los invasores fueron rechazados, y finalmente obligados a retrocer en desgracia.
The first object of the allied governments of Spain and France was to invade Portugal, the ancient ally of Great Britain, which was supposed to be wholly incapable of defending itself against so formidable a confederacy... that feeble and defenceless kingdom was invaded shortly afterwards at three distinct points by three Spanish armies, such was the spirit of patriotism awaked among the peasantry by a few British officers, that the invaders were repulsed, and ultimately driven back in disgrace.
Studies in history[30]

España y Portugal intentan mantenerse neutralesEditar

Durante la Guerra de los siete años, la flota británica bajo las órdenes del admirante Boscawen atacaron en 1758 a la flota francesa en aguas portuguesas frente a Lagos, Algarve. Tres naves francesas fueron capturadas y dos fueron quemadas. Portugal, aunque un viejo aliado de Gran Bretaña, había declarado su neutralidad y entonces el primer ministro portugués, Sebastião José de Carvalho e Melo, marqués de Pombal, había pedido a Gran Bretaña una satisfacción por tales hechos perpetrados. El gobierno británico pidió disculpas a rey de Portugal, José I, enviando una delegación especial a Lisboa,[31]​ aunque los navíos no fueron devueltos, como demandaba Francia (Pombal había previamente informado a William Pitt, Earl de Chatham que no esperaba que ello ocurriese).[32]​ El gobierno portugués asistió materialmente a las guarniciones francesas que se habían refugiado en Lagos después de la batalla. El rey de Francia, Luis XV, agradeció a José I por la asistencia dada a los marineros franceses, pero solicitó el retorno de las naves. El caso parecía arreglado, pero España y Francia utilizarían esto cuatro años después como excusa para invadir Portugal.

Portugal tenía cada vez mayores dificultades para mantener su neutralidad en la Guerra de los Siete Años, debido a incidentes menores entre los residentes británicos y los franceses: en una ocasión, el cónsul británico en Faro advirtió en secreto a las fragatas británicas que entrasen en el puerto y la ciudad para impedir la descarga de un buque francés; y en Viana do Castelo, mercaderes británicos equiparon un barco con armas y retomaron de un corsario francés un barco inglés que había sido capturado. Sin embargo, el rey y el gobierno de Portugal se comprometieron firmemente a mantener al país fuera de la guerra.

Los franceses estaban presionando cada vez más a una España reacia a entrar en la guerra de su lado (mientras que inició negociaciones secretas con Gran Bretaña para acabar con ella).[33]​ Ambos países eventualmente firmaron el famoso III Pacto de Familia el 15 de agosto de 1761, un "sistema continental" planificado principalmente para aislar a Gran Bretaña de Europa.[34]​ No obstante, unas naves británicas interceptaron la correspondencia oficial de España hacia Francia y así una cláusula secreta fue descubierta. Según ella, España declararía la guerra a Gran Bretaña el 1 de mayo de 1762.[35][36]​ Gran Bretaña se anticipó a España, y declaró la guerra antes, el 2 de enero de 1762.

El ultimátum hispano-francésEditar

 
José I de Portugal. Frente al "ultimátum" franco-español de 1762 a traicionar su alianza con Gran Bretaña, dijo que "le afectaría menos [a Portugal], aunque reducido al último extremo, el dejar caer la última losa de su palacio, y el ver a sus fieles súbditos derramar hasta la última gota de su sangre, que sacrificar, junto con el honor de su corona, todo lo que Portugal tiene por lo más querido... "[37]

Ambos poderes Borbones decidieron obligar a Portugal a unirse a su familia compacta (el rey portugués estaba casado con una Borbón, hermana del rey español). España y Francia enviaron un ultimátum a Lisboa (1 de abril de 1762) indicando que Portugal debía:[38]

  • Finalizar la Alianza anglo-portuguesa y reemplazarla por una nueva alianza con Francia y España.
  • Clausurar sus puertos a los barcos ingleses e interrumpir todo el comercio con Gran Bretaña tanto en Europa como en el Imperio portugués.
  • Declarar la guerra a Gran Bretaña.
  • Aceptar la ocupación de los puertos portugueses (incluyendo Lisboa y Oporto) por un ejército español. Por lo tanto Portugal sería a la vez "protegido" y "liberado" de sus "opresores" británicos.

A Portugal se le dieron cuatro días de plazo para contestar, después de lo cual el país podría enfrentar una invasión de las fuerzas de Francia y España. Ambas potencias borbónicas esperaban beneficiarse mediante la desviación de las tropas británicas de Alemania a Portugal, mientras que España espera aprovechar Portugal y su imperio.[39]

La situación de Portugal era desesperada. El gran terremoto, tsunami e incendio de Lisboa de 1755 había destruido por completo la capital portuguesa, matando a decenas de miles de personas y había producido destrozos y daños en la mayor parte de las fortalezas portuguesas. La reconstrucción de una nueva Lisboa dejó sin dinero para sostener un ejército o la marina; e incluso los cuadros militares que habían muerto en el terremoto no habían sido reemplazados hacia 1762. A partir de 1750 los suministros de oro de Brasil (que habían convertido a Portugal, por mucho, en el poseedor de oro más grande durante el siglo XVIII) iniciaron su declive irreversible, y el precio de azúcar de Brasil también se redujo ya que la demanda británica y holandesa se redujo.[40]

 
El Terremoto de 1755 horrorizó a toda Europa, desatando un debato acerca de la naturaleza y de sus causas entre los filósofos, particularmente entre Voltaire y Rousseau sobre si era providencial o natural. Un famoso panfleto publicado en 1762 en Madrid intentó probar que los daños producidos a los portugueses eran un castigo divino por haber establecido una alianza con los heréticos británicos.[41]​ Las ayudas británicas habían implicado 6.000 barriles de carne, 4.000 de mantequilla, 1.200 sacos de arroz, 10.000 quarters de harina (ca. 127 toneladas) y £100.000 para alivios (mientras que las ofertas españolas y francesas de dinero fueron rechazadas. )[42]

La Marina portuguesa, que había sido la más poderosa del mundo durante el siglo XV, se vio reducida a sólo tres navíos de línea y algunas fragatas. El cuadro general de los "ejércitos" portugueses era calamitoso: los regimientos estaban incompletos, los almacenes militares estaban vacíos, y no había hospitales militares. En noviembre de 1761, las tropas llevaban un año y medio sin recibir la paga (recibieron la de 6 meses en la víspera de la guerra), y muchos soldados vivían del robo, o habían adquirido el "asesinar por un medio de vida".[43]​ La disciplina militar era una lejana resemblanza de lo que antes habían sido unas grandes tropas y la mayor parte de las tropas estaba "sin uniformes y desarmadas".[44]​Cuando el embajador francés O'Dunne entregó el ultimátum el 1 de abril de 1762, un grupo de sargentos con un capitán llamaron a su puerta, pidiendo limosna.[45]​ El reclutamiento a menudo incluyó la captura de vagos y trashumantes durante las reuniones populares. El conde de Saint-Priest, embajador francés en Portugal, informó: "Fue imposible encontrar un ejército en un mayor desorden que en Portugal. Cuando llegó el Conde de Lippe [el comandante supremo aliado, enviado por Inglaterra], el ejército tenía como mariscal de campo, al marqués de Alvito, quien nunca había aprendido a disparar un rifle o mandar un regimiento, incluso en tiempos de paz. Los coroneles, en su mayoría grandes señores, colocaron como oficiales en sus regimientos a sus ayudantes de cámara. Era muy común ver a los soldados [incluso los centinelas del palacio real], en su mayoría harapienta, pidiendo limosna. Este estado de desorden había terminado poco antes de que yo llegara. Hemos de ser justos. El Conde de Lippe estableció la disciplina, obligó a los funcionarios a elegir entre la posición en el regimiento o su condición anterior como ayudantes de cámara. [...] Con la ayuda de algunos oficiales extranjeros, los cuerpos militares fueron disciplinados y cuando llegué, ya estaban capacitados."[46]

Para reforzar su ultimátum y presionar al gobierno portugués, las tropas españolas y francesas comenzaron a reunirse en las fronteras del norte de Portugal desde el 16 de marzo de 1762, alegando que era simplemente un "ejército preventivo". El gobierno portugués declaró su intención de defenderse costara lo que costase. Tan pronto como la noticia de la entrada de las tropas españolas en el norte del reino llegó a la Corte, Portugal declaró la guerra a España y a Francia (18 de mayo de 1762), pidiendo ayuda financiera y militar a Gran Bretaña. España y Francia declararon la guerra, el 15 y 20 de junio, respectivamente.

La primera invasión de Portugal (Trás-os-Montes)Editar

La primera invasión de Portugal en pocas palabrasEditar

The campaign had been commenced by the Spaniards on the side of Tras os Montes, in which province Miranda, Braganza and some other towns, had fallen into their hands. They next resolved to proceed against Oporto, but this design was frustrated by the bravery of the peasants, who took possession of the defiles, and compelled the Spanish army to a disorderly retreat. Disappointed in this quarter the enemy turned their steps towards the province of Beira <abandoning Trás-os-Montes>...
La campaña comenzó por el flanco español del lado de Trás-os-Montes, en cuya provincia Miranda, Braganza y algunas otras ciudades habían ya caído en sus manos. Los españoles resolvieron aproximarse a Oporto, pero su plan se vio frustrado por la valentía de los campesinos, que tomaron posesión de los desfiladeros y obligaron al ejército español a batirse en retirada desordenadamente. Decepcionados, en su cuartel el enemigo retomó sus pasos hacia la provincia de Beira <abandonando así Tras-ós-Montes>...
Orderly book of Lieut. Gen John Burgoyne[47]

Rompiendo las "cadenas de la pérfida Albion"Editar

El 30 de abril de 1762 las fuerzas españolas ingresaron a Portugal a través de la provincia de Trás-os-Montes y enviaron una proclamación titulada "razones para entrar en Portugal", en la cual los españoles declararon que no llegaban como enemigos, sino como amigos y liberadores que venían a liberar al pueblo portugués de las "pesadas cadenas de Inglaterra",[48]​ el "tirano de los mares". El 5 de mayo el Marqués de Sarria, al mando de un ejército de 22.000 hombres, comenzó la verdadera invasión.[49]​ Portugal declaró la guerra a España y Francia el 18 de mayo de 1762.

 
La región de Trás-os-Montes fue el principal teatro de operaciones a lo largo de la primera invasión hispano-francesa de Portugal entre mayo y junio de 1762.

Miranda, la única fortaleza fortificada y aprovisionada de la provincia, fue sitiada el 6 de mayo de 1762, pero la explosión accidental de una enorme cantidad (20 toneladas) de pólvora mató a cuatrocientas personas y abrió dos brechas en las murallas, forzando la rendición el 9 de mayo de 1762. Todas las ciudades al estar desguarnecidas abrieron sus puertas, y fueron ocupadas sin disparar un solo tiro: Braganza el 12 de mayo, Chaves el 21 de mayo, y Torre de Moncorvo el 23 de mayo. No había ni fortalezas con paredes intactas ni tropas regulares dentro de toda la provincia de Trás-os-Montes (sin provisiones ni pólvora).[50]​ El general español bromeó acerca de la ausencia total de soldados portugueses en toda la provincia: "No puedo descubrir donde están estos insectos."[51]​ Al principio, la relación de los invasores con la población civil fue aparentemente excelente. Los españoles pagaron el doble por las disposiciones que habían adquirido, y no hubo un solo disparo de arma de fuego.[52]​ Pero Madrid había cometido un doble error. Dado que los españoles creyeron que mostrar poder simplemente induciría a Portugal a la sumisión, encontraron un país casi sin provisiones, lo que terminaría por socavar toda la campaña.[49]​ También asumieron que el país les podría proporcionar toda la comida necesaria. Cuando esto resultó una ilusión, el ejército español impuso contribuciones forzadas al campo. Esto fue el detonante de una revuelta popular, con una guerra por alimentos para alimentar la guerra.[53]

La úlcera portuguesaEditar

La victoria parecía cuestión de tiempo y en Madrid se esperaba con confianza que la caída de Oporto fuera inminente, pero de repente los invasores se enfrentaron a una rebelión nacional, que se extendió alrededor de las provincias de Trás-os-Montes y Minho. Francisco Sarmento, el gobernador de Trás-os-Montes, publicó una declaración pidiendo al pueblo que resistiera a los españoles o que serían considerados rebeldes. Los españoles se encontraron con pueblos abandonados sin comida ni campesinos para construir carreteras para el ejército. Junto con algunas milicias y Ordenanzas (respectivamente una especie de institución militar portuguesa de 2ª y 3ª línea), pandillas de civiles armados con hoces y armas de fuego atacaron a las tropas españolas, aprovechando el terreno montañoso.[54]

Los españoles sufrieron bajas y grandes cantidades de enfermedades. Varios reportes de campo (publicados en la prensa británica en 1762) confirman esto: “<La provincia de> Beira. Almeida, 12 de junio [...] el enemigo <los españoles>, ingresaron 800 milicias en el territorio... algunas partidas han ganado terreno desde el campo, y han saqueado algunas poblaciones cerca de la frontera, e incluso no se han apartado de las iglesias; pero que estas partidas hayan sido hechas retroceder por las milicias portuguesas, las que hicieron matar y tomaron prisioneros hasta el número de 200 españoles [...] <Provincia de> Minho, 20 de junio... aquellos [españoles] que se retiraron de Villa Real y de Mirandela hacia Miranda, fueron atacados en su marcha por la milicia... que mató a algunos de los españoles, y tomaron unos veinte prisioneros... tuvimos noticia el 22 [de junio] de que un convoy de sesenta mulas, cargadas con prisioneros, fueron tomadas del enemigo a unas dos leguas de Chaves."[55]

Según fuentes francesas contemporáneas, más de 40.000 españoles murieron en el hospital de Bragança,[56]​ tanto para las bajas como para el número de heridos. Muchos más fueron muertos por las guerrillas, tomados prisioneros o muertos de hambre. El nacionalismo portugués y las atrocidades cometidas por los ejércitos españoles contra los poblados -en especial durante las expediciones- fueron el caldo de cultivo para la revuelta. Incluso el rey de España Carlos III, en su declaración de guerra a Portugal del 15 de junio de 1762 –un mes después de la invasión y casi un mes después de la propia declaración de guerra de Portugal a España– protestó contra muchas poblaciones portuguesas, conducidas por oficiales de incógnito, mediante engaños asesinaron a varios destacamentos españoles.[57]​ En otro ejemplo, el corregidor portugués de Miranda reportó en agosto de 1762 que las fuerzas invasoras habían

experimentado una amenaza mortal de los campesinos, quienes se habían levantado en armas, y que a pesar de no ser soldados ni proveedores del ejército... y que incluso inicialmente habían matado a los traidores, acusándolos de ser espías. Ningún campesino tomó mercancías como baluarte... y los proveedores del ejército no se animaban a buscar para de ellos provisiones sin una escolta de más de 30 hombres, debido a que con menos, ninguno de ellos volvía a la fortaleza.[58]

Los invasores fueron forzados a dispersar sus fuerzas para proteger las fortalezas conquistadas, encontrar alimentos, y preservar los convoyes con las provisiones. La alimentación para los ejércitos provenía desde la misma España, lo que la volvía vulnerable a los ataques. A no ser que las fuerzas de España pudieran rápidamente conquistar Oporto, el hambre tornaría la situación en insostenible para los españoles.

