Jacob van Ruisdael

[1][2]

Jacob Isaacksz. van Ruisdael
Jacob Isaaksz. van Ruisdael 007.jpg
Orilla del río (1649)
Información personal
Nombre de nacimiento Jacob Izaaksoon van Ruysdael
Nombre en neerlandés Jacob van Ruisdael Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacimiento c. 1628
Haarlem, Países Bajos
Fallecimiento 14 de marzo de 1682
Haarlem, Países Bajos
Sepultura Grote Kerk Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad  Países Bajos
Lengua materna Neerlandés Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Padres Isaack van Ruisdael
Educación
Alumno de Salomon van Ruysdael Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Área Pintura
Alumnos Meindert Hobbema Ver y modificar los datos en Wikidata
Movimiento Barroco Ver y modificar los datos en Wikidata
Género Pintura del paisaje Ver y modificar los datos en Wikidata
Obras notables
Miembro de Gremio Haarlem de San Lucas Ver y modificar los datos en Wikidata
Firma Jacob van Ruisdael 1660s signature on Landschap met waterval.png

Jacob Izaacksz. van Ruysdael (o Ruysdaal) (Haarlem, c. 1628 - 1682) fue un pintor barroco neerlandés, especializado en la pintura de paisaje. Produjo también algunos grabados.

VidaEditar

Hijo de Isaack van Ruisdael, pintor y fabricante marcos, y sobrino de Salomon van Ruysdael, debió de formarse en el entorno familiar. El nombre Van Ruisdael está relacionado con un castillo, ahora perdido, en el pueblo de Blaricum. El pueblo fue el hogar del abuelo de Jacob, el fabricante de muebles Jacob de Goyer. Cuando De Goyer se mudó a Naarden, tres de sus hijos cambiaron su nombre a Van Ruysdael o Van Ruisdael, probablemente para indicar su origen. Dos de los hijos de De Goyer se convirtieron en pintores: el padre de Jacob, Isaack van Ruisdael y su conocido tío Salomon van Ruysdael. El propio Jacob siempre deletreaba su nombre con una "i", mientras que su primo, el hijo de Salomon, Jacob Salomonszoon van Ruysdael, también paisajista, deletreaba su nombre con una "y".[1]​ El primer biógrafo de Jacob, Arnold Houbraken, lo llamó Jakob Ruisdaal.[3]

 
Pintura de paisaje con castillo en segundo plano. Una vista del castillo de Bentheim (década de 1650) por Jacob van Ruisdael
 
Pintura de Nicolaes Berchem del mismo paisaje con castilloUna vista de Burg Bentheim (c. 1656) Nicolaas Berchem

No se sabe si la madre de Van Ruisdael fue la primera esposa de Isaack van Ruisdael, cuyo nombre se desconoce, o su segunda esposa, Maycken Cornelisdochter. Isaack y Maycken se casaron el 12 de noviembre de 1628.[4]

El maestro de Van Ruisdael también es desconocido.[1][5]​ A menudo se asume que Van Ruisdael estudió con su padre y su tío, pero no hay evidencia de esto. Parece haber sido fuertemente influenciado por otros paisajistas locales contemporáneos de Haarlem, sobre todo Cornelis Vroom y Allaert van Everdingen.[2]

La fecha más antigua que aparece en las pinturas y grabados de Van Ruisdael es 1646.[6]​ Dos años después de esta fecha fue admitido como miembro de la guilda de San Lucas de Haarlem.[4]​ En ese momento, las pinturas de paisajes eran tan populares como las pinturas de historia en los hogares holandeses, aunque en el momento del nacimiento de Van Ruisdael, las pinturas de historia aparecían con mucha más frecuencia. Este crecimiento en la popularidad de los paisajes continuó a lo largo de la carrera de Van Ruisdael.[7]

Alrededor de 1657, Van Ruisdael se mudó a Ámsterdam, para entonces una ciudad próspera que probablemente habría ofrecido un mercado mayor para su trabajo. Su compañero pintor de Haarlem, Allaert van Everdingen, ya se había mudado a Ámsterdam y había encontrado mercado allí. El 17 de junio de 1657 fue bautizado en Ankeveen, cerca de Naarden, como miembro de la Iglesia reformada neerlandesa.[8]​ Van Ruisdael vivió y trabajó en Ámsterdam durante el resto de su vida.[1]​ En 1668, su nombre aparece como testimonio del matrimonio de Meindert Hobbema, su único alumno registrado, pintor cuyas obras se han confundido a veces con las de Van Ruisdael. [1][4][9][6]

