Abrir menú principal

Julián de Toledo

Julián de Toledo (Toledo, c. 644 - Toledo, 690), santo de la Iglesia católica, fue un arzobispo, escritor e historiador de la Hispania visigoda. Tuvo un papel destacado en la sociedad y en la Iglesia católica, solo comparable al de san Isidoro de Sevilla.[1]​ Probable descendiente de una familia de judíos conversos, fue educado en la escuela de la catedral de Toledo por san Eugenio de Toledo. Julián es el escritor más prolífico de la escuela toledana y uno de los más importantes de temática religiosa. También realizó estudios teológicos con un depurado estilo literario muy superior al de su tiempo.

San Julián de Toledo
Saint Julian of Toledo ost 19.JPG
Nacimiento c. 642
Toledo
Fallecimiento 690
Toledo
Venerado en Iglesia católica
Iglesia ortodoxa
Festividad 8 de marzo

En el plano político, Julián defendió al rey Wamba en su escrito Historia del rey Wamba, que narra la unción real de éste en 672 y la rebelión de la Narbonense al año siguiente. También era cercano al rey Ervigio, al que dedicó dos de sus obras. Ervigio sucedió a Wamba en 680, tras su deposición motivada por la penitencia que había recibido siendo inconsciente. El papel exacto de Julián en esta ocasión no está claro, pero la participación en lo que aparenta ser un golpe de Estado del obispo de Toledo, responsable del sacramento de la penitencia como de la unción real, queda bastante evidente.

Índice

BiografíaEditar

Acorde a un sucesor suyo, Felix de Sevilla-Toledo, quien escribió su Vita en los últimos años del siglo VII, Julián recibió el bautismo en la principal iglesia de Toledo. Cuenta esta obra hagiográfica que el joven fue educado en la escuela catedralicia toledana, bajo el entonces obispo Eugenio II, reconocido poeta latino; tuvo por compañero al diácono Gudila. Unidos por los gustos comunes tanto como por el afecto, los amigos se consagraron a la oración y el estudio en el retiro y muy pronto, el celo apostólico les hizo volver al mundo para intentar la conversión de los pecadores. Al no poder realizar el deseo de consagrarse a la vida monástica, Julián profundizó en el estado clerical sus conocimientos bíblicos, teológicos, filosóficos, históricos y poéticos. Fue ordenado diácono y después sacerdote (c. 674/5). Sobresale como experto de literatura patrística latina y griega, cosa poco usual en aquel período de occidente.

El 29 de enero de 680 fue elegido y consagrado obispo metropolitano de Toledo, sucediendo a Quírico. Ejerció durante una década el ministerio pastoral, moral, espiritual y político en la misma dirección que los grandes obispos Ildefonso de Toledo e Isidoro de Sevilla. Cabe destacar de su gobierno diocesano el notable aumento del patrimonio de la biblioteca episcopal. Asistió a varios concilios de Toledo, concretamente el duodécimo en 681, el decimotercero en 683, el decimocuarto en 684 y el decimoquinto en 688, presidiendo los tres últimos. El XII Concilio de Toledo dió por válida la penitencia administrada a Wamba y la unción del nuevo rey Ervigio. En el XV Concilio tuvo un papel destacado, ya que se confirmó la posición teológica de Julián sobre las dos voluntades de Cristo, tema al que se dedicaron 17 cánones. También obtuvo para su sede la primacía sobre todas las diócesis españolas. Por eso se le da el título de arzobispo de Toledo, aunque el término no se empleaba generalmente en aquella época.

Julián de Toledo fue escritor muy fecundo: entre sus obras se cuenta un estudio del rito hispánico (la forma en que se celebraba la liturgia en territorio hispano antes del uso del rito romano), un libro contra los judíos y los tres volúmenes de los "Pronósticos", que tratan de las postrimerías. El santo sostiene en esta obra que el amor y el deseo de ir a reunirse con Dios bastan para acabar con el temor natural a la muerte. También afirma que los bienaventurados piden por nosotros en el cielo, que desean nuestra felicidad y que ven nuestras acciones, ya sea en la misma esencia de Dios o por ministerio de los ángeles, que son los mensajeros de Dios en la tierra.

