Juan de Acuña, I marqués de Vallecerrato

I marqués de Vallecerrato

Juan de Acuña (Dueñas, 1543 - Madrid, 29 de diciembre de 1615), I marqués de Vallecerrato, fue un hombre de estado español al servicio de los reyes Felipe II y Felipe III.

Juan de Acuña


Presidente del Consejo de Castilla
1610-1615
Predecesor Pedro Manso
Sucesor Fernando de Acevedo

Presidente del Consejo de Indias
1609-1609
Predecesor Pedro Fernández de Castro y Andrade
Sucesor Luis de Velasco y Castilla

Presidente del Consejo de Hacienda
1595-1609
Predecesor Pablo de Laguna
Sucesor Fernando Carrillo

Información personal
Nacimiento 1543 Ver y modificar los datos en Wikidata
Dueñas (España) Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 29 de diciembre de 1615 Ver y modificar los datos en Wikidata
Madrid (España) Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Española
Familia
Padre Juan de Acuña y Acuña Ver y modificar los datos en Wikidata
Educación
Educado en
Información profesional
Ocupación Noble y político
Título I Marqués de Vallecerrato
Notas
Rector de la Universidad de Salamanca (1574-1577)

Vida y entorno familiar editar

 
La Casa de la Villa en Madrid, construida en 1644-1692 por el concejo de Madrid sobre el solar del palacio del marqués de Vallecerrato

Fue hijo de una relación extramatrimonial del VI conde de Buendía Juan de Acuña, embajador y Sumiller de Corps de Felipe II, y de María de Dueñas.[1]​ Estudió filosofía en la Universidad de Alcalá, donde fue discípulo de Ambrosio de Morales, y cánones y leyes en la Universidad de Salamanca, de la que posteriormente sería rector[2]​ (1574 y 1577).

A lo largo de su carrera política desempeñó los puestos de oidor de la Real Audiencia y Chancillería de Valladolid, visitador de la Real Audiencia de Sevilla y de la de Granada, ministro del Consejo Real, consejero de la Cámara de Castilla, notario mayor de León y sucesivamente presidente del Consejo de Hacienda (1595-1609), del de Indias (1609) y del de Castilla (1610-1615)[2]​, a quien Góngora dedicó uno de sus sonetos[3]​:

"Éste, que en traje le admiráis togado,
Claro, no a luces hoy de lisonjero
Pincel, sino de claro caballero,
Esplendor del Buendía que le ha dado;

Éste, ya de justicia, ya de estado,
Oráculo en España verdadero,
A quien por tan legal, por tan entero,
Sus balanzas Astrea le ha fiado:

Clava serán de Alcides en su diestra,
Que de monstruos la edad purgue presente,
Y a los siglos invidia sea futuros:

Éste, pues, gloria de la nación nuestra,
Don Juan de Acuña es, Buril valiente
Al tiempo le vincule en bronces duros".

El palacio del marqués de Vallecerrato en Madrid se encontraba frontero a la iglesia de San Salvador, en la Plaza de la Villa, espacio ocupado actualmente por la llamada Casa de la Villa de Madrid. Debido a su estratégica ubicación, junto a la calle mayor que une la Puerta del Sol con el Palacio Real, el todavía príncipe Felipe IV asistió desde este palacio a la entrada de su prometida Isabel de Borbón y Médici el 29 de noviembre de 1615. Un mes después fallecía el marqués y el concejo madrileño, que se reunía desde antiguo en la frontera iglesia de San Salvador (hoy desaparecida), adquirió el inmueble para sus reuniones, retrasándose su acondicionamiento y reforma hasta 1644, siendo definitivamente inaugurada en 1692.

Juan de Acuña fue administrador del Hospital de San Juan de Dios fundado en Madrid por Antón Martín en 1552 en la calle de Atocha (nº 58), en el solar que actualmente ocupa la parroquia de San Salvador y San Nicolás.

En recompensa a sus servicios, en 1609, recibió el título de Notario Mayor del reino de León. Ese mismo año, compró por 3000 ducados el patronato sobre la capilla mayor y sus dos colaterales del convento de San Agustín de Dueñas, promoviendo una serie de obras de reforma en dicha capilla mayor y el crucero que estuvieron a cargo de importantes arquitectos clasicistas, Francisco de Mora y Francisco de Praves.

Fundación del mayorazgo y fallecimiento editar

 
Convento de San Agustín cuyo patronazgo consiguió Juan de Acuña, dirigiendo las reformas que tuvieron lugar a finales del siglo XVI y principios del XVII, mandándose enterrar en el altar mayor junto a su mujer, Ángela de Guzmán.

Aunque recibió la facultad real para fundar un mayorazgo en 1610, no fue hasta el 21 de diciembre de 1615 cuando fundó un mayorazgo a favor de su primogénito, Diego Melchor de Acuña, sobre su villa de Valle de Cerrato.

Finalmente, falleció en Madrid el 29 de diciembre de 1615,[4]​ habiendo otorgado su testamento ante Francisco de Monzón el 6 de octubre de 1610, donde manda enterrarse con el hábito de San Agustín en el convento de San Agustín de Dueñas, cuyo patronazgo había adquirido en 1609, dirigiendo las reformas que tienen lugar en dicha iglesia a principios del siglo XVII.

