Abrir menú principal
Tienda de kipot en Jerusalén, Israel.

La kipá (en hebreo, כִּפָּה‎ "cúpula, parte superior"; también conocida por su nombre en ídish, yarmulke, יאַרמלקע) es una pequeña gorra ritual usada tradicionalmente por los varones judíos, y últimamente aceptada también por las corrientes no ortodoxas para uso femenino.

La kipá - o cualquier otro sombrero, gorro o prenda que cubra total o parcialmente la cabeza - es de uso obligatorio (incluso para no judíos o gentiles) al entrar y permanecer en determinados lugares de culto judío, como sinagogas, cementerios o lugares sagrados, o en situaciones de plegaria, celebración o estudio de Torá. Los varones judíos observantes, empero, visten kipá durante todo el día y en toda ocasión.

La kipá es de tela o lana bien tejida, y se confecciona hoy en día de los más diversos colores, tamaños y diseños, para todos los gustos, situaciones y modas. La kipá tejida es más común dentro del público observante, y la kipá negra entre el público ultra-ortodoxo. Es posible ubicar a un judío practicante dentro de determinada rama o corriente del judaísmo por el color, el tamaño o el material del que está hecha la kipá que lleva puesta. Así, por ejemplo, los colores ocres, verdosos y marrones son tradicionales en las "kipot" sefarditas, los blancos y cremas predominan en los ashkenazís y la kipá multicolor "kipá bujari" entre los mizrajíes (es de un tamaño notablemente mayor a la kipá europea y a menudo las llaman erróneamente "kipá sefardita") y los judíos asiáticos. Los ultra-ortodoxos llevan siempre kipá completamente negra. También blanca y de y un tamaño mayor que las anteriores es la "kipá de Breslev" , "Najman" o "kipá de Breslov" que usan los seguidores ashkenazis del antiguo rabino Najman de Uman. La kipá yemenita tiene un sello propio, suele ser oscura (negra, normalmente) y con rebordes de colores claros.

La costumbre de llevar kipá no proviene de un precepto o mandamiento propiamente dicho, a diferencia del talit o chal ritual, o de los tefilín o filacterias, aunque se ha arraigado con el correr de los siglos, al punto de convertirse en uno de los atributos más emblemáticos del judaísmo. Aun así, sus orígenes son igualmente milenarios, y se remontan al Talmud (Maséjet Kidushín, "Tratado de casamientos", 31:1), simbolizando la necesidad de tener presente en todo momento que Dios está por encima de los hombres, mujeres y las cosas.

En el servicio del Templo de Jerusalén los sacerdotes Cohanim tenían prohibido llevar la cabeza descubierta. Éste es uno de los orígenes de esta costumbre.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

Enlaces externosEditar