Para un paisajista, parece que Van Ruisdael viajó relativamente poco: a Blaricum, Egmond aan Zee y Rhenen en la década de 1640. En 1649 viajó a Rhenen, en la provincia de Utrecht, y una año después, en compañía de Nicolaes Berchem, marchó a Alemania donde los amigos visitaron el castillo de Bad Bentheim y el de Steinfurt en Westfalia, que inspiran algunas de sus obras posteriores.[10]​ Después, posiblemente con Hobbema, al otro lado de la frontera alemana de nuevo en 1661, a través de Veluwe, Deventer y Ootmarsum.[11]​ A pesar de los numerosos paisajes noruegos de Van Ruisdael, no hay constancia de que haya viajado a Escandinavia.[6]

Ruisdael falleció en Ámsterdam hacia el 10 de marzo de 1682 y fue enterrado en la iglesia de San Bavón de Haarlem el 14 de ese mes.[10]

Adriaen van de Velde, Philips Wouwerman, Johannes Lingelbach y el propio Nicolaes Berchem colaboraron con Ruisdael, pintándole las figuras de sus paisajes y se cree que pudo colaborar también con Thomas de Keyser, a quien habría pintado el paisaje de su monumental retrato de la familia del burgomaestre de Ámsterdam.[12]

ContextoEditar

 
Mar tormentoso con barcos de vela, hacia 1668, Museo Thyssen-Bornemisza.

Van Ruisdael y su arte no deben considerarse al margen del contexto de la increíble riqueza y los cambios significativos que se produjeron durante la Edad de Oro holandesa. En su estudio sobre el arte y la cultura holandeses del siglo XVII, Simon Schama señala que "nunca se puede dejar de enfatizar que el período entre 1550 y 1650, cuando se estaba estableciendo la identidad política de una nación holandesa independiente, fue también una época de gran dramatismo físico y alteración de su paisaje". La descripción de Van Ruisdael de la naturaleza y la tecnología holandesa emergente están envueltas en esto.[13]​ Christopher Joby sitúa a Van Ruisdael en el contexto religioso del calvinismo de la República Holandesa. Afirma que la pintura de paisajes se ajusta al requisito de Calvino de que solo lo que es visible puede representarse en el arte, y que las pinturas de paisajes como las de Van Ruisdael tienen un valor epistemológico que proporciona un apoyo adicional para su uso dentro de las iglesias reformadas.[14]

El historiador del arte Yuri Kuznetsov sitúa el arte de Van Ruisdael en el contexto de la guerra de independencia contra España. Los paisajistas holandeses "fueron llamados a hacer un retrato de su tierra natal, dos veces ganada por los holandeses, primero al mar y luego a los extranjeros".[5]​ Jonathan Israel, en su estudio de la República Holandesa, llama al período entre 1647 y 1672 la tercera fase del arte holandés de la Edad de Oro, en la que los comerciantes ricos querían pinturas grandes, opulentas y refinadas, y los líderes cívicos llenaron sus ayuntamientos con grandes pinturas que contenían mensajes republicanos.[15]

 
Jacob van Ruisdael - Cornelis de Graeff y su familia llegando al palacio de Soestdijk (ca.1660)

Además, los holandeses ordinarios de clase media comenzaron a comprar arte por primera vez, lo que generó una gran demanda de pinturas de todo tipo.[16]​ Esta demanda fue satisfecha por enormes gremios de pintores.[17]​ Los pintores maestros establecieron estudios para producir una gran cantidad de pinturas rápidamente. Bajo la dirección del maestro, los miembros del estudio se especializaban en partes de una pintura, como figuras en paisajes o vestimentas en retratos y pinturas históricas.[18]​ Los maestros a veces agregaban algunos toques para autenticar un trabajo realizado principalmente por los alumnos, para maximizar tanto la velocidad como el precio.[19]​ Numerosos marchantes de arte organizaron concursos en nombre de los patrocinadores, así como también compraron obras no encargadas para venderlas.[16]​ Los paisajistas no dependían de los encargos como la mayoría de los pintores[20]​ y, por lo tanto, podían pintar para tener en stock. En el caso de Van Ruisdael, no se sabe si tenía existencias para venderlas directamente a los clientes o vendía sus obras a través de distribuidores, o ambas cosas. [145] Los historiadores del arte solo conocen un encargo, una obra para el rico burgomaestre de Ámsterdam Cornelis de Graeff, pintada conjuntamente con Thomas de Keyser.[2]

ObrasEditar

Ruysdael fue muy prolífico, y a partir del siglo XVIII sus obras ganaron estimación y se dispersaron por museos y colecciones de media Europa; algunas se encuentran en el Louvre y en la National Gallery, Londres, así como en colecciones de La Haya, Ámsterdam, Berlín, y Dresde. En España la presencia de obras de Ruisdael hubo de ser casi nula hasta tiempos recientes; el Museo del Prado, heredero de la colección real, carece de ejemplos fiables de este artista. Por suerte, la fundación del Museo Thyssen-Bornemisza trajo consigo un relevante repertorio de pintura holandesa, incluyendo varios ejemplos de Ruisdael, y también hay un bello paisaje suyo en el Museo de Bellas Artes de Bilbao, adquirido en 1992.