Tal y como narra Gascón de Torquemada: "A los 22 del dicho mes de diciembre de 1615, a las siete de la noche, murió en Madrid el Marqués de Valle don Juan de Acuña, presidente de Castilla. Perdió el Rey gran ministro, llevaron su cuerpo a la Villa de Dueñas", donde también será enterrada su mujer cuando fallezca el 2 de abril de 1654, por lo que en su fachada podemos todavía contemplar el escudo de los Acuña y los Guzmán. Asimismo, en su testamento dispone con detalle las diferentes honras fúnebres que han de celebrarse a su muerte, disponiendo que su cortejo fúnebre vaya acompañado por las órdenes de Santo Domingo, San Agustín y San Francisco, el cabildo de la Clerecía, los niños de la doctrina, los cofrades de la Vera Cruz y la Pasión, los hermanos del hospital general y el de Antón Martín, así como trece pobres con hachas blancas a los que manda proveer de ropas.

Matrimonio y descendencia editar

Contrajo matrimonio con Ángela de Guzmán en la iglesia de San Salvador de Madrid el 26 de julio de 1595, donde fueron bautizados también sus hijos, quienes heredaron sucesivamente el título al morir sin descendencia legítima, pasando finalmente el título a una línea ilegítima del primogénito:

  • Diego-Melchor Luis de Acuña y Guzmán, II marqués de Vallecerrato, nacido en Madrid en 1602 fue asesinado de un pistoletazo en la calle mayor de Madrid el 25 de julio de 1631, muriendo a los 29 años sin dejar sucesión legítima, tal y como describe Gascón de Torquemada: “a los 25, día de Santiago a las nueve de la noche, mataron al Marqués del Valle, de edad de 25 años, hijo de don Juan de Acuña, Presidente que fue de Castilla. Dejáronle muerto sin poder confesar; sucedió esta desgracia en la Calle Mayor frontero de los Pellejeros, veinte pasos distantes de donde mataron al conde de Villamediana. No obstante, había tenido una hija natural con María Méndez de Barrio y Angulo, soltera hidalga vecina de Palencia a quien había dado palabra de casamiento, hija de Domingo Martínez de Barrio y Angulo, familiar del Santo Oficio en Valladolid. Gracias a las gestiones de su abuela, esta hija, Ángela Melchora de Acuña y Guzmán, contrajo matrimonio en 1645 con Melchor Altamirano de los Ríos y Torres, hijo de Blas de Torres Altamirano y ministro del consejo de Hacienda, cuyo hijo, Luis Antonio de Acuña Altamirano, V marqués del Valle, acabó heredando el marquesado.
  • Ana María de Acuña y Guzmán, III marquesa de Vallecerrato, contrajo matrimonio en 1624 con Luis Carrillo de Toledo, I marqués de Caracena desde 1606 y I conde de Pinto desde 1624. Tras su muerte en 1626, contrajo segundas nupcias en 1633 con su primo segundo Martín de Ledesma y Guzmán, I vizconde de Santarém en 1620 y I marqués de Palacios en 1635. Falleció también sin sucesión en Madrid el 3 de febrero de 1669.
  • Antonia Marcela de Acuña y Guzmán, IV marquesa de Vallecerrato, nacida en Madrid el 16 de enero de 1599 contrajo matrimonio con García Sarmiento de Sotomayor y Luna, II conde de Salvatierra y virrey de México (1642-1648) y Perú (1648-1655). Sin embargo, muere también sin sucesión en Madrid el 10 de febrero de 1683, siendo enterrada junto a su esposo en el Convento Real de Capuchinos de la Paciencia de Madrid, hoy desaparecido. A su muerte sin descendencia, heredó el marquesado Luis Antonio de Acuña Altamirano, V marqués del Valle, descendiente por vía ilegítima del II marqués.
  • Juan de Acuña y Guzmán, nacido en Madrid el 30 de julio de 1610, murió siendo niño.
  • Juan Atanasio de Acuña y Guzmán, nacido en Madrid el 2 de mayo de 1612, también falleció en edad temprana.
  • Juana de Acuña y Guzmán, contrajo matrimonio con Suero de Vega y Castilla, quien descendía de Blanca Enríquez de Acuña, hija del II conde de Buendía. Su abuelo Suero de Vega, casado con Elvira Manrique e hijo de Juan de Vega, señor de Grajal de Campos, ejerció un importante papel en Palencia, donde favoreció a Santa Teresa de Jesús y promovió la llegada de los jesuitas en 1559. Juan murió en Palencia, mandándose enterrar en el panteón familiar de su marido en el convento de San Francisco.
  • Ángela de Acuña y Guzmán, nacida en Madrid el 24 de marzo de 1607, murió soltera.
  • Isabel de Acuña y Guzmán, nacida en Madrid el 15 de abril de 1615, fue monja en el Convento de las Monjas Recoletas Bernardas de la Calle del Sacramento de Madrid, actual iglesia del Sacramento, con el nombre de Sor Isabel de las Llagas. Murió el 11 de octubre de 1705.

Referencias editar