Abrir menú principal

Lancia 037

(Redirigido desde «Lancia Rally 037»)

El Lancia 037 Rally (también conocido como Abarth 037) fue un coche construido por Lancia destinado exclusivamente al Campeonato del Mundo de Rallys de la FIA. Su línea estaba basada en el Lancia Beta Montecarlo. El nombre del 037 viene de que el proyecto llevado a cabo por Abarth, empresa perteneciente al grupo FIAT, era el número 37.

Lancia 037
Lancia 037 2.jpg

Categoría Rally
Homologación Grupo B
Constructor Lancia
Especificaciones técnicas
Motor
 • Cilindrada
 • Turbo/NA
 • Posición

1.995 cc
Si
Central longitudinal
Transmisión
 • Marchas

5
Palmarés
Pilotos Walter Rohrl
Markku Alen
Debut Rally de Córcega 1982
Carreras 27
Victorias 6
Poles -
Vueltas rápidas -
Campeonatos de constructores 1 (1983)
Campeonatos de pilotos 0
Lancia 037 Rally de 1983.

El 037 fue creado para formar parte del recientemente creado Grupo B dentro del Campeonato del Mundo de Rallys, que en 1982 se dividió en tres categorías: A, B y N. Su fin en el campeonato del mundo llegó en 1985, con la sustitución por el Lancia Delta S4 con tracción total, aunque en el 86 participó en el duro Rally Safari sustituyendo al S4 debido a que el 037 era un coche técnicamente más simple y fiable.

Con la dura competencia de los Audi Quattro de tracción total, Lancia vio la necesidad de contar en sus automóviles de rally con esa tecnología y se desarrolló para finales del 85 su sustituto, el Lancia Delta S4. El 037 fue un triunfador en los rallies, pero también es recordado por el mortal accidente de Attilio Bettega durante la celebración del Tour de Corse (Córcega) de 1985.

La versión de calle se denominó Lancia 037 Stradale, con motor de 205 CV. Su producción fue muy limitada (unas 200 unidades), ya que su único fin era vender el número mínimo de unidades que había que fabricar para poder homologar el vehículo en el grupo B y participar en el Mundial.

HistoriaEditar

Con la introducción en el Campeonato Mundial de Rally de la nueva reglamentación de la FIA que permitía los Grupos B, una amplia aplicación de nuevas tecnologías para coches de competición de los que solo se requería construir 200 unidades, la política deportiva de Lancia se encaminó a construir vehículos destinados expresamente a la competición en rallies, sin que estuvieran derivados de un automóvil de serie. Así nació una de las leyendas mundiales de los rallies, el Lancia 037, que puede considerarse como el primer automóvil del Grupo B de rally.

De cara al año 1982, Lancia ya había logrado, con el Lancia Stratos, tres Campeonatos de Constructores del Mundial de Rallies consecutivos (de 1974 a 1976), aunque por motivos comerciales, el grupo Fiat había decidido retirar el Stratos en favor del Fiat 131 Abarth. Con la llegada de los Audi Quattro de tracción en las cuatro ruedas y turbo, que produjeron una auténtica revolución en el mundo de los rallies, la opción al triunfo era casi nula. Por lo tanto, los dirigentes del grupo italiano decidieron recuperar la fórmula ganadora del Stratos y desarrollar un nuevo vehículo concebido por y para competir, apegado a la reglamentación del Grupo B. Como plataforma se utilizó el Lancia Montecarlo, un deportivo de motor central diseñado y fabricado por el carrocero Pininfarina. El coche en cuestión era desmantelado dejando solamente el habitáculo y a partir de él, se le ensamblaban 2 subchasis tubulares de alta rigidez para acoger las nuevas suspensiones de doble brazo pensadas expresamente para soportar las duras condiciones del WRC. El motor original era sustituido por una unidad Lampredi DOHC de 2 litros heredada del 131 Abarth, la cual se posicionaba longitudinalmente y era combinada con un sobrealimentador Volumex desarrollado por Abarth. Finalmente los paneles de carrocería originales de chapa, eran sustituidos por otros de kevlar reforzado con fibra de vidrio. Como resultado, el recién nacido Lancia 037 combinaba un peso ligero de 960 kg (1170 kg en el modelo Stradale) con un motor con una entrega de potencia lineal que iba desde los 255 a los 325 CV en los modelos Evoluzione (205 CV en el modelo Stradale). A pesar de contar con la desventaja de tener sólo 2 ruedas motrices frente al Audi Quattro, la excepcional agilidad del 037 junto con su fiabilidad mecánica permitieron a Lancia ganar el título de campeón mundial de constructores en la temporada de 1983, pasando a la historia como el último coche de tracción a 2 ruedas en conseguirlo.

PalmarésEditar

GaleríaEditar

Enlaces externosEditar