José Arechabala S.A.

José Arechabala S.A. fue un grupo empresarial cubano, enfocado en el azúcar y las bebidas alcohólicas, que lanzó Havana Club en 1934

José Arechabala S.A. (fundada como La Vizcaya, en 1878) fue uno de los mayores grupos empresariales en el ámbito del azúcar y las bebidas alcohólicas de Cuba, que tenía su sede en Cárdenas, Matanzas, y que fue particularmente famoso por el lanzamiento y producción del ron Havana Club[1][2][3]​ desde 1934 hasta 1960.

José Arechabala S.A.
Logo Jose Arechabala S.A.gif
Tipo Conglomerado
Industria industria de bebidas
Fundación 1878
Fundador José Arechabala
Disolución 1960
Sede central Cárdenas, Matanzas, Cuba
Personas clave José Arechabala Aldama
José Arechabala Sainz
Tomás Pita Álvarez
Carmela Arechabala Hurtado de Mendoza
Miguel Arechabala Torrontegui
José Iturrioz Llaguno
Marcas Ron Arechabala 75
Ron Havana Club
Ron Fino Arechabala
Alco-Elite
Coñac Tres Arbolitos
Vermouth Quirinal
Licor Manzana del Paraíso
Anís Arechabala
Gran vino Goliath
Filiales Central Progreso
Central Por Fuerza
Motor Fuel Company (MOFUCO)
Construcciones Marítimas S.A.
Sitio web http://www.josearechabala.com/

HistoriaEditar

 
Bahía de Cárdenas hacia 1900.

José Arechabala Aldama fundó una destilería con el nombre de la Vizcaya en 1878[4][5]​ en Cárdenas, Matanzas, Cuba para aprovechar el residuo del refinado del azúcar para producir ron y otros destilados, además de prestar servicios logísticos en el puerto de Cárdenas (almacenes y transportes marítimos). Su rápido desarrollo le permitió afrontar las pérdidas producidas por el huracán Faquineto en 1888,[6]​ que ascendieron a unos 50.000 pesos de la época (unos 2 millones de dólares actuales).[7]​ Su expansión continuó a pesar de la guerra cubana de independencia (donde Cárdenas fue la primera plaza bombardeada por EE. UU.),[8]​ la propia independencia de Cuba de España y la crisis que azotó a la isla aquellos años.

El grupo continuaba creciendo incluyendo nuevos negocios conforme se iban requiriendo, todos ellos en el entorno de Cárdenas, y participando en las mejoras sociales de la ciudad, como el alumbrado eléctrico público, puesto en marcha en 1889[9]​ y en el que la compañía tomó parte muy activa. Para 1919, el grupo contaba con una planta eléctrica, refinerías de azúcar y planta de tonelería, además de la destilería (que producía diariamente 23.600 litros de ron y 80.000 de otros destilados), goletas y almacenes que seguía gestionando.[10]

El 18 de enero de 1921 se consolidaron los distintos negocios[11]​ bajo la razón social de José Arechabala S.A., de quien el fundador fue presidente y su yerno (y sobrino) José Arechabala Sainz director. Las instalaciones de la compañía en la ribera de Cárdenas ocupaban ya 600.000 metros cuadrados. A la muerte en 1923 de José Arechabala Aldama se sucedieron el asesinato de su sucesor como presidente José Arechabala Sainz en septiembre de 1924[12]​ y la muerte del sucesor de éste, otro yerno del fundador, Gabriel Malet, en 1926.[13]​ Entonces se hicieron cargo de la empresa Tomás Pita y Álvarez como presidente y José Fermín Iturrioz y Llaguno como director. En aquellos años seguía vigente la Ley Seca en Estados Unidos lo que impedía exportar ningún producto alcohólico a aquel mercado, aunque gracias a las negociaciones llevadas a cabo con el gobierno americano (en las que José Arechabala S.A. tuvo parte importante) se consiguió asegurar una cuota del 22% de importaciones de azúcar a EE.UU., que se distribuía proporcionalmente entre los refinadores cubanos.[14]​ En 1932 Cuba exportó a EE.UU. 435.000 toneladas de azúcar de las cuales José Arechabala S.A. exportó el 30%.[2]

 
Palacio de los Condes de Bayona, donde Arechabala estableció su Bar Privado Havana Club, enfrente de la Catedral de la Habana.