Sus temas favoritos son simples escenas boscosas, parecidas a las de Everdingen y Hobbema. Destaca como pintor de árboles, y su representación del follaje, en particular de la edad de la hoja del roble, lo caracteriza con gran precisión. Sus vistas de ciudades a lo lejos, como la de Haarlem en posesión del marqués de Bute, y la de Katwijk en la Galería de la Corporación de Glasgow, indica claramente la influencia de Rembrandt.

A menudo pintó escenas de costa y marinas, pero sus mejores obras representan la soledad de los bosques. Los temas de algunas escenas de montaña parece que han sido tomadas de Noruega, y ello ha llevado a la suposición de que Ruysdael viajó a ese país. No hay, sin embargo, ninguna prueba que documente ese viaje, y las obras en cuestión pudieron ser meras adaptaciones de paisajes de Van Everdingen, cuyo estilo copió en una época. Sólo hay un tema arquitectónico en su pincel: un admirable interior de la Nueva Iglesia, Ámsterdam. El color que predomina en sus paisajes es un rico color verde, que, sin embargo, se ha oscurecido con el tiempo, mientras que un gris claro caracteriza sus piezas marinas. El arte de Ruysdael, mientras muestra poco del conocimiento científico de los paisajistas posteriores, es sensible y poético en su sentimiento, directo y hábil en su técnica. Las figuras apenas se introducen en sus composiciones, y las que lo hacen se cree que proceden de los pinceles de otros pintores como Adriaen van de Velde, Philips Wouwerman, Johannes Lingelbach y Nicolaes Berchem.

A diferencia de otros paisajistas holandeses, Ruysdael pensaba con cuidado y arreglaba sus composiciones, introduciendo en ellas una infinita variedad de sutiles contrastes en la formación de las nubes, las plantas y formas de los árboles, y el juego de luz. Particularmente destacó al pintar paisajes con nubes que se desparraman como una bóveda sobre el paisaje, y determinan la luz y sombra de los objetos.

Ruysdael hizo algunos grabados, que serían reproducidos por Charles Amand-Durand en 1878 con texto de Georges Duplessis. El Campo de trigo y Los Viajeros están caracterizados por Duplessis como grabados de alta calidad que pueden considerarse las expresiones más significativas del arte paisajista en los Países Bajos.[21]

Progresión de estiloEditar

 
Jacob Isaacksz. van Ruisdael - Paisaje con una casa en una arboleda

Lo mismo que su tío Salomon Ruysdael, dio una imagen de la naturaleza casi romántica ya en su apasionada vibración luminosa (Pérez Sánchez).

 
Jacob Isaacksz. van Ruisdael - Vista de Naarden - Google Art Project

Es característico de su primera época (1646-1655) la elección de motivos muy simples y un estudio cuidadoso y laborioso de los detalles de la naturaleza. El tiempo entre su marcha de Haarlem y su establecimiento en Ámsterdam pudo haberlo pasado viajando, lo que le ayudó a obtener un punto de vista más amplio sobre la naturaleza y ampliar el horizonte de su arte. Una magnífica vista del Castillo de Bentheim (que está ubicado en Bad Bentheim en Baja Sajonia), datado en 1654, sugiere que sus viajes llegaron hasta Alemania. En la década de los años 1660 pintó obras como El cementerio judío (hay una versión anterior), en que reflejaba en una atmósfera tormentosa el cementerio Beth Haim de judíos portugueses de Ámsterdam. En su última época (1675 en adelante), muestra cierta tendencia a composiciones sobrecargadas, y afecta una tonalidad más oscura, lo que en parte puede deberse a usar una pintura delgada sobre fondo oscuro. Al final, en su acercamiento a un estado de ánimo más romántico, prefirió inspirarse en otros maestros, en lugar de acudir directamente a la naturaleza, siendo su tema favorito los torrentes y las cascadas, y castillos en ruina sobre altas montañas, que frecuentemente están tomados de las vistas de Suiza hechas por Roghmau.

Primera épocaEditar

La obra de Jacob van Ruisdael desde 1646 hasta principios de la década de 1650, mientras aún vivía en Haarlem, se caracteriza por motivos simples y un estudio cuidadoso y laborioso de la naturaleza: dunas, bosques y efectos atmosféricos. Al aplicar una pintura más densa que sus antecesoras, confiere a su follaje una calidad pronunciada, expresando la savia que fluye por las ramas y hojas.[2]​ Su representación precisa de los árboles no tiene precedentes: los géneros de sus árboles son los primeros en ser perfectamente identificables por los botánicos modernos.[22]​ Sus primeros bocetos introducen motivos que serán recurrentes a lo largo de su obra: una sensación de espacio y luminosidad, y una atmósfera etérea obtenida con toques de tiza cuasi puntillista.[2]​ La mayoría de sus treinta bocetos con tiza negra que se conservan datan de este período.[6]

