Lampyridae

familia de coleópteros polífagos

Los lampíridos (Lampyridae) son una familia de coleópteros polífagos que incluye los insectos conocidos como luciérnagas, bichos de luz, curucusíes,[2]isondúes,[3]cucuyos y gusanos de luz, caracterizados por su capacidad de emitir luz (bioluminiscencia). Muchas se pueden encontrar en pantanos o en las áreas húmedas y boscosas, donde sus larvas tienen una fuente de alimento abundante. Son coleópteros de cuerpo blando relacionados con las familias Lycidae, Phengodidae y Cantharidae, con una distribución mundial de al menos 1900 especies conocidas.

Symbol question.svg
 
Luciérnagas
Lampyris noctiluca.jpg
Taxonomía
Reino: Animalia
Filo: Arthropoda
Clase: Insecta
Orden: Coleoptera
Suborden: Polyphaga
Infraorden: Elateriformia
Superfamilia: Elateroidea
Familia: Lampyridae
Latreille, 1817
Subfamilias[1]

CaracterísticasEditar

Se caracterizan por poseer un par de antenas delgadas y articuladas, élitros y un protórax modificado de forma que casi cubre la cabeza. Los élitros son blandos en comparación con otros coleópteros. En la mayoría de las especies es muy notorio el dimorfismo sexual: mientras los machos alcanzan un desarrollo completo similar al de otros coleópteros, las hembras conservan un aspecto larvario, con élitros reducidos a escamas y se parecen más a cochinillas de humedad que a escarabajos, con patas rechonchas y sin alas, no pudiendo así volar. Los adultos de algunas especies no se alimentan.[4]

Hábitat y distribución geográficaEditar

Se distribuyen en regiones cálidas o templadas con presencia de humedad, encontrándolas a menudo en ciertas partes de Europa, Asia y América.[5]

Biología y ecologíaEditar

La característica más distintiva de los lampíridos es su cortejo nocturno, el cual consiste de un diálogo complicado entre los machos y las hembras de una especie. Típicamente los machos patrullan en busca de pareja con un vuelo característico mientras emiten secuencias de destellos de luz característicos de cada especie. Las hembras de la misma especie pueden responder con destellos específicos y así el apareamiento puede ocurrir.

En las noches cálidas, es posible ver a las luciérnagas hembras iluminarse para atraer a los machos que sobrevuelan. Si se sienten amenazadas, desactivan la luz. Generan luz en intervalos de seis a ocho segundos mediante un órgano especial situado bajo la cutícula (ectodérmico), situado en la parte ventral del abdomen. Esta luz se produce por un proceso de oxidación de la luciferina en presencia de la enzima luciferasa, que ocurre muy rápidamente. Este proceso recibe el nombre de bioluminiscencia y emite una luz brillante con poca elevación de la temperatura. Algunas especies emiten la luz con esquemas definidos de variación en los intervalos y el número de destellos.

Algunos días después del acoplamiento, la hembra pone los huevos fertilizados, bajo la superficie de la tierra. Los huevos se incuban durante tres a cuatro semanas y entonces salen de ellos las larvas, que tienen ojos simples. Algunas hacen madrigueras subterráneas, y otras en la corteza de los árboles.

Las larvas de luciérnaga, conocidas como gusanos de luz, se alimentan de pequeños caracoles y babosas. Los paralizan con un fluido digestivo que digiere el cuerpo del molusco y luego succionan su alimento. Después de meses de alimentarse se convierten en pupas durante siete a veinte días y luego emergen como adultos (imagos).

Interacción con los seres humanosEditar

ConservaciónEditar

 
Luciérnagas en Georgia Estados Unidos de América, exposición de 8 segundos

Se cree que las poblaciones de luciérnagas están disminuyendo en todo el mundo. Aunque los datos de seguimiento de muchas regiones son escasos, un número creciente de informes anecdóticos, junto con varios estudios publicados en Europa y Asia, sugieren que las luciérnagas están en peligro.[6][7][8][9]​ Evaluaciones recientes de la Lista Roja de la UICN para las luciérnagas norteamericanas han identificado especies con un mayor riesgo de extinción en EE.UU., con 18 taxones clasificados como amenazados de extinción.[10][11]