Cuando se intuía la derogación de la Ley Seca, que finalmente se produjo en diciembre de 1933, otro huracán (de categoría 5,[15]​ la máxima en la escala de Saffir-Simpson) azotó la costa cardenense el 1 de septiembre de 1933 produciendo numerosos destrozos y cientos de muertes.[16]​ Arechabala sufrió entonces pérdidas por encima de los 500.000 pesos.

La empresa supo rehacerse de manera vertiginosa y el 19 de marzo de 1934 (con motivo de la onomástica del fundador) se inauguraba una nueva planta de producción que supuso el lanzamiento del ron Havana Club y del Doubloon Rum con destino el mercado americano.[17]​ El ron Havana Club de la casa Arechabala se convirtió rápidamente en la referencia del ron cubano por el mundo. [3][18][19][20]​ El 29 de mayo de 1935 José Arechabala S.A. estableció sus oficinas y su Bar Privado (el “Havana Club”) en la plaza de la Catedral de la Habana, el cual inmediatamente fue uno de los principales lugares de encuentro para turistas y locales en la Habana,[21]​ como atestiguan la recepción al Athletic de Bilbao, campeón de la liga en 1935,[22]​ el mismo julio de aquel año, o la visita de la oficialidad del Juan Sebastián Elcano en su IX crucero de instrucción, en abril de 1936.[23]

 
Vista aérea parcial de las instalaciones de José Arechabala S.A. en Cárdenas.

En los años 40 y 50, el grupo continuó su expansión, incluyendo otros negocios como una planta de confituras, producción de combustibles, astilleros, planta de levadura o incluso una planta de papel del bagazo de la caña de azúcar, cuya construcción comenzó en 1956.[24]​ Para entonces refinaba 1.000.000 de libras de azúcar, se purificaban 200.000 galones de agua y se destilaban 125.000 litros de alcohol diarios, mientras que la sección de fermentación tenía capacidad de 4.000.000 de litros y las soleras añejaban de manera permanente 2.000.000 litros.[25]

En 1953, con motivo del 75º aniversario de la fundación, se lanzó el ron Arechabala 75, con más de 10 años de envejecimiento en barrica, y que por entonces era el culmen del ron cubano, aprovechando la gran tradición ronera de Arechabala, junto con aguardientes y rones añejados largo tiempo en sus soleras.

Expolio y olvidoEditar

El 31 de diciembre de 1959, un grupo de hombres armados liderados por Calixto López irrumpieron en las oficinas de José Arechabala S.A. y obligaron a todo el personal a abandonar las instalaciones bajo amenazas. Jose Miguel y Ramón Arechabala, quienes se encontraban presentes, tuvieron que dejar su puesto, no sin antes ser inspeccionados para evitar que pudiesen sacar algún documento importante.[26][27]​ Una gran parte de la familia se encontraba fuera de Cuba por Navidad y nunca pudo volver por temor a represalias.

A partir de esa fecha comenzó un período de desidia y gestión negligente que deterioró muy rápidamente la compañía que había liderado el mercado del ron cubano hasta entonces,[1]​deshaciendo lo que había sido una gran integración urbanística de plantas productivas en un entorno urbano,[2]​ con arquitectura y ajardinamientos muy avanzados para la época. La revolución cubana abandonó los activos de producción,[28]​ llegando incluso a regalar las barricas de añejamiento, convirtiendo en ruinas la planta que otrora había sido el orgullo de Cárdenas y de Cuba. El Bar Privado fue abandonado y las plantas de producción desocupadas. No fue hasta el 15 octubre de 1960,[3]​ con la promulgación de la ley 890,[29]​ de nacionalización mediante expropiación forzosa de todas las empresas industriales y comerciales, que se oficializó el expolio de la compañía. La familia Arechabala (los descendientes directos del fundador), que seguía siendo propietaria del 100% de la compañía y sus activos, nunca recibió ninguna compensación por la nacionalización.

Benefactora eminenteEditar

Cuando José Arechabala S.A. inauguró el Teatro Arechabala el 20 de abril de 1919,[30]​ la ciudad de Cárdenas no dudó en nombrar al fundador Hijo Adoptivo de la misma, pero las obras sociales de José Arechabala no se detuvieron ahí. El 19 de mayo de 1945, con motivo de la inauguración del monumento a la bandera cubana que culminaba las obras del litoral de Cárdenas que había sufragado José Arechabala S.A., el entonces Presidente de la República, Dr. Ramón Grau descubría una placa que la declaraba como “Benefactora eminente de la ciudad”.[31]​ Estas obras habían permitido dragar el puerto de Cárdenas, convirtiéndolo en un polo de desarrollo para la región, al potenciar su posición como puerto más cercano a EE. UU. Ese mismo día se otorgó el nombramiento de José Arechabala S.A. como Gran Oficial del Mérito Comercial por parte del gobierno de Cuba.

