Juan Queipo de Llano y Flórez

Juan Queipo de Llano y Flórez (San Pedro de Arbas, 1584 - Jaén, 3 de noviembre de 1647) fue un eclesiástico y jurista español, obispo de Pamplona y de Jaén y virrey interino de Navarra.

Juan Queipo de Llano y Flórez

Obispo de Pamplona
1639 - 1647
Predecesor Pedro Fernández Zorrilla
Sucesor Francisco de Alarcón y Covarrubias

Obispo de Jaén
1647
Predecesor Baltasar Moscoso y Sandoval
Sucesor Fernando Andrade Castro
Información religiosa
Ordenación episcopal

Valladolid, 10 de abril de 1639

por Gregorio Pedrosa Casares O.S.H., obispo de Valladolid; Cristóbal Guzmán y Santoyo, obispo de Palencia, y Bartolomé Santos de Risoba, obispo de León
Información personal
Nacimiento San Pedro de Arbas, 1584
Fallecimiento Jaén, 3 de enero de 1647
Alma máter Universidad de Salamanca

BiografíaEditar

Nació en 1584 en el lugar y parroquia de San Pedro de Arbas, del concejo asturiano de Cangas de Tineo (hoy Cangas del Narcea). Fue el segundo hijo varón de Suero Queipo de Llano y María Flórez de Sierra, naturales de Cangas de Tineo. Su padre era segundón de la casa de Queipo de Llano de esta villa (después agraciada con el título condal de Toreno) y fundó nueva casa en San Pedro.[1]

Estudió Latinidad en Cangas y Artes en Oviedo. Y después pasó a Salamanca donde cursó Derecho Civil y Canónico. Desde 1610 fue colegial del Insigne de San Pelayo y el 6 de marzo de 1612 pasó al Mayor de San Bartolomé el Viejo. Fue catedrático de esta Universidad y se doctoró en 1622.[2]

En 1623 fue nombrado oidor de la Real Chancillería de Valladolid. En esta ciudad residía en el Colegio Mayor de Santa Cruz y enseñaba en la Universidad, hasta que en 1628 fue destinado a Roma como auditor del Tribunal de La Rota. Por su desempeño de este cargo mereció el aprecio particular del Papa Urbano VIII. En 1634 regresó como presidente a la Chancillería de Valladolid. Fue canónigo de las catedrales de Santiago y Toledo.

En 1638 fue presentado por el Rey Felipe IV para la sede de Pamplona, donde hizo su entrada el 31 de octubre de 1639.[3]​ En 1642 promulgó nuevos estatutos para el cabildo, y desde 1644 fue varias veces virrey de Navarra, con carácter interino. Como tal, en 1647 convocó cortes del reino.[4]​ En dicho año fue trasladado a Jaén, donde entró en el mes de mayo y murió poco después: el 3 de noviembre de dicho año de 1647.[5]​ Sus restos fueron sepultados en la catedral de Jaén y después trasladados a la Colegiata de Santa María Magdalena de Cangas de Tineo, villa donde había fundado un convento de religiosas dominicas recoletas.


Predecesor:
Pedro Fernández Zorrilla
Obispo de Pamplona
1639 – 1647
Sucesor:
Francisco de Alarcón
Predecesor:
Baltasar Moscoso y Sandoval
Obispo de Jaén
1647
Sucesor:
Fernando Andrade Castro

BibliografíaEditar

ReferenciasEditar

  1. En la casa de San Pedro sucedió el hijo mayor del matrimonio: Diego Queipo de Llano y Flórez, que fue caballero de Santiago (1690) y señor de Pobladura en León, y tuvo descendencia en que siguieron dicha jurisdicción y el patronato de las obras pías fundadas por su hermano el obispo. Estos Queipos de Llano fueron por entronque marqueses de Castro Serna, y la casa recayó después en los Ulloa, condes de Adanero. Joseph Manuel Trelles Villademoros, Asturias ilustrada: Primitivo origen de la nobleza de España: su antigüedad, clases y diferencias: con la descendencia sucesiva de las principales familias del reino (Madrid, 1760), tomo III, parte 3.ª, p. 336.
  2. Fue catedrático de Instituta (1615), de Digesto viejo (1617) y de Prima de Leyes (1621). En 1622 se graduó de doctor y obtuvo en propiedad la cátedra de Prima de Leyes. Por aquel tiempo fue visitador del Colegio de San Pedro y San Pablo de la Universidad de Alcalá, nombrado por el Consejo de Castilla. Fue desposeído de su cátedra a causa de los altercados que por cuestiones protocolarias se suscitaron en 1621 entre la Universidad y el Colegio de San Bartolomé, con ocasión de las exequias de Felipe III, pero le fue restituida por orden del Consejo. Todo lo refiere el propio prelado en una entrevista ficticia que le hizo Ignacio Gracia Noriega, publicada en La Nueva España del 25 de octubre de 2004.
  3. Gregorio Fernández Pérez: Historia de la iglesia y obispos de Pamplona, vol. III (Madrid, 1820), pp. 97-103.
  4. Fue virrey interino en junio de 1644, en enero de 1646 y de nuevo en 1647 por ausencia del conde de Villaverde. «El Rey le dio orden de convocar Cortes Generales ya que la situación no permitía esperar a la llegada del virrey titular.» José M.ª Sesé Alegre y M.ª Dolores Martínez Arce, «Algunas precisiones sobre la provisión del virreinato de Navarra en los siglos XVII y XVIII: papel desempeñado por los miembros del Consejo Real», en Príncipe de Viana n.º 203 (1994), pp. 551-578.
  5. Martín de Ximena Jurado, loc. cit.