Oporto: la campaña decisivaEditar

Una fuerza española de 3.000 a 6.000 hombres, conducida por O'Reilly dejó Chaves y avanzó hacia Oporto. Esto causó una gran alarma entre los británicos en la ciudad, donde sus comunidades tenían numerosos negocios y provisiones y 15.000 toneladas de vino esperando para ser embarcado. Las medidas de evacuación fueron iniciadas por el almirantazgo británico, mientras se le ordenó al gobernador portugués de Oporto que abandonara la ciudad, aunque no lo hizo.[59]​ Pero cuando los españoles intentaron cruzar el Duero entre Torre de Moncorvo y Vila Nova de Foz Côa, se toparon con O’Hara y sus cientos de fuerzas portuguesas y paisanos con armas y algunas ordenanzas, ayudados por mujeres y niños en los montes del margen sur (25 de mayo). En la batalla consiguiente, los asaltos españoles fueron completamente rechazados con bajas.[59][60][61]​ El pánico asaltó a los invasores, quienes se retiraron y fueron perseguidos hasta Chaves, que había sido el punto de partida de la expedición. Un francés contemporáneo, el general Dumouriez, que fue a Portugal en 1766 para estudiar la campaña de 1762 in loco,[62]​ escribió un conocido reporte que fue enviado al rey de España y al ministro de relaciones internacionales francés, Choiseul:

"O'Reilly... volvió sobre sus pasos e hizo una retirada muy desordenada. En Villa Pouca, y tan lejos coomo en Chaves, los paisanos lo hostigaron en exceso, y tuvieron la gloria de hacerlo retirar con pérdidas y desgracia, aunque su número no superaba el de 600, y no había entre ellos ni un solo militar. Esta derrota de los españoles fue muy celebrada en Portugal, y las peculiaridades de estos hechos se repetían con gran orgullo. El fracaso de esta operación ocasionó la retirada del ejército español [desde Portugal] hasta Zamora [España]. (págs. 18-19).[63]​ [...] Su derrota se debió a la aparición del miedo (pág. 249) ..."[64]
En An Account of Portugal, as it Appeared in 1766 to Dumouriez.

El 26 de mayo otra parte del ejército español, que había marchado desde Chaves hacia la provincia de Minho, entabló batalla con ordenanzas portugueses en las montañas de Montealegre y el resultado fue similar: los españoles debieron batirse en retirada con pérdidas.

Un ejército de 8.000 españoles fue enviado hacia Almeida (en Beira) y también fue derrotado: fueron obligados a retirada, con 200 heridos producidos por las milicias,[65]​ y 600 caídos en un intento de asalto fallido a la fortaleza de Almeida (según fuentes británicas contemporáneas).[66]

Finalmente, se enviaron refuerzos a Oporto y a la provincia de Trás-os-Montes, que ocuparon los pasos y desfiladeros, haciendo así peligrar la retirada española, y también tornándola inevitable.[67]​ La prensa británica añadió unos días después lo siguiente:

Esta es toda la información de la que disponemos hasta la fecha de hoy, 29 de mayo [de 1762]. Los oficiales no encuentran palabras para expresar el coraje de las milicias y el celo y entusiasmo que estas gentes muestran al enfrentarse al enemigo.
This is all the information we have had to this day, May 29 [1762]. The officers cannot find terms to express the courage of the militia and the zeal and eagerness which the people show to be engaged with the enemy.[68]

El resultado de la batalla del Duero resutló crucial para el fallo de la invasión española,[69]​ debido a que, según palabras de Dumouriez: “Portugal se encontraba al mismo tiempo sin tropas y en situación de terror; si el ejército español hubiese avanzado con rapidez hasta Oporto lo habría tomado sin disparar un arma. Allí habrían encontrado grandes recursos en dinero, provisiones y negocios, y con un buen clima; las tropas españolas no habrían perecido, tal como les ocurrió, con hambre y sin alojamiento; el aspecto de los hechos hubiera cambiado por completo”.[70]

La ciudad de Oporto, desde el flanco norte del río Duero. Su destino se decidió en la Batalla del Duero (25 de mayo de 1762).


La retirada españolaEditar

Además de estos inconvenientes, los españoles estaban soportando una matanza. Un documento contemporáneo detalla que era imposible caminar en las montañas de la provincia de Trás os Montes por el olor nauseabundo de los cadáveres de los españoles, que los paseantes se negaban a dar sepultura, motivados por el odio.[71]​ Incluso dentro de las ciudadas ocupadas por los invasores, no estaban seguros: de alrededor de la mitad de cien migueletes que ingresaron a Chaves el 21 de mayo de 1762, sólo dieciocho permanecían con vida hacia el final de junio.[72]​ Según el historiador militar José Luis Terrón Ponce, las bajas españolas ocurridas en la primera invasión de Portugal (por guerrillas, bajas en combate o deserción) fueron mayores a 8.000 hombres.[73]​ En 1766, Charles François Dumouriez estimó que el número había rondado las 10.000 bajas, y recomendó a los españoles evitar la provincia de Trás os Montes en futuras invasiones.[74]

Habiendo fallado el principal objetivo militar de la campaña (Oporto, la segunda cidad del reino), y habiendo sufrido unas terribles bajas por hambrunas y guerra de guerrillas (que cortaron el suministro de alimentos), y eventuamente amenazados por el avance de la tropa regular portuguesa en Lamego -que pudo dividir las dos alas del ejército español (la fuerza que intentaba alcanzar el flanco sur del Duero y el que intentaba llegar a Oporto a través de las montañas)[75][76]​ el ejército español, disminuido y desmoralizado, fue forzado a retirarse a España a fines de junio de 1762, abandonando todas sus conquistas con la única excecpción de Chaves, en la frontera.[77][78]​ Tal como un militar francés lo escribió:

Los españoles siempre estuvieron disconformes con sus expediciones a la provincia de Trás-os-Montes. Durante la guerra de 1762 fueron rechazados solo por los campesinos, después de haber sufrido grandes bajas.[79]
Citado en Lettres Historiques et Politiques sur le Portugal.

Durante la primera invsión fueron derrotados por los paisanos, casi sin ayuda de las tropas regulares de Portugal o por tropas británicas,[80]​ y muy pronto el Marqués de Sarria, el comandante español a cargo, fue reemplazado por Pedro Pablo Abarca de Bolea, décimo Conde of Aranda.[81]​ Para salvarse y para preservar la reputación de Carlos III, Sarria solicitó ser removido por motivos de salud inmediatamente después de la conquista de Almeida y después de recibir la Orden del Toisón de Oro: “El antiguo Marqués de Sarria fue premiado por su derrota con la Orden del Toisón de Oro, y su renuncia voluntaria fue aceptada."[82]​ España había desperdiciado la oportunidad de derrotar a Portugal antes de que las tropas británicas y sus ensamblaje con las tropas regulares portuguesas.

Atrocidades españolas antes y durante la retiradaEditar

Numerosos civiles murieron o fueron trasladados a España, junto con los caballos y la plata de las iglesias. Un informe publicado durante la invasión por la prensa británica afirmaba:

Los españoles, en lugar de avanzar ciegamente para enfrentar a sus enemigos, se contentaron con despachar partidas desde su campo, lo que que produjo barbaridades inauditas entre las pequeños poblados; robando y asesinando a sus habitantes; incendiando los sembradíos, y sin siquiera perdonar los ornamentos litúrgicos de las capillas. En la retirada de Braganza [hacia el final de la invasión], saquearon la universidad y la iglesia, así como también las casas de muchos de los principales habitantes a los que, junto con muchos sacerdotes, llevaron con ellos a España. También asesinaron a muchos campesinos de los vecindarios a sangre fría.
The Spaniards, instead of advancing boldly to face their enemies, content themselves with dispatching flying parties from their camp, who commit unheard of barbarities among the small villages; robbing and murdering the inhabitants; setting fire to their crops, and not even sparing the sacred furniture belonging to their chapels. On their retreat from Braganza [at the end of the invasion], they plundered the college and church, as well as the houses of several of the principal people; whom, together with several priests, they carried with them into Spain. They also killed several peasants of that neighbourhood in cold blood.[83]
The Gentleman's and London Magazine: Or Monthly Chronologer, 1741-1794

Los "tiranos del mar" reorganizan el ejército portuguésEditar

 
El conde de Schaumburg-Lippe, comandante supremo de la alianza anglo-portuguesa, y uno de los más destacados soldados de su época.[84][85]​ Sobrepasado en número en una proporción de tres a uno, logró su cometido.[86]​ Entrenó intensamente a las tropas portuguesas en un tiempo récord, y eligió utilizar pequeñas unidades para atacar los flancos y la retaguardia de los grandes batallones enemigos, tomando ventaja del terreno montañoso. Destruyó en su enemigo la voluntad de luchar por medio del hambre, e infligiendo daños a las fuerzas mediante la lucha de guerrillas, y por una guerra extenuante de marchas y contramarchas (la llamada "Guerra Fantástica").[87][88]

Mientras tanto, en mayo arribaron fuerzas expedicionarias británicas, los regimientos de infantería 83° y 91°, junto con la mayor parte de los 16° dragones ligeros, todos liderados por el general George Townshend. Otras fuerzas (los regimientos de infantería 3°, 67°, 75° y 85° y dos compañías de la Royal Artillery) en julio de 1762. El número total de fuerzas se conoce al detalle por documentos oficiales: 7.104 oficiales y hombres de todas las armas.[24]​ Gran Bretaña proveyó también de provisiones, munición y un préstamo de £200.000 a su aliado, Portugal.

Hubo cierta fricción entre los dos aliados, causados por problemas de idioma, de religión y por rivalidad o envidia; los oficiales portugueses se sintieron incómodos al estar mandados por extraños, y especialmente con los sueldos de sus pares británicos, que era el doble del de ellos (de modo que los oficiales británicos podían mantener el sueldo que tenían en el ejército británico). Además de la dificultad de alimentar a las tropas británicas en Portugal, Lippe enfrentó con éxito otro gran problema: la recreación del ejército portugués y su integración con la británica. Lippe seleccionó sólo 7.000 a 8.000 hombres de los 40.000 soldados portugueses que fueron sometidos a él, y despidió a todos los demás como inútiles o no aptos para el servicio militar.[89]​ Por lo tanto, este ejército completo en la campaña fue de unos 15.000 soldados regulares (la mitad portuguesa y la mitad británica). Las milicias y ordenanzas (respectivamente, una especie de institución militar portuguesa de 2ª y 3ª línea, alrededor de 25.000 hombres en total) fueron utilizados solamente para guarnecer las fortalezas, mientras que algunas tropas regulares (1ª línea) permanecieron en el norte de Portugal para hacer frente a las tropas españolas de Galicia. Estos 15.000 hombres tuvieron que hacer frente a un ejército combinado de 42.000 invasores (30.000 de los cuales eran españoles dirigidos por el Conde de Aranda, y 10.000 a 12.000 franceses comandados por Charles Juste de Beauvau).

Lippe finalmente logró tanto la integración de las dos fuerzas armadas como su actuamiento conjunto. Como afirmó el historiador Martin Philippson:[90]​ “El nuevo líder fue capaz en poco tiempo de reorganizar al ejército portugués y de reforzarlo con tropas inglesas; condujo a los españoles a cruzar la frontera, a pesar de su superioridad numérica.”[91]

Invasión española a Alentejo, abortadaEditar

El ejército franco-español había sido fragmentado en tres divisiones:[92]​ la división noreste, en Galicia, invadió las provincias de Tras-os-Montes y Minho, en el nordeste portugués, y con Oporto como su objetivo final (primera invasión de Portugal, mayo-junio de 1762); la división central (reforzada por tropas francesas y los restos de la división noreste) -la cual después invadió la provincia portuguesa de Beira hacia Lisboa (segunda invasión de Portugal, julio a noviembre de 1762); y, finalmente, el cuerpo de ejército del sur (cerca de Valencia de Alcántara), diseñado para invadir la provincia de Alentejo, en el sur de Portugal.

Los éxitos del ejército hispano-francés en el inicio de la segunda invasión de Portugal (Beira) causaron tal alarma que D. José I presionó a su comandante, el Conde de Lippe, para realizar una campaña ofensiva. Dado que el enemigo estaba reuniendo tropas y municiones en la región de Valencia de Alcántara Lippe optó por tomar una acción preventiva de atacar al invasor en su propio terreno, en Extremadura. Las tropas alrededor de Valencia de Alcántara fueron las líneas avanzadas del tercer cuerpo español (división sur), y esta ciudad fue un depósito principal de suministro, que contenía cartuchos y un parque de artillería. Los aliados luso-británicos tenían el factor sorpresa de su lado. Como la disparidad de números y recursos era tan grande que los españoles no esperaban una operación tan arriesgada, pues no tenían ni barricadas ni piquetes avanzados, o incluso guardias, excepto en la gran plaza de la Ciudad.

En la mañana del 27 de agosto de 1762, una fuerza anglo-portuguesa de 2.800 hombres al mando de Burgoyne atacaró y tomó Valencia de Alcántara, derrotó a uno de los mejores regimientos españoles (el de Sevilla), mató a todos los soldados que resistieron, capturó tres banderas y varios soldados y oficiales, incluyendo el mayor general don Miguel de Irunibeni, responsables de la invasión de Alentejo, y que había llegado a la ciudad el día anterior. Muchas armas y municiones fueron capturados o destruidos.

La batalla de Valencia de Alcántara no sólo galvanizó el ejército portugués en una fase crítica de la guerra (en el comienzo de la segunda invasión), sino que también impidió una tercera invasión de Portugal por el Alentejo,[93]​ una provincia llana y abierta, a través de la cual la poderosa caballería española podría marchar hacia las proximidades de Lisboa, sin oposición.

Burgoyne fue recompensado por el rey de Portugal, José I, con un gran anillo de diamantes, junto con las banderas capturadas, mientras que su reputación internacional se incrementó.