Paisaje con una casa en una arboleda, una de sus primeras obras, que data de 1646, es un ejemplo de su estilo original. Rompe con la clásica tradición holandesa de representar inmensas vistas de las dunas, con casas y árboles que sirven como marcos en el fondo. En cambio, coloca dunas prominentes cubiertas de árboles en el centro de la escena, con un paisaje nublado que enfoca una luz fuerte en un camino arenoso. El impresionante efecto resultante se ve acentuado por el gran tamaño del lienzo, “tan sorprendente para la obra de un pintor inexperto”, según Irina Sokolova, comisaria del museo del Hermitage donde se conserva el cuadro.[23]​ El historiador del arte Cornelis Hofstede de Groot escribe sobre este cuadro que “parece casi increíble que sea obra de un chico de diecisiete años”.[24]

Su primer paisaje panorámico, Vista de Naarden, data de 1647. El motivo de un cielo abrumador y una ciudad lejana, en este caso el lugar de nacimiento de su padre, es un tema al que volverá en sus últimos años. En este momento, todavía pintó su propia personalización,[23]​ siendo un buen ejemplo Paisaje con cabaña y árboles (1646 ).[1]​ Posteriormente, dejó esta tarea a sus alumnos o a otros artistas.[1]

Por razones desconocidas, deja casi por completo de fechar su obra de 1653. Sólo cinco de sus obras de la década de 1660, y ninguna de las de 1670 y 1680, están fechadas.[6]​ Por lo tanto, el trabajo de datación realizado por los expertos se basa en gran medida en cuidadosas investigaciones y especulaciones.[1]

Sus trece grabados conocidos datan todos de sus inicios, el primero data de 1646. No se sabe quién le enseñó el arte del grabado. No hay grabados firmados por su padre, su tío o su contemporáneo Haarlem Cornelis Vroom, que son las tres principales influencias en sus primeras pinturas. Sus grabados también tienen poco en común con el estilo o la técnica de los de Rembrandt. Hay pocas copias originales de sus aguafuertes, cinco de ellas con solo una. Su rareza sugiere que Ruisdael los consideraba ensayos, lo que no justificaba ediciones más amplias.[6]​ El historiador del arte y experto en grabado Georges Duplessis considera que El Campo de Wheat y Los Viajeros son los grabados que mejor ilustran la genialidad de Ruisdael para el grabado.[25]

 
Jacob Isaacksz. van Ruisdael - Paisaje con salto de agua - Google Art Project

Periodo intermedioEditar

 
Cementerio judío y ruinas de la Abadía de Egmond

Tras su viaje a Alemania, sus paisajes adquieren un giro más majestuoso, con formas más amplias y prominentes.[2]​ Pintó una docena de vistas del castillo de Bentheim, casi todas las cuales lo ubican en lo alto de una colina, siendo la más impresionante para Seymour Slive la que se conserva en la Galería Nacional de Irlanda y que lo ubica en una montaña. Cabe destacar que durante esta serie de pinturas, el pintor aporta muchos cambios al entorno del castillo, que de hecho está ubicado en una colina baja y poco imponente.[6]​ Estas variaciones son consideradas por los historiadores del arte como una prueba del talento del artista para la composición,[26]​ teniendo su obra a menudo la característica de no ser un fiel reflejo de la realidad. En efecto, se inspira en la realidad con gran realismo, pero exagera o reordena ciertos detalles para acentuar tanto la atmósfera, la emoción como el contenido de sus obras.[27]

 
Mar embravecido cerca de un embarcadero, Jacob van Ruisdael, 1650s

Durante su viaje a Alemania, estudió los molinos de agua y los convirtió en el motivo principal de varias pinturas, algo inaudito en ese momento.[4]​ El cuadro Dos molinos de agua con compuerta abierta (1653), es un ejemplo perfecto. Las ruinas de la Abadía de Egmond, cerca de Alkmaar, son otro de los temas predilectos del artista, que las representa en sus dos versiones del cementerio judío.[6]​ En estas dos obras, opone la naturaleza y los edificios, que son invadidos por los árboles y arbustos que rodean el cementerio.[1]

 
Jacob van Ruisdael - Cascada en un paisaje montañoso con un castillo en ruinas (entre 1665 y 1670), colección privada de Mount Stuart House, Isla de Bute.

