Abrir menú principal

La ley

libro de Frédéric Bastiat

La ley, título original en francés La loi, es un libro de 1850 escrito por Frédéric Bastiat. Fue escrito en Mugron dos años después de la tercera Revolución francesa de 1848 y unos meses antes de morir de tuberculosis a los 49 años. El ensayo fue influenciado por el Segundo tratado sobre el gobierno civil de John Locke, a su vez influyó Economía en una lección de Henry Hazlitt.[1]​ Se trata de la obra por la que Bastiat es más conocido, junto con la Petición de los fabricantes de velas y la Parábola del cristal roto.

La ley
de Frédéric Bastiat Ver y modificar los datos en Wikidata
Idioma Francés
Título original La Loi Ver y modificar los datos en Wikidata
Texto original La Loi (Frédéric Bastiat) en Wikisource
País Francia
Fecha de publicación 1850 Ver y modificar los datos en Wikidata

En La ley, Bastiat afirma que "cada uno de nosotros tiene un derecho natural - de Dios - para defender su persona, su libertad y su propiedad". El Estado es una "sustitución de una fuerza común para las fuerzas individuales" para defender este derecho. La ley se pervierte cuando se castiga el derecho a la legítima defensa de uno en favor del derecho adquirido para saquear de otro.

Bastiat define dos formas de saqueo: "la codicia estúpida y la falsa filantropía". La avaricia estúpida son "los aranceles proteccionistas, subsidios, beneficios garantizados" y la falsa filantropía son "garantías de empleo, planes de socorro y asistencia social, educación pública, la tributación progresiva, de crédito gratis, y las obras públicas". El monopolismo y el socialismo son saqueo legalizado que Bastiat enfatiza que son legales pero no legítimos.

La justicia tiene límites precisos, pero la filantropía es ilimitada y el gobierno puede crecer indefinidamente cuando esta última se convierte en su función. El estatismo está "basado a esta hipótesis triple: la inercia total de la humanidad, la omnipotencia de la ley, y la infalibilidad del legislador". La relación entre el público y el legislador se convierte en "como el barro al alfarero". Bastiat dice: "No discuto su derecho a inventar combinaciones sociales, para anunciar, para defender, y para tratar sobre sí mismos, por su propia cuenta y riesgo. Pero niego su derecho a imponer estos planes sobre nosotros por la ley -la fuerza- y que nos obliguen a pagar por ellos con nuestros impuestos".[2]

Contemporáneos mencionados en La leyEditar

ReferenciasEditar

  1. A pesar de que Hazlitt fue más influenciado por Ce qu'on voit et ce qu'on ne voit pas (Lo que se ve y lo que no se ve), como lo menciona en el prólogo de su libro
  2. Estas citas son tomadas de la traducción del francés al inglés de Dean Russell de La ley [1]

Enlaces externosEditar