José María Urbina y Viteri

Presidente de la República del Ecuador (1851 - 1856)

José María Mariano Segundo Fernández de Urbina y Sáenz de Viteri (Quito, 19 de marzo de 1808-Guayaquil, 4 de septiembre de 1891) fue un militar y político ecuatoriano. Ejerció como Presidente de la República del Ecuador desde el 27 de septiembre de 1851 hasta el 16 de octubre de 1856.

José María Urbina
5 Jose María Urbina.png

Coat of arms of Ecuador (1845).svg
Presidente de la República del Ecuador
27 de septiembre de 1851-15 de octubre de 1856
Vicepresidente Pacífico Chiriboga
(1852 - 1854)
Marcos Espinel
(1855 - 1856)
Predecesor Diego Noboa
Sucesor Francisco Robles

Información personal
Nombre de nacimiento José María Mariano Segundo de Urbina y Viteri
Nacimiento 19 de marzo de 1808 Ver y modificar los datos en Wikidata
Bandera del Imperio español, Quito, Imperio español
Fallecimiento 4 de septiembre de 1891 Ver y modificar los datos en Wikidata (83 años)
Bandera de Ecuador Guayaquil, Ecuador
Nacionalidad Ecuatoriana
Familia
Cónyuge Teresa Jado
Hijos Francisco Urbina Jado
Información profesional
Ocupación General del Ejército de la República del Ecuador.

BiografíaEditar

Hijo de Gabriel Fernández de Urbina, ciudadano español, último Contador Real de la Colonia y de Rosa Viteri, ambateña.

Realizó sus estudios en la Escuela Náutica de Guayaquil bajo la dirección del militar Juan Illingworth Hunt. Participó en el Combate naval de Punta Malpelo ocurrido durante la Guerra grancolombo-peruana.

Instaurada la República del Ecuador en 1830 apoyó a su primer mandatario, el general Juan José Flores del que fue edecán. Participó en el bando de Vicente Rocafuerte que había pactado con Juan José Flores para enfrentar a las fuerzas rebeldes de José Félix Valdivieso en la Batalla de Miñarica.

En 1836 durante la presidencia de Vicente Rocafuerte (1835-1839) fue designado como Ministro Plenipotenciario en la capital de Nueva Granada (Bogotá). Fue retirado en 1837 y enojado con el presidente Rocafuerte, realizó una conspiración con el general Juan Otamendi para sublevar a la guarnición de Riobamba. Enterado el gobierno de la conspiración ordenó el destierro de Urbina y Otamendi al extranjero. Finalmente pudo regresar a Ecuador en 1839 cuando regreso al poder el general Juan José Flores.

Elegido para participar en la asamblea constituyente de 1843 votó a favor de la reelección del presidente Flores para un tercer periodo presidencial. El presidente Flores eligió a José María Urbina como gobernador de la provincia de Manabí.

En ese cargo le sorprendía la noticia de la Revolución Marcista del 6 de marzo de 1845 que buscaba el derrocamiento del presidente Flores, a la cual plegó el día 17 con el Pronunciamiento de Portoviejo, ganándose la gratitud del Gobierno Provisorio de facto de Guayaquil, que el 22 le ascendió a general de brigada. Entonces organizó la II División del Ejército y avanzó a Guayaquil, ingresando el 27 de mayo con 700 hombres, en medio del entusiasmo de la población.

Reunida una nueva asamblea constituyente en Ambato que eligió a Vicente Ramón Roca como presidente para el período de (1845-1849) fue designado Ministro de Relaciones Exteriores de Ecuador

En 1849 fue elegido Presidente de la Cámara de Representantes del Ecuador en la que se realizó la fallida elección del nuevo presidente al terminar su periodo el presidente Vicente Ramón Roca.