Las luciérnagas se enfrentan a amenazas como la pérdida y degradación del hábitat, la contaminación lumínica, el uso de pesticidas y el cambio climático.[12]​ El turismo de luciérnagas, un sector de la industria de viajes y turismo en rápido crecimiento, también se ha identificado como una amenaza potencial para las luciérnagas y sus hábitats si no se gestiona adecuadamente.[13]​ Como muchos otros organismos, las luciérnagas se ven directamente afectadas por el cambio en los usos del suelo pérdida de hábitat y de conectividad.[14]​ Los plaguicidas, incluidos insecticidas y herbicidas, también han sido señalados como una causa probable del declive de las luciérnagas.[15][16]​ Estas sustancias químicas no sólo pueden dañar directamente a las luciérnagas, sino que también pueden reducir las poblaciones de sus presas y degradar el hábitat. La contaminación lumínica es una amenaza especialmente preocupante para las luciérnagas. Dado que la mayoría de las especies de luciérnagas utilizan señales de cortejo bioluminiscentes,[17]​ también son muy sensibles a los niveles ambientales de luz y, en consecuencia, a la contaminación lumínica.[17][18]​ Un número creciente de estudios que investigan los efectos de la luz artificial nocturna en las luciérnagas ha demostrado que la contaminación lumínica puede alterar las señales de cortejo de las luciérnagas e incluso interferir en la dispersión de las larvas.[19][20][21][22]​ Los investigadores coinciden en que es necesario proteger y mejorar el hábitat de las luciérnagas para conservar sus poblaciones. Las recomendaciones incluyen reducir o limitar la luz artificial por la noche, restaurar los hábitats donde se dan especies amenazadas y eliminar el uso innecesario de pesticidas, entre otras muchas.[16][23][24]

En la culturaEditar

 
La luciérnaga de Uemura Shōen de 1913, signo del verano en Japón
 
Hotarugari, captura de luciérnagas, de Mizuno Toshikata, 1891.

Las luciérnagas han estado presentes en la cultura humana de todo el mundo durante siglos.[25]​ En Japón, la aparición de luciérnagas (en japonés: hotaru) marca el cambio anticipado de las estaciones;[26]​ la observación de luciérnagas es un placer estético especial durante el pleno verano, que se celebra en parques que existen con ese único propósito.[27]​ La espada japonesa llamada Hotarumaru, fabricada en el siglo XIV, recibe ese nombre por la leyenda de que una noche sus desperfectos fueron reparados por luciérnagas.[28][29]

En Italia, la luciérnaga (en italiano: lucciola) aparece en el Canto XXVI del Infierno de Dante, escrito en el siglo XIV:[30]

Quante'l villan ch'al poggio si riposa,

nel tempo che colui che'l mondo schiara

a faccia sua a noi tien meno ascosa,

come la mosca cede a la zanzara,

vede lucciole giù per la vallea,

forse colà dov' e' vendemmia e ara:

di tante fiamme tutta risplendea

l'ottava bolgia, ...

- Infierno de Dante, Canto XXVI, líneas 25-32

TRaducción aproximada en prosa: Tantas como las luciérnagas que el campesino ve en el valle [toscano] de abajo, cuando descansa en la colina -en la estación [pleno verano] en que el sol se oculta menos de nosotros, y a la hora del día [anochecer] en que la mosca da lugar al mosquito-, tal vez en los campos donde labra la tierra y recoge las uvas; con tantas llamas brillaba la octava fosa [del Infierno], ...

En la cultura occidental, las luciérnagas, con sus luces que aparecen y desaparecen transitoriamente, se asocian a "significados tan distintos e incluso contradictorios como la infancia, la cosecha, la fatalidad, los duendes, el miedo, el cambio de hábitat, el idilio, el amor, la suerte, la mortalidad, la prostitución, el solsticio, las estrellas y la fugacidad de las palabras y la cognición".[31]​ La luciérnaga era uno de los 12 tipos de escarabajo conocidos en la Antigüedad clásica; Plinio el Viejo aconsejaba sembrar mijo y cosechar cebada en el momento en que aparecían las luciérnagas.[31]