Segunda invasión a Portugal (Beira)Editar

La segunda invasión en pocas palabrasEditar

...el ataque principal sobre Portugal [en la segunda invasión] falló por completo... en parte por las habilidosas medidas tomadas por el conde Lippe -quien había sido puesto al frente del ejército portugués, con un refuerzo de 7.000 soldados británicos-, y en parte por las intrépida iniciativa de los partisanos mediante la cualel general Burgoyne [y las guerrillas] cortaron la comunicación. Pero principalmente la invasión falló por la absoluta falta de municiones y provisiones alimenticias. Los portugueses -como era su costumbre- desolaron los terrenos [terrible estrategia de tierra quemada]. Después de sufrir el hambre por algunas semanas en tierras salvajes, el ejército español se retiró a Extremadura en un estado de calamitoso deterioro. La primavera siguiente, Carlos III pidió la paz.
... the main central attack on Portugal [second invasion] failed utterly... partly through the skilful measures of the prince of Lippe, who had been placed in charge of the Portuguese army, and strengthened by 7,000 British troops, partly through the bold partisan enterprises carried out against their line of communications by General Burgoyne [and the guerrillas] ... But mainly the invasion failed through the absolute lack of munitions and food; the Portuguese – as was their wont – had swept the country side clean [a deadly scorched earth strategy], [...] After starving for some weeks in a roadless wilderness, the Spanish army retired into Estremadura [Spain] in a sad state of dilapidation. Next spring Charles III sued for peace."[94]
Journal of the Royal United Service Institution
 
Entre julio y noviembre de 1762 Beira Baixa fue particularmente devastada durante la segunta invasión franco-española de Portugal. La estrategia autodestructiva de tierra quemada fue el precio de la victoria portuguesa.[95]

Ilusión de una victoriaEditar

Después de la derrota en Trás-os-Montes, el aporreado ejército de Sarria retornó a España por Ciudad Rodrigo y se concentraron en el ejército central. Allí, dos cuerpos españoles se unieron a 12.000 soldados franceses, liderados por el Príncipe de Beauvau, reuniendo un total una tropa de 42.000 hombres. No obstante, el plan de tomar Oporto a través de Trás-os Montes fue reemplazado por el nuevo plan: Portugal sería invadida por la provincia de Beira Baixa, en el centro este del país, y el objetivo final sería Lisboa.[96]​ Sarria fue reemplazado por el conde de Aranda, mientras que el ministro español Esquilache fue a Portugal para preparar y orgnanizar la logística para que el ejército español tuviese alimentos por seis meses.[97]​ Considerando la falta de preparación del ejército portugués, y la enorme disparidad en la proporción de fuerzas (30.000 españoles con el aporte de otros 12.000 franceses contra unos 7.000 u 8.000 portugueses con el aporte de 7.104 británicos),[23][98]​ el marqués de Pombal reunió y preparó 12 naves en el estuario del Tajo para transportar al rey portugués y su corte hacia Brasil, si fuera necesario.

En los comienzos de la segunda invasión, un observador británico -después de describir a las tropas portuguesas como las más “desastrosas” que hubiera jamás visto, que estaban “a menudo sin pan por cinco días, y los caballos sin forraje”- escribió que estaba nervioso de que Lippe, abrumado por las dificulades, terminara por darse por vencido.[99]​ Aunque al principio la alianza franco-española ocupara varias fortalezas que estaban con muros arruinados y sin tropa regular:[100]Alfaiates, Castelo Rodrigo, Penamacor, Monsanto, Salvaterra do Extremo, Segura (17 de septiembre), Castelo Branco (18 de septiembre), y Vila Velha (2 de octubre); estaban prácticamente rodeados y sin poder de fuego, como lamentó Lippe. Después de la guerra, varios gobernadores de fortalezas fueron juzgados y condenados por traición y cobardía.

Almeida, la principal fortaleza de la provincia, estaba en tal estado que Charles O'Hara,[101]​ el oficial británico que lideró las milicias y a los guerrilleros en la Batalla del Duero, aconsejó al comandante de la fortaleza que sacara su guarnición de la fortaleza y la colocara en los alrededores, desde donde podría presentar mejor defensa[102]​ (El comandante respondió que no podía hacer tal cosa sin que fueran órdenes de su superior). Su guarnición, de sólo dos regimientos regulares y tres regimientos de paramilitares (que en total sumaban 3.000 a 3.500 hombres), sufrieron una drástica reducción de tropas por deserción mientras el enemigo se aproximaba y comenzaba el sitio.[103][104]​ Frente a una abrumadora combinación de 24.000 españoes y 8.000 franceses,[105]​ y comandados pobremente por un incompetente, el octogenario Palhares (cuyo sustituto enviado por el gobierno aún no había llegado), los restantes 1.500 hombres se rindieron sin honores de guerra,[106]​ el 25 de agosto, después de una simbólica resistencia de nueve días. La guarnición había tirado sólo 5 o 6 disparos de artillería –desobedeciendo la prohibición de Palhares de disparar al enemigo– y sólo sufrió dos bajas. Se les concedió la libertad, cargar con sus armas y equipaje, y unirse a la guarnición portuguesa de Viseu: Los aliados borbones estaban tan sorprendidos con tal rápida propuesta de rendición (Palhares moriría en una prisión portuguesa), que concedieron todo lo solicitado. La captura de la Plaza Fuerte de Almeida (con 83 cañones y 9 morteros) fue celebrado públicamente en Madrid como una gran victoria y representó el máximo de la predominancia inicial de los atacantes. La ocupación de estas fortalezas, más que un avance resultó ser inútil y perjudicial para los invasores, como fue destacado por el historiador George P. James:

When these places were taken, the Spanish forces were in a somewhat worse situation than they were before; for penetrating into the wild and uncultivated districts of Beira, with scarcely any road, and, neither abundance of food nor water, they lost more men by disease than all the forces of Portugal would have destroyed...
Cuando estos sitios fueron ocupados, las fuerzas españolas de alguna manera empeoraron su situación; pues penetrar en los salvajes distritos sin cultivos de Beira, prácticamente sin caminos, sin abundancia de comida ni de bebida, perdieron más hombres por enfermedades que todas las tropas de Portugal que habrán destruido...[107]

Además, una nueva revuelta popular empeoró exponencialmente la situación de los invasores.

Tal como ocurrió a Napoleón durante la Guerra de la Independencia Española, los soldados invasores bajo el comando del Conde de Aranda aprendieronque una rápida ocupación de numerosos territorios, aunque haya sido algo alabado por la historiografía española, resultó inocuo frente a la guerra de guerrillas.

 
John Campbell, 4° Earl de Loudoun fue el 2° al frente del ejército angloportugués. Pintura de Allan Ramsay

El pueblo en armasEditar

El éxito inicial de los invasores en Beira se vio beneficado por una fuerte oposición popular al régimen del Marqués de Pombal,[108]​ el implacable primer ministro portugués; pero las masacres y los saqueos realizados por los invasores -en especial por los franceses- pronto despertaron el odio de los campesinos. Habiendo penetrado tanto en el interior montañoso de Portugal, las filas de los invasores fueron hostigadas y diezmadas por guerrilleros en emboscadas, quedando sus líneas de comunicación y aprovisionamiento cortadas. En palabras del general napoleónico Maximilien Sébastien Foy:

Lo que paralizó a los españoles del Conde de Aranda y a los franceses del Príncipe de Beauvau en 1762 se debió más a una inmanejable multitud de órdenes que a secretos de estategia. El más habilidoso general no se habría mantenido en las montañas, donde la energía incansable de una población armada se interpuso entre las acciones del ejército y su base de operaciones.[109]
En History of the War in the Peninsula, Under Napoleon.

Varios participantes franceses en la campaña dijeron que los más valerosos luchadores fueron los guerrilleros de Trás-os-Montes y de Beira.[110]​ Los habitantes de la provincia de Beira escribieron a su primer ministro informándole que no precisaban tropas regulares, y que pelearían sin apoyo.[111]​ Así los explicó el primer minisitro español Godoy:

Los portugueses, por las leyes fundamentales del país, eran todos soldados hasta los sesenta años para defender el reino. [...] Derramados en las asperezas, en las alturras, en las gargantas y en las tierras difíciles, hacían la guerra de partidas, causando mucho más estrago al enemigo que las tropas de línea. [...] La guerra de posiciones y de marchas y contramarchas que nos hizo el conde de Lippa, en que tuvimos mil quebrantos, fue sostenida principalmente por el paisanaje armado.[112]
Manuel Godoy, Memorias.

En ocasiones los guerrilleros torturaron a sus prisioneros, lo que a su vez generó represalias de sus contrincantes sobre los civiles, en una espiral de violencia.[113]​ Las bajas de los campesinos pudieron ser absorbidas por su inagotable número de miembros, mas no fue así para los invasores. Incluso en las ciudades y los poblados ocupados, los habitantes desafiaron y se rebelaron contra los franceses y los españoles, y por medio de De Aranda enviaron una carta a Lippe, pidiéndole que pusiera fin al asunto.[114]​ Muchos de ellos fueron ejecutados.

Abrantes: punto de inflexión de la guerraEditar

 
Representación de Joshua Reynolds del Brigadier General John Burgoyne. Liderando una fuerza aliada de 3.000 miembros de caballería, de los cuales dos tercios eran portugueses,[115]​ fue decisivo para vencer a las tropas hispanofrancesas,[116][117]​ durante la guerra de los siete años: "Los ejércitos franceses y españoles invadieron Portugal... Los británicos y los portugueses bajo el Conde de Lippe y Burgoyne los derrotaron y expulsaron hacia España."[118]

En lugar de tratar de defender la extensa frontera portuguesa, Lippe se retiró a las montañas del interior para defender la línea del Tajo, lo que equivalía a una defensa avanzada de Lisboa. Las principales metas de Schaumburg-Lippe habían consistido en evitar a toda costa una batalla contra un enemigo tan superior (disputando, en cambio, las gargantas y los pasos de montaña, mientras que atacaba los flancos del enemigo con unidades pequeñas),[119]​ y también la prevención de los franco-españoles de cruzar la barrera formidable representada por el río Tajo. Si los ejércitos borbónicos hubieran podido cruzar este río, habrían llegado a la fértil provincia de Alentejo, cuyas llanuras habrían permitido a su numerosa caballería llegar fácilmente a la región de Lisboa. De hecho, inmediatamente después de la captura de Almeida, Aranda marchó con la intención de cruzar el Tajo en el Alentejo en el punto más propicio: Vila Velha de Ródão, donde el ejército español de Felipe V de España había cruzado el río, durante la guerra de la sucesión española algunos años antes. Sin embargo, Lippe anticipó este movimiento y se movió más rápido. Llegó a Abrantes y estableció un destacamento bajo Burgoynne en Niza y otro bajo el conde de Santiago, cerca de Alvito, para obstruir el paso del río Tajo a Vila Velha; de modo que cuando el ejército invasor se acercó, se consideró que todas estas posiciones estratégicas estaban ocupadas, y todos los barcos habían sido tomados o destruidos por los portugueses. Por lo tanto, y como Lippe había predicho, los invasores tenían sólo dos opciones: regresar a España, y para ello cruzar el Tajo en Alcántara (alternativa deshonrosa, ya que hubiera implicado retirarse ante fuerzas inferiores), o ir directamente a Lisboa a través de las montañas en el norte de la capital, en el "cuello" de la "península" que contiene esta ciudad (que se define por el río Tajo y el Atlántico).[120]​ Con el fin de atraer al enemigo para elegir la segunda ruta, Lippe colocó algunas fuerzas en estas montañas, pero dejó algunos pasajes abiertos.[120]​Dado que Lisboa era el objetivo principal, Aranda avanzó mientras que las fuerzas aliadas fortificaron sus excelentes posiciones en las alturas que cubren Abrantes, a medio camino entre Lisboa y la frontera (la región entre los ríos Tajo, Zêzere y Codes). Estas montañas presentan fuertes pendientes en el lado de los invasores (que actúan como una barrera para ellos), pero son muy suaves en el lado de los aliados luso-británicos - lo que les permitió una gran libertad de movimiento y facilitó las tareas de los refuerzos.[121]​ Por último, el ejército anglo-portugués logró detener el avance de los ejércitos borbónicos hacia Lisboa.[122]​ Esto fue el punto de giro para la guerra.

Con el fin de romper este punto muerto, los españoles pasaron a la ofensiva hacia Abrantes, el cuartel aliado. El 3 de octubre de 1762 tomaron el pequeño castillo de Vila Velha, en la orilla norte del Tajo, y atacaron los desfiladeros de San Simón, cerca del río Alvito, con el despacho de una gran fuerza en búsqueda del destacamento del Conde de Santiago a través de las montañas. Este destacamento estuvo a punto de ser completamente cortado, con dos cuerpos españoles marchando sobre su parte delantera y trasera. Pero el Conde de Schaumburg-Lippe envió refuerzos de inmediato al Conde de Santiago, y las fuerzas bajo el comando de John Campbell, 4° Earl de Loudoun, derrotaron a las tropas españolas en el río Alvito el 3 de octubre y escaparon hacia Sobreira Formosa.[123]​ Pero al perseguir los españoles al Conde de Santiago a través de las montañas, se debilitó su fuerza en Vila Velha. El 5 de octubre de 1762, el ejército anglo-portugués comandado por Lee atacó y derrotó por completo a los españoles en Vila Velha.[124]​ Varios españoles fueron asesinados (incluyendo un general, que murió tratando de reunir a sus tropas), y entre los prisioneros hubo 6 oficiales. 60 mulas de artillería fueron capturadas; la artillería y los polvorines destruidos. El mismo día, 5 de octubre, los portugueses de Townshend derrotaron a una fuerza francesa que hacía de escolta de un convoy en Sabugal, y capturaron de una gran cantidad de suministros preciosos.

Los invasores no pasaron y la ofensiva fue un fracaso. La marea de la guerra se había invertido y Abrantes mostró ser "la llave de Portugal» en el río Tajo,[125]​ por su posición estratégica.