Según su hagiógrafo y sucesor, Félix de Toledo, Julián murió el 6 de marzo de 690, a la edad de 58 años. Sus restos fueron depositados en la Iglesia de Santa Leocadia, aunque fueron trasladados durante las persecuciones de Abderrahman I a las cercanías de Oviedo, dando nombre a la localidad de Santullano.

La Archidiócesis de Toledo celebra su Fiesta el día 29 de enero, ya que ese día fue su toma de posesión de la sede toledana en el año 680. En el Martirologio Romano su festividad viene señalada a día 6 de marzo.

ObrasEditar

Su figura en la historia de la teología viene recordada sobre todo por la celebración de cuatro importantes concilios de la iglesia española (XII-XV Concilios de Toledo), además de su producción teológica, particularmente en materia escatológica. Durante su obispado mantuvo una polémica vibrada contra los teólogos de la Curia romana, que vieron algunas ambigüedades en la formulación de algunas tesis de su refinada Cristología. Para defenderse de estas acusaciones compuso dos obras que traen el mismo título, Apologeticum, en que con inteligencia y una dosis notable del sarcasmo, se defendió de los ataques de los teólogos romanos, sin poner nunca en discusión la Sede de Pedro y su primado. El XIV y el XV Concilios de Toledo, como adherencia total a su Obispo Primado, integraron el primero y el segundo Apologeticum en sus documentos oficiales.

Julián no sólo fue un acreditado reformador de la liturgia, sino también autor de textos litúrgicos de gran provecho para la Iglesia toledana. Según su hagiógrafo, las 17 obras de Julián son de carácter dogmático, bíblico, teológico, litúrgico, histórico y probablemente haya incursionado también en gramática. Su obra más importante fue escrita en el 688, dos años antes de su muerte: conocido como el primer tratado sistemático de escatología cristiana, el Prognosticum futuri saeculi es dividido en tres libros, el primero dedicado a la muerte, el segundo al estado de las almas antes de la parusía final de Cristo y el tercero a la resurrección de los muertos. En dicha obra, que hace de Julián el verdadero padre de la escatología cristiana sistemática, hay dos fuentes, la bíblica y la patrística.

La exégesis bíblica es fuertemente marcada por el sentido literal, y es acompañada con los escritos patrísticos, sea latinos que griegos, considerados por el patrimonio y fuente de la teología, y con la adición de argumentaciones racionales. Es muy probable que la obra fuese redactada con el fin de formar al clero toledano. Gracias a su brevedad y solidez doctrinal el Prognosticum fue muy apreciado y tuvo una gran difusión en la Europa alto-medieval (se cuentan alrededor de 1500-2000 los manuscritos provenientes de las bibliotecas de los monasterios y escuelas medievales desde el s. IX hasta el s. XII) ejercitando una notable influencia en la teología Carolingia y en el primer período de la teología escolástica, sobre todo, en las Sentencias de Pedro Lombardo (Distinctiones XXI, cc. 1-5 y XLIII - L), texto fundamental en la teología medieval, comentado, además por los más grandes maestros de las Universidades del siglo XIII.

La obra de Julián de Toledo, como así también su nombre son citados frecuentemente por el Magister Sententiarum. El aporte más importante del Prognosticum es la diferencia estructural de una doble fase escatológica: la fase intermedia o escatología de las almas y la fase final, o escatología colectiva de los eventos escatológicos finales. Tal original diferencia metodológica y epistemológica planteada por Julián de Toledo llegará a través de la escolástica medieval y los textos magisteriales de la Iglesia católica a influir, no sin confrontaciones ásperas y contestaciones, en la doctrina escatológica del Concilio Vaticano II, en los documentos magisteriales contemporáneos e inclusive en el Catecismo de la Iglesia católica.