El general José María Urbina había fijado su domicilio en Guayaquil y valiéndose de su influencia sobre el ejército ecuatoriano realiza una conspiración contra el gobierno encargado de Manuel de Ascásubi bajo pretexto de varios delitos; entre ellos constituir el gabinete con hombres afines a Juan José Flores. Junto al coronel Francisco Robles jefe de la guarnición de Guayaquil subleva a la guarnición contra el gobierno el 20 de diciembre de 1849 sin embargo el pueblo de Guayaquil impide la sublevación militar.[1]

Llamado a la capital por el gobierno manipuló con astucia y logró que no le castiguen. El presidente encargado Ascásubi decide cambiar a los mandos militares de Guayaquil y reemplazar a Robles como jefe de la guarnición.​ El cambio se produjo el 19 de febrero de 1850, sin embargo Robles apoyado por el general Guillermo Bodero Franco (primo de Diego Noboa) consigue por la noche la adhesión de la guarnición de Guayaquil contra Ascásubi. Los jefes militares designados por Ascásubi fueron apresados, no menos que el gobernador de la provincia y algunos funcionario civiles.[2]

Una Asamblea popular convocada en Guayaquil por el general José María Urbina (qué ejercía de facto la Jefatura Civil y Militar de Guayaquil) elige a Diego Noboa como Jefe Supremo el 2 de marzo de 1850. El 10 de junio de 1850 Quito lo reconoce como Jefe Supremo al renunciar al poder Ascásubi.

Diego Noboa elegido como nuevo presidente del país en una nueva asamblea constituyente ofreció al general Urbina el Ministerio de Guerra y Marina que fue rechazado.

El general José María Urbina aduciendo que el presidente Diego Noboa había pactado con los floreanos obteniendo para ellos algunos empleos en la administración pública y había comprometido la integridad nacional preparó un golpe de estado militar valiéndose de su influencia sobre el ejército ecuatoriano. El 17 de julio de 1851 fue proclamado Jefe Supremo de la República por la guarnición de Guayaquil.[3]

Noboa viajaba a la ciudad de Guayaquil y no alcanzó a llegar a la ciudad. Lo apresaron en el barco que había zarpado de la ciudad de Babahoyo y lo llevaron sin más complicaciones a un buque norteamericano que lo depositó en la ciudad de Callao.

Presidencia Constitucional del Ecuador (1852-1856)Editar

El 27 de septiembre de 1861 al ingresar en la capital del país (Quito), su Jefatura Suprema fue reconocida en toda la República.

Durante su gobierno de facto tuvo que combatir una nueva invasión del expresidente Juan José Flores (1830-1834/1839-1845) que fue apoyada por el gobierno de la República del Perú y decretó mediante decreto del 25 de julio de 1851 la completa manumisión de los esclavos existentes en el Ecuador.

Una vez restaurada la paz en el país, el general Urbina decretó la convocatoria de una nueva asamblea constituyente reunida en Guayaquil para restaurar el orden jurídico en la República. La asamblea constituyente eligió el 17 de julio de 1852 a José María Urbina presidente interino. Finalmente la asamblea constituyente promulgó la Sexta Constitución del Ecuador. Sancionada la Constitución, José María Urbina fue elegido Presidente Constitucional de la República el 6 de septiembre de 1852.

La asamblea constituyente también decidió decretar la expulsión de la Companía de Jesús del territorio ecuatoriano, después de haber sido admitidos en el país por el anterior presidente Diego Noboa.[4]

El intento fallido de invasión de Juan José Flores fue el pretexto utilizado por el gobierno para decretar la proscripción de varias familias acusadas de floreanismo y que recibieron ordenes de destierro y confiscación de bienes -entre las familias castigadas se encontraba la esposa del expresidente y sus hijos-.[5]

El presidente José María Urbina al decretar la abolición de la esclavitud en el Ecuador, había utilizado a los libertos para conformar una élite de soldados incondicionales a su persona y gobierno. Urbina utilizaba a los Tauras como los encargados de intimidar a los opositores a su gobierno y como los encargados de ejecutar los destierros que decretaba.[6]

La oposición conservadora al régimen comenzó a criticar al gobierno mediante la prensa escrita. Los periodistas Gabriel García Moreno y Rafael Carvajal recibieron órdenes de destierro por parte del gobierno.[7]

Durante su presidencia negoció un tratado de concesiones de guano con los Estados Unidos en las Islas Galápagos. Mediante este convenio supuestamente Urbina alcanzaba un protectorado estadounidense, el cual abarcaba las islas antes mencionadas y los puertos de la costa ecuatoriana.[8][9]

En 1854 año pretendió cancelar la inmensa deuda de la independencia que -heredada de la Gran Colombia- el Ecuador mantenía con el gobierno inglés, para lo cual acordó con el Elías Mocatta -representante de los acreedores ingleses- que el Ecuador pagaría dicha deuda entregando para su explotación y colonización grandes extensiones de tierras en la margen derecha del río Marañón y en las regiones madereras de Esmeraldas.