La táctica de tierra quemadaEditar

Ambos ejércitos habían quedado inmovilizados en Abrantes, cara a cara. Mientras el bando anglo-portugués fue continuamente reforzando sus posiciones y recibía provisiones,[126]​ las tropas borbónicas tenían su línea de comunicación y de abastecimiento virtualmente cortada por los campesinos armados, las milicias y las ordenanzas ubicadas en su retaguardia. esta situación desastrosa se vería aún más agravada por la táctica de la tierra quemada. Esta táctica sería utilizada nuevamente en 1810-1811 contra los franceses de Masséna, quienes, de modo similar a los invasores de 1762 fueron detenidos en su marcha hacia Lisboa por el hambre y por los ataques de guerrillas. Tal como lo describió el historiador militar británico Charles Oman:

Throughout Portuguese history the summons to the levy en masse had always been combined with another measure, from which indeed it could not be disentangled-the order to the whole population to evacuate and devastate the land in face of the advancing enemy. The use of the weapon of starvation [...] the plan for defeating the enemy by the system of devastation [...] was an ancient Portuguese device, practised from time immemorial against the Castilian invader, which had never failed of success. [...] When Spain had made her last serious assault on Portugal in 1762 [...] the plan had work admirably.
A través de la historia portuguesa las citaciones de reclutamiento masivo se vieron siempre combinadas con otras medidas, desde lo cual no podía desentrañarse la orden a la población entera de evacuar y devastar la tierra frente al avance del enemigo. El uso del arma del hambre [...] el plan de vencer al enemigo por el sistema de una completa devastación [...] fue una antiguo recurso de los portugueses, practicado desde tiempos inmemoriales contra los invasores castellanos, que nunca cesó de funcionar [...] Cuando España hizo su último asalto serio en Portugal en 1762 [...] el plan funcionó de modo admirable[127]

Además, los soldados portugueses y los campesinos convirtieron a la provincia de Beira en un desierto: la población abandonó las villas, llevándose todo lo que fuese comestible. Los cereales y todo lo que fuese útil al enemigo fue llevado o quemado. Incluso los caminos y algunas casas fueron destruidos.[128][129]​ De este modo el exhausto ejército hispano-francés fue obligado a elegir entre quedarse frente a Abrantes y morir de hambre, o retirarse hacia la frontera mientras fuera posible.[130]

Esta táctica provó ser casi perfecta pues se basó en dos realidades. Primero, que para conquistar Portugal los franceses y españoles debían tomar Lisboa. Segundo, que Lisboa sólo podía ser atacada por el norte, muy montañoso, (posibilidad inviabilizada por el sistema defensivo aliado de Abrantes), ya que la ciudad se encuentra protegida por el Océano Atlántico al oeste y por el río Tajo hacia el sud y el este, estando así como que dentro de una especie de península.[131][132][133]​ Este plan exploraba tanto la situación geográfica de Lisboa (que le permitía un acceso a provisiones por mar), como el desgaste del ejército franco-español por el hambre causada por la estrategia de tierra quemada y el colapso de sus líneas logísticas[134]​ (atacadas por la guerrilla y por otras fuerzas irregulares).

 
El Duque de Wellington. En 1810, durante su campaña contra Masséna en Portugal, un observador británico notó que "Wellington está actuando según los planes del Conde La Lippe".[135]​ Varios historiadores modernos, como Guedela, señalan que los métodos de guerra de 1762 fueron recordados por Wellington en 1810-11, pues Wellington había leído sobre la invasión de Portugal.[136]

El ejército invasor estaba sufriendo pérdidas terribles. Su situación se hacía cada vez más insostenible . Tarde o temprano, los franceses y españoles deberían retirarse destrozados:

"... el bochorno de los enemigos: fueron reducidos a una inacción forzada, mientras que las dificultades de subsistencia, las deserciones y las enfermedades los diezmaban, y además sus caballos morían por falta de forraje.[137]​ Estando las cosas en esta situación [...] los enemigos [...] pronto se dieron cuenta de que este plan, lejos de llevarlos a conquistar Portugal, los conduciría más bien a la ruina de su ejército."[138]
Comandante de Schaumburg-Lippe en Mémoire de la Campagne de Portugal de 1762.

Entonces Schaumburg-Lippe, viendo la desesperada situación del enemigo, hizo una jugada audaz que decidió la campaña:[139]​ la fuerza portuguesas del general Townshend -habiendo diseminando el rumor de que era solo una parte de una nueva fuerza británica de 20.000 hombres recién desembarcados- realizó una maniobra circular hacia la retaguardia del ejército invasor. Este, para no quedar cercado, comenzó a retirarse hacia Castelo Branco (desde el 15 de octubre), que era un punto más cercano a la frontera y en donde se estableció el nuevo cuartel general de los españoles.[140][141]

Fue en esa situación que el ejército luso-británico abandonó sus posiciones defensivas y se abocó al (ahora reducido)[142]​ ejército español,[143][144]​ atacando su retaguardia, tomando muchos prisioneros,[145]​ y recuperando casi todas las ciudades y fortalezas que habían sido tomadas por los españoles -y lo que había dado muchas esperanzas a Carlos III.[18]​ El 3 de noviembre de 1762, durante la reconquista de Penamacor y Monsanto, los portugueses bajo el mando de Hamilton condujeron a una fuerza de caballería española de la retaguardia hacia Escalos de Cima, mientras que los británicos bajo el mando de Fenton barrieron otras fuerzas españolas en retirada desde Salvaterra.[146]​ Los españoles, quienes habían ingresado a Portugal como conquistadores, tomando provisiones por la fuerza y quemando las poblaciones que se resistieron a darles provisiones,[147]​ se vieron impacablemente cazados en un territorio enemigo devastado. La naturaleza de la guerra invirtió los hechos anteriores: el cazador se convirtió en la presa.

El colapso del ejército hispano-francésEditar

Durante su retirada, la armada franco-española –debilitada por el hambre,[148]​ las enfermedades, y las lluvias torrenciales– colapsó. Miles desertaron (el gobierno portugués estaba ofreciendo 1.600 reales para cada soldado español que desertase y 3.000 reales para aquellos que se enlistasen en la armada portuguesa),[149]​ mientras sus rezagados y heridos fueron masacrados por los paisanos:

 
El General Dumouriez, héroe francés que en 1792 derrotó a los prusianos en la batalla de Valmy y a los austríacos en la batalla de Jemappes. Fue el principal cronista borbónico de la invasión hispano-francesa de 1762:[62][150]​ "Se lee con asombro que en la historia los españoles fueron casi siempre derrotados por los portugueses [...] este ataque [...] es la causa fundamental de la continua desgracia que los españoles sufrieron desde que llevaron las armas a Portugal."[151]
"Ayer y antes de ayer, otorgué pasaportes a 45 desertores [españoles]; y tomando en consideración lo que dijeron, la armada española cayó en el abismo. Ellos hablan de 7.000 desertores, 12.000 hombres heridos en hospitales, sumados a los muchos que murieron (carta del 27 de octubre) [...] y [el número de desertores] sería mayor, según dicen, si no tuvieran miedo [de ser ejecutados] por nuestra tropa regular (carta del 31 de octubre)."[152]
(cartas de Miguel de Arriaga –secretario del ejército– al primer ministro portugués, Marqués de Pombal, durante la caza de rezagados del ejército hispano-francés).

El coronel escocés John Hamilton escribió el 24 de octubre de 1762 que la armada de Carlos III estaba “en una condición de máxima destrucción”,[153]​ mientras que Lippe agregaría en su Mémoir (1770) que la armada borbónica estaba "diezmada por el hambre, la deserción y la enfermedad",[154]​ su caballería sufriendo una “debacle".[155]​ El total de bajas del ejército franco-español durante las dos primeras invasiones -según el reporte del embajador británico en Portugal, Edward Hay, a Charles Wyndham (8 de noviembre de 1762)-, eran de cerca de 30.000 hombres (la mitad de ellas por deserción), lo que representaba casi tres cuartos de las fuerzas invasoras iniciales.[156]

Isabelle Henry escribió más recientemente que :“los españoles, desilucionados, habiendo enfrentado una resistencia atroz y habiendo perdido todo en el campo de batalla, abandonaron la lucha y dejaron atrás veinticinco mil hombres...”[157]

Edmund O'Callaghan estimó que la armada española había ya perdido la mitad de sus tropas antes de retirarse.[158]​ El historiador militar José Tertón Ponce escribió que desde el comienzo de la primera invasión hasta la mitad de la segunda –inmediatamente antes de la retirada de Abrantes– la tropa invasora había sufrido 20.000 bajas.[159]

Dumouriez, que viajó por Portugal y España recolectando testimonios de los participantes de la invasión,[62]​ declaró en 1766 que los españoles habían perdido 15.000 hombres durante la segunda invasión,[160]​ más otros 10.000 durante la primera invasión a Portugal,[74]​ de los cuales 4.000 murieron en el Hospital de Braganza por heridas y enfermedades.[56]​ Este cronista no estimó las bajas españolas de la tercera invasión. El desastre de Francia y España fue retratado en estas palabras, muchas veces citadas:

The Court of Spain ordered 40.000 men to march into Portugal[161]​ [...] The Spanish forces, when they arrived at the frontier, were reduced to 25.000 men, and never did troops experience a more horrible campaign [2nd invasion]. The sick and the stragglers were almost all of them massacred by the peasants [...] the ill-success of the campaign in Portugal; it covered Spain with dishonour, and exhausted her to such a degree as to keep her quiet till the peace."[162]
La corona de España envió 40.000 hombres a Portugal [...] Las fuerzas españolas, al arribar a la frontera, fueron reducidas a 25.000 hombres, y ninguna tropa sufrió jamás una campaña más horrible [por la segunda invasión]. Los heridos y los rezagados fueron casi todos masacrados por los campesinos [...] el mal resultado de la campaña de Portugal deshonró a España, y la extenuó a un grado tal que tuvo que mantener la paz.
(Extractos del reporte del general francés Dumouriez, quien fue a Portugal para estudiar las causas de la derrota de los franceses y españoles y desarrollar un nuevo plan para atacar Portugal.[163]​ Su reporte fue presentado al rey español en noviembre de 1766 por el embajador francés Ossun, quien omitió algunos pasajes del texto que mencinaban la efectividad de las guerrillas portuguesas.[164][165]​ También fue enviado al ministro de relaciones exteriores francés Choiseul).
 
La retirada de Rusia de Napoleón, por Adolph Northen. Los rusos en 1812, similarmente a los ingleses y portugueses en 1762, pudieron derrotar al enemigo invasor sin ganar ni una batalla. Los rusos utilizaron la técnica de tierra quemada y de guerrillas para debilitar al enemigo, y forzaron la retirada de las tropas napoleónicas con daños mayores -en proporción- a los que sufrieron los invasores en 1762.

Comparativamente, durante la campaña napoleónica que ocurrió pocos años después para conquistar Portugal, en 1810 y 1811, el ejército francés perdió 25.000 hombres (15.000 de ellos muertos por hambre o enfermedades, más 8.000 desertores o prisioneros) frente a las fuerzas luso-británicas de Wellington y la guerrilla.[166]​ Las semejanzas entre ambas invasinoes va mucho más allá que la coincidencia en el número de bajas sufridas por los invasores.[167]​ El historiador Esdaile escribió que el plan de Wellington era “uno de los más perfectos esquemas de defensa que se había diagramado... Explotaba tanto la situación geográfica de la capital de Portugal como la pobreza del país al máximo, mientras que al mismo tiempo implicaba la entrada en acción de la política de tierra quemada."[168]

En los primeros días de julio de 1762 se permitió la creación de dos nuevos regimientos formados por los desertores españoles que habían ingresado en el ejército portugués, esto sin contar con los desertores que habían ya abordado los barcos británicos u holandeses. Esto sugiere un índice de deserción brutal, desde que el grueso de deserciones ocurrión sólo desde mediados de octubre, durante la retirada de los invasores, y la mayor parte de los desertores que sobrevivieron a los paisanos no se incorporaron al ejército portugués, sino que sólo fueron utilizados como informantes o centinelas. Las pérdidas borbónicas fueron devastadoras.[22]​ Comparativamente, las bajas británicas fueron muy inferiores: catorce soldados fueron muertos en combate y 804 hombres murieron por otras causas, en especial por enfermedades.[28]

La táctica de destruir al oponente sin pelea abierta y atacando sólo cuando estuviera en retirada fue la clave de la victoria.

La caída del cuartel general del ejército españolEditar

 
Retrato del Conde de Aranda, por José María Galván. El conde de Aranda fue un hombre de estado brillante, cuya experiencia como embajador en Lisboa y sus escritos sobre la inevitabilidad de invadir Portugal lo condujeron a ser el comandante de la invasión.

Lo que mejor simboliza la victoria luso-británica es la conquista final del centro de mando del ejército español en Castelo Branco.[169]​ Cuando el ejército aliado comenzó un segundo movimiento envolvente para apartar las fuerzas españolas de dentro y de los alrededores de Castelo Branco, los españoles huyeron, abandonando a su destino a los innumerables heridos y enfermos, acompañados por una carta dirigida al Marqués Townshend, comandante de la fuerza portuguesa, en la cual el Conde de Aranda demandaba trato humano para todos hombres que fueran capturados (2 de noviembre de 1762).[18]

El número de españoles tomados puede deducirse de una carta enviada por el secretario del ejército portugués a su primer ministro, seis días antes de la caída e Castelo Branco, el 27 de octubre, que estableció que según los desertores españoles el número total de enfermos en los hospitales españoles era de 12.000.[152]​ A fines de octubre, las tropas invasoras estaban concentradas casi todas alrededor de Castelo Branco. La cantidad de tropas era excepcionalmente alta, además de los heridos, había muchos enfermos. La epidemia se transmitó a los pobladores portugueses cuando éstos recuperaron la ciudad, poco después de la huida de los españoles. Por lo tanto, la alegría de haber recuperado la ciudad se vio ensombrecida por el pesar y el luto de muchos residentes.[170]

El historiador norteamericano Lawrence H. Gipson (premio Pulitzer de Historia en 1962) afirmó:

Mientras tanto Lippe había concentrado 15.000 tropas británicas y portugesas en Abrantes, llamado el «paso a Lisboa». Con la llegada de las lluvias otoñales y con sus ejército devastado por la enfermedad y muy disminuido a causa de las deserciones, al general Aranda le resultó imposible permanecer en las montañas desoladas en las que estaba confinado. Comenzó entonces la retirada de sus semihambrientas y semidesnudas tropas hacia España, y de modo tan precipitado que dejaría abandonados a sus enfermos y heridos, según los reportes. [...] La guerra portuguesa realmente había concluidos, y de un modo tan poco glorioso como había auspiciosamente comenzado. Pero esta no fue la única humillación que los españoles sufrieron antes de que el año 1762 llegara a su fin.[171]

Además, la derrota de España en Portugal estuvo acoompañada y agravada por reveses en el imperio y en los mares: "En sólo un año los desafortunados españoles vieron a sus ejércitos derrotados en Portugal, a Cuba y Manilla quitados de su sujeción, destruido el comercio, y aniquilada su flota".[172]

Mientras, los admiradores del Conde de Aranda anticiparon su victoria dándola por descontado. Así fue el caso de Stanislaw Konarski, quien, escribiendo desde Polonia y por ende ignorando el desastre de la alianza franco-española, compuso una oda en su honor, alabando la generosidad y humanismo del vencedor por sobre Portugal y en contra de los habitantes de Lisboa que se rindieron ante él.[173]

La recompensa de LippeEditar

Entonces, a excepción de dos fronteras fuertemente defendidas (Chaves y Almeida),[174]​ todo el país fue militarmente liberado.[175][176][177]

 
La ciudad de Castelo Branco, utilizada por las tropas borbónicas como cuartel general y ubicación del hospital. La huida frente a un enemigo inferior, dejando a heridos y enfermos en las manos de las tropas luso-británicas, representó una severa merma en el prestigio español, así como la segunda invasión de Portugal.

