Idioma filisteo

(Redirigido desde «Lengua filistea»)

El idioma filisteo era la lengua de los filisteos, hablada —y raramente inscrita— en la franja costera del suroeste de Canaán, concretamente en la pentápolis formada por Gaza, Ascalón, Asdod, Gat y Ecrón. Dejó de escribirse, y presumiblemente de hablarse, hacia finales del siglo IX a. C., cuando fue sustituida por alguna rama de las lenguas cananeas locales (fenicia o hebrea).[2]

Filisteo
Hablado en Filistea
Actualmente:
Bandera de Israel Israel
Bandera de Palestina Palestina
Región Canaán
Hablantes aprox. 15 000 (siglo XI a. C.)[1]
Lengua muerta alrededor del siglo IX a. C.
Familia Sin clasificar
¿Indoeuropeo?
Escritura alfabeto semítico occidental (tardío)
Estatus oficial
Oficial en Ningún país
Regulado por No está regulado

Philistine language.svg
Extensión de las ciudades filisteas en torno al 830 a. C.

[editar datos en Wikidata]

Índice

Aspectos históricos, sociales y culturalesEditar

Estatuilla de basalto usurpada por Pa-di-iset alrededor del año 900 a. C., en la que aparece caracterizado como «imparcial mensajero a Filistea y Canaán». Se ha visto en esta mención una comprobación externa de que los filisteos todavía hablaban en esa fecha una lengua diferenciada del resto de lenguas cananeas.[3]

El origen geográfico de los filisteos no está esclarecido, aunque se suele considerar que se asentaron en la región conocida como Filistea alrededor del 1200 a. C., como consecuencia de los movimientos de población causados por los «pueblos del mar».[4] Es objeto de debate, sin embargo, su identificación con el grupo de «pueblos del mar» que las fuentes egipcias refieren como peleset. Parece probado que el idioma original de los filisteos era distinto de las lenguas de la región,[3] pero las inscripciones de Tell es-Safi[2] demuestran que en algún momento de la edad del hierro local los filisteos comenzaron a utilizar alguna de las ramas de las lenguas cananeas locales, así como su escritura.

En cuanto al número de hablantes que pudo tener el filisteo, la población del área asociada con los filisteos rondaría los 25 000 habitantes en el siglo XII a. C., mientras que el pico máximo de población sería de unos 30 000 en el siglo XI a. C.[1] Con todo, la naturaleza cananea tanto de la mayoría de los topónimos como de la cultura material sugieren que buena parte de la población sería indígena, por lo que el elemento filisteo constituiría probablemente menos de la mitad.[1]

Con el tiempo, la nueva lengua cananea enmascaró y reemplazó a las tradiciones lingüísticas anteriores, que para entonces habrían quedado reducidas a sustrato lingüístico, ya que dejan de registrarse en las inscripciones. A finales de la edad del hierro local, en el siglo VIII o VII a. C., el principal idioma escrito de la Filistea era un dialecto cananeo escrito en una versión del alfabeto semítico occidental tan característica que Frank Moore Cross la denominó Escritura neo-filistea.[5] Este dialecto se denomina en ocasiones «lengua de Ecrón» a raíz de la inscripción hallada en Ecrón en 1996, la más extensa relacionada con los filisteos.[6] Un hecho llamativo es que la Biblia no menciona ningún problema lingüístico entre los israelitas y los filisteos, como sí hace en el caso de otros pueblos.[7] [8] Finalmente, los filisteos comenzaron a utilizar alrededor del 300 a. C. el arameo, que era entonces la lingua franca de la región y estaba emparentado directamente con el cananeo.

