Juan de la Cerda

Juan de la Cerda (1327-Sevilla, 1357) fue II señor del Puerto de Santa María, III señor de Gibraleón[1]​ y alguacil mayor de Sevilla, y era un miembro de la Casa de la Cerda y bisnieto del rey Alfonso X de Castilla.

Juan de la Cerda
III Señor de Gibraleón
y II señor del Puerto de Santa María
Heraldic Crown of Spanish Lords.svg
Arms of the House of la Cerda.svg
Escudo señorial de Juan de la Cerda
Información personal
Nacimiento 1327
Sevilla
Fallecimiento 1357
Sevilla
Entierro Convento de Santa Inés
Familia
Dinastía Casa de la Cerda
Padre Luis de la Cerda
Madre Leonor Alfonso de Guzmán
Consorte María Fernández Coronel
Descendencia [Véase descendencia]

Origen familiarEditar

Era hijo de Luis de la Cerda, conde de Clermont y de Talmont y de su esposa Leonor Alfonso de Guzmán,[1]​señora de Huelva y del Puerto de Santa María, por tanto nieto paterno de Alfonso de la Cerda, el Desheredado —hijo de Fernando de la Cerda,[1]​ y de Blanca de Francia—, y de Mahalda de Brienne-Eu. Sus abuelos maternos fueron Guzmán el Bueno y María Alfonso Coronel.[2]

VidaEditar

En 1343 combatió junto con el rey Alfonso XI en el cerco de Algeciras.[1]​ No acudió a las Cortes de Valladolid de 1351 por estar en contra de la privanza que gozaba Juan Alfonso de Alburquerque en la corte del rey Pedro I, aunque después llegaron a un entendimiento y, tras haberse trasladado al norte de África y posteriormente a Portugal, regresó a Castilla con él en 1353.[1]​ En ese mismo año, el rey Pedro mando a ejecutar a su suegro, Alfonso Fernández Coronel, el padre de María Fernández Coronel con quien había casado en torno a 1350.[1]

Acompañó al rey Pedro y asistió en 1353 a su boda con Blanca de Borbón en Valladolid a quien abandonó a los pocos días. Después se encargó de varias misiones, entre ellas ir a buscar a María de Padilla, la amante del rey, que se encontraba en Toledo.[1]​ Los parientes de María de Padilla ocuparon los cargos más relevante en la corte, lo que causó el descontento de los principales magnates del reino. En 1354 Juan de la Cerda se unió a la protesta liderada por Juan Alfonso de Alburquerque, Fernán Ruiz de Castro y algunos de los hermanos bastardos del rey, conocida como la «rebelión de los grandes» que exigían que el rey volviera con Blanca, su legítima esposa, y rompiera su relación con María de Padilla. Esto, sin embargo, era solo un pretexto pues lo que pretendían era recuperar su influencia en la corte y en el gobierno de Castilla.[1]

 
Portada mudéjar del convento de Santa Inés en Sevilla donde Juan de la Cerda recibió sepultura

El rey Pedro, después de haber estado retenido en la ciudad de Toro, logró reconciliarse con varios de los sublevados, incluyendo a Juan de la Cerda que fue recompensado con el señorío de Gibraleón y la devolución de parte de la herencia de su suegro, Alfonso Fernández Coronel que había sido confiscada, aunque el rey, según los cronistas, no olvidó esta ofensa.[1]​ En 1356 Juan de la Cerda se desnaturalizó, en secreto, del monarca castellano y juró fidelidad al rey Pedro IV de Aragón, a quién apoyó en la Guerra de los Dos Pedros, y se sumó al bando de Enrique de Trastámara y a la conspiración que fraguaron, organizando una fallida revuelta en Andalucía, para arrebatar el trono al monarca castellano.[1]

Juan de la Cerda fue apresado por Juan Ponce de León y llevado a la Torre del Oro en Sevilla donde a los pocos días fue ajusticiado.[3]​ Recibió sepultura, años después, en el Convento de Santa Inés en dicha ciudad[2]​ que fundó su viuda en 1374, que también fue enterrada ahí así como la única hija del matrimonio que falleció a los dos años de edad.[1]

Matrimonio y descendenciaEditar

Juan de la Cerda contrajo matrimonio alrededor de 1350 con María Fernández Coronel, señora de Aguilar, hija de Alfonso Fernández Coronel y Elvira Alfón de Biedma.

