Abrir menú principal

José Domingo Rus

político español

Don José Domingo de las Nieves Rus y Ortega de Azarraullía, fue caballero de amplia formación académica siendo Licenciado en Ciencias Filosóficas, Doctor en Cánones, y Abogado,[1]​ preparación esta que le permitió distinguirse en el desempeño de actividades cívicas y burocráticas al frente de varios importantes cargos oficiales en diferentes países; desde diputado a las Cortes de Cádiz por Maracaibo (3 de marzo de 1812 a 10 de mayo de 1814).,[2][3]​ hasta juez de la Corte Suprema de México, cuya misma acta de independencia contribuyó a redactar. El jurista Don José Domingo Rus nació en Maracaibo (Venezuela), el 4 de agosto de 1768, casándose con Doña María de las Mercedes Lezama y Suárez Medrano el 7 de octubre, de 1794 siendo padres de numerosa descendencia; entre ellos, los Ruz Lezama, Ramírez Rus, Rodríguez Ramírez, Ramírez Mac Gregor, y Ortín Rodríguez. Don José murió en Toluca (México) en 1835.

José Domingo Rus
José Domingo Rus y Ortega, Presidente del Tribunal Supremo del Estado de México - ca. 1830.jpg
Información personal
Nacimiento 1768 Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Partido político
Información profesional
Ocupación Político Ver y modificar los datos en Wikidata
Cargos ocupados

BiografíaEditar

La presencia de Rus en la corte española destaca dos aspectos de singular importancia para la vida y destino de la provincia y para su condición de hombre público, criollo de América, monárquico y liberal. Fue tenaz en obtener del gobierno Español para la provincia de Maracaibo la solución a sus más variados problemas, necesidades y urgencias.

Por esta condición de realista, los habitantes de Maracaibo lo han mantenido relegado al olvido, aunque la historia reciente ha rescatado su labor en las Cortes y ante la corona española. La vasta gestión del Doctor Rus se encuentra detallada en una obra suya, publicada en Madrid en 1814 bajo el título Maracaibo Representado en Todos sus Ramos.[4]​ La obra fue parte de las representaciones que muchos diputados americanos hicieron a órdenes de Fernando VII después de que él abolirá las Cortes. En esta representación, el diputado zuliano solicitó del Rey la independencia de Maracaibo respecto de Caracas. También pidió la creación de un ejército provincial, aduanas comarcanas, sistema impositivos y hacienda pública locales, y una Audiencia territorial y lacustre, igual que la traslación de la catedral, colegio, universidad (hoy la Universidad de Los Andes y demás establecimientos de Mérida de Maracaibo a Maracaibo. La ciudad de Mérida se había separado de la Provincia de Maracaibo y unido a la Primera República de Venezuela. Bajo el proceso empezado por la Cortes gaditanas, las provincias ultramarinas estaban por definirse, y el trabajo de Rus represente el esfuerzo de Maracaibo, como muchas otras regiones americanas, en transformarse en provincias autónomas bajo la Constitución española de 1812. Si el diputado Rus hubiese triunfado en sus propósitos, quizás el Zulia fuera un estado soberano (con jurisdicción en buena parte del occidente de Venezuela). Habiendo obtenido pocos resultados tangibles en su batalla por constituir a los estados Zulia, Mérida y Trujillo en un país separatista, Don José se dirigió al Virreinato de Nueva España (1521-1821), para abrirse camino en los ámbitos ejecutivos y judiciales.