GlotónimoEditar

El nombre filisteo que se utiliza actualmente para referirse a este idioma proviene del latín philistæus,[9] variante de philistinus, que aparece en los escritos de Flavio Josefo. A su vez está tomado del griego φιλιστινοι (philistinoí), utilizado por Filón de Alejandría, si bien en la Septuaginta el término utilizado es φυλιστιειμ o φυλιστιιμ (fylistieim o fylistiim).[10] En última instancia proviene del hebreo pĕlištī,[9] [nota 1] «gente de Plešt» (Filistea); cf. el acadio palastu y el egipcio parusata.[11]

Los estudiosos de la Biblia suelen proponer que el nombre se originaría a partir de la raíz semítica plš (en hebreo, פלש‎), que significa «dividir» o «invasor».[12] El endónimo o autoglotónimo que los filisteos se daban a sí mismos no se conoce. Sin embargo, como la Biblia los menciona también como gentes de Kaftor (en hebreo, כפתור‎;[13] quizá relacionado con Keftiu),[14] que no es un término semítico, se ha sugerido que dicha palabra sea similar a la que usaban para referirse a sí mismos o a su idioma. Al parecer, el idioma también aparecería referido en la Biblia como «lengua de Asdod»,[15] aunque es controvertido si se refiere al idioma filisteo, al dialecto canaeo que los filisteos adoptaron a partir del siglo VIII a. C o a alguna otra lengua utilizada en la ciudad.[16] [17]

Otra teoría, propuesta por Jacobsohn y apoyada por otros autores, es que el nombre deriva de la región iliria de Palaeste, cuyos habitantes se habrían llamado Palaestīnī añadiéndole el sufijo ilirio -ino utilizado para grupos étnicos.[18]

Descripción lingüísticaEditar

ClasificaciónEditar

 
Representación moderna de unos soldados filisteos ubicada en el yacimiento arqueológico de Tell es-Safi, que generalmente se identifica con la ciudad filistea de Gat.
 
Prisioneros filisteos (parusata) representados en Medinet Habu, templo mortuorio del faraón Ramsés III.

Se sabe muy poco de dicho idioma, del que sobreviven unas pocas palabras en hebreo a modo de préstamos culturales. Estas describen instituciones específicamente filisteas, como los seranim, los «señores» de la Pentápolis filistea,[nota 2] el receptáculo ’argáz que aparece en la Biblia, únicamente en 1 Samuel (capítulo 6)[19] o el título padî.[20]

No hay suficiente información sobre el idioma de los filisteos como para relacionarlo con seguridad con ninguna otra lengua: su posible relación con lenguas indoeuropeas (incluso con el griego micénico) apoya la idea, por otra parte sin confirmar, de que los filisteos tienen su origen en los «pueblos del mar». Existen ciertos restos de vocabulario y onomástica no semíticos, pero las inscripciones auténticas —pues algunas han resultado ser falsificaciones modernas—[21] son enigmáticas:[22] se ha hallado una serie de «sellos de ancla» en miniatura inscritos en varios yacimientos filisteos.[23] Por otro lado, el reducido corpus de breves inscripciones de la edad del hierro IIA-IIB de Tell es-Safi/Gat,[2] demuestra que en algún momento de la edad del hierro local los filisteos comenzaron a utilizar alguna de las ramas de las lenguas cananeas locales (bien fenicio o hebreo), así como su escritura.[nota 3]

Así pues, juzgando solo por las inscripciones tardías, más numerosas, se podría interpretar erróneamente que el idioma filisteo no es más que una variedad de continuo dialectal cananeo.[24] Por ejemplo, la inscripción de Ecrón, que identifica el yacimiento arqueológico con seguridad como la Ecrón bíblica, es el primer texto seguido que ha sido identificado como filisteo. Sin embargo, está escrito en un dialecto cananeo simliar al fenicio.[25] [26]

Hipótesis indoeuropeaEditar

La evidencia a favor de que los filisteos hablaran una lengua indoeuropea es muy limitada.[27] Algunas palabras relacionadas con los filisteos que aparecen en la Biblia no son de origen semítico y, en algunos casos y con reservas, se pueden rastrear hasta raíces protoindoeuropeas. Por ejemplo, R. D. Barnett rastreó la palabra filistea para «capitán», seren,[28] que puede estar relacionada con el término neo-hitita sarawanas/tarawanas[29] [30] o el griego τύραννος, týrannos (que es en sí probablemente un préstamo de alguna lengua de Anatolia occidental).[31] [32] [33] [34] [35] [36] [37] Edward Sapir defendió el origen indoeuropeo de kōbá o qōbá, «casco», referido al casco de cobre de Goliat y presumiblemente relacionado con el hitita kupaḫi.[38] [39] [8] [nota 4]

