Abrir menú principal
No confundir con Extrema izquierda

Izquierda radical (radical left en inglés) es un término empleado para designar a movimientos políticos situados a la izquierda en el espectro político. Conceptualizando a la izquierda radical como una familia de partidos propiamente dicha,[1]​ Luke March y Cas Mudde, marcan una diferenciación no siempre empleada entre «radicalismo» y «extremismo», el primero haría referencia al sentido de una orientación hacia el cambio sistémico o de raíz del sistema político, en contraste con el segundo que se mostraría contrario a los valores democráticos.[2][3]​ En esta conceptualización se definiría a la izquierda radical como «izquierda» por su internacionalismo y por la apuesta por la justicia social poniendo a la adquisición de derechos colectivos y económicos en el centro de su propuesta, y como «radical» por su rechazo de raíz a las estructuras socioeconómicas propias del capitalismo contemporáneo.[1]​ El rechazo a estas estructuras sería lo que les distinguiría de los partidos del centro izquierda y la izquierda convencional.[4]​ La dicotomía radicalismo-extremismo, que marcaría una diferencia clara entre partidos de izquierda radical y partidos de extrema izquierda, es análoga a la diferencia entre «minimalistas» y «maximalistas» de Bale y Dunphy.[5]

Los partidos de izquierda radical aceptan la democracia y frecuentemente incorporan propuestas de democracia directa, a nivel local y de inclusión de colectivos marginalizados, en contraste con la aversión a la democracia liberal de la extrema izquierda, más tendente a denunciar cualquier tipo de acuerdo alcanzado con la «burguesía».[2]​ Críticos con la democracia liberal, aunque no con la democracia per se,[3]​ en vez de la revolución socialista, los objetivos de los partidos de izquierda radical, centrados en la consecución de metas pragmáticas a corto plazo, serían para Bale and Dunphy la conservación y profundización del estado del bienestar, de la protección de derechos laborales y la de la redistribución de la riqueza.[5]​ Así, según Dunphy, abogarían por un cambio sistémico y transformador rechazando las políticas económicas neoliberales.[6]

Tanto el radicalismo como el extremismo de izquierda son englobados por March como dos subtipos generales de ultraizquierda (far-left politics).[7]​ De acuerdo con March se podrían incluir dentro de la familia tanto a comunistas conservadores, comunistas reformistas, a partidarios del socialismo democrático, a socialistas-populistas y, con reservas, a socialpopulistas.[3]

ReferenciasEditar

  1. a b Charalambous, 2011, p. 303.
  2. a b March y Mudde, 2005, pp. 24-25.
  3. a b c Fagerholm, 2016, pp. 16-40.
  4. Lachat, 2017, p. 5.
  5. a b Katsourides, 2016, p. 5.
  6. Gómez, Morales y Ramiro, 2016, pp. 351-379.
  7. March, 2009, p. 126.

BibliografíaEditar