Los remanentes del ejército invasor fueron expulsados y alcanzados hasta la frontera, e incluso dentro del territorio español, como ocurrió en Codicera, donde varios soldados españoles fueron hechos prisioneros. Al final de la guerra, el conde de Lippe fue invitado por el ministro Pombal de Portugal a permanecer en Portugal para reorganizar y modernizar el ejército portugués, y el conde aceptó la invitación.[178]​ Cuando Lippe retornó a su país -alabado por Voltaire en su famosa Enciclopedia, y con gran prestigio en Gran Bretaña y Europa– el rey de Portugal le ofreció seis cañones de oro de 32 libras (15 kgs.) cada uno y una estrella biselada con diamantes, entre otros regalos, como signo de gratitud.[178]​ El rey determinó que, aunque estuviera ausente de Portugal, Lippe mantendría el mando nominal del ejército portugués con el rango de mariscal general. También se le otorgó el título de “Serena majestad” el 25 de enero de 1763.


La invasión en la literaturaEditar

En los texos portugueses de historia, la invasión casi no tiene mención. En la literatura portuguesa, es un punto ciego.

No obstante, en la literatura inglesa hay al menos un libro sobre el tema: Absolute honour, cuyo héroe (Jack Absolute) es un inglés que vive aventuras durante la invasión de los aliado españoles y franceses en 1762. Por motivos comprensibles, la campaña casi no tiene representación en la literatura española. La excepción está en el novelista y dramaturgo Benito Pérez Galdós, quien escribió sobre la batalla de Bailén, en la que un personaje, Santiago Fernández, describe con sarcasmo su participación en la campaña de 1762 defendiendo a su superior, el marqués de Sarriá:

Después de Alejandro el Macedonio no ha nacido otro marqués de Sarriá?... ¡Qué cosas tiene este caballerito! [...] ¿Qué valen todos los generales de hoy, ni los emperadores todos, comparados con el marqués de Sarriá? El marqués de Sarriá era partidario de la táctica prusiana, que consiste en estarse quieto esperando a que venga el enemigo muy desaforadamente, con lo cual éste se cansa pronto y se le remata luego en un dos por tres. En la primera batalla que dimos con los aldeanos portugueses, todos echaron a correr en cuanto nos vieron, y el General mandó a la caballería que se apoderara de un hato de carneros, lo cual se verificó sin efusión de sangre.[179]