Algunos nombres filisteos, como Achish, Ficol y Goliat parecen no ser de origen semítico y se han sugerido etimologías inodeuropeas.[40] El nombre propio Achish se ha relacionado con el griego Ἀγχίσης (Anchisēs, «Anquises») o con el etnónimo griego «aqueo» (del griego arcaico Ἀχαίϝος, achaiwos).[8] Sin embargo, se ha relacionado asimismo con lenguas no indoeuropeas, como el nombre hurrita Aki-ia-ash o el eblaíta A-ga-ish.[41] El nombre propio Goliat (en hebreo, גלית‎) se ha relacionado con el nombre propio lidio Ἀλυάττης Alyattēs,[42] que es la forma griega de un supuesto original *Walweiattes.[8] En 2005 se halló en Tell es-Safi/Gat una inscripción de finales del siglo X/principios del siglo IX a. C. con dos nombres, uno de ellos (ולת, «wlt») muy similar a esta posible variante de Goliat.[43] Otros autores han señalado la similitud del nombre «Goliat» con nombre luvitas como «Madduwatta» o «Azitawadda».[41] La aparición de otros nombres no semíticos en inscripciones filisteas de la Edad del Hierro son indicativos adicionales de los posibles orígenes no semíticos del grupo.[43]

EscrituraEditar

Las inscripciones en filisteo son muy escasas,[2] si bien parece tuvieron un sistema de escritura.[44] En 1964 se hallaron en Deir ʿAllā unas tablillas en el mismo estrato arqueológico que unas vasijas de cerámica filistea. Las tabilillas contenían algo más de cincuenta caracteres, agrupados en unas quince palabras separadas por líneas verticales, que de ese modo recuerdan a las tablillas minoicas escritas en lineal A y lineal B.[45] Es probable que los textos contenidos estén en filisteo, pero podrían representar la escritura de algún otro pueblo;[45] en todo caso, el corpus de textos hallado tanto de escritura chipro-minoica como filistea son tan exiguos que difícilmente podrían dar pie a pruebas concluyentes.[46] Seguramente la escritura (así como la técnica administrativa del uso de sellos) se adoptó cuando las poblaciones filisteas ya habían crecido en complejidad, al menos una generación después de su supuesto asentamiento.[47] Con posterioridad se utilizaría en cierta medida también el alfabeto semítico occidental, del que se han encontrado hallazgos posteriores.[5] Comoquiera que fuese, el sistema de escritura del filisteo sigue siendo materia de debate.[44]

Ejemplos de inscripcionesEditar

Inscripciones en escritura linealEditar

Las inscripciones en escritura lineal que se mencionan a continuación posiblemente encierran textos en filisteo.[46] [47] Algunos especialistas en chipro-minoico (como Sylvia Ferrara o Philip Steele) han expresado serias dudas sobre que el sistema de escritura de estos fragmentos esté realmente relacionado con el lineal A o B. En todo caso, el corpus de textos es tan exiguo que difícilmente podrían dar pie a pruebas concluyentes.[46]

  • Afek: una tablilla (datada en el siglo XI a. C.) con unas pocas líneas de texto.[48] La cerámica es con toda probabilidad de Tell es-Safi/Gat.[49] Algunos de los símbolos podrían ser numerales, con lo que se trataría de una tablilla de uso económico.[47] Algunos símbolos guardan similitud con el silabario chipro-minoico, aunque ciertamente no todos.[47]
  • Ascalón: un fragmento de cerámica (datado a finales del siglo XI a. C.) con una inscripción de 9 marcas pintadas de derecha a izquierda.[50] La cerámica es local, y siete de los 9 símbolos tienen paralelos en la escritura chipro-minoica, por mucho que tanto el uso de pintura como el sentido de la escritura son ajenos a dicha sistema.[47]
  • Asdod: sellos de cerámica con unas 5 o 6 marcas filisteas.[47] [51] [52] [53] La lectura que sigue es de Facchetti y su aceptación es minoritaria:[54]

du-re?-()-te-ja

Texto 1

ja?-()-ro-ba + silabograma separado

Texto 2
  • Tell Qasile: insripción en un ánfora. Según Facchetti se puede leer:[54]

ti?-jo 1

Se han hallado algunos fragmentos de cerámica micénica con caracteres aislados que se asemejan a la escritura chipro-minoica (probablemente marcas de alfarero).[55] Así mismo, también algunas marcas en «ánforas cananeas» y otras vasijas de Ascalón se han identificado como símbolos chipro-minoicos, pero estos son mucho más sencillos y no cuentan con paralelos muy convincentes.[49]

