Landelino Lavilla

político español

Landelino Lavilla Alsina (Lérida, 6 de agosto de 1934-Madrid, 13 de abril de 2020)[2]​ fue un jurista y político español, en activo durante la Transición española. Fue también Consejero permanente del Consejo de Estado y entre el 29 de junio y 4 de agosto de 2018 ejerció como presidente interino del mismo.

Landelino Lavilla
Leopoldo Calvo-Sotelo conversa con el presidente del Congreso, Landelino Lavilla (cropped).jpg
Fotografiado en 1981

Escudo de España (mazonado).svg
Presidente del Congreso de los Diputados
6 de abril de 1979-18 de noviembre de 1982
Predecesor Fernando Álvarez de Miranda
Sucesor Gregorio Peces-Barba

Escudo de España (1977-1981).svg
Ministro de Justicia de España
5 de julio de 1976-6 de abril de 1979
Presidente Adolfo Suárez
Predecesor Antonio Garrigues Díaz-Cañabate
Sucesor Íñigo Cavero

Escudo de España (mazonado).svg
Diputado en las Cortes Generales
por Jaén y Madrid
18 de noviembre de 1982-28 de julio de 1983

31 de marzo de 1979-31 de agosto de 1982

Escudo del Senado de España.svg
Senador en las Cortes Generales
por designación real
15 de junio de 1977-2 de enero de 1979

Escudo del Consejo de Estado de España.svg
Consejero Permanente del Consejo de Estado
6 de septiembre de 1983-13 de abril de 2020

Información personal
Nacimiento 6 de agosto de 1934
Lérida, España
Fallecimiento 13 de abril de 2020 (85 años)
Madrid, España
Causa de la muerte Enfermedad Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Española
Partido político UCD
Familia
Cónyuge Juana Rubira García-Valdecasas
Hijos Cuatro[1]
Educación
Educado en Universidad de Madrid
Información profesional
Ocupación Jurista
Miembro de
Distinciones

BiografíaEditar

Inicios y formaciónEditar

Nació el 6 de agosto de 1934 en Lérida, donde pasó su infancia y su juventud. Inició sus estudios universitarios de Derecho en la Universidad de Zaragoza, trasladándose posteriormente a la Universidad de Madrid, donde terminó la carrera. Allí entró en contacto con el cardenal Ángel Herrera Oria, fundador de la Editorial Católica.

Ingresó en el Cuerpo de Letrados del Tribunal de Cuentas en 1958 y en el cuerpo de Letrados del Consejo de Estado en 1959. A los 27 años fue nombrado secretario general de Banco Español de Crédito y posteriormente fue nombrado vicepresidente y posteriormente presidente de la Editorial Católica.[3]​. Perteneció a los reformistas democristianos del Grupo Tácito.

Carrera políticaEditar

Miembro de la Unión de Centro Democrático, fue ministro de Justicia (1976-1979) durante los gobiernos de Adolfo Suárez.

En 1976 defendió ante el pleno de las Cortes Generales la reforma del Código Penal que se publicó como Ley 23/1976, de 19 de julio, sobre modificación de determinados artículos del Código Penal relativos a los derechos de reunión, asociación, expresión y libertad de trabajo, que supusieron su legalización. El 30 de julio, y a instancias del Ministerio de Justicia, el Gobierno también aprobó el Real Decreto-Ley 10/1976, sobre Amnistía.

El 18 de noviembre de ese año asumió la defensa de la Ley para la Reforma Política, en cuya redacción había participado, que supuso el marco legal para la celebración de las primeras elecciones democráticas.[4]

El Consejo de Ministros del que formaba parte aprobó el 30 de diciembre de 1976 el Real Decreto-Ley 2/1977, de 4 de enero, por el que se suprimieron el Tribunal y los Juzgados de Orden Público.[4]

Tuvo un papel destacado en la legalización del PCE, producida mediante la aprobación del decreto-ley de 8 de febrero de 1977 (sobre el derecho de asociación política).

En su calidad de Notario Mayor del Reino, dio fe de la renuncia de Juan de Borbón a sus derechos dinásticos en el acto celebrado en el Palacio de la Zarzuela el 14 de mayo de 1977 en presencia del Rey.

En el segundo gobierno de Suárez, ocupó de nuevo el Ministerio de Justicia. Fue nombrado senador de designación real en la Legislatura Constituyente de 1977-1979. Promovió una amplia labor de reforma legislativa como ministro de Justicia, tanto en el ámbito de derecho público como del privado.

Entre las leyes más destacadas aprobadas por las Cortes durante su mandato, cabe mencionar la Ley 22/1978, de 26 de mayo, sobre despenalización del adulterio y el amancebamiento [5]​; la Ley 31/1978, de 17 de julio, de modificación del Código Penal para tipificar el delito de tortura; la Ley 54/1978, de 4 de diciembre, de Partidos Políticos; la Ley 56/1978, de 4 de diciembre, sobre medidas en relación con delitos cometidos por grupos o bandas armadas y la Ley 62/1978, de 26 de diciembre, sobre protección jurisdiccional de los derechos fundamentales de la persona.[6]

Ejerció igualmente de presidente del Congreso de los Diputados en la i legislatura de las Cortes Generales (1979-1982). En su discurso ante Sus Majestades los Reyes y los diputados y senadores durante la Solemne Apertura de la I Legislatura, destacó que "la sociedad española es plural, y lo es, en consecuencia, su representación política. En las Cámaras están presentes distintas opciones políticas con diferentes modos de entender el mejor futuro para España y la mejor manera de alcanzarlo. Pero en todas alienta la voluntad de convivir, y todas son concordes en la necesidad de lograr superiores cotas de progreso y de bienestar para todos los españoles. Los resultados electorales han conducido a una determinada composición de las Cortes y han decantado una concreta solución de Gobierno".[6]

Era el presidente de la cámara durante el golpe de Estado del 23-F.

