Juche

ideología política creada por Kim il-Sung

El juche o zuche (en chosŏn'gŭl, 주체; McCune-Reischauer, Chuch'e; pronunciado [tɕutɕʰe]; significado, ‘autosuficiencia’) es la ideología que define la soberanía y política de la República Popular Democrática de Corea.[1]​ La idea juche es un sistema filosófico e ideológico cuya formulación se atribuye al presidente Kim Il-sung y cuyo desarrollo se atribuye a Kim Jong-il.

Juche
Juche Tower, Pyongyang.jpg
Chosŏn'gŭl 주체
Hancha 主體
Romanización revisada Juche
McCune-Reischauer Chuch'e

Oficialmente, la idea juche plantea que el «dueño de la revolución y la construcción son las masas populares y que éstas tienen también la fuerza para impulsarlas».[2]​ En este sentido, el juche concibe al ser humano como «dueño y transformador del mundo», ya que considera que los fenómenos sociales tienen sus propias leyes y no son mero reflejo de las condiciones materiales históricas —aunque se acepta que dichas condiciones pueden influir sobre los fenómenos sociales—.[3]​ De esta manera, el juche afirma que hay que desarrollar una «conciencia ideológica» para transformar la sociedad.[4]​ Así, se desarrolla una unicidad ideológica y de dirección al concebir al líder, el partido y las masas como un ente sociopolítico con un mismo fin.[5]

OrígenesEditar

La idea juche fue formulada originalmente por Kim Il-sung, fundador de la República Popular Democrática de Corea.[2]​ De esta manera, sus orígenes se remontan al contexto de participación del propio Kim Il-sung en la lucha contra la ocupación japonesa de Corea desde mediados de la década de 1920 y la reflexión sobre la ruta que debía tomar la revolución coreana.[2]

FundamentosEditar

Algunas características de la idea juche son:
  • Autarquía: defensa de la independencia económica y política respecto a países extranjeros.
  • Songun: el aspecto militar un pilar importante de la política.
  • Patriotismo popular: exaltación de los símbolos nacionales y la defensa de la patria norcoreana ante la amenaza imperialista.
  • Voluntarismo: el ser humano transforma la realidad esencialmente según su voluntad.
  • Respeto y defensa de la cultura tradicional coreana.
  • Unicidad ideológica y de dirección.

El ser humano como dueño de su destinoEditar

Una frase atribuida al político Kim Il-sung define juche del siguiente modo:[cita requerida]

En pocas palabras, la idea Juche significa que los propietarios únicos de la revolución y la construcción posterior son las masas.
Kim Il-sung

La principal idea es que el hombre y la mujer son los responsables de sus destinos. Esta máxima en un sistema revolucionario traslada al conjunto de personas que componen las masas populares la autoría de la revolución y su desarrollo. De esa manera, cada coreano tiene su parte de responsabilidad en el destino de la colectividad.

Según sus defensores, el juche también ha dado una respuesta a una de las preguntas sin responder más importantes de toda la filosofía.Igualmente, afirman que el juche pone a la voluntad y a la razón del hombre (masas populares oprimidas en ambos) en la misma línea.

Asimismo, Kim Jong-il reconoce ciertos méritos del materialismo histórico —como contraponerse a «concepciones reaccionarias de la historia social»— y considera acertado que efectivamente los fenómenos sociales se ven influidos por las «leyes generales del desarrollo material». Sin embargo, él cree que los fenómenos sociales tienen sus propias leyes. Por ello, Kim sostiene que el juche concibe al ser humano como «dueño y transformador del mundo».[3]

«Socialismo a nuestro estilo»Editar

El «socialismo a nuestro estilo» es un término introducido por Kim Jong-il el 27 de diciembre de 1990 en su discurso «El socialismo de nuestro país es el socialismo a nuestro estilo que encarna la idea juche», en el cual reflexiona, entre otros temas, sobre el colapso del bloque soviético y las particularidades del sistema desarrollado en su país.[6]