Lamentablemente este convenio no se pudo concluir a causa de las reclamaciones que hizo el gobierno del Perú, aduciendo que los territorios del Marañón eran territorios en disputa, y que primeramente debía solucionarse la cuestión de límites entre los dos países.

Terminado su período presidencial en 1856 respaldó a su partidario Francisco Robles, que resultó vencedor de las elecciones presidenciales como candidato oficialista.

Ministros de EstadoEditar

Ministerio Ministro
Ministerio de Guerra y Marina José de Villamil
Francisco Robles
Ministerio de Gobierno y Relaciones Exteriores Javier Espinosa
Pedro Fermín Cevallos
Marcos Espinel Endara
Pacífico Chiriboga
Ramón Borja
Ministerio de Hacienda Teodoro Gómez de la Torre
Gabriel Urbina

Fuente:[10]

Vida PostpresidencialEditar

 
General José María Urbina y Viteri en sus últimos años, 1888.

Exiliado al iniciar la guerra civil ecuatoriana de 1859-1860 entre liberales y conservadores por el gobierno de la República fijó su domicilio en el la República del Perú.

Desde su exilio en el extranjero preparó varios intentos de invasión para desestabilizar al gobierno del conservador Gabriel García Moreno (1861-1865), sin embargo todos sus intentos resultaron inútiles.

Regresó al Ecuador después del asesinato del presidente García Moreno en 1875 y lideró la Revolución de Veintemilla que culminó con el derrocamiento del presidente Antonio Borrero y comenzó la dictadura del general Ignacio de Veintimilla.

El general Manuel Santiago Yépes lideró una sublevación contra el régimen llegando a Quito, a poco fue derrotado por las fuerzas dictatoriales dirigidas por general Cornelio Vernaza. El general Urbina llegado a Quito castigo a los conservadores y a las comunidades religiosas católicas mediante una exorbitante contribución económica.[11]

Fue elegido Presidente de la asamblea constituyente del Ecuador de 1878 que reunida en Ambato que eligió a Ignacio de Veintimilla Presidente Constitucional de la República.

Alejado de la política y dedicado a actividades particulares fallecería en 1891 en su domicilio ubicado en Guayaquil.



Predecesor:
Pedro Carbo
Ministro de Relaciones Exteriores de Ecuador
11 de septiembre de 1845 - 7 de diciembre de 1845
Sucesor:
José Fernández Salvador
Predecesor:
José Manuel Jijón
Presidente de la Cámara de Representantes del Ecuador
1849 - 1850
Sucesor:
Nicolás Espinosa
Predecesor:
Diego Noboa
Presidente de la República del Ecuador
27 de septiembre de 1851 - 15 de octubre de 1856
Sucesor:
Francisco Robles
Predecesor:
Rafael Pólit
(Presidente del Senado)
Pablo Bustamante
(Presidente de Cámara de Diputados)
Presidente de la Convención Nacional del Ecuador de 1878
1878 - 1878
Sucesor:
Leopoldo Salvador
(Presidente del Senado)
Juan Ignacio Moreno
(Presidente de Cámara de Diputados)

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Gomezjurado, Severo (1954-1981). Vida de García Moreno.
  2. Gomezjurado, Severo (1954-1981). Vida de García Moreno.
  3. Gomezjurado, Severo (1955). Vida de García Moreno. Segundo Tomo. Cuenca: El Tiempo.
  4. Gomezjurado, Severo (1955). Vida de García Moreno. Tomo II. Cuenca: El Tiempo.
  5. Berthe Augusto. García Moreno: presidente de la República del Ecuador, vengador y mártir del derecho cristiano.
  6. Gomezjurado, Severo (1955). Vida de García Moreno. Tomo II. Cuenca: El Tiempo.
  7. Gomezjurado, Severo (1955). Vida de García Moreno. Tomo II. Cuenca: El Tiempo.
  8. Efrén Reyes, Oscar (1950). Historia general del Ecuador tomo I y II. Fray Jodoco Ricke. p. 108 y 109. 
  9. Villalba, Jorge (1980). Historia del Ecuador tomo VI. SALVAT Editores. p. 73. 
  10. Paz y Miño, Juan. Economia de José María Urbina. 
  11. Juan León Mera, La dictadura y la restauración de la República del Ecuador

Enlaces externosEditar