Inscripciones en escritura semíticaEditar

Se han identificado com filisteos unos pocos textos de cierta entidad, como un óstracon hallado en ʿIzbet Ṣarṭah y dos hallados en Tell Jemmeh.[56] [53]

El texto hallado en Izbet-Sartah (5 líneas, siglo IX a. C.) está escrito, según parece, en alfabeto protocananeo, precursor del alfabeto fenicio. El texto no se ha podido interpretar, a excepción de la última línea, que es una lista alfabética: se trata de las letras del alfabeto en el orden que tienen en la escritura fenicia, aunque falta la m, en cuyo lugar hay un espacio en blanco y existen dos anomalías, h z y p ʿ.[57]

  1. ʾbsdhʾt ʾʿ
  2. ktnʿqhʾtbʾz[]tʿltt
  3. y qsqq
  4. ʿygbnhpʾtbhdzqlʿtʿʾʿbʾhbrʿbs
  5. ʾbgdhwhztykl[]nspʿsqršt

El primer óstracon de Tell Jemeh (siglo VII a. C.) es una lista de nombres, en la que cada línea significa «A (hijo de) B», se acuerdo con Kempinski.[58] Cada línea acaba con el sufijo -š, interpretado como una marca de genitivo indoeuropeo. Aunque la mayoría de los nombres son semíticos, alrededor de un tercio pueden tener paralelos en lenguas anatolias o eteochipriota (según textos asirios).[58] Facchetti, sin embargo, interpreta que la marca de genitivo estaría relacionada con el etrusco.[54]

  1. lhrš . bnkš
  2. wnnt . ʾdnš
  3. šlm . ʾnš
  4. bʿlšmʾ . šgš
  5. rkʾ . šmʾš
  6. bʿlʾ . hmš
  7. ntn . ppš
  8. tb . šl[

El segundo óstracon de Tell Jemeh (siglo VII a. C.) es también, al parecer, una lista de nombres con números al final de cada línea. En el texto se encuentra repetidamente la marca morfológica -yh y probablemente el ya mencionado sufijo genitivo -š.[54]

  1. []
  2. []h klytbš[]
  3. [] ksryh 2[]
  4. []y brzyh 20[]
  5. []rvš 3Z[nota 5] []
  6. [] 1Z

Quizás se podrían añadir a estos varios óstraca con 1 o 2 marcas de Asdod, Tell Qasile, Tell el-Farah, etc. Naveh cuenta un total 14 inscripciones filisteas realizadas con escritura fenicia o aramea.[59]

ReferenciasEditar

  1. a b c Yasur-Landau, The Philistines and Aegean Migration at the End of the Late Bronze Age, p. 342

    The number of migrants that reached Philistia in the twelfth century cannot be established, yet something can be said about the scale of migration (Chapter 8). According to calculations of the inhabited area, the population of Philistia after the arrival of the migrants numbered about twenty five thousand in the twelfth century (reaching a peak of thirty thousand in the eleventh century). The continuation of local Canaanite material culture and toponyms indicates that a good part of the population was local. The number of migrants amounted, at most, to half of the population, and perhaps much less. Even the migrant population probably accumulated over at least two generations, the minimum estimated time for the continuous process of migration.

    El número de migrantes que llegaron a Filistea durante el siglo XII no puede establecerse, pero sí se puede decir algo sobre la escala de la migración (Capítulo 8). De acuerdo con los cálculos del área habitada, la población de Filistea tras la llegada de los migrantes rondaba los veinticinco mil en el siglo XII (llegando a un máximo de treinta mil en el siglo XI). La continuidad de la cultura material y topónimos cananeos indica que buena parte de la población era local. El número de migrantes llegaba, como mucho, a la mitad de la población, y quizás incluso menos. Incluso la población migrante acumulaba al menos dos generaciones, el tiempo mínimo estimado para el proceso continuo de migración

  2. a b c d Maeir, A Late Iron Age I/early Iron Age IIA Old Canaanite Inscription from Tell es-Sâfi/Gath, Israel, p. 39-71
  3. a b Macalister, The Philistines: their history and civilization, p. 82

    A basalt statuette of one Pet-auset was found somewhere in the Delta, in which he is described as an interpreter 'for Canaan and Philistia'. There would be no point in mentioning the two places if they had a common language. Ashdod, we have seen, preserved a patois down to the time of Nehemiah; but it is clear that the Philistines had become semitized by the time of the operations of the Assyrian kings.

