Abrir menú principal

Juan de Vega

político y diplomático español

Juan de Vega y Enríquez de Acuña (1507 - 20 de diciembre de 1558), 1º conde de Grajal y 6º señor de Grajal, fue un militar y hombre de estado español; virrey de Navarra, embajador en Roma y virrey de Sicilia al servicio del emperador Carlos V, y presidente del Consejo de Castilla con Felipe II.

Juan de Vega y Enríquez

Coat of Arms of the Crown of Castile (16th Century-1715).svg
Presidente del Consejo de Castilla
abril de 1557-diciembre de 1558
Predecesor Antonio de Fonseca
Sucesor Luis Hurtado de Mendoza

Coat of Arms SICILY.svg
Virrey de Sicilia
mayo de 1547-febrero de 1557
Predecesor Ferrante Gonzaga
Sucesor Juan de la Cerda y Silva

Coat of Arms of the Kingdom of Navarre.svg
Virrey de Navarra
mayo de 1542-mayo de 1543
Predecesor Diego Hurtado de Mendoza y Silva
Sucesor Luis Hurtado de Mendoza

Información personal
Nombre completo Juan de Vega y Enríquez de Acuña
Nacimiento 1507 Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 20 de diciembre de 1558 Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Cónyuge Leonor Osório y Sarmiento
Información profesional
Ocupación Político y diplomático Ver y modificar los datos en Wikidata
Título Conde de Grajal
Distinciones
  • Commander of the Order of Santiago Ver y modificar los datos en Wikidata

FamiliaEditar

Fue el primogénito de los once hijos de Hernando de Vega, virrey de Galicia, comendador mayor de Castilla y presidente del Consejo de Órdenes, a cuya muerte en 1526 heredó los señoríos de Grajal, Melgar, Villelga y Palazuelo,[1]​ y de Blanca Enríquez de Acuña, hermana del conde de Buendía Fadrique de Acuña.[2]

Se casó con Leonor Osório y Sarmiento (muerta en Palermo el 30 de marzo de 1550) condesa de Santa Marta, señora de Palazuelo de Bedija, hija de Álvaro Osório, III marquês de Astorga, VII duque de Aguiar, VI conde de Villalobos, XV conde de Villanueva de Mondoñedo, IV conde de Trastámara, grande de España, y de su mujer Isabel Sarmiento de Zúñiga, III condesa de Santa Marta, con la que tendría tres hijos (Fernando, Álvaro y Suero) y dos hijas (Isabel y Elena). Isabel, quien se casaría con Pedro de Luna; al yerno le procuró el título de duque gracias a su estrecha relación con el emperador Carlos V, por lo que Pedro de Luna se convertiría en el primer duque de el Ducado de Bivona y de Sicilia en 1554. La otra hija, Elena de Vega y Osório Sarmiento, contrajo matrimonio con el hidalgo luso Fernan de Moraes y Tavora, con descendencia en la familia Botelho de Moraes Sarmiento, Condes de Armamar y Guardas Mayores de la Sal de Setubal.

CarreraEditar

Fue trece de la Orden de Santiago, de la que también fue comendador de Hornachos, y en 1542-43 desempeñó el cargo de virrey de Navarra, en cuyas funciones hubo de afrontar los ataques de las tropas francesas sobre el territorio bajo su gobierno durante la guerra italiana de 1542-1546.[3]​ De allí pasó como embajador a Roma, donde conoció a Ignacio de Loyola.

En 1547 llegó a Sicilia para hacerse cargo del virreinato, donde adquirió fama de autoritario, riguroso y estricto. Preparó la defensa de la isla contra los turcos ampliando las fortificaciones existentes y construyendo una línea de torres de vigilancia para detectar la presencia de flotas enemigas. Para una mejor lucha contra las incursiones de la Piratería berberisca, tuvo el mérito, después el rivelo (censo) de 1549, de establecer una Nuova Militia (Nueva Milicia) con la tarea de gestionar la vigilancia costera y actuar en caso de aterrizaje pirata, que consistía en nueve mil infantería desmontada, y aún mil seiscientos jinetes. El sistema defensivo fue organizado en diez sergenzie con funciones administrativas y militares, y cada sergenzia fue mandado por un sargento.[4]

En 1550 dejó las riendas del virreinato a su hijo Fernando de Vega para partir hacia Mahdia (Túnez) con las galeras de Andrea Doria y del virrey de Nápoles Pedro Álvarez de Toledo y Zúñiga en una expedición de castigo contra Dragut, aunque este consiguió escapar. Tres años después, confirmada la alianza franco-otomana, la flota conjunta de Dragut y del príncipe de Salerno atacaría las costas de Nápoles, amenazando también Sicilia. En el aspecto administrativo del virreinato mandó acuñar moneda, reactivó el comercio interior reconstruyendo los puentes, ordenó actualizar el censo de la isla y favoreció la fundación de varios colegios de jesuítas, entre ellos el antecesor de la universidad de Mesina.[5]

A su regreso a España, en 1557 fue nombrado presidente del Consejo de Castilla, en cuya dignidad falleció al año siguiente.[6]

ReferenciasEditar