Sus primeros paisajes escandinavos representan pinos altos, montañas escarpadas, grandes rocas y torrentes vertiginosos.[6]​ Aunque son convincentemente reales, se basan en obras de arte anteriores más que en la experiencia directa. De hecho, nada indica que hizo el más mínimo viaje a Escandinavia, incluso si Allart van Everdingen se quedó allí en 1644 y popularizó este subgénero.[28]​ Para Hofstede de Groot, las composiciones de Ruisdael superan rápidamente a las mejores pinturas de Everdingen.[29]​ En total, produjo más de 150 paisajes escandinavos con cascadas,[6]​ incluida Cascada en un paisaje de montaña con un castillo en ruinas (entre 1665 y 1670), considerado por Slive como su obra maestra del género.[2]

Fue en esta época cuando empezó a pintar escenas costeras y marinas, influenciado por el estilo de Simon de Vlieger y Jan Porcellis.[30]​ Uno de los más espectaculares es Mar embravecido cerca de un embarcadero, cuya paleta se restringe al negro, blanco y azul con algunos toques de marrón.[2]​ Sin embargo, las escenas de bosque siguen siendo para él un tema de elección, como Marisma boscosa (c. 1665), que es su pintura más famosa en el Museo del Hermitage, y que representa una escena primitiva con abedules y robles rotos y ramas que se extienden hacia el cielo en medio de un estanque cubierto de maleza.[5]​ Su única obra por encargo establecida con certeza data de este período, producida conjuntamente con Thomas de Keyser hacia 1660, representa a Cornelis de Graeff y su familia llegando al palacio de Soestdijk. En este cuadro, Ruisdael pintó el paisaje y Keyser los personajes y el carruaje.[1]

 
Jacob van Ruisdael - Paisaje de montaña con molino

Obras tardíasEditar

 
Ruisdael - Vista de Haarlem con campos de blanqueo (c. 1665), Kunsthaus Zúrich.

Durante su último período, comenzó a representar escenas de montaña, como Paisaje de montaña con molino, que data de finales de la década de 1670, un macizo de belleza salvaje cuyo pico más alto atraviesa las nubes.[2]​ Los temas de sus pinturas se vuelven mucho más variados. El historiador de arte Wolfgang Stechow ha contado trece temas en el género paisajístico del Siglo de Oro holandés, y Ruisdael abarca todos menos dos de estos temas, sobresaliendo en la mayoría: bosques, ríos, dunas y caminos rurales, panoramas, paisajes imaginarios, cascadas escandinavas, paisajes marinos, playas, paisajes invernales, vistas urbanas y nocturnas. Solo los paisajes italianos y los paisajes extranjeros distintos del escandinavo están ausentes de su obra.[31]

Seymour Slive considera apropiado que un molino de viento sea el tema de una de sus obras más famosas: Molino de Wijk de Duurstede (hacia 1670), que representa Wijk bij Duurstede, una ciudad ribereña a unos 20 kilómetros de Utrecht, con un molino de viento cilíndrico que se eleva por encima de ella.[2]​ En esta composición, el artista aúna elementos típicamente holandeses, tierras bajas, agua y una vasta extensión de cielo, para que confluyan en el igualmente característico molino de viento.[32]​ La perdurable popularidad de esta pintura se evidencia en las ventas de postales del Rijksmuseum, ya que ocupa el tercer lugar después de La ronda de noche de Rembrandt y La vista de Delft de Vermeer. Los molinos de viento son también una de las constantes a lo largo de la carrera del pintor.[4]

Varias vistas panorámicas del horizonte de Haarlem y sus campos de blanqueo de lino aparecen en sus obras durante este período. Este subgénero específico, con nubes que crean diferentes gradaciones de bandas alternas de sombra y luz hacia el horizonte, se denomina Panorámicas de Haarlem. Estos panoramas suelen estar dominados por la Iglesia de San Bavón, en la que más tarde será enterrado.[2]

Las vistas de Ámsterdam aparecen en su trabajo, pero relativamente raras veces dado el hecho de que vivió allí durante más de 25 años. Entre ellas se encuentran pinturas de la Plaza Dam, así como Vista del Amstel de Amsteldijk (c. 1680), una de sus últimas obras. Su único tema arquitectónico conocido es un dibujo del interior de la antigua iglesia de Ámsterdam.[6]

Los personajes se introducen con moderación en sus composiciones y rara vez son de su propia mano durante este período, aparte de los que aparecen en la mayoría de sus panoramas,[6]​ sino más bien interpretados por varios artistas, incluidos su alumno Meindert Hobbema, Nicolaes Berchem, Adriaen van de Velde, Philips Wouwerman, Jan Vonck, Thomas de Keyser, Gerrit Battem y Johannes Lingelbach.[1]

LegadoEditar

 
Paisaje con molinos de viento cerca de Haarlem (1651) de Jacob van Ruisdael

Van Ruisdael ha dado forma a las tradiciones de la pintura de paisajes desde los pintores románticos ingleses hasta la escuela de Barbizon en Francia y la escuela del río Hudson en EE. UU., así como a generaciones de paisajistas holandeses.[2]​ Entre los artistas ingleses influenciados por Van Ruisdael se encuentran Thomas Gainsborough, J. M. W. Turner y John Constable. Gainsborough dibujó, con tiza negra y aguada gris, una réplica de un Van Ruisdael en la década de 1740; ahora ambas pinturas se encuentran en el Louvre de París.[1]​ Turner hizo muchas copias de Van Ruisdaels e incluso pintó vistas fantásticas de un puerto inexistente al que llamó Port Ruysdael.[33]​ Constable también copió varios dibujos, aguafuertes y pinturas de Van Ruisdael y fue un gran admirador desde muy joven. "Me atormenta la mente y se adhiere a mi corazón", escribió después de ver a un Van Ruisdael.[6]​ Sin embargo, pensó que el cuadro del Cementerio Judío era un fracaso, porque consideró que intentaba transmitir algo fuera del alcance del arte.[6]

