La tumba llamada KV54 está situada en el Valle de los Reyes, en Egipto. Las excavaciones que llevaron a su descubrimiento y posterior estudio fueron hechas por Edward R. Ayrton, gracias al mecenazgo de Theodore M. Davis.

KV54
Tutankamón
Ubicación Valle de los Reyes
Descubierta 21 de diciembre 1907
Excavada por Edward R. Ayrton
Datos específicos
Anchura máx. 1,17 m
Longitud 1,69 m
Área 2 m²
Cronología
KV53 KV54 KV55
[editar datos en Wikidata]

En realidad no es una tumba sino un pequeño pozo, localizado cerca de la tumba de Seti I, que contuvo cerca de una docena de jarros de almacenamiento sellados. Dentro de estos se encontraron, cuidadosamente embalados, diversos objetos: cerámica, platos, bolsas con natrón, huesos de animales, pectorales florales y lino, con inscripciones datadas en los últimos años del reinado de un faraón poco conocido en esa época: Tutankamón.

En 1909, Davis sacó de Egipto y donó al Museo Metropolitano de Arte de Nueva York el contenido de seis de las jarras, donde permanecen actualmente.[1]​ Davis declaró a la prensa que había encontrado la tumba de Tutankamón y publicó en 1912 sus estudios en un libro llamado The Tombs of Harmhabi and Touatankhamanou (Las tumbas de Horemheb y Tutankamón).

Uno de los hallazgos de la KV54 era un lienzo de lino con un texto hierático que decía «al buen dios, señor de las Dos Tierras, Nebjeperura (nb ḫpru rˁ nombre de Nesut-Bity de Tutankamón, el Señor de las manifestaciones es Ra), el amado de Min. Lino del año 6».[2]​ que demostraba que la KV54 no era la tumba real de Tutankamón, y señalaba la existencia de una tumba no descubierta. Howard Carter, que sería quien encontró más tarde la KV62, coincidía en esta opinión con Herbert Winlock, director del museo Metropolitano.

En 1923, Winlock, que había encontrado fosas similares en otras excavaciones posteriores de la necrópolis tebana, identificó la KV54 no como tumba real, sino como un «pozo de embalsamamiento», que guardaba los restos del material utilizado en la momificación del faraón, más que su tumba. Los alimentos y otros artículos relacionados provienen probablemente de un banquete funerario celebrado durante el sepelio del rey. Winlock estimaba que habría habido un total de ocho plañideras oficiales que habían acompañado al séquito funerario.[3]

Cuando Carter descubrió la tumba de Tutankamón en 1922, se encontraron objetos similares en el corredor de entrada, y se cree que, después de que la primera tentativa de robo de la misma, el material de embalsamamiento del pozo fue trasladado al hoyo KV54, y el pasillo se rellenó de escombros para impedir cualquier saqueo posterior.[4]

GaleríaEditar

NotasEditar

  1. Forbes, Dennis C. Tombs, Treasures, Mummies: Seven Great Discoveries of Egyptian Archaeology. p. 517. KMT Communications, Inc. 1998. ISBN 1-879388-00-7
  2. Bickerstaffe, Dylan. Embalming Caches in The Valley of the Kings, KMT. p.48. Summer 2007.
  3. Forbes, Dennis C. Tombs, Treasures, Mummies: Seven Great Discoveries of Egyptian Archaeology. p.322 KMT Communications, Inc. 1998. ISBN 1-879388-00-7
  4. Reeves, Nicholas. Wilkinson, Richard H. The Complete Valley of the Kings. Thames & Hudson. 1997. (Reprint) ISBN 0-500-05080-5

Enlaces externosEditar