Labro

parte de la boca en insectos y crustáceos
Labro (lr) en rojo.
Lado interno del labro de una larva de Chironomidae mostrando la epifaringe.

En los insectos y crustáceos, el labro (labrum) o labio superior es un esclerito dorsal impar del aparato bucal que recubre las mandíbulas. Por su parte posterior se une al clípeo por el surco clípeo-labral, lo que le permite cierta movilidad.[1]

Representa el techo de la boca; en su cara interna o ventral se localiza la epifaringe, una estructura levemente esclerosada y provista de sedas sensoriales; su función es gustativa.

La forma primitiva del labro es aplanada y ancha, como en los ortópteros o coleópteros, pero en algunos órdenes, como en los dípteros, está muy modificado.

El origen evolutivo, la embriogénesis y el desarrollo morfológico del labro han resultado uno de los temas más controvertidos en el estudio de las estructuras de la cabeza de los artrópodos.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Haas, M. S.; Brown, S. J.; Beeman, R. W. (2001). «Pondering the Procephalon: the Segmental Origin of the Labrum». Development, Genes and Evolution 211 (2): 89-95. doi:10.1007/s004270000129. 

Enlaces externosEditar