 
Cuadro similar, Paisaje con molinos de viento cerca de Haarlem (1830) por John Constable

En el siglo XIX, Vincent van Gogh reconoció a Van Ruisdael como una gran influencia, llamándolo sublime, pero al mismo tiempo diciendo que sería un error intentar copiarlo. Van Gogh tenía dos grabados de Van Ruisdael en sus paredes, y pensaba que los Van Ruisdaels del Louvre eran "magníficos".[34]​ Su experiencia de la campiña francesa se basó en su recuerdo del arte de Van Ruisdael.[35]​ También se dice que el contemporáneo de Van Gogh, Claude Monet, está en deuda con Van Ruisdael. Incluso el minimalismo de Piet Mondriaan se remonta a los panoramas de Van Ruisdael.[36]

Entre los historiadores y críticos de arte, la reputación de Van Ruisdael ha tenido altibajos a lo largo de los siglos. El primer relato, en 1718, es de Houbraken, quien alabó el dominio técnico que permitió a Van Ruisdael representar de manera realista el agua que cae y el mar.[3]​ En 1781, Sir Joshua Reynolds, fundador de la Royal Academy, admiró la frescura y la fuerza de los paisajes de Van Ruisdael.[2]​ Pero un par de décadas después, otros críticos ingleses quedaron menos impresionados. En 1801, Henry Fuseli, profesor de la Real Academia, expresó su desprecio por toda la Escuela Holandesa de Paisaje, descartándola como nada más que una "transcripción del lugar", una mera "presentación de colinas y valles, grupos de árboles".[37]​ Es de destacar que uno de los estudiantes de Fuseli fue Constable, cuya admiración por Van Ruisdael se mantuvo sin cambios.[6]​ Casi al mismo tiempo en Alemania, el escritor, estadista y científico Johann Wolfgang von Goethe elogió a Van Ruisdael como un artista pensante, incluso un poeta,[38]​ diciendo que "demuestra una notable habilidad para localizar el punto exacto en el que entra en juego la facultad creativa en contacto con una mente lúcida ".[39]​ Sin embargo, John Ruskin, en 1860, se enfureció contra Van Ruisdael y otros paisajistas holandeses de la Edad de Oro, llamando a sus paisajes lugares donde "perdemos no solo toda la fe en la religión sino todo el recuerdo de ella".[40]​ En 1915, el historiador de arte holandés Abraham Bredius dijo que su compatriota era no tanto un pintor como un poeta.[41]

Los historiadores del arte más recientes han calificado a Van Ruisdael muy altamente. Kenneth Clark lo describió como "el mayor maestro de la visión natural antes de Constable".[42]Waldemar Januszczak lo considera un narrador maravilloso. Januszczak no considera a Van Ruisdael el mejor paisajista de todos los tiempos, pero está especialmente impresionado por sus trabajos de adolescente. Slive afirma que Van Ruisdael es reconocido "por consentimiento general, como el paisajista preeminente de la Edad de Oro del arte holandés".[43]

   "Ruisdael realmente no merece ser subestimado ... era un prodigio a quien deberíamos clasificar en el número 8 o 9 en la escala de Mozart".

- El crítico de arte de The Guardian Waldemar Januszczak[36]

Van Ruisdael es ahora visto como el artista principal de la fase "clásica" en el arte del paisaje holandés, que se basó en el realismo de la fase "tonal" anterior. La fase tonal sugirió atmósfera mediante el uso de la tonalidad, mientras que la fase clásica buscó un efecto más grandioso, con pinturas construidas a través de una serie de contrastes vigorosos de forma sólida contra el cielo y de luz contra sombra, con un árbol, un animal, o molino de viento a menudo.[44]

Aunque muchas de las obras de Van Ruisdael se exhibieron en la Exposición de Tesoros del Arte, Mánchester 1857, y varias otras grandes exposiciones en todo el mundo desde entonces, no fue hasta 1981 que una exposición se dedicó exclusivamente a Van Ruisdael. Se exhibieron más de cincuenta pinturas y treinta y cinco dibujos y grabados, primero en el Mauritshuis de La Haya y luego, en 1982, en el Museo Fogg de Cambridge, Massachusetts.[1]​ En 2006, la Royal Academy de Londres acogió una exposición Van Ruisdael Master of Landscape, mostrando obras de más de quince colecciones.[43]

ReferenciasEditar

  Este artículo incorpora texto de una publicación sin restricciones conocidas de derecho de autor  Varios autores (1910-1911). «Encyclopædia Britannica». En Chisholm, Hugh, ed. Encyclopædia Britannica. A Dictionary of Arts, Sciences, Literature, and General information (en inglés) (11.ª edición). Encyclopædia Britannica, Inc.; actualmente en dominio público. 