A partir de 1817, Don José Domingo Rus desempeña un papel notable en la historia de México. Al poco tiempo de su llegada al poderoso virreinato asume su puesto como oidor de la Audiencia y Cancillería Real, mejor conocida como la Real Audiencia de Guadalajara – el máximo tribunal de la Corona española en el territorio del Virreinato de Nueva España, habiendo sido establecida durante el reinado de Carlos V en Santiago de Compostela en 1548, y trasladada a Guadalajara, México bajo los auspicios de su hijo Felipe II, en 1560. Como oidor de la Audiencia, el eminente jurista Gran Colombino (Venezolano) participó en las negociaciones que resultaron en los Tratados de Córdoba, llegando a eventualmente formar parte de la Junta Provisional Gubernativa que rigió en México hasta el establecimiento del Primer Imperio Mexicano. Esta fue la misma Junta que en la tarde del 28 de septiembre de 1821, se reunió en el Palacio Nacional para redactar el Acta de Independencia del Imperio Mexicano; acta que fue subsecuentemente firmada por 33 de los 38 miembros, una de las firmas ausentes siendo la de José Domingo Rus que se cree se había retirado a su hacienda en Toluca por razones de salud. Los otras cuatro firmas ausentes fueron las de los miembros Juan O'Donoju, Francisco Severo Maldonado, José Mariano de Almanza y Miguel Sánchez Enciso. A partir de la proclamación de la República Federal en 1823, Don José concentró sus esfuerzos alrededor de la creación del Tribunal Supremo de Justicia o Suprema Corte de Justicia de la Nación, máximo tribunal constitucional de México y cabeza del poder judicial de la joven Federación, que entró en función en marzo de 1825. En esta capacidad sirvió hasta el año en que se retiró, 1830, habiendo alcanzado el cargo de presidente de ese tribunal supremo[5]​ al final de una vida de más de treinta años de abnegado servicio público. José Domingo Rus otorga testamento en la ciudad de México, “adonde vino a reparar (sus) males y enfermedades graves que había padecido durante su retiro en la [bella] ciudad de Toluca”, el 3 de enero de 1834. En el mismo confiere haciendas, casas, criados, muebles y plata labrada “heredada de nuestra descendencia”, a ser entregadas a sus hijos en Maracaibo, en manos de su señora esposa, Doña María Lezama.[6]​ También se declara cofrade de la Colegiata de Guadalupe y del Beneficio del Monte Pío en la Capital; ordenando subsecuentes fundaciones piadosas a San Juan Nepomuceno, en su ciudad natal de Maracaibo.

ReferenciasEditar

  1. Maldonado Vitoria, Zulimar. (2005), vol. 11, n. 1.
  2. Rieu-Millan, Marie Laure (1990), 43.
  3. Diccionario de Historia Venezuela (1999).
  4. Rus, José Domingo (1965).
  5. Alamán, Lucás, Historia de Méjico, México, Ed. Jus, 1942, vol. III, nota 63 p. 99; Blanco, J.F., Azpurúa, R., Documentos para la historia de la vida pública del Libertador, Caracas, Ediciones de la Presidencia de la República, 1978, vol.; VIII, pp. 116-118; Millares Carlo, A., Op. cit., .pp. 270-272.
  6. Carta de J. Rus Lezama a su madre, Doña María de las Mercedes Lezama (llamada Merced), México, 13 de octubre de 1837 (posterior a la desaparición de J.D. Rus), en Alamán, Lucás, Historia de Méjico, pp. 187 ss.

NotasEditar

Sus ascendentes eran oriundos de Baeza (Jaén); en 1794, José Domingo de las Nieves Rus y Ortega Azarraulia casó con Doña María de las Mercedes Lezama y Suárez Medrano y produjeron numerosa descendencia en Maracaibo (Nagel von Jess, pp; 379-384).

BibliografíaEditar

  • Maldonado Vitoria, Zulimar. Las ciudades disidentes durante la independencia de Venezuela: El caso de Maracaibo, [en línea]. Sistema de Servicios Bibliotecarios y de Información de la Universidad del Zulia (SERBILUZ). Revista de Ciencias Sociales, volumen 11, número 1. Maracaibo, abril 2005.
  • Ortega González, Rutilio (1999). "Rus, José Domingo", Diccionario de Historia de Venezuela, Vol. 3. Caracas: Fundación Polar. ISBN 980-6397-37-1
  • Langue, Frédérique (2000). ARISTOCRÁTAS, HONOR, Y SUBVERSIÓN EN LA VENEZUELA DEL SIGLO XVIII. Caracas : Academia Nacional de la Historia. ISBN 9789802229352
  • Nagel von Jess, Kurt (1969). ALGUNAS FAMILIAS MARACAIBERAS. Maracaibo: La Universidad del Zulia. CS398.M37 N33
  • Rieu-Millan, Marie Laure (1990). LOS DIPUTADOS AMERICANOS EN LAS CORTES DE CÁDIZ: IGUALDAD O INDEPENDENCIA. Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas. 43. ISBN 978-8400070915
  • Rus, José Domingo (1965). MARACAIBO REPRESENTADO EN TODOS SUS RAMOS. Maracaibo, Universidad del Zulia, Dirección de Cultura.