Obras auténticas

  • Apologeticum fidei
  • De comprobatione sextae aetatis aduersus iudaeos
  • Apologeticum de tribus capitulis
  • Fragmenta II apud Aluarum Cordubensem
  • Antikeimenon
  • Elogium beati Ildephonsi o Vida de San Ildelfonso.
  • Prognosticon futuri saeculi libri III
  • Versus ad Modoenum

Obras dudosas

  • Ars Grammatica
  • Tractatus de partibus orationis
  • De Trinitatis diuinitatis quaestionibus
  • Utrum animae de humanis corporibus exeuntes mox deducantur ad gloriam uel ad poenam

Félix enumera hasta 17 obras, sin contar las epístolas y oraciones anexas a algunas de ellas. Y el catálogo no es completo. Algunas fueron escritas antes de su elevación a la sede toledana (Historia de Wamba), pero la actividad literaria de J. se desarrolló sobre todo durante su pontificado toledano.

Cabe destacar que más de la mitad de sus obras se han perdido, y algunas (Versus ad Modoenum) permanecen hoy en día inéditas.

Notas y referenciasEditar

  1. Domínguez del Val, Diccionario de Historia Eclesiástica de España, pp.: 1259-60, (CSIC, 1972), apud Gonzálvez Ruiz, Ramón (1996). «San Julián de Toledo en el contexto de su tiempo» (PDF). Anales Toledanos (32): 7. 

BibliografíaEditar

  • «Julián de Toledo, Santo». Catholic.net. Consultado el 8 de julio de 2007. 
  • «San Julián de Toledo». Artehistoria. Archivado desde el original el 14 de mayo de 2007. Consultado el 8 de julio de 2007. 
  • Adams (Jeremy D.) : « The Political Grammar of Julian of Toledo », in Minorities and Barbarians in Medieval Life and Thought, ed. S. J. Ridyard, R. G. Benson, Sewanee, 1996, pp.179-196.
  • Collins (Roger): "Julian of Toledo and the education of kings in late seventh-century Spain", in ID., Law, Culture and Regionalism, Aldershot, 1992, III.
  • De Jong (Mayke): "Adding insult to injury: Julian of Toledo and his Historia Wambae", in The Visigoths from the Migrations period to the 7th Century. An ethnographic perspective, ed. P. Heather, Woodbridge, 1999, pp.373-402.
  • Deswarte (Thomas): "La trahison vaincue par la charité : Julien de Tolède et les rebelles", in La trahison au Moyen Âge. De la monstruosité au crime politique (Ve-XVe s.), ed. M. Billoré, M. Soria, Rennes, 2010, pp.353-368.
  • Díaz y Díaz (Pedro R.): "Julián de Toledo: "Historia del Rey Wamba" (Traducción y Notas)", Florentia Iliberritana 1 (1990), pp.89-114.
  • García Herrero (Gregorio): "Sobre la autoría de la Insultatio y la fecha de composición de la Historia Wambae", in Jornadas internacionales: “Los Visigodos y su mundo”, Arqueología, Paleontología y Etnografía, IV, Madrid, 1998, pp.115-125.
  • García López (Yolanda): "La cronología de la ‘Historia Wambae’", Anuario de Estudios Medievales 23 (1993), pp.121-139.
  • Martín (José Carlos): La Hispania visigótica y mozárabes. Dos épocas en su literatura, Salamanca, 2010, pp. 155-172.
  • Murphy (F. X.): "Julian of Toledo and the Fall of the Visigothic Kingdom in Spain", Speculum 27 (1952), pp.1-21.

Enlaces externosEditar


Predecesor:
Quirico
Arzobispo de Toledo
680 – 690
Sucesor:
Sisberto