  1. a b c d e f g h i j k l m Slive, Seymour; Hoetink, Hendrik Richard (1981). Jacob van Ruisdael (Dutch ed.). Amsterdam: Meulenhoff/Landshoff. ISBN 978-90-290-8471-0. 
  2. a b c d e f g h i j k l m Slive, Seymour (2005). Jacob van Ruisdael: Master of Landscape. London: Royal Academy of Arts. ISBN 978-1-903973-24-0. 
  3. a b Houbraken, Arnold (1718). De groote schouburgh der Nederlantsche konstschilders en schilderessen deel 3 [The great theatre of Dutch painters part 3] (in Dutch). Amsterdam: B.M. Israël. ISBN 978-90-6078-076-3. OCLC 1081194. 
  4. a b c d e Slive, Seymour (2011). Jacob van Ruisdael: Windmills and Water Mills. Los Angeles: Getty Publications. ISBN 978-1-60606-055-1. 
  5. a b c Kuznetsov, Yuri (1983). Jacob van Ruisdael. Masters of World Painting. Leningrad: Aurora Art Publishers. ISBN 978-0-8109-2280-8. 
  6. a b c d e f g h i j k l m n ñ Slive, Seymour (2001). Jacob van Ruisdael: a Complete Catalogue of his Paintings, Drawings, and Etchings. New Haven, Conn.: Yale University Press. ISBN 978-0-300-08972-1. 
  7. «“Everywhere illustrious histories that are a dime a dozen”: The Mass Market for History Painting in Seventeenth-Century Amsterdam». Journal of Historians of Netherlandish Art (en inglés estadounidense). Consultado el 29 de octubre de 2021. 
  8. Hinrichs, Jan Paul (donderdag 27 februari 2014). «Jan Paul Hinrichs: De doop van Jacob van Ruisdael in Ankeveen». Jan Paul Hinrichs. Consultado el 29 de octubre de 2021. 
  9. Liedtke, Walter A. (2007). Dutch Paintings in the Metropolitan Museum of Art, Volumes 1-2. New York: Metropolitan Museum of Art. ISBN 978-1-58839-273-2. 
  10. a b Jacob van Ruisdael en Rijksbureau voor Kunsthistorische Documentatie (RKD).
  11. «Discover painter, draftsman, etcher Jacob van Ruisdael». rkd.nl (en inglés). Consultado el 29 de octubre de 2021. 
  12. Biografía en la web del Museo Thyssen Bornemisza.
  13. Schama, Simon (1987). The Embarrassment of Riches: an Interpretation of Dutch Culture in the Golden Age. New York: Alfred Knopf. ISBN 978-0-679-78124-0. 
  14. Joby, Christopher (2007). Calvinism and the Arts: a Re-assessment. Leuven, Belgium: Peeters. ISBN 978-90-429-1923-5. 
  15. Israel, Jonathan (1995). The Dutch Republic. Its Rise, Greatness, and Fall 1477–1806. Oxford: Oxford University Press. ISBN 978-0-19-820734-4. 
  16. a b North, Michael (1997). Art and Commerce in the Dutch Golden Age. New Haven, Conn.: Yale University Press. ISBN 978-0-300-05894-9. 
  17. Price, J. Leslie (2011). Dutch Culture in the Golden Age. London: Reaktion Books. ISBN 978-1-86189-800-5. 
  18. Miedema, Hessel (1994). "The Appreciation of Paintings around 1600". In Luijten, Ger; Suchtelen, Ariane van (eds.). Dawn of the Golden Age Northern Netherlandish Art 1580 – 1620. New Haven, Conn.: Yale University Press. ISBN 978-0-300-06016-4. 
  19. Marchi, Neil De; Miegroet, Hans J. Van (1994). "Art, value, and market practices in the Netherlands in the seventeenth century". The Art Bulletin. 76 (3): 451–464. doi:10.2307/3046038. JSTOR 3046038. 
  20. Montias, John Michael (1989). Vermeer and His Milieu: A Web of Social History. Princeton, N. Jersey: Princeton University Press. ISBN 978-0-691-04051-6. 
  21. «artehistoria.jcyl.es». Archivado desde el original el 19 de febrero de 2012. Consultado el 5 de noviembre de 2011. 
  22. Peter Shaw Ashton, Alice I. Davies et Seymour Slive, « Jacob van Ruisdael's trees », Arnoldia, no 42, 1982. 
  23. a b Gosudarstvennyĭ Ėrmitazh; Metropolitan Museum of Art; Art Institute of Chicago; Gosudarstvennyĭ γErmitazh (1988). Dutch and Flemish paintings from the Hermitage.. ISBN 0-87099-510-3. OCLC 16950430. Consultado el 1 de noviembre de 2021. 