Estancamiento en América del SurEditar

ReferenciasEditar

  1. "The Iberian war of 1762 is an anomaly within the Seven Years' war. Yet its less-than dramatic conduct should not overshadow its importance. As part of a larger campaign it was born of an illusion imagined by the Bourbon powers. ... These illusions... set the stage for the war’s final Bourbon disaster. (pág. 429) ... Se cifró en 4.000 soldados españoles murieron en el hospital de Braganza, y se estimó que de los 40.000 que invadió Portugal ... solamente 25.000 regresaron en la primavera siguiente ... bajas borbónicas montaron porque el campesinado portugués emprendió una guerra implacable de venganza contra los desertores y soldados que se retiraron que fueron capturados y masacrados en grandes cantidades. (pág. 452) The Portuguese campaign, indeed the entire Spanish war, lay in ruins." (pág. 521)”. En Danley Mark & Patrick Speelman, The Seven Year’s War: Global Views, Brill, 2012, chapter 16 (págs. 429-460).
  2. "... three Spanish armies invaded Portugal with the plan to converge on Lisbon and Oporto... by autumn, the remnants of Spain’s armies had fled from Portugal". En Nester, William, The First Global War: Britain, France, and the Fate of North America, 1756-1775, USA, 2000, pág. 218.
  3. "The last best hope for France and her allies in 1762 consisted in the entry of Spain – by all standards a colossal disappointment, involving a failed invasion of Portugal and the loss of major colonial bases at Havana, Cuba, and Manila, (pág. 88)... the failure of the Spain’s operations in Portugal, a setback that greatly diminished the war fervour of Charles III and helped promote the cause of peace."(pág. 219) En Schumann, Matt; Schweizer, Karl, The Seven Years War: A Transatlantic History, Routledge, 2008.
  4. "In Europe, Spanish arms were no more successful [than In Havana]. The invasion of Portugal, planned as a diversion to assist France, proved an unexpected failure. In October 1762 Charles III capitulated. [...] Spain had been dragged into the war in the interests of France, had suffered serious losses and was now being urged to make a hasty peace, also in the interests of France." En Parry, John Horace, "The Spanish Seaborne Empire", University of California Press, 1990, pág. 303
  5. "Effort of the Bourbon powers to set up the beginnings of a 'continental system' by sending a summons to Portugal to close her ports to British ships and exclude Englishmen from Brazil trade. But the Portuguese minister, the Marquis of Pombal, refused, and with the assistance of Count Lippe and the English General Burgoyne broke the offensive of the Spanish invading army. D'Aranda, the Spanish General, was forced to retreat in disgrace. With the utter failure of the Spanish war machine everywhere, all the hopes which Choiseul [French Foreign Minister] had placed on the Spanish alliance vanished. 'Had I know', he wrote, 'what I now know, I should have been very careful to cause to enter the war a power which by its feebleness can only ruin and destroy Fance' ". En Dorn, Walter, Competition for Empire, 1740-1763, pág. 375.
  6. "...one can understand Choiseul's disappointment. The Spanish army had failed miserably in Portugal, and the Spanish navy performed no better (pág. 224)... Nowhere was Spanish overconfidence and inexperience more apparent than in the Portuguese campaign." (pág. 221)" En Dull, Jonathan The French Navy and the Seven Years' War, University of Nebraska, 2007, págs. 221-224.
  7. "Defeat seemed to be ever present and everywhere for the Bourbon kings. In this unfortunate situation the only recourse for the Franco-Spanish alliance was to sue for peace... In the summer of 1762, as the Spanish army suffered humiliation in Portugal and Cuba, diplomatic negotiations resumed..." En Gold, Robert, Borderland empires in transition, Southern Illinois University Press, 1969, pág. 14.
  8. " ...the year of 1762 was terrible for the arms of France and Spain which only experienced defeats in Germany and at Portugal, whose King, Louis XV and Charles III wanted to force to join their alliance [against Great Britain]." En Terrage, Marc de Villiers du (1904). Les dernières années de la Louisiane française (in French), E. Guilmoto, pág. 151.
  9. "The unfortunate campaign of Portugal and the disasters of Havana and Manilla left the Spanish armed forces a bitter feeling that it would take a long time to dissipate. 'it is impossible for a disgraceful war to produce an honorable peace.' sadly wrote the Spanish Chief minister Ricardo Vall." En Alonso, José Ramón, Historia Política del Ejército Español, Editora Nacional, 1974, pág. 51.
  10. "On every side the Spaniards were worsted, and in a short time, such was the vigour with which the operations were conducted, they were driven before the victorious allies, and compelled to evacuate the Portuguese territories". En Carnota, John Smith A., The Marquis of Pombal, 2nd edition, Longmans, Green, Reader, and Dyer, London, 1871, pág. 189.
  11. "Animated by the genius of the Count of Oeyras, afterwards distinguished by the title of Pombal, inspirited by the vigorous succours of the English, and directed by the military skill of Count de la Lippe, the Portuguese made an unexpected resistance, and compelled the combined forces of the French and Spaniards again to evacuate the country." En Coxe, William, "History of the House of Austria", Vol. III (3a edición), London, 1847, pág. 432.
  12. " ...Portugal, cuya guerra era sangrienta y al final fatal á los españoles que tuvieron por último que abandonar aquel territorio." En Losada, Basilio S. Castellanos, Historia de la vida de D. José Nicolás de Azara, Vol. I, Madrid, 1849, pág. 25.
  13. "The subsequent expedition against Havana ...the loss of Manila in the Philippines and her defeats in Portugal, dealt Spain’s prestige a blow from which it never recovered." En The Mariner’s Mirror, Vol. 68-69, Society for Nautical Research, UK, 1982, pág. 347.
  14. "... with the help of a small British expeditionary force, Portugal repulsed the Spanish attack." En Dull, Jonathan, The Age of the Ship of the Line: the British and French navies, 1650-1851. University of Nebraska Press, 2009, pág. 88.
  15. Roujoux & Alfred Mainguet, Histoire d`Angleterre (en francés), Vol. II, Paris, Charles Hingray, Libraire-Éditeur, 1845, pág. 404.
  16. "Portugal had not accepted the invitation to join France and Spain in this alliance and the latter powers ...invaded Portugal. England sent a fleet promptly to Lisbon with 8,000 soldiers who helped drive the invaders back and followed them into Spain herself... The blows she had received were staggering..." En Hart, Francis Russel, The Siege of Havana: 1762, Houghton Mifflin, 1931, pág. 52
  17. "...the annoyance given by the peasantry, checked the progress of the Spaniards. Accordingly ...the invaders retired within their own frontiers, evacuating all their conquests. This campaign constituted nearly the whole of the Spanish share of the Seven Years' War in Europe." En Busk, M. M., The History of Spain and Portugal from B.C. 1000 to A.D. 1814, Vol. 25, Baldwin and Cradock, Paternoster-Row, London, 1833, pág. 204.
  18. a b c "As soon as the enemy began to retire upon Castello Branco, Major-general Fraser was sent... to attack his rear... General Burgoyne advanced [he reoccupied Vila Velha de Ródão]... while General Townsend occupied Penamacor and Monsanto... the Conde de Aranda kept his Head-quarters at Castello Branco... Lippe, with his small army, determined to attack this force... and Aranda retreated at leisure, leaving his sick and wounded in the hospital at Castello Branco, with a letter, recommending them to the attention of the allied army... On the 15th of November, therefore, the whole of their force retired into Spanish Estremadura... and Portugal, with the exception of Almeida and Chaves, was freed from the enemy." En The Royal Military Chronicle, vol V, London, 1812, págs. 52, 53.
  19. a b Eduard Hay, British ambassador in Portugal (letter to the 2nd Earl of Egremont, 8 November 1762) reported a total of 30,000 Franco-Spanish casualties during the first two invasions of Portugal (half of them deserters, many of whom became prisoners), representing almost three quarters of the initial invading army. Ver British Scholar C. R. Boxer en Descriptive List of the State Papers Portugal, 1661-1780, in the Public Record Office, London: 1724-1765, Vol II, Lisbon, Academia das Ciências de Lisboa, with the collaboration of the British Academy and the P.R.O., 1979, pág. 415. See also COSTA, Fernando Dores- Nova História Militar de Portugal , Círculo de Leitores, Vol. II, Coordinator: António Hespanha, 2004, pág. 358, footnote 280.
  20. A contemporary anonymous Spanish author, wrote in 1772 a reflexion on the causes of the "disgraceful" outcome of the Spanish invasion of Portugal (1762): "...the discrediting and destruction of a splendid army in the last entry [invasion of Portugal], persuaded Europe that our power was more imaginary than real. With odious comparisons with what we [the Spaniards] were in other times." En Military-Historical reflections on why Portugal remains independent of Spain and why our wars against it usually end in disgrace, which will continue until we take other dispositions.). EIn the Original: Reflexiones histórico-militares que manifiestan los motivos porque se mantiene Portugal reino independiente de España y generalmente desgraciadas nuestras empresas y que lo serán mientras no se tomen otras disposiciones, Borzas, 28 de noviembre de 1772; citado en José Tertón Ponce, La Casaca y la Toga: Luces y sombras de la reforma militar en el reinado de Carlos III, Institut Menorquí d'Estudis, Mahón, 2011, La campaña de Portugal en 1762, págs. 11-21, pág. 21.
  21. Reports sent by Miguel de Arriaga (the army’s secretary) to the Portuguese prime minister, during the chase of the remnants of the Franco-Spanish army: "... Yesterday and the day before, I spent passports to 45 [Spanish] deserters; and taking into consideration what they tell us, the Spanish army fell into the abyss; they talk of 7,000 deserters, 12 000 men sick in hospitals, in addition to the many who have died (letter of 27 October)... and [the number of deserters] would be higher, they say, if they were not afraid of [being killed by] our irregulars (letter of 31 October)." En Sales, Ernesto Augusto, O Conde de Lippe em Portugal, Vol 2, Publicações de Comissão de História Militar, Minerva, 1936, pág. 29.
  22. a b Historian Lawrence H. Gipson uses the expression "the disintegration of the Spanish army" (see The British Empire before the American Revolution: the great war for the Empire: the culmination, 1760-1763, Knopf, 1954, pág. 260); while Portuguese historian Fernando Dores Costa wrote about the Spanish army’s "spectrum of decomposition" (see Nova História Militar de Portugal, vol. II, Círculo de Leitores, Coordinator: António Hespanha, 2004, pág. 358, footnote 280.). Also Portuguese historian Nuno Monteiro wrote that "... although there have been no battles in this strange war, severe losses occurred [on the Spanish side]" (see D. José: na sombra de Pombal, Temas e Debates, 2008, pág. 198).
  23. a b "The army was in no better shape. Only 8,000 effective [Portuguese] soldiers stood in the face of the coming Spanish onslaught. They wore 'rags and patches' and begged in the streets, as they received little or no pay from the central government." En Speelman, Patrick & Danley, Mark, The Seven Year’s War: Global Views, 2012, pág. 436.
  24. a b "The British troops which embarked for Lisbon under their veteran commander consisted of 7,104 officers and men of al arms [official figures when boarding in Britain]. This force had been dispatched in consequence of the threatening attitude of France and Spain towards Portugal, whose monarch had declined to enter into an alliance with the above two powers in order to 'curb the pride of the British nation which aspired to become despotic over the sea'." En Dalton, Charles- George The First's Army, 1714-1727, Vol. II, 1912, pág. 31
  25. "All told the British forces in Portugal numbered roughly 7,000 men." En Speelman, Patrick & Danley, Mark, The Seven Year’s War: Global Views, 2012, pág. 440.
  26. "This operation was without doubt the greatest mobilisation of troops on mainland Spain throughout the whole eighteenth century, and the figures themselves bear witness to the government's interest in the operation... and meant leaving the rest of mainland Spain largely unguarded... by way of comparison, the battle of Almansa of 1707... involved a Spanish-French army of over 25,000 men... while the famous attack on Algiers in 1775 involved a mobilisation of little more than 19,000 infantry and cavalry men..." in Enciso, Agustín González (Spanish) – "Mobilising Resources for War: Britain and Spain at Work During the Early Modern Period", Eunsa, Ediciones Universidad de Navarra, S.A., Spain, 2006, pág. 159, ISBN 9788431323844.
  27. "A Campaign won without the major casualties of battle or incurring many losses other than those of sickness." In Journal of the Society for Army Historical Research, vol. 59, London, 1981, pág. 25
  28. a b "British casualties were light overall - there were fourteen combat deaths compared to 804 from other means..." En Speelman, Patrick & Danley, Mark, The Seven Year’s War: Global Views, 2012, pág. 448
  29. "Disappointed, facing incredible resistance and losing everything in the field, the Spaniards abandoned the fight and left behind twenty-five thousand men ..." In Henry, Isabelle – Dumouriez: Général de la Révolution (1739-1823), L'Harmattan, Paris, 2002, pág. 87.
  30. En Morell, Thomas, Studies in History, vol. II, London, 1821, pág. 373.
  31. "Boscawen had defeated the French fleet off the Portuguese coast. The French commander took refuge in Lagos after losing five of his ships on the coast of the Algarve. The French at once began to demand satisfaction, and Pitt sent Lord Kinnoull on a special mission to Lisbon to offer apologies." In Livermore, H. V. – A New History of Portugal, Cambridge University Press, London, 1969, pág. 234.
  32. José Hermano Saraiva (coordinator) – História de Portugal, vol. VI, Quidnovi, 2004, pág. 63.
  33. "France’s Foreign Minister, the Duc de Choiseul, had pressured Charles III of Spain to declare war against Britain, even as he was beginning secret negotiations with London to end the fighting". En York, Neil Longley Turning the World Upside Down: The War of American Independence and the Problem of Empire, Praeger, London, 2003, pág. 33.
  34. "Spanish invasion of Portugal, an effort to block the British in Europe, also resulted in defeat for Spain." En Altagracia Ortiz – Eighteenth Century Reforms in the Caribbean, Fairleigh Dickinson University Press, 1983. pág. 216, nota a pie de página n°16.
  35. "...in September [1760], English naval forces intercepted official correspondence from Spain and learned that Madrid would enter the war if no peace were arranged by May 1762. On January 2, 1762, England declared war preemptively against Spain..."; en Stein, Stanley and Stein, Barbara – Apogee of Empire: Spain and New Spain in the Age of Charles III, 1759-1789, Johns Hopkins University Press, 2004, chapter The Trauma of Havana, 1762-1765.
  36. "A family compact between the two crowns was signed in August 1761 guaranteeing their mutual possessions; a 'secret clause' further stipulated that if France was still at war with Britain in May 1762 Spain should declare war on Britain." In Pack, S. W. – Sea Power in the Mediterranean: A Study of the Struggle for sea power in the Mediterranean from the Seventeenth Century to the Present Day, Arthur Barker Limited, 1971, pág. 68.
  37. In Carnota, John Smith A. – The Marquis of Pombal, segunda edición, Longmans, Green, Reader, and Dyer, London, 1871. pág. 187.
  38. Carvalhosa, Manuel F. Barros (Viscount of Santarém) – Quadro Elementar das Relações Políticas e Diplomáticas de Portugal, Tome VI, Paris, 1850, pág. XVI.
  39. "One of the main aims of the two great Bourbon powers, in the making of the Family Compact, had been to attack Portugal, in order either to compel England to despatch a large part of its troops to that country, or to take possession of it..."; en Philippson, Martin – The Age of Frederick the Great, vol. XV, Lea Brothers & company, Philadelphia, 1905, pág. 103.
  40. Livermore, H. V. – A New History of Portugal, Cambridge University Press, London, 1966, pág. 232.
  41. Clark, Edward – Letters concerning the Spanish nation, London, 1763, pág. 353.
  42. Livermore, H. V. – A History of Portugal, Cambridge University Press, London, 1947, pág. 359.
  43. Según Dumouriez en An Account of Portugal, as it Appeared in 1766 to Dumouriez, Lausanne (1775), & London (1797), pág. 103.
  44. Según Dumouriez en [An Account of Portugal, as it Appeared in 1766 to Dumouriez], Lausanne (1775), & London (1797), pág. 244.
  45. Azevedo, J. Lúcio de – O Marquês de Pombal e a sua época, 2a edición, Annuário do Brasil, Rio de Janeiro, pág. 237.
  46. En Dellon, Gabriel (and other authors)– Portugal nos Séculos Dezassete e Dezoito: Quatro Testemunhos, Lisóptima Edições, 1989, pág. 157. (en portugués).
  47. O’Callaghan, Edmund Bailey – Orderly Book of Lieut. Gen. Burgoyne, New York, 1860, Introduction, pXIV.
  48. "Portugal refused <to submit to the ultimatum>, whereupon Spain and France said they would invade Portugal to free her from 'the heavy shackles of Britanic dominion' ". En Shaw, L. M. The Anglo-Portuguese alliance and the English merchants in Portugal, 1654-1810, Ashgate, 1998, pág. 193.
  49. a b "Madrid believed a show of force on the border might compel Oeyras <the Portuguese prime minister> to cave to Bourbon demands; so the army was given light provisions to hasten its arrival. It was a futile gesture. In May the under-supplied expeditionary army invaded and advanced towards Oporto. A column of 22,000 men under Commander-in-Chief Nicolás Carvajal y Lancaster, Marquis de Sarriá, crossed into Northeast Portugal as 'friends' ..." En Speelman, Patrick & Danley, Mark. The Seven Year’s War: Global Views, 2012, pág. 438.
  50. "The Province was absolutely defenceless without soldiers, arms, powder, ball or provisions, and it was impossible to paint the scandalous conditions of the defences." En Francis, Alan David. Portugal 1715-1808, Tamesis Books Limited, London, 1985, pág.150.
  51. Dumouriez, Charles. [An Account of Portugal, as it Appeared in 1766 to Dumouriez], Lausanne (1775), & London (1797), pág. 249.
  52. Francis, Alan David, Portugal 1715-1808, 1985, pág. 150.
