Abrir menú principal

Jorge Rojas Silveyra

militar argentino

Jorge Rojas Silveyra (25 de noviembre de 1915 - 9 de mayo de 2007) fue un militar argentino, perteneciente a la Fuerza Aérea Argentina y retirado con el grado de Brigadier.

Jorge Rojas Silveyra
BR-FAA.png Brigadier
Lealtad Bandera de Argentina Argentina
Rama militar Fuerza Aérea Argentina
Información
Nacimiento 25 de noviembre de 1915
Fallecimiento 7 de mayo de 2007 (91 años)

LogoFAA.jpg

Fuerza Aérea Argentina

En septiembre de 1951 realizó su primer movimiento político. Como vicecomodoro, se plegó al intento de Golpe de estado del 28 de septiembre de 1951 encabezados por el general antiperonista retirado Benjamín Menéndez, para derrocar al gobierno del presidente Juan Domingo Perón. Araíz de ellos sublevó contra el gobierno constitucional la guarnición mendocina de El Plumerillo, que estaba a su cargo, debido a la intentona Rojas Silveyra fue puesto prisionero en la isla Martín García hasta octubre de 1952.[1]​Su participación en el golpe de Estado fallido le valió detenciones en las cárceles de Devoto y de Las Heras, además de obligados confinamientos en comisarías porteñas, de San Isidro y Tigre.

La dictadura autodenominada Revolución Libertadora le dio a Rojas Silveyra nuevamente un lugar en la Fuerza Aérea en 1955. Se retiró en 1958 con el grado de brigadier. Su actividad político-militar no sólo continuó, sino que se profundizó por las nuevas tareas asumidas.

El presidente Arturo Frondizi lo designó secretario de estado de Aeronáutica, puesto en el que fue confirmado por José María Guido.

En 1971, el general Alejandro Agustín Lanusse, presidente de facto lo eligió para una misión especial: tomar contacto directo con Perón debido a su postura antiperonista. Para aceptar el puesto, el brigadier puso como condición que pudiera tener herramientas para negociar con Perón, y eso significaba devolver el cadáver de Eva Duarte, secuestrado el 22 de noviembre de 1955 por la noche, por órdenes directas del dictador Pedro Eugenio Aramburu cuyo destino era por entonces desconocido.[2][3]

Fue designado así embajador en España. Apenas llegó, fue a ver a Perón, su enemigo político. Fue una conversación breve de presentación; la seguirían largas charlas en la cual Rojas Silveyra y Perón aceptaron pasar de enemigos a adversarios, categoría que para ellos ya representaba todo un acercamiento. De todas maneras, hasta el final reafirmó su condición antiperonista.

El 3 de septiembre de 1971 llegó a la residencia de Puerta de Hierro (Madrid) a las 20:30 h. Acompañó el féretro con el cuerpo de Eva Duarte y estuvo presente cuando Perón y José López Rega reconocieron el cadáver embalsamado.

Se mantuvo informado de lo que pasaba puertas adentro de esa residencia de Madrid a través de los contactos de su amigo el coronel Blanco, jefe de inteligencia del general Franco. Con los datos obtenidos en uno y otro lado, Rojas Silveyra aconsejó a Lanusse convocar a las elecciones después de 1974, ya que sus informes de inteligencia española le señalaban una enfermedad terminal en Perón. Lanusse desestimó ese dato.

Con la llegada de la democracia, al ser electo presidente Héctor Cámpora, en 1973, el brigadier Rojas Silveyra dejó la embajada en Madrid.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Robert A. Potash: Las Fuerzas Armadas y la era de Perón pág. 111 en Nueva historia argentina”. Capítulo II, pag 113 Editorial Sudamericana |isbn 950-07-2181-3 ISBN (obra completa) 950-07-1385-3
  2. Necromanía: Historia de una pasión argentina. Profanaciones, secuestros de cadáveres, Claudio Negrete Editorial Argentina ISBN 9789500737692
  3. La Nación, 24 de junio 2012[1]