  24. Kaplan, Robin (1976-12). «A Catalogue Raisonne of the Works of the Most Eminent Dutch Painters of the Seventeenth Century; based on the work of John Smith. 8 vols. in 2. C. Hofstede de Groot , E.G. HawkeVols. 9-10, 2 vols in 1, Bescheibendes und Kritisches Ver-Zeichnis der Werke des Hervorragendsten Hollandischen Maler des XVII Jahrhunderts. C. Hofstede de Groot». ARLIS/NA Newsletter 5 (1): 29-29. ISSN 0090-3515. doi:10.1086/arlisnanews.5.1.27945779. Consultado el 1 de noviembre de 2021. 
  25. Georges Duplessis, Les Merveilles de la gravure, Hachette, 1869 (OCLC 16792158),. 
  26. R.W.J.M. van der Ham, « Is Viburnum lantana L. indigeen in de duinen bij Haarlem? », Gorteria, no 11, 1983. 
  27. Walther, Ingo F.; Suckale, Robert; Eschenburg, Barbara (2002). Masterpieces of western art : a history of art in 900 individual studies from the Gothic to the present day. Taschen. ISBN 3-8228-1825-9. OCLC 52481213. Consultado el 1 de noviembre de 2021. 
  28. Seymour Slive, « Jacob van Ruisdael », Harvard Magazine, no 84, 1982. 
  29. Cornelis Hofstede de Groot, Beschreibendes und kritisches Verzeichnis der Werke der hervorragendsten Holländischen Mahler des XVII. Jahrhunderts, Paul Neff, 1911. 
  30. Blankert, Albert; Rijksmuseum; Museum of Fine Arts, Boston; Philadelphia Museum of Art (1987). Masters of 17th-century Dutch landscape painting. Museum of Fine Arts. ISBN 0-8122-8105-5. OCLC 17397718. Consultado el 1 de noviembre de 2021. 
  31. Stechow, Wolfgang (1968). Dutch landscape painting of the seventeenth century ([Second edition] edición). Phaidon [distributed by F.A. Praeger, New York]. ISBN 0-7148-1330-3. OCLC 514349. Consultado el 1 de noviembre de 2021. 
  32. «The Windmill at Wijk bij Duurstede, Jacob Isaacksz van Ruisdael, c. 1668 - c. 1670». Rijksmuseum (en inglés). Consultado el 1 de noviembre de 2021. 
  33. Bachrach, A. G. H (1981). "Turner, Ruisdael and the Dutch". Turner Studies. 1. 
  34. Jansen, Leo; Luijten, Hans; Bakker, Nienke (2009). Vincent van Gogh – the Letters: the Complete Illustrated and Annotated Edition. London: Thames and Hudson. ISBN 978-0-500-23865-3. 
  35. «metmuseum». www.metmuseum.org. Consultado el 29 de octubre de 2021. 
  36. a b «Art: Jacob van Ruisdael». Waldemar Januszczak (en inglés británico). 26 de febrero de 2006. Consultado el 29 de octubre de 2021. 
  37. Wornum, Ralph (1848). Lectures on Painting: by the Royal Academicians, Barry, Opie and Fuseli. London: H. G. Bohn. OCLC 7222842. 
  38. Goethe, Johann Wolfgang von; Gage, John (1980). "Ruisdael the Poet". Goethe on Art. Berkeley, Calif.: University of California Press. ISBN 978-0-520-03996-4. 
  39. Kuznetsov, Yuri (1983). Jacob van Ruisdael. Masters of World Painting. Leningrad: Aurora Art Publishers. ISBN 978-0-8109-2280-8. 
  40. Schama, Simon (2011). Scribble, Scribble, Scribble: Writing on Ice Cream, Obama, Churchill and My Mother. London: Random House. ISBN 978-1-4090-1865-0. 
  41. Bredius, Abraham (1915). "Twee testamenten van Jacob van Ruisdael" [Two wills of Jacob van Ruisdael]. Oud Holland (in Dutch). 33 (1): 19–25. doi:10.1163/187501715X00032. 
  42. Clark, Kenneth (1979). Landscape into Art. London: John Murray. ISBN 978-0-7195-3610-6. 
  43. a b Slive, Seymour (2006). Jacob van Ruisdael. Gallery guide to the exhibition. Jacob van Ruisdael, master of landscape exhibition (25 February – 4 June 2006). London: Royal Academy of Arts. 
  44. Slive, Seymour (1995). Dutch Painting. New Haven, Conn.: Yale University Press. ISBN 978-0-300-07451-2. 

BibliografíaEditar

  • Pérez Sánchez, A.E., «Pintura del siglo XVII en Flandes y Holanda», en Historia del Arte, Anaya, Madrid, 1986. ISBN 84-207-1408-9

Enlaces externosEditar