  53. "La falta de abastecimientos se desaceleró y luego los distrae. Que deseen ganar sobre el sentimiento popular, Sarriá en un primer momento pagó el doble portuguesa de disposiciones. Había asumido erróneamente que Portugal podría proporcionar todo lo que se requiere, permitiendo de este modo la guerra para alimentar la guerra. Cuando los suministros necesarios no se materializaron que exigió contribuciones forzadas desde el campo, y esto, junto con un odio natural de los españoles, provocó un levantamiento general campesino ... " En Speelman, Patrick & Danley, Mark. The Seven Year’s War: Global Views, 2012, pág. 439.
  54. "Ambas partes se basaron en gran medida en las tropas extranjeras y en los oficiales, aunque la oposición popular portuguesa a los españoles resultó decisiva en algunos lugares, especialmente en el Norte." En Maxwell, Kenneth –Pombal, Paradox of the Enlightenment, Cambridge University Press, Cambridge, 1995, pág. 113.
  55. Martin, Benjamin Miscellaneous Correspondence, vol. IV, London, 1764, pág. 904.
  56. a b Cf. Dumouriez, Charles François,[An Account of Portugal, as it Appeared in 1766 to Dumouriez], Lausanne (1775), & London (1797), pág. 18.
  57. Lafuente, Modesto, Historia General de España, tomo XX, IIIa parte, 8° libro, Madrid, 1858, pág. 55.
  58. Monteiro, Nuno Gonçalo, D. José: na sombra de Pombal, Temas e Debates, 2008, pág. 198.
  59. a b "Spain now controlled the entire province of Tras-os Montes... the way to Oporto lay open and a general alarm engulfed Portugal... the Governor of Oporto... received orders to retreat towards Lisbon if the Spanish advanced... English merchants there began to evacuate. [...] All that was left to the Spanish was to cross the Douro River... Charles O’Hara led a rag-tag peasant band of 1,500 angry peasants, most of who wielded implements, and repulsed the 5,000-strong Spanish force. This action upset the Spanish plan to cross the Douro... similar partisan activity repulsed a Spanish advance on Almeida on 25 May. The rest of the Portuguese population simply deserted their villages and fled to the mountains.... the Spanish thrust had been parried. Sarria’s offensive grounded to a halt. 'Small war' had trumped the big battalions." En Speelman, Patrick & Danley, Mark, The Seven Year’s War: Global Views, 2012, pág. 439.
  60. The British Chronologift: "Battle, at the river Douro, when the Portuguese defeated the Spaniards, May 25, 1762". London, 1789, Index to vol.III (1748-1762), pág. 482.
  61. Green, William, Chronological History of the Reign of George the Third, London, 1826, page 10: "The French and Spaniards enter Portugal; reinforcements sent to assist the Portuguese. May 25. The Portuguese beat the Spaniards on the River Douro."
  62. a b c "The French officer, Dumouriez, who visited Portugal in 1766 with the express object of studying the campaign and the reasons for Spanish failure..." In Journal of the Society for Army Historical research, vol. 59, London, 1981, pág. 25.
  63. Dumouriez, Charles, [An Account of Portugal, as it Appeared in 1766 to Dumouriez], Lausanne (1775), & London (1797), cap. III, págs. 18-19.
  64. Dumouriez, Charles, [An Account of Portugal, as it Appeared in 1766 to Dumouriez], Lausanne (1775), & London (1797), cap. VIII, pág. 249.
  65. "[Province of] Beira. Almeida, June 12, ...the Enemy [Spaniards], to the number of eight thousand has entered the frontier... several parties have rallied forth from the camp, and had pillaged the villages upon that frontier, and had not even spared the churches; but that these parties had been driven back by the Portuguese militia, who had killed and taken prisoners upwards of two hundred Spaniards;" en Martin, Benjamin, Miscellaneous Correspondence, vol. IV, London, 1764, pág. 904.
  66. "Extract of a letter from Lisbon, May 29. [...] at Almeida, which is a place of some strength, having six regular bastions, and three half moons besides a well-built fort with four bastions; they have received a check, and in their attempt to take it by a coup the main, have lost, it is said, 600 men." Published in The London Chronicle for The Year 1762, Vol. XII (from June 30 to December 31), number 86 (from June 29 to July 1), pág. 6.
  67. "There are letters by the... man of war arrived at Plymouth from Oporto, dated the 11th of June [1762] , which say, that 4 000 regulars and 6 000 of the militia, were arrived at that place... the Spaniards hearing of their arrival at Oporto, and that the Portuguese expected every hour to receive a reinforcement of horse and foot, have declining penetrating any further into that part of the country; [...] Other letters say, that 14,000 Portuguese, 7,000 of them regulars... were marched beyond Oporto, and had blocked up all the defiles and passes leading to Spain; so that the Spaniards must either starve or retire. It is added, that the later are already in great want of provisions, and that vast numbers desert daily to the Portuguese troops at Oporto". In The London Chronicler, or Universal evening Post (for the year of 1762), vol. XII, nr. 86 (from Tuesday, June 29, to Thursday, July 1, 1762), London, pág. 6.
  68. In The London Chronicler, 1762, (from 29 June to 1 July).
  69. "The Spanish failure in 1762 to exploit their early successes by a march to capture Oporto , the major town in Northern Portugal, proved operationally decisive." En Black, Jeremy, European Warfare in a Global Context, 1660-1815, Routledge, 2007, pág. 41.
  70. Dumouriez, Charles, [An Account of Portugal, as it Appeared in 1766 to Dumouriez], Lausanne (1775), & London (1797), capítulo 3, pág. 20.
  71. Serrão, Joaquim Veríssimo, História de Portugal: O Despotismo Iluminado (1750-1807), vol. VI da História de Portugal, Editorial Verbo, 1977, pág. 61.
  72. Serrão, Joaquim Veríssimo, História de Portugal: O Despotismo Iluminado (1750-1807), vol. VI da História de Portugal, Editorial verbo, 1977, pág. 61.
  73. Ponce, José Luis Terrón,La Casaca y la Toga: Luces y sombras de la reforma militar en el reinado de Carlos III, Institut Menorquí d'Estudis, Mahón, 2011, Chapter 2: La campaña de Portugal en 1762, págs. 11-21
  74. a b "This province [of Trás-os Montes] is not worth an attack in a war between Spain and Portugal; it is even dangerous for the Spaniards to penetrate into it, as they found to their cost in the late war; 40,000 men advanced to Chaves, Bragança and Miranda... and about a fourth of their number died there..." En Dumouriez, Charles, [An Account of Portugal, as it Appeared in 1766 to Dumouriez], Lausanne (1775), & London (1797), pág. 20.
  75. "...it was found that the Marquis of Marialva and the Field-Marshals Count of Angeja, Count of Arcos and José Leite de Sousa were approaching Lamego with 7 regiments, British forces and militias. If this force entered Trás-os Montes, it could divide the two wings of the Spanish army – that trying to reach Oporto through the mountains, and that trying to reach the left bank of the Douro – which was a huge risk." in Barrento, António, Guerra Fantástica, Portugal, o Conde de Lippe e a Guerra dos Sete Anos, Tribuna, Lisboa, 2006, págs. 55-56.
  76. "In fact they made a very good effort; the Trás-os-Montes invasion was turned back" (pág. 150) ... On the South Bank [of the river Douro] O’Hara was at Lamego, where a considerable Portuguese regular force was mobilizing, and in the mountains near Vila Real the enemy were afraid of being cut off by the auxiliaries there and found it prudent to retire. (pág. 151)" en Francis, Alan Davis, Portugal 1715-1808, Tamesis Book Limited, London, 1985.
  77. "The English, by means of their officers, had so skilfully directed the rising and resistance of the brave inhabitants of the mountains of Trás-os-Montes, which had been occupied by the Marquis de Sarriá, that he was compelled to evacuate Braganza, Miranda, Chaves and Moncorvo at the very time at which Count William arrived." En Chlosser, Friedrich, History of the Eighteenth Century and of the Nineteenth Till the Overthrow of the French Empire (1843), Vol. IV, Chapman & Hall, London, 1845, págs. 252-53.
  78. " ...in the meanwhile, [[Nicolás de Carvajal, Marquis of Sarriá's army continued retreating From Torre de Moncorvo, Mogadouro, Mirandela and Braganza... hastily reaching Zamora on 3, 4 and 7 July, toward Ciudad Rodrigo." En Academia Portuguesa da História- Anais, 1986, pág. 396.
  79. Masséna's Aide-de-camp (1810), citado en Pecchio, Giuseppe, Lettres Historiques et Politiques sur le Portugal, 1830, pág. 303.
  80. "As the first stores arrived at the end of April, and the first [British] troops a few days later, the Portuguese had to stave off the first Spanish invasion on their own, except that they had two British officers, charles O'Hara and the hon. John Crawford to help, advise and encourage them". En Journal of the Society for Army Historical Research, vol. 59, London, 1981, pág. 25.
  81. "In April, because the war with Portugal was going badly for the Spanish troops, he [el Conde de Aranda] was ordered to return to Spain..." en María-Dolores Albiac Blanco, El Conde de Aranda: los Laberintos del Poder, Caja de Ahorros de la Inmaculada de Aragón, 1998, pág. 67.
  82. Alonso, José Ramón, Historia Política del Ejército Español, Editora Nacional, 1974, pág. 49.
  83. The Gentleman's and London Magazine: Or Monthly Chronologer, 1741-1794, 1762, pág. 483.
  84. "El conde de Lippe, fue colocado al frente de las fuerzas anglo-portuguesas, fue uno de los mejores soldados de su época, y el portugués proporcionó una buena materia prima, aunque miserablemente equipada y con oficiales. Sin embargo, el cuerpo heterogéneo de ingleses, alemanes, portugueses y escogidos bajo el conde de Lippe hizo una muy buena pelea de ella, y Burgoyne, ahora a cargo de una fuerza de caballería de 3.000 soldados, mayormente portugueses, se destacó", en Cook, John D. & others, The Saturday Review of Politics, Literature, Science and Art, Vol. 41, John W. Parker and Son, 1876, pág. 369.
  85. "... he was a man born to command, of eccentric character but highly educated, and one of the most renowned engineer officers: he soon established an order and discipline amongst the Portuguese troops, which gave them the ability to contend successfully with the Spaniards in this campaign, and which entitles him to distinction in all military annals. The Citadel of Elvas still perpetuates his name to Portuguese gratitude, Fort Lippe...", en Cust, Edward, Annals of the Wars of the Eighteen Century, Vol. III (1760-1783), London, 1858, pág.74.
  86. "As Commander-in-Chief of the effete Portuguese army... he had repelled , in the brilliant peninsular campaigns of 1761-3, superior Franco-Spanish Forces." En Prothero, George Walter, The Quarterly Review, vol. 221, John Murray, 1914, pág. 394.
  87. "The [Anglo-Portuguese] allies won by adroit marches and counter-marches, so that although... the enemy, by superior numbers, could possibly have won, they were always confronted by defenders in a good position and never dared to risk an all-out attack. A Campaign won without the major casualties of battle [for the Anglo-Portuguese]". En Journal of the Society for Army Historical research, vol. 59, London, 1981, pág. 25.
  88. "... The movements of the Anglo-Portuguese troops forced the Spanish army of General Aranda to withdraw." En Mendes, J. Caria, John Hunter in Portugal, 1963, pág. 61 (originalmente publicado en Semana Médica, n. 91, 22 de enero de 1961).
  89. Azevedo, J. Lúcio de, O Marquês de Pombal e a sua época, 2nd edition, Annuário do Brasil, Rio de Janeiro, pág. 239.
  90. "In 1762 he was chosen to command the united English and Portuguese army in a victorious war against the Spanish". En Radant, Friedhelm, From Baroque to Storm and Stress, 1720-1775, Vol. IV de Literary History of Germany, Croom Helm, 1977, pág. 137.
  91. Philippson, Martin, The Age of Frederick the great, vol. 15, Lea Brothers & Company, 1905, pág. 103.
  92. "The Bourbons... planned the invasion in three divisions: the first, in the north of Portugal, between the Minho and the Douro; the second, in the middle, between the Douro and the Tagus; and the third, to the south of the Tagus, to co-operate on that side with the middle corps in its attempt upon Lisbon. The northern division... commenced hostilities; entered the Portuguese province of Trás-os-Montes and..." en Bisset, Robert, The History of the Reign of George III, Vol. I, Philadelphia, 1822, pág. 188.
  93. "... this action disrupted the concentration of the third Spanish column that was to launch itself from Valencia into the Alemtejo, and therefore stalled the threat of a general engagement that Lippe so feared." En Speelman, Patrick & Danley, Mark, The Seven Year’s War: Global Views, 2012, pág. 447.
  94. Journal of the Royal United Service Institution, Whitehall Yard, Vol. 63, W. Mitchell, United Kingdom, 1918, pág. 196.
  95. "...In testimony to the cruel reality were the devastated fields, by order of the government, to embarrass the invasion by hunger, and along roadsides, the bones of the Spaniards slaughtered by the rural people..." En Azevedo, J. Lúcio de, O Marquês de Pombal e a sua época, 2ª edición, Annuário do Brasil, Rio de Janeiro, pág. 241.
  96. "[The initial victorious situation] began to change rapidly... In Madrid, the news that the Spanish troops had entered Oporto was expected; but the news that arrived was the complete opposite of this, and assumed a radical change in the conduct of military operations in Portugal. O'Reilly, who had reached to Vila Real and continued his advance [Towards Oporto], was checked... by 5,000 Portuguese, organized by British officers, whereby Sarriá ordered the 'general retreat' [back into Spain]... with the intention of returning to the original plan of reaching Lisbon through Almeida [in Province of Beira]." En López, Emilio González, Bajo las luces de la Ilustración: Galicia en los reinados de Carlos III y Carlos IV, Ed. Del Castro, 1977, pág. 22, ISBN 9788485134229.
  97. "Esquilache himself went to Portugal to reorganize Aranda’s logistical support." En Stein, Stanley & Stein, Barbara, Apogee of Empire: Spain and New Spain in the Age of Charles III, 1759-1789, Johns Hopkins University Press, 2004, capítulo Imperilled Colonies and Spain’s Response.
  98. Letter XLIV, from a British captain: "Lisbon, 1779... Dear brother (pág. 409)...after comparing every thing, after visiting the frontiers of the two kingdoms, (as I have endeavoured to do with something of a critical eye) to me it appears that a successful invasion of Portugal from Spain, at least as circumstances at present stand, would be so exceedingly probable, or rather certain, that I find it very difficult to account for the miscarriage of their last attempt upon it in 1762 (page 415)... an army consisting of at least 30,000 men, with 10 or 12,000 French auxiliaries, and a large park of artillery...collected at a great expense from Catalonia and the farthest parts of the Kingdom... establishing large magazines in different parts of the frontiers... it is astonishing that with such a shadow of an army to oppose them (pág. 416)...", en Costigan, Arthur W., Sketches of Society and Manners in Portugal, vol. II, London, 1787, págs. 409-416.
  99. «Sir Charles Grey to Shelburne», citado en Nelson, Paul David, Sir Charles Grey, First Earl Grey, Royal Soldier, family Patriarch, Associated University Presses, USA, 1996, pág. 26.
  100. "Spanish successes in overruning poorly defended Portuguese fortresses led to urgent Portuguese requests for British troops, and these helped to turn the side." Cambridge illustrated Atlas, Warfare: Renaissance to Revolution, 1492-1792, vol. II, 1996, pág. 127.
  101. "Almeida, a key frontier town whose possession could open up the route to Lisbon, was in chaos. Its fortifications were second rate and its inhabitants terrified of Spanish aggression." En Speelman, Patrick & Danley, Mark, The Seven Year’s War: Global Views, 2012, pág. 437.
  102. Francis, Alan David,Portugal 1715-1808, 1985, pág. 150.
  103. "The garrison had... almost 3,000 men; but consisted of new recruits, and much of it deserted in the beginning of the siege, due to carelessness or connivance of the governor." En Lippe, Count of, Mémoire de la Campagne de Portugal de 1762, 1770, pág. 6.
  104. El enorme índice de deserción está abundantemente documentado por el testimonio de varios oficiales durante el cosejo de guerra del 25 de agosto (el día del rendimiento); Manuel Rebelo de Sousa: "Given the great consternation in this fortress... and the fact that the garrison is small and of poor quality because of much desertion, I am in favor of surrender..." Or Domingos de Frias de São Payo: "The garrison [is] so tiny of infantry troops and auxiliary... because most of them left the garrison and defected...", en Costa, Fernando Dores, Nova História Militar de Portugal, Círculo de Leitores, Vol. II, coordinador: António Hespanha, 2004, pág. 339.
  105. "Two regular infantry and three militia regiments defended the place against 24,000 Spanish and 8,000 French...", en Speelman, Patrick & Danley, Mark, The Seven Year’s War: Global Views, 2012, pág. 446.
  106. "Aranda... attacked Almeida, and after a siege of nine days, forced the garrison of fifteen hundred men to surrender." En Coxe, William, España Bajo el Reinado de la Casa de Borbón, Tomo IV, Establecimiento Tipográfico, Madrid, 1847, pág. 122.
  107. James, George, Lives of the most eminent foreign statesmen, vol. V, 1838, pág. 135.
  108. "Although this war was undertaken entirely in the national interests, nay, in defence of the very existence of Portugal, it was viewed with disfavour by an influential if not a large portion of the population... Colonel Anderson, belonging to the British contingent, and serving on the staff of the Count of Santiago, writes to Burgoyne: -'you may depend upon receiving the best of intelligence of the enemy’s motions; but hitherto the Conde de Santiago has found it very difficult to get good intelligence. It’s odd, you’ll say, when every peasant might reasonably be supposed to be a spy for him. These do not look on the Spaniards as their enemy; they think their cause the cause of the Jesuits and the cause of God. The people of condition, the Excellencies and the hidalgos have so insuperable a hatred to the minister, as to sacrifice their king, their country, and even their honour, to feed it. I have, however, the happiness here to be under as honest a man as ever lived [Portuguese commander Count of Santiago], with as good a heart as it is possible to imagine.'" En Edward Barrington de Fonblanque, Political and military episodes in the latter half of the nineteenth century, Macmillan and Co., London, 1876, págs. 36-37.
  109. Foy, Maximilien, History of the War in the Peninsula, Under Napoleon, vol. I, London, 1827, pág. 255: “It was nevertheless that indocile host of ordinances rather than the secrets of strategy, which in 1762 paralyzed the Count d'Aranda's Spaniards, and the Prince of Beauvau's Frenchmen. The most skilful general will not long maintain himself in mountains, where the inexhaustible energy of an armed population is interposed between the acting army and its base of operations”.