Adicionalmente, José Arechabala realizó numerosas obras sociales en el municipio, como el asfaltado de calles,[32]​ la prestación de servicios de extinción de incendios o el alumbrado.

Beneficios para los trabajadoresEditar

Los empleados de Arechabala gozaron en todo momento de unos beneficios sorprendentes para la época, que incluso hoy en día resultarían extraordinarios. La planta de Cárdenas disponía de piscina, club social, recinto infantil, balneario o campos de deportes (incluyendo tenis, golf o bolera, entre otros) y en enero de 1945 se inauguró una casa-club en Varadero para los obreros de Arechabala.[33]​ Adicionalmente, las mejoras que proveía José Arechabala S.A. incluían[34]

SímbolosEditar

José Arechabala S.A. empleó desde sus comienzos como la Vizcaya un emblema con el escudo tradicional de Vizcaya, compuesto por el árbol de Guernica y los lobos que representaban a los López de Haro (fundadores de Bilbao), cebados[35]​ por su participación en las Navas de Tolosa en 1212. Este símbolo aparecía en las etiquetas de todos los productos Arechabala desde los inicios y adornaba los barriles en la solera.

A partir de 1943 se introdujo un cambio en la imagen de Havana Club,[36]​ de forma que la etiqueta pasó a ser azul y su emblema una combinación del escudo de Vizcaya y del de Bilbao (con el puente de San Antón), en dos cuarteles.[37][38]​ Ese diseño era obra de Joseph Binder, un prestigioso diseñador gráfico austríaco que fue muchos años el diseñador de la US Navy.[39]​ A finales de 1954 se había producido otro cambio y la etiqueta volvía a una versión similar a la original, con el árbol de Guernica y los lobos.[40]