Fruto del enlace de Juan de la Cerda y María Fernández Coronel tuvieron una sola hija:

  • Leonor de la Cerda que murió a los dos años de edad.[1]

En su juventud y antes de casarse, tuvo con Sol Martínez un hijo natural:[a]

  • Diego Nunes Pereira, casado con Beatriz Ruiz, genearcas de los Pereira de Lacerda en Portugal.[3]​ El rey Manuel I de Portugal le donó el señorío de Vila Verde de Ficalho.[8]
  • María Pereira, esposa de García Afonso do Casal.[3]
  • Mahalda (o Mafalda) de la Cerda [9]​ (n. c. 1371),[10]​ casada con Fernán Gutiérrez de Valverde,[b]​ señor de la torre y la dehesa de Castellanos y alcalde de Alburquerque,[12]​ con descendencia.[c]

NotasEditar

  1. La madre de Juan de la Cerda, Leonor Alfonso de Guzmán, en su testamento fechado el 24 de abril de 1341, dejó la siguiente manda: Ytem mando a Sol Martinez que anda con mi fijo Don Johan, cinquenta maravedis. Masnata y de Quesada interpreta, basándose en la locución en desuso de origen francés recogida en el diccionario de la Real Academia Española, «Andar anidando una mujer», que la frase «anda con mi fijo Don Johan», se refiere a que en el momento de redactar su testamento, Sol Martínez se encontraba embarazada. Además el padre de Sol Martínez se llamaría Martín y lo lógico, según las costumbres onomástica de esa época, es que el hijo de Sol se llamase como su abuelo paterno.[4]
  2. Fernán Gutiérrez de Valverde fue apresado cuando los portugueses invadieron Extremadura en 1397. Según consta en la Crónica do Condestável, Nuño Álvarez Pereira intervino y lo mando soltar de la cárcel porque nom era bem preso (no estaba bien preso). Masnata y de Quesada interpreta que lo mandó soltar porque ya estaba casado, o estaba por casar con su hermana Violante.[11]
  3. Fernán Gutiérrez de Valverde y Mahalda de la Cerda fueron padres de: Álvar Gutiérrez de Valverde, señor de Castellanos, padre de María de la Cerda, señora de Castellanos, casada con Gonzalo de Zúñiga y padres de Leonor de la Cerda; Martín Gutiérrez de Valverde, padre de María Gutiérrez de Valverde, casada con Juan de la Peña; María Gutiérrez de Valverde, casada en primeras nupcias con García Sánchez, sin descendencia, y en segundas con Gonzalo Porcallo, hijo de Vasco Porcallo (Porcalho), comendador de la Orden de Avis cuando su maestre fue el futuro Juan I de Portugal, con dilatada descendencia.[13]

ReferenciasEditar

  1. a b c d e f g h i j k l Valdaliso Casanova, Covadonga. «Juan de la Cerda». Real Academia de la Historia. Madrid. Consultado el 26 de abril de 2020. 
  2. a b c Masnata y de Quesada, 1985, p. 195.
  3. a b c Masnata y de Quesada, 1985, p. 198.
  4. a b Masnata y de Quesada, 1985, pp. 192-195.
  5. Masnata y de Quesada, 1985, pp. 195-197.
  6. Masnata y de Quesada, 1985, p. 197.
  7. Vieira, Domingos; Moreira Azevedo, Carlos A. (2011). Ordem dos eremitas de Santo Agostinho em Portugal (1256-1834) (en portugués). Porto: Universidade Católica Portuguesa. Centro de Estudos de História Religiosa. p. 446. ISBN 9789728361372. 
  8. Valente Machado, Francisco (1980). Biblioteca-Museu de Vila Verde de Ficalho, ed. Monofrafía de Vila Verde de Ficalho (en portugués). Vila Verde de Ficalho. p. 55. OCLC 654471871. Consultado el 26 de abril de 2020. 
  9. Masnata y de Quesada, 1985, pp. 198 y 206-207.
  10. Masnata y de Quesada, 1985, p. 207.
  11. Masnata y de Quesada, 1985, p. 213.
  12. Masnata y de Quesada, 1985, pp. 199, 200-202, 208-209 y 212-213.
  13. Masnata y de Quesada, 1985, pp. 209-215.

BibliografíaEditar

  • Masnata y de Quesada, David E. (1985). «La Casa Real de la Cerda». Estudios Genealógicos y Heráldicos (Madrid: Asociación Española de Estudios Genealógicos y Heráldicos) (1): 169-229. ISBN 84-398-3591-4.