  110. En Azevedo, J. Lúcio de, O Marquês de Pombal e a sua época, 2ª edición, Annuário do Brasil, Rio de Janeiro, pág. 241.
  111. Francis, Alan David, Portugal 1715-1808, 1985, pág. 150.
  112. Godoy, Manuel, Memorias, Emilio La Parra López, Elisabel Larriba (editores), Publicaciones Universidad de Alicante, 2008, pág. 756.
  113. "These peasants they [los españoles] hanged and shot whenever they fell into their hands; and their incensed comrades committed, in return, the most merciless barbarities on their prisoners". En Cassel, John; Smith, John & Howitt, William, John Cassel’s Illustrated History of England, vol. 5, London, 1861, pág. 17.
  114. Academia Portuguesa da História, Anais, 1986, pág. 401.
  115. "To Burgoyne, who had embarked for the Tagus with his light horse, early in May, and who now held the local rank of Brigadier-General, the organization of his brigade of 3,000 men, of whom nearly two-thirds were Portuguese, must, in spite of his love of soldiering, have been an irksome task [...]", en Political and military episodes in the latter half of the nineteenth century, Macmillan and Co., London, 1876, pág. 35.
  116. "...mainly owing to the brilliant services of Brigadier-General Burgoyne, the Spaniards were defeated at Valencia de Alcántara and Vila Velha, and peace was made on 10th February 1763." En Encyclopaedia Britannica: A-ZYM (William Smith, Day Kellogg, Thomas Baynes), vol. XIX, 1903, pág. 550.
  117. "... Burgoyne’s successful leadership brought the Portuguese campaign to a victorious end by the time the Autumnal rains commenced in November 1762. The Seven Year’s War was virtually over." In Hargrove, Richard, General John Burgoyne, University of Delaware Press, 1983, pág. 38.
  118. Jeudwine, John, Religion, commerce, liberty: a record of a time of storm and change, 1683-1793, Longmans, Green, 1925, pág. 160.
  119. "Outnumbered, he planned to attack where opportunities arouse and to harass the Spanish on the flanks and rear, while avoiding a general engagement against superior forces." En Speelman, Patrick & Danley, Mark, The Seven Year’s War: Global Views, 2012, pág. 446.
  120. a b See Lippe, Mémoire de la Campagne de Portugal de 1762, 1770, págs. 25-28.
  121. Lippe – Mémoire de la Campagne de Portugal de 1762. 1770, pages 44-45.
  122. "...Portugal concentrated 15,000 men [the complete Allied army consisted of 7,000 to 8,000 Portuguese plus 7,104 British] at the city of Abrantes and effectively barred the Spanish thrust. Then... the Spaniards' supply system failed, causing the troops to go hungry." En Santiago, Mark, The Red Captain: The Life of Hugo O'Conor, Commandant Inspector of the Interior Provinces of New Spain, Arizona historical Society, 1994, pág. 14.
  123. Carta del comando aliado anglo-portugués (el Earl de Loudoun) al Earl de Egremont, Mação, 9 de octubre de 1762: "As soon as the enemy perceived our intention of drawing back, they pushed a corps over the river Alvito, to harass our rearguard, which was composed of the four English regiments, six companies of Portuguese grenadiers, a few of our light dragoons, and a regiment of Portuguese cavalry, with the four British field-pieces... but upon my ordering one of the guns to be brought up, which Major M. Bean conducted so effectually that hardly any shot was fired that did not take place among the enemy, they thought proper to retire... the country-people report, that they have buried 40 of the enemy. I can not omit mentioning to your Lordship that the Portuguese grenadiers showed upon this occasion, not only a very good countenance, but the utmost readiness and alertness in forming upon all the different occasions where it was necessary." En Boswell, James, The Scots Magazine, vol. XXIV, Edinburgh, 1762, pág. 551.
  124. "The attack was led by Lt. col. Charles Lee of the Dragoons of whom some, perhaps the majority, were Portuguese." En Francis, Alan David, Portugal 1715-1808, Tamesis Books Limited, London, 1985, pág. 158.
  125. "Abrantes: In 1762, the Spaniards were defeated there by the Portuguese." In Encyclopédie du dix-neuvième siècle, vol I, Paris, 1858, pág. 106.
  126. Lippe, Mémoire de la Campagne de Portugal de 1762. 1770, pages 46- 47.
  127. Charles Oman, A History of the Peninsular War, vol III, Clarendon Press, 1908, pág. 183, pág. 184 and pág. 185.
  128. "Lippe had directed the Count St. João to drive the country during his retreat to the Lower Beira, and every thing that could not been carried off was destroyed: so that the enemy now found himself in a desert, without being able to procure either provisions, care, or peasants to assist them; the inhabitants had abandoned their villages, and carried off every thing.", en The Royal Military Chronicle, vol. V, London, 1812, págs. 50-51.
  129. "Lower Beira could not provide for the enemy neither food, nor chariots nor peasants to build roads: the Count of Santiago had been ordered [...] to make disappear from this province everything that could be eaten or used as road; but what mainly contributed to the scarcity in the province was the cruel procedure of the enemy against the inhabitants, many of whom were killed, and their villages were looted and torched in revenge for the deaths caused by the peasants [...] thus, many inhabitants in order to escape the atrocities of the enemy, had left their homes, taking with them their cattle, food and whatever they could carry.", en Conde de Lippe Mémoire de la Campagne de Portugal de 1762, 1770, págs. 39-41.
  130. "Lippe executed forty years before Lord Wellington, a similar manoeuvre to that in which the distinct English General took shelter behind the Lines of Torres Vedras, thereby opposing an invincible barrier to the army of Massena. Count of Aranda found himself in the same position as Marshal Prince d'Essling, or perhaps in an even more critical situation. In fact, as the Napoleon’s general, Aranda was forced to retreat or starve in Beira.", En Chagas, Pinheiro, História de Portugal, vol. VII, Lisboa, 1902, págs. 46-47.
  131. "The second zone [Lower Beira] is the one that leads most directly to the peninsula of Lisbon; but it is also the most difficult. Those travelling for the first time in the Beira railway line before reaching the Tagus, are impressed by the great picture of a cordillera rising steeply like a great wall [...]. It is a formidable defensive position against which the two Spanish invasions of 1704 and 1762 were checked. During the first one, the Duke of Berwick quickly gave up forcing it. In the second, Conde de Aranda managed to penetrate the mountains, but was quickly forced to retreat. What the Portuguese should want most is to see 'the Spaniards start the war through this province'." En Sardinha, António, A Questão Ibérica, Almeida, Miranda & Sousa, 1916, pág. 274.
  132. "He [Lippe] succeeded in organizing the Portuguese troops and preparing means of defence so effectually that, when the Count d'Aranda arrived with the Spanish army upon the Tagus, he found, as was the case in our day, that the hilly country north of Lisbon was not to be forced even by a superior enemy." En Crowe Eyre Evans, The History of France, vol. IV, 1866, pág. 286.
  133. Un estudio sobre algunas de estas construcciones defensivas puede verse en Monteiro, Mário; Pereira, André, O Forte das Batarias Sobre a Ribeira do Alvito, AÇAFA On Line, n° 1, 2008, Associação de Estudos do Alto Tejo.
  134. "Immobilized by supply shortages, unable to secure their lines of communication, and suffering disastrously high rates of desertion, the Bourbon armies withdrew, in early November, to bases across the Spanish border." En Anderson, Fred, Crucible of War: The Seven Years` War and the Fate of Empire in British North America, 1754-1766, USA, 2001, pág. 497.
  135. Aspinall, Arthur, The Correspondence of George, Prince of Wales, 1770-1812, Oxford University Press, 1971, pág. 12.
  136. Weller, Jac; Uffindell, Andrew, On Wellington: the Duke and his art of War, Greenhill Books, 1998, pág. 99.
  137. Conde de Schaumburg-Lippe, Mémoire de la Campagne de Portugal de 1762, 1770, pág. 47.
  138. Conde de Schaumburg-Lippe, Mémoire de la Campagne de Portugal de 1762, 1770, pág. 48.
  139. Cf. Conde de Schaumburg-Lippe, Mémoire de la Campagne de Portugal de 1762. 1770, págs. 41-43.
  140. Cf. The Royal Military Chronicle, vol. V, London, 1812, pág. 51.
  141. "Lippe... withdraws to Abrantes, which was strengthened to preclude the passage of the Aranda’s army [toward Lisbon], while at the same time, orders General Townshend [...] to cut off the retreat of the enemy army by occupying Penamacor and Monsanto [...] threatened with destruction as Count of Lippe moves its forces [...] Aranda retreats to Castelo Branco [...] the lower Beira is released, while Aranda, systematically harassed and threatened in the rear, eventually withdraws [back into Spain]". En Lousada, Abílio, Exército, jornal do, n° 598 (August – September, 2010), Peres-Soctip Indústrias Gráficas SA, suplemento "Schaumburg-Lippe e a Guerra Fantástica", pág. 153. ISSN 0871-8598.
  142. "And Aranda... ingloriously withdrew his discouraged and diminished army...", en Ward, Sir Adolphus & others, The Cambridge Modern History, vol. 6, 1909, pág. 369.
  143. "the Bourbon army began withdrawing back into Spain via Valencia, even though rearguard detachments harassed the advancing allied units." En Speelman, Patrick & Danley, Mark, The Seven Year’s War: Global Views, 2012, pág. 452.
  144. Cf. Speelman, Patrick & Danley, Mark, The Seven Year’s War: Global Views, 2012, pág. 448
  145. "The frontier filled with Spanish deserters eager to be captured ...", en Speelman, Patrick & Danley, Mark, The Seven Year’s War: Global Views, 2012, pág. 452.
  146. Speelman, Patrick & Danley, Mark: "Captain John Fenton of the Buffs led a detachment that overtook the Spanish rearguard... and seized control of the Portuguese border town of Salvaterra." En The Seven Year’s War: Global Views, 2012, pág. 448.
  147. "The Spanish forcibly seized supplies from villages and torched those who offered resistance." En Speelman, Patrick & Danley, Mark, The Seven Year’s War: Global Views, 2012, pág. 452.
  148. "In the campaign of 1704 [...] the combined forces of France and Spain were palsied in the midst of their success by topographical obstacles and the want of provisions. In 1762, on the same ground, the same obstacles stopped the Spanish army under the orders of Count d'Aranda, and the auxiliary corps, commanded by the Prince de Beauvau, and compelled them to retreat before troops inferior both in quality and numbers." En Foy, Maximilien Sébastian, History of the War in the Peninsula, under Napoleon, Vol. II, London, 1827, pág. 21.
  149. Cf. Arenas, Mar García, Los Proyectos del General Dumouriez sobre la Invasión de Portugal en El Equilibrio de los Imperios: de Utrecht a Trafalgar, Actas de la VIII Reunión Científica de la Fundación Española de Historia Moderna (Madrid, 2-4 de junio de 2004), vol. II, Fundación Española de Historia Moderna, 2005, pág. 544.
  150. His report on Portugal earned Dumouriez the rank of colonel in the French army (1772), a reward of 18,000 francs (1768), the rank of Aide-Maréchal-Général of the French invading army sent to Corsica (1768) and he received the personal thanks of French foreign minister, Choiseul, in a public audience (1768). He was also rewarded with the rank of lieutenant-colonel of a Spanish corps (called the "foreign legion") by Charles III of Spain (which he rejected). Later, his military information about Portugal would be used by Junot (first Napoleonic invasion of Portugal, 1807) and Soult (Second Napoleonic invasion of Portugal, 1809). Cf. Feller, François-Xavier, Dictionnaire Historique, vol. VI, Paris, 1827, pág. 169; Cf. también Arenas, Mar García, Los Proyectos del General Dumouriez Sobre la Invasión de Portugal en El Equilibrio de los Imperios: de Utrecht a Trafalgar, Actas de la VIII Reunión Científica de la Fundación Española de Historia Moderna (Madrid, 2-4 de junio de 2004), vol. II, Fundación Española de Historia Moderna, 2005, pág. 550.
  151. Dumouriez, Charles, [An Account of Portugal, as it Appeared in 1766 to Dumouriez], Lausanne (1775), & London (1797), cap. 5, págs. 134-135.
  152. a b Sales, Ernesto Augusto, O Conde de Lippe em Portugal, Vol. 2, Publicações de Comissão de História Militar, Minerva, 1936, pág. 29.
  153. Carta a Townsend, Alpedrinha, 24 de octubre de 1762, citado por Speelman, Patrick & Danley, Mark, The Seven Year’s War: Global Views, 2012, pág. 448.
  154. Lippe, Mémoire de la Campagne de Portugal de 1762, 1770, págs. 47 y 48.
  155. Lippe, Mémoire de la Campagne de Portugal de 1762], 1770, pág. 53
  156. Eduard Hay reporting to the Earl of Egremont. Cf. C. R. Boxer en Descriptive List of the State Papers Portugal, 1661-1780, in the Public Record Office, London: 1724-1765, Vol II, Lisbon, Academia das Ciências de Lisboa, with the collaboration of the British Academy and the P.R.O., 1979, pág. 415. Cf. también Costa, Fernando Dores, Nova História Militar de Portugal, Círculo de Leitores, Vol. II, Coord.: António Hespanha, 2004, pág. 358, nota 280.
  157. Henry, Isabelle, Dumouriez: Général de la Révolution (1739-1823), L'Harmattan, Paris, 2002, pág. 87.
  158. O'Callaghan, Edmund Bailey, Orderly Book of Lieut. Gen. Burgoyne, New York, 1860, Introduction, pág. XVII.
  159. "Altogether, it was possible to collect an army of 40,000 men (pág. 11) With the army, by then reduced to 20,000 men [...] completely devoid of food, [Aranda] could do little (pág. 14)." En Ponce, La Casaca y la Toga: Luces y sombras de la reforma militar en el reinado de Carlos III, Institut Menorquí d'Estudis, Mahón, 2011, cap. 2: La campaña de Portugal en 1762, págs. 11-21
  160. "Spain ordered 40,000 men to march into Portugal (pág. 247) The Spanish forces, when they arrived at the frontier, were reduced to 25,000 men. [...] This war, which might have crushed Portugal, gave it a degree of vigour and elasticity [...] and produced a military spirit (pág. 254)", en Dumouriez, Charles, An Account of Portugal, as it Appeared in 1766 to Dumouriez, Lausanne (1775) & London (1797).
  161. Dumouriez, Charles, [An Account of Portugal, as it Appeared in 1766 to Dumouriez], Lausanne (1775), & London (1797), pág. 247.
  162. Dumouriez, Charles, [An Account of Portugal, as it Appeared in 1766 to Dumouriez], Lausanne (1775), & London (1797), pág. 254.
  163. Arenas, Mar García. Los Proyectos del General Dumouriez Sobre la Invasión de Portugal en El Equilibrio de los Imperios: de Utrecht a Trafalgar, Actas de la VIII Reunión Científica de la Fundación Española de Historia Moderna (Madrid, 2-4 de Junio de 2004), vol. II, Fundación Española de Historia Moderna, 2005, pág. 541.
  164. Arenas, Mar García, Los Proyectos del General Dumouriez sobre la Invasión de Portugal en El Equilibrio de los Imperios: de Utrecht a Trafalgar, Actas de la VIII Reunión Científica de la Fundación Española de Historia Moderna (Madrid, 2-4 de junio de 2004), volumen II, 2005, pág. 548 (ver también pág. 541).
  165. Aquí están las referencias omitidas (que señalan que la guerrilla portuguesa estaba devastando al ejército español): "El paisanaje también forma una milicia..., que sirve sin paga alguna, pero que lucha con gran furia y que es formidable por su forma de luchar frente a los españoles; en cuanto a la ignorancia de sus generales, el desconocimiento de ellos de sus oficiales, y el deseo de disciplina en los propios soldados, pues los últimos están expuestos a emboscadas, asesinatos y ataques repentinos." En An Account of Portugal, as it Appeared in 1766 to Dumouriez, Lausanne (1775), & London (1797), pág. 109; y García Arenas (2004), págs. 41, 73 y 74.
  166. Moon, Joshua, Wellington’s Two- Front War: The Peninsular Campaigns, at Home and Abroad, 1808-1814, University of Oklahoma Press, USA, 2012, pág. 73.
  167. Cf. Herold, J. Christopher, The Age of Napoleon, Mariner books, 2002, pág. 226.
  168. Charles J. Esdaile, The Peninsular War: a New History, Penguin Books, London, 2003, capítulo 12.
  169. Ver el The Annual Register, Burke, Edmund, London, 1784 (General Index): "Castel Branco, defeat of the Spaniards in the Territory of,"
  170. "With the joy of victory, the fugitives [inhabitants] scattered over the fields were able to return home, and, after the withdrawal of the foreign army, the village of Castelo-Branco was hit by plague, and a lot of people died.", citado en Academia Portuguesa da História, Anais, 1969, pág. 132.
  171. Gipson, Lawrence, The British Empire before the American Revolution: the great war for the Empire: the culmination, 1760-1763, vol. 8, Knopf, 1954, pág. 260.
  172. Prowse, D. W., A History of Newfoundland: from the English, Colonial and Foreign Records, Heritage Books Inc., 2007, pág. 311.
  173. Úrdañez, José Luis Gómez, Víctimas Ilustradas del Despotismo. El Conde de Superonda, Culpable y Reo, ante el Conde de Aranda, Universidad de la Rioja, 2009, pág. 8 (parte del proyecto de investigación El Imperio Español, desde la Decadencia a la España Discreta..., HAR 2009-13824).
  174. "... para mediados de 1762, [Lippe] había devuelto a los portugueses el territorio de los invasores españoles, quienes solo conservaron dos fortalezas fronterizas, y prontamente celebraron el triunfo de alcanzar un tratado de paz de un modo tan honorable para Portugal, como la Paz de Hubertusburgo fue para Federico el Grande." En Medina, Eduardo de, Revista europea, Vol. 11, Madrid, 1878, pág. 280.
  175. "In the opening of the campaign, success attended the arms of the invaders: they took Miranda, Braganza, and Almeida. Here their triumphs ceased. [...] Lippe arrived from Germany, and assumed the command. In his operations he was well assisted by General Burgoyne, and they had soon the glory of freeing the Portuguese soil from the Bourbon army." En Dunham, Samuel A., "The History of Spain and Portugal", vol. 5, London, 1832, "págs. 258-59".
  176. "... The Spaniards who had passed the mountains in three divisions [North, centre and South of Portugal] ...after having taken many places, now imagined that they would soon become masters of the whole kingdom, found themselves under the necessity of abandoning their conquests, and of evacuating Portugal." En Beaumont, Alexander, "The History of Spain", London, 1809, pág. 458
  177. "... The Portuguese, with the aid of their allies, had driven the Spaniards out of their country." In "Collections of the New York Historical Society: The John watts De Peyster publication fund series, vol. 7", The Society, 1875, pág. 213.
  178. a b En Speelman, Patrick & Danley, Mark, The Seven Year’s War: Global Views, 2012, pág. 457.
  179. Pérez Galdós, Benito, Guerra de la Independencia, vol I, Algaba, Madrid, 2008, págs. 427-428.

BibliografíaEditar

Artículos

Libros

Enlaces externosEditar