Así, algunos marxistas-leninistas consideran al juche como una desviación del leninismo, pero los defensores de la idea juche aseveran que surge con el objetivo de adaptarse a la cultura coreana y las necesidades del propio gobierno continuando a la transición comunista a través de los valores populares nacionales. Además, aseguran que la idea juche tiene como base el marxismo-leninismo, es decir, está basado en un análisis crítico del capitalismo, y en el materialismo. De esta manera, si bien Kim Jong-il afirma que la idea juche se basa en el marxismo-leninismo y hay que reconocer sus méritos, asegura que la idea juche resuelve las «limitaciones» del marxismo-leninismo.[7]​ Por otra parte, Kim Jong-il pensaba que el socialismo de tipo soviético no podía extrapolarse a las realidades de otros países, así que cada país debía adoptar su propia vía adaptada a su realidad específica.[8]

La revista norcoreana Korean Review señala que juche significa «adoptar el papel de maestro de la revolución y reconstrucción de tu propio país. Esto significa un proceder independiente y creativo de cada uno con el fin de adaptar las soluciones a los problemas que puedan aparecer en el proceso de revolución y construcción». Así se explica la principal aplicación práctica de esta teoría. La idea juche pone como principal sujeto político a las masas populares oprimidas.

Por otro lado, Kim Jong-il menciona que el nacionalismo surgió como un concepto progresista en la lucha antifeudal donde las masas populares concordaron con la burguesía emergente bajo ideales comunes.[9]​ Sin embargo, advierte que después del triunfo de la revolución burguesa gracias a la consolidación del capitalismo y al convertirse la burguesía en clase gobernante reaccionaria, el nacionalismo se convirtió en «instrumento ideológico para la realización de su dominio, este pasó a ser considerado como una doctrina burguesa, divorciada de los intereses nacionales».[9]​ De igual manera, Kim Jong-il criticó al movimiento socialista por priorizar el internacionalismo descuidando el aspecto nacional.[9]​ En este sentido, Kim Jong-il sentencia:[9]

A decir verdad, un internacionalismo marginado de la nación y divorciado del nacionalismo no significa nada. Si uno es indiferente al destino de su país y pueblo, no puede ser fiel al internacionalismo. Los revolucionarios de cada país deben ser leales al internacionalismo mediante los empeños, ante todo, por el desarrollo y la prosperidad de su nación.
Kim Jong-il

Revolución continua y revolución ideológicaEditar

Asimismo, según Kim Jong-il, el marxismo-leninismo no pudo resolver el «problema de la revolución continua» posterior a la implantación de un Estado socialista, ya que al adherirse llanamente al materialismo histórico el marxismo-leninismo identificaba principalmente «el progreso de la sociedad como la historia del relevo del modo de producción».[4]​ En este sentido, el juche afirma que posterior a la implantación del Estado socialista se debe realizar una «revolución continua» hasta que se materialice el comunismo.[4]​ Esta revolución continua comprende tres revoluciones en sí: la ideológica, la técnica y la cultural.[4]​ De ellas, se destaca la revolución ideológica como la más importante, ya que «el hombre es el encargado del progreso social y su conciencia ideológica desempeña un papel decisivo en la lucha revolucionaria» para «edificar con éxito el socialismo y el comunismo».[4]​ De esta manera, el juche considera que el líder, el partido y las masas forman un ente sociopolítico alineados bajo una «unidad ideológica y de dirección».[5]

TeóricosEditar

Juche toma el nombre de una teoría filosófica tradicional. Se dice que el juche fue inspirado a Kim Il-sung por el monte Paektu, una cumbre mítica para los coreanos y todo un símbolo de la nación.

Kim Il-sung fue el ideólogo y promotor, con decenas de volúmenes publicados. Otros, como Hwang Jang-yop, se encargaron de dar un sentido práctico a sus obras. Kim Il-sung y Kim Jong-il están considerados como los auténticos responsables del desarrollo de la doctrina juche, el primero creándola y el segundo actualizándola según los nuevos retos de la revolución.