ReferenciasEditar

  1. a b Moreno Lázaro, Javier (2015). Universidad de Valladolid, ed. Rum, business and society in Cuba, 1832-1965 (en inglés). Consultado el 9 de mayo de 2020. 
  2. a b c Vega Cruz, Daily Bárbara (2017). EdA (Essempi di Architettura), ed. José Arechabala. S.A. Su impacto en la conservación y valoración sostenible del patrimonio industrial (1ª edición). Padua. Consultado el 9 de mayo de 2020. 
  3. a b c Gjelten, Tom (2008). Penguin Books, ed. Bacardi and the long fight for Cuba (en inglés) (1ª edición). Nueva York, EE.UU. pp. 295, 296, 334, 335, 336. ISBN 978-0-14-311632-5. 
  4. Lowis, Ulrike (2016). Komet Verlag, ed. Rum, Geschichte, Herstellung, Sorten und Rezepte (en alemán) (1ª edición). Colonia (Alemania). pp. 33,34,37,118. ISBN 978-3-86-941678-6. 
  5. José Arechabala S.A., ed. (1954). «III El Fundador». Arechabala en su 75º Aniversario 1878-1953 (1ª edición). La Habana: Talleres Litográficos F.G. Offset. Consultado el 9 de mayo de 2020. 
  6. Ramos, Luis Enrique (1 de marzo de 2013). «El ciclón de 1888 o el Huracán de Faquineto». Consultado el 9 de mayo de 2020. 
  7. José Arechabala S.A., ed. (1954). «V Los Continuadores». Arechabala en su 75º Aniversario 1878-1953 (1ª edición). La Habana: Talleres Litográficos F.G. Offset. Consultado el 9 de mayo de 2020. 
  8. «Bombardeo a la Bahía de Cárdenas». Consultado el 9 de mayo de 2020. 
  9. «Primer Alumbrado Público (Cárdenas)». Consultado el 9 de mayo de 2020. 
  10. Dollero, Adolfo (1919). . Cultura Cubana, la provincia de Matanzas y su evolución (1ª edición). La Habana: Imprenta Seoane. pp. 443-449. 
  11. José Arechabala S.A., ed. (1954). «IV Constitución de la Compañía José Arechabala S.A.». Arechabala en su 75º Aniversario 1878-1953 (1ª edición). La Habana: Talleres Litográficos F.G. Offset. Consultado el 9 de mayo de 2020. 
  12. «Desde Cuba. Detalles de un crimen. Suicidio del agresor». La Prensa. Diario de la mañana. Santa Cruz de Tenerife. 10 de septiembre de 1924 XIV (4618). 1924. 
  13. González Bacallao (1926). «Falleció en Cárdenas el Señor Gabriel Malet». Diario de la Marina. 4 de junio de 1926. 
  14. «Nuestra refinería». Gordejuela XVIII (8). 1956. 
  15. «1933 Cuba–Brownsville hurricane» |url= incorrecta con autorreferencia (ayuda) (en inglés). Consultado el 9 de mayo de 2020. 
  16. Martínez Suárez, Anet (1 de septiembre de 2019). «Ciclón del 33, tragedia anclada en la memoria de Cárdenas». Consultado el 9 de mayo de 2020. 
  17. González Bacallao (1934). «Inaugurada una nueva planta de ron en Cárdenas». Diario de la Marina.21 de marzo de 1934. 
  18. Bonera, Miguel (2000). Havana Club. Lugus, ed. Oro blanco: una historia empresarial del ron cubano (1ª edición). La Habana (Cuba). pp. 78, 91. ISBN 1896266738. 
  19. O'Connell, Jr., Robert M. (2006). «A heady mix». World Trademark Review (November/December 2006): 5-10. Consultado el 9 de mayo de 2020. 
  20. Vingtier, Alexandre (6 de septiembre de 2016). Rumporter, ed. «The story of Havana Club: from its origins to an explosive success!». Consultado el 9 de mayo de 2020. 
  21. José Arechabala S.A., ed. (1954). «XV Cronología». Arechabala en su 75º Aniversario 1878-1953 (1ª edición). La Habana: Talleres Litográficos F.G. Offset. Consultado el 9 de mayo de 2020. 
  22. D.M. (1935). «En el Bar Privado Havana Club de la Casa Arechabala». Diario de la Marina.19 de julio de 1935. 
  23. D.M. (1936). «En el Bar Privado Ron Havana Club». Diario de la Marina.17 de abril de 1936. 
  24. «Muy lucido acto de la primera piedra en la planta de bagazo en el central Progreso». Gordejuela XVI (10). 1955. 
  25. José Arechabala S.A., ed. (1954). «VI La destilería». Arechabala en su 75º Aniversario 1878-1953 (1ª edición). La Habana: Talleres Litográficos F.G. Offset. Consultado el 9 de mayo de 2020. 
  26. Arechabala, Ramón (2004). Senate of the USA, ed. Testimony of Mr. Ramon Arechabala (en inglés). Consultado el 9 de mayo de 2020. 
  27. Montgomery, David (23 de julio de 2016). Washington Post, ed. «Havana Club vs. Havana Club: Inside the rum war between Bacardi and Cuba» (en inglés). Consultado el 9 de mayo de 2020. 
  28. Joe Cardona & Magdiel Aspillaga (productores), Anthony Maingot (declaraciones) (2020). Trago Amargo (documental). Miami: Radio Televisión Martí. Escena en 19:55. Consultado el 9 de mayo de 2020. 
  29. «Expropiación de la propiedad privada en Cuba». 13 de octubre de 1960. Consultado el 9 de mayo de 2020. 
  30. «El magnífico discurso del Ingeniero Arias». Gordejuela VIII (412 (página 16)). 1947. 
  31. «Inauguración de las obras del litoral». Gordejuela VI (282). 1945. 
  32. «Cárdenas vibró entusiasmado por la inauguración de la Avenida Sáez». Gordejuela V (228). 1944. 
  33. José Arechabala S.A., ed. (1954). «XII Relaciones con el personal». Arechabala en su 75º Aniversario 1878-1953 (1ª edición). La Habana: Talleres Litográficos F.G. Offset. Consultado el 9 de mayo de 2020. 
  34. «Los actos del día primero...». Gordejuela V (209). 1944. 
  35. García, Xavier (10 de enero de 2012). «Lobo cebado: llevando una presa en su boca». Consultado el 9 de mayo de 2020. 
  36. Anuncio Havana Club. Your key to the private stock (1943). The New Yorker. 31 de julio 1943. 
  37. «Havana Club, Graduacion 43°, Ron, Destilado por José Arechabala, S.A.» (en inglés). 
  38. Anuncio Havana Club. Smoother drinks come from Havana Club rum (1944). The New Yorker. 9 de diciembre 1944. 
  39. Heller, Stephen (4 de septiembre de 2015). «Joseph Binder’s Ships and Planes» (en inglés). 
  40. Anuncio Havana Club. ¡Pruébelo Ahora! (1954). Gordejuela XV (10).