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Lawrence, J. F. & Newton, A. F., Jr. 1995. Families and subfamilies of Coleoptera (with selectes genera, notes, refernces and data on family-group names). In: Pakaluk y Slipinski (Eds.). Biology, phylogeny and classification of Coleoptera: Papers celebrating the 80th birthday of Roy A. Crowson. Muzeum i Instytut Zoologii PAN, Warszawa. Pp. 779-1006. ISBN 83-85192-34-4.
  2. Shimose, Mitsuko (25 de febrero de 2014). «El Curucusí enseña a los niños a cuidar su entorno». La Razón. Archivado desde el original el 26 de marzo de 2019. Consultado el 20 de marzo de 2019. 
  3. Coluccio, Félix. Diccionario folklórico de la flora y la fauna de América (1ª edición). Argentina: Del Sol S.R.L. p. 151. ISBN 950-9413-90-9. Consultado el 2 de agosto de 2017. 
  4. Bugguide.net. Family Lampyridae - Fireflies
  5. National Geographic. «Luciérnaga (bicho de luz)». Consultado el 12 de agosto de 2016. 
  6. Atkins, Val; Bell, Dolly; Bowker, Ann et al. (2016). «The status of the glow-worm Lampyris noctiluca L. (Coleoptera: Lampyridae) in England». Lampyrid 4: 20-35. 
  7. Gardiner, Tim; Didham, Raphael K. (2020). «Glowing, glowing, gone? Monitoring long-term trends in glow-worm numbers in south-east England». Insect Conservation and Diversity (en inglés) 13 (2): 162-174. S2CID 216387774. doi:10.1111/icad.12407. 
  8. Khoo, Veronica; Nada, B.; Kirton, L.G. et al. (2009). «Monitoring the population of the firefly Pteroptyx tener along the Selangor River, Malaysia for conservation and sustainable ecotourism». Lampyrid 2: 162-173. 
  9. Wong, C.; Yeap, C.A. (2012). «Conservation of congregating firefly zones (CFZs) in peninsular Malaysia». Lampyrid 2: 174-187. 
  10. «Latest Update to the IUCN Red List Includes First Global Assessments for Fireflies, with a Spotlight on North America | Xerces Society». xerces.org. Consultado el 12 de octubre de 2021. 
  11. Fallon, Candace E.; Walker, Anna C.; Lewis, Sara et al. (17 de noviembre de 2021). «Evaluating firefly extinction risk: Initial red list assessments for North America». PLOS One 16 (11): e0259379. Bibcode:2021PLoSO..1659379F. PMC 8598072. PMID 34788329. doi:10.1371/journal.pone.0259379. 
  12. Lewis, Sara M; Wong, Choong Hay; Owens, Avalon C. S. et al. (1 February 2020). «A Global Perspective on Firefly Extinction Threats». BioScience 70 (2): 157-167. doi:10.1093/biosci/biz157. 
  13. Lewis, Sara M.; Thancharoen, Anchana; Wong, Choong Hay et al. (2021). «Firefly tourism: Advancing a global phenomenon toward a brighter future». Conservation Science and Practice 3 (5): e391. doi:10.1111/csp2.391. 
  14. Sala, Osvaldo E.; Chapin, F. Stuart; Iii et al. (10 de marzo de 2000). «Global Biodiversity Scenarios for the Year 2100». Science 287 (5459): 1770-1774. PMID 10710299. doi:10.1126/science.287.5459.1770. 
  15. See "How You Can Help", FireFly.org, citing (1) "Understanding Halofenozide (Mach 2) and Imidacloprid (Merit) Soil Insecticides," by Daniel A Potter. International SportsTurf Institute, Inc., Turfax, Vol. 6 No. 1 (Jan-Feb 1998) and (2) "Relative Toxicities of Chemicals to the Earthworm Eisenia foetida," by Brian L. Roberts and H. Wyman Dorough. Article first published online: 20 October 2009. Environmental Toxicology and Chemistry, Vol. 3, No. 1 (Jan. 1984), pp. 67–78.
  16. a b Fallon, Candace; Hoyle, Sarah; Lewis, Sara et al. (2019). «Conserving the Jewels of the Night: Guidelines for Protecting Fireflies in the United States and Canada». The Xerces Society for Invertebrate Conservation. Portland, Oregon. Consultado el 23 de junio de 2021. 