Kim Il-sung expuso una doctrina autodefensiva, contrapuesta a la dependencia que adoptaba Corea del Sur respecto a Estados Unidos. Juche ensalza la bandera de la soberanía nacional popular socialista. De esta manera, Kim Jong-il siguió configurando una doctrina que da un sentido ideológico a la práctica política de la República Popular Democrática de Corea.

Juche en el exteriorEditar

Ha habido intentos por parte de la República Democrática Popular de Corea de difundir la filosofía juche. En la actualidad existen grupos de estudio de Juche en diversos países como Corea del Sur, Reino Unido, Brasil, Venezuela, Argentina, Japón, Perú, México, España y Australia.[cita requerida] Hay también un Partido Juche de Francia inspirado en el Juche.

Calendario jucheEditar

El gobierno y las organizaciones de Corea del Norte emplean una variante del calendario gregoriano, el calendario norcoreano o juche el que el primer año coincide con el nacimiento de Kim Il-sung (1912). La numeración de los años sigue el sistema chino Minguo, empleado en la República de China. No hay cambios en los meses respecto al calendario gregoriano, ni existe un año cero. En los textos coreanos es habitual que el año Juche sea puesto en frente del correspondiente año del calendario gregoriano.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. «Corea del Norte: Perspectivas». world.kbs.co.kr. Consultado el 18 de abril de 2020. 
  2. a b c «Preguntas y respuestas sobre la Idea Juche». KFA Euskal Herria. 14 de septiembre de 2016. Consultado el 18 de abril de 2020. 
  3. a b Kim, Jong-il (26 de julio de 1996). La filosofía juche es una original filosofía revolucionaria. p. 4. Consultado el 21 de abril de 2020. 
  4. a b c d e Kim Jong-il (27 de diciembre de 1990). «El socialismo de nuestro país es el socialismo a nuestro estilo que encarna la idea juche». Ediciones en Lenguas Extranjeras. pp. 14-15. Consultado el 18 de abril de 2020. 
  5. a b Kim Jong-il (27 de diciembre de 1990). «El socialismo de nuestro país es el socialismo a nuestro estilo que encarna la idea juche». Ediciones en Lenguas Extranjeras. p. 12. Consultado el 18 de abril de 2020. «En nuestra sociedad socialista el Líder, el Partido y las masas constituyen un ente socio-político que comparte un mismo destino. La solidez de sus lazos consanguíneos se asegura por la unicidad ideológica y de dirección.» 
  6. Kim Jong-il (27 de diciembre de 1990). «El socialismo de nuestro país es el socialismo a nuestro estilo que encarna la idea juche». Consultado el 26 de abril de 2020. 
  7. Kim, Jong-il (14 de noviembre de 1992). «El socialismo es la vida para nuestro pueblo». pp. 5-6. Consultado el 17 de abril de 2020. «Tratar con respeto a los creadores del marxismo-leninismo es un deber consustancial porque esto significa que los sucesores de la revolución estiman a sus antecesores. Al hablar de las limitaciones del marxismo-leninismo hay que señalar los méritos de sus creadores.» 
  8. Kim Jong-il (27 de diciembre de 1990). «El socialismo de nuestro país es el socialismo a nuestro estilo que encarna la idea juche». Ediciones en Lenguas Extranjeras. p. 4. Consultado el 18 de abril de 2020. «En vista de que la época cambia y la realidad concreta de cada país es diferente, si se absolutizan y aceptan de manera dogmática las experiencias, no es posible construir debidamente el socialismo.» 
  9. a b c d Kim Jong-il (26 y 28 de febrero de 2002). «Para comprender correctamente el nacionalismo». Ediciones en Lenguas Extranjeras. pp. 2-3. Consultado el 25 de abril de 2020. 

Enlaces externosEditar