Durante su mandato como presidente se elaboró el Reglamento del Congreso de los Diputados que, con modificaciones, sigue hoy en vigor.

En 1982 fue elegido presidente de UCD, encabezando la lista electoral de la coalición centrista en las elecciones generales de ese mismo año. Tras el fracaso electoral y la disolución de UCD, Lavilla renunció a su acta de diputado.

Puede afirmarse que la orientación y articulación jurídicas de la Transición española se hicieron desde el Ministerio de Justicia bajo su mandato.[4]

Carrera jurídicaEditar

En 1983 pasó a formar parte del Consejo de Estado, como Consejero permanente, a propuesta de Alfonso Guerra. Presidió las secciones Octava (Agricultura, Pesca y Alimentación e Industria y Energía), Segunda (Asuntos Exteriores y Justicia) y desde 1995, la Primera (hoy Presidencia del Gobierno y Ministerios de Asuntos Exteriores y de Cooperación, de Presidencia y de Política Territorial).[4]

En junio de 1992 Izquierda Unida le propuso como candidato al Tribunal Constitucional, pero Lavilla estableció como requisito imprescindible el consenso de todos los grupos parlamentarios y, al no producirse, renunció a su candidatura.[7]

En 1994 los grupos parlamentarios si alcanzaron un acuerdo para elegirle Defensor del Pueblo, pero Lavilla declinó la propuesta por estimar terminado su ciclo dedicado a la vida política.[4]

En 1996 fue propuesto a la presidencia del Consejo General del Poder Judicial, pero su nombramiento no se consumó.[4]

En junio de 1997 ingresó en la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación, por decisión unánime de sus miembros. En 1999 tomó posesión como académico de número y en 2003 fue elegido presidente de la Institución.

Fue también académico de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas; elegido el 15 de febrero de 2005, tomó posición como académico de número el 12 de diciembre de 2006. Fue igualmente Vocal del Patronato del Instituto Cervantes desde julio de 2006.[4]

Premios y reconocimientosEditar

A lo largo de su trayectoria fue reconocido con la concesión de las Grandes Cruces de la Real Orden de Carlos III, de San Raimundo de Peñafort y del Mérito Civil. Le fue concedida también la Orden del Mérito Constitucional. Está en posesión entre las condecoraciones extranjeras, de las Grandes Cruces de la Orden Piana de la Santa Sede, al Mérito de la República de Austria, al Mérito de la República Italiana y al Mérito de la República Federal de Alemania.

En 1998 recibió el Premio a la Defensa de los Valores Constitucionales, que le fue concedido por la Fundación Humanismo y Democracia junto a los demás presidentes del Congreso de los Diputados. En 2003 recibió el Premio Pelayo para juristas de reconocido prestigio, de cuyo jurado fue presidente desde el año 2005.[8]

También fue distinguido con la Balanza de Oro de la Justicia, otorgada por el Consejo General de Procuradores el 19 de abril de 2005, con el premio especial "Treinta años de Democracia" concedido por la Asociación de Antiguos Alumnos de la Facultad de Derecho de la Universidad Complutense de Madrid el 25 de octubre de 2007, con la Medalla conmemorativa del 75 aniversario del Colegio de Registradores de la Propiedad, Mercantiles y de Bienes Muebles de España en 2009, con el Premio Federico Sainz de Robles a la Independencia Judicial por la Asociación de Jueces y Magistrados Francisco de Vitoria el 6 de noviembre de 2009.[6]

Cargos desempeñadosEditar

  • Subsecretario del Ministerio de Industria (1974-1976)
  • Ministro de Justicia de España (1977-1979).
  • Diputado por Jaén en el Congreso de los Diputados (1979-1982).
  • Presidente del Congreso de los Diputados de España (1979-1982).
  • Presidente de UCD (1982-1983).
  • Diputado por Madrid en el Congreso de los Diputados (1982-1983).
  • Portavoz del Grupo Centrista en el Congreso de los Diputados (1982-1983).
  • Consejero permanente en el Consejo de Estado (1983-2020)

ReferenciasEditar


Predecesor:
Antonio Garrigues Díaz-Cañabate
 
Ministro de Justicia de España

1976-1979
Sucesor:
Íñigo Cavero
Predecesor:
Fernando Álvarez de Miranda
 
Presidente del Congreso de los Diputados

1979-1982
Sucesor:
Gregorio Peces-Barba
Predecesor:
Leopoldo Calvo-Sotelo
 
Presidente de Unión de Centro Democrático

1982-1983
Sucesor:
Disolución del partido
Predecesor:
Jaime Lamo de Espinosa
 
Portavoz del Grupo Centrista en el Congreso de los Diputado

1982-1983
Sucesor:
Luis Ortiz González