  17. a b Lloyd, James E.; Wing, Steven R.; Hongtrakul, Tawatchai (1989). «Ecology, Flashes, and Behavior of Congregating Thai Fireflies». Biotropica 21 (4): 373. JSTOR 2388290. doi:10.2307/2388290. 
  18. Viviani, Vadim Ravara; Rocha, Mayra Yamazaki; Hagen, Oskar (June 2010). «Fauna de besouros bioluminescentes (Coleoptera: Elateroidea: Lampyridae; Phengodidae, Elateridae) nos municípios de Campinas, Sorocaba-Votorantim e Rio Claro-Limeira (SP, Brasil): biodiversidade e influência da urbanização». Biota Neotropica 10 (2): 103-116. doi:10.1590/s1676-06032010000200013. 
  19. Firebaugh, Ariel; Haynes, Kyle J. (1 de diciembre de 2016). «Experimental tests of light-pollution impacts on nocturnal insect courtship and dispersal». Oecologia 182 (4): 1203-1211. Bibcode:2016Oecol.182.1203F. PMID 27646716. S2CID 36670391. doi:10.1007/s00442-016-3723-1. 
  20. Owens, Avalon Celeste Stevahn; Meyer-Rochow, Victor Benno; Yang, En-Cheng (7 February 2018). «Short- and mid-wavelength artificial light influences the flash signals of Aquatica ficta fireflies (Coleoptera: Lampyridae)». PLOS ONE 13 (2): e0191576. Bibcode:2018PLoSO..1391576O. PMC 5802884. PMID 29415023. doi:10.1371/journal.pone.0191576. 
  21. Owens, Avalon C. S.; Lewis, Sara M. (2021). «Narrow‐spectrum artificial light silences female fireflies (Coleoptera: Lampyridae)». Insect Conservation and Diversity 14 (2): 199-210. S2CID 232246018. doi:10.1111/icad.12487. 
  22. Owens, Avalon C.S.; Lewis, Sara M. (2021). «Effects of artificial light on growth, development, and dispersal of two North American fireflies (Coleoptera: Lampyridae)». Journal of Insect Physiology 130: 104200. PMID 33607160. S2CID 231969942. doi:10.1016/j.jinsphys.2021.104200. 
  23. «How You Can Help Prevent Fireflies from Disappearing». Firefly.org. Consultado el 12 October 2021. 
  24. «How You Can Help». Xerces Society. Consultado el 12 October 2021. 
  25. Krafsur, E. S.; Moon, R. D.; Albajes, R.; Alomar, O.; Chiappini, Elisabetta; Huber, John; Capinera, John L. (2008). «Fireflies (Coleoptera: Lampyridae)». Encyclopedia of Entomology. Dordrecht: Springer Netherlands. pp. 1429-1452. ISBN 978-1-4020-6242-1. doi:10.1007/978-1-4020-6359-6_3811. 
  26. Takada, Kenta (2012). «Japanese Interest in "Hotaru" (Fireflies) and "Kabuto-Mushi" (Japanese Rhinoceros Beetles) Corresponds with Seasonality in Visible Abundance». Insects 3 (4): 423-431. PMC 4553602. PMID 26466535. doi:10.3390/insects3020424. 
  27. Schultz, Ted R. (2011). «Fireflies, Honey, and Silk. By Gilbert Waldbauer; illustrated by, James Nardi. Berkeley (California): University of California Press. $25.95. xi + 233 p.; ill.; index. ISBN: 978‐0‐520‐25883‐9. 2009.». The Quarterly Review of Biology 86 (2): 147-149. doi:10.1086/659937. 
  28. Fukunaga, Yoiken (1993), «Hotarumaru [Firefly Maru]», 日本刀大百科事典 (Nihontō daihyakkajiten) [Japanese Sword Encyclopedia] (en japonés) 5, Yuzankaku, p. 24, ISBN 4-639-01202-0 .
  29. Taketomi, 邦茂 (1943). [[[:Plantilla:NDLDC]] «蛍丸国俊 (Kunitoshi Hotarumaru)»]. 日本刀と無敵魂 (Nihontō to muteki tamashī, "Japanese sword and invincible soul") (en japonés) (彰文館). 
  30. Alighieri, Dante (1320). Inferno. Canto XXVI, lines 25–32. 
  31. a b Ineichen, Stefan (2016). «Light into Darkness: The Significance of Glowworms and Fireflies in Western Culture». Advances in Zoology and Botany 4 (4): 54-58. ISSN 2331-5083. doi:10.13189/azb.2016.040402. 

BibliografíaEditar

Bibliografía adicionalEditar

Enlaces externosEditar