José Ignacio París Ricaurte

José Ignacio París Ricaurte (Santafé, 3 de enero de 1780-ibidem, 31 de octubre de 1848) fue un prócer de la independencia y empresario neogranadino, primer contratista de las minas del Coscuez tras la independencia del país.[1]

José Ignacio París Ricaurte
Pepe Paris.jpg
Información personal
Nombre completo José Ignacio Paris Ricaurte
Nacimiento 3 de enero de 1780
Bandera de Colombia Santafé, Virreinato de Nueva Granada, Imperio español
Fallecimiento 31 de octubre de 1848
Bandera de Colombia Bogotá, República de Nueva Granada
Causa de la muerte Cáncer
Sepultura Cementerio Central de Bogotá Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Neogranadina
Familia
Padres José Martín París Álvarez y Genoveva Ricaurte Mauris
Información profesional
Ocupación Militar, empresario, político

FamiliaEditar

Fue el tercer hijo del noble y capitán español José Martín París Álvarez y de Genoveva Ricaurte Mauris. Contrajo matrimonio en Bogotá en 1812 con su prima Juana María Prieto Ricaurte, hija de Joaquín Prieto Dávila y Rosa Ricaurte Torrijos, con quien mantuvo siete años de matrimonio, al fallecer ella en 1819. Fueron padres de dos hijos: Manuela París Prieto y José Henrique París Prieto. Con Gregoria Ortega Páramo fue padre de Esteban París Ortega.

Primeros añosEditar

Fue colegial del Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario. Le fue encomendada la organización del evento de bienvenida al virrey Antonio Amar y Borbón. Viajó a Europa en plan de estudios en 1803. Se dice que en Cádiz ingresó a la logia masónica de dicha ciudad y que allí conoció a Simón Bolívar, de quien fue íntimo amigo.

Carrera militarEditar

A partir del grito de independencia, se alistó en el ejército granadino. Cayó prisionero en la batalla de Bogotá de 1813. Con la reconquista española, salió de Bogotá como ayudante de campo del general José María Cabal, con quien marchó hasta Buga para buscar un lugar seguro desde el cual pudieran combatir a las tropas españolas. Cayó preso junto a su comandante y conducido a Popayán para su fusilamiento. Sin embargo, le fue conmutada la pena por prisión, de la que salió con la victoria del ejército libertador sobre el realista en la batalla de Boyacá (1819). Alcanzó el grado de capitán.

FilántropoEditar

Fue el primer gran maestro masón de Colombia. Como tal, fundó en compañía del general Santander la primera logia en Colombia, que operaba bajo el título del Taller de los Corazones Tristes. Trajo el pasto tipo hierba de elefante para el desarrollo de la ganadería. Recogió los dineros para construir el mausoleo para los restos del general Antonio Nariño, y donó un busto en memoria del prócer Camilo Torres Tenorio y los monumentos para la sepultura de José María del Castillo Rada y del general Juan José Neira.

Amistad con BolívarEditar

Fue reconocido en su tiempo como el amigo íntimo del general Simón Bolívar. Se dice que lo conoció en Europa, tal vez en la logia masónica de Cádiz. Luego de la guerra de independencia, Bolívar lo nombró Jefe del Tribunal de Cuentas de la República. Como se empeñara París en la explotación de las minas de esmeraldas que le pertenecieron a su bisabuelo Salvador de Ricaurte León, Bolívar le concedió la explotación de las mismas, durando años sin obtener producción ni ganancias. La precariedad de su situación llevó a Bolívar a dejarle a su cuidado la casa quinta de Portocarrero, propiedad que la sociedad bogotana le obsequió al Libertador con la victoria en Boyacá.

La correspondencia de Bolívar con París es abundante y en muchas cartas le reportaba el fiel amigo del Libertador el estado de la quinta de su propiedad. En los dos atentados que Bolívar sufrió, París estuvo presente. El primer intento ocurrido en agosto de 1828, se encontraba el Libertador de paseo en la hacienda de Fucha en compañía de los hermanos José Ignacio y Ramón París. En la conspiración septembrina, si bien París no se encontraba en el Palacio de San Carlos, hay referencias que aluden a que Manuela Sáenz le recordó a Bolívar que podía escaparse por la ventana que Pepe París había dicho algún día que era buena para saltar.

Cuando el general Bolívar decide salir de Bogotá con rumbo al exilio, levantó la primera escritura pública de la ciudad, donándole la casa quinta a su gran amigo, con la condición que se la heredara luego a su hija Manuela París.[2]

Para no dejar perder a Bolívar de la memoria de los colombianos, París le encomendó al escultor italiano Pietro Tenerani, la estatua de bronce [3]​ que fue instalada el 20 de julio de 1848 en la plaza mayor de Bogotá. Ese mismo año, como consecuencia de la metástasis de un cáncer que le mereció la amputación de su brazo izquierdo, falleció. La ciudad de Bogotá le rindió un destacado funeral de dos días, que finalizó con el depósito de sus restos en un mausoleo que aun existe en el Cementerio Central de Bogotá.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Instituto Geológico y Minero de España (ed.). Minas y Minerales de Iberoamerica. p. 106. Consultado el 1 de mayo de 2017. 
  2. «Patrimonio en subasta: las pistolas de Bolivar y sus dueños». Carácter Noticias. Consultado el 1 de mayo de 2017. 
  3. «Bogotá: un museo a cielo abierto». Alcaldía Mayor de Bogotá. Consultado el 1 de mayo de 2017. 

BibliografíaEditar