    Se halló una estatuilla de basalto de un tal Pet-auset en algún lugar del Delta [del Nilo], en la que se le describe como intérprete «para Canaán y Filistea». No sería necesario mencionar ambos lugares si tuvieran un idioma común. Asdod, como se ha visto, conservó un dialecto hasta los tiempos de Nehemías; pero es evidente que los filisteos se habían semitizado ya en la época de las operaciones de los reyes asirios.

  4. Alvar, Los pueblos del mar y otros movimientos de pueblos a fines del II milenio, p. 35
  5. a b Cross, A Philistine Ostracon From Ashkelon, p. 64
  6. Gitin, A Royal Dedicatory Inscription from Ekron, p. 9-16
  7. Merrill, The Zondervan Encyclopedia of the Bible

    Little is known of the Philistine language or script. There is never any indication in the Bible of a language problem between the Israelites and Philistines. The Philistines must have adopted the local Semitic language soon after arriving in Canaan, or they might have already known a Semitic language before they came. Their names are usually Semitic (e.g., Ahimelek, Mitinti, Hanun, and the god Dagon). But two Philistine names may have come from the Asianic area: Achish has been compared with Anchises, and Goliath with Alyattes. A few Hebrew words may be Philistine loanwords. The word for helmet (koba H3916 or qoba H7746) is a foreign word often attributed to the Philistines. The term for "lords," already mentioned (seren), can possibly be connected with tyrannos ("tyrant"), a pre-Greek or Asianic word. Some have connected three seals discovered in the excavations at Ashdod with the Philistines. The signs resemble the Cypro-Minoan script. Three inscribed clay tablets from Deir Alla (SUCCOTH) also have been attributed to the Philistines. These signs resemble the Cypro-Mycenaean script. Both the seals and clay tablets are still imperfectly understood.

    Se sabe poco del idioma o la escritura de los filisteos. Nunca hay en la Biblia indicación de un problema lingüístico entre los israelistas y los filisteos. Los filisteos debieron de adoptar el idioma semítico local poco después de llegar a Canaán, y puede que ya hablaran un idioma semítico antes de asentarse. Sus nombres suelen ser semíticos (p. ej. Ahimelek, Mitinti, Hanún o el dios Dagón). Pero dos nombres filisteos pueden provenir del área minorasiática: Achish se ha relacionado con Anquises y Goliat con Alyattes. Unas pocas palabras hebreas podrían ser préstamos filisteos. La palabra para casco (koba H3916 or qoba H7746) es un término extranjero frecuentemente atribuido a los filisteos. La palabra para «señores», ya mencionada (seren) podría estar relacionada con týrannos («tirano»), una palabra pregriega o minorasiática. Hay quien ha relacionado tres sellos descubiertos en las excavaciones de Asdod con los filisteos. Los símbolos recuerdan a la escritura chipro-minoica. Se han atribuido también a los filisteos tres tablillas de arcilla de Deir ʿAllā (Succoth). Los símbolos de estas recuerdan a la escritura chipro-micénica. La comprensión tanto de los sellos como de las tablillas es todavía muy imperfecta.

  8. a b c d Machinist, Biblical Traditions: The Philistines and Israelite History, p. 63-64
  9. a b Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2014). «filisteo». Diccionario de la lengua española (23.ª edición). Madrid: Espasa. ISBN 978-84-670-4189-7. 
  10. P. ej. Josué 13:2
  11. Orr, The International Standard Bible Encyclopaedia, IV, p. 2376
  12. Jastrow, A Dictionary of the Targumim, the Talmud Babli and Yerushalmi, and the Midrashic Literature, p. 1185
  13. P. ej. Jeremías 47:4
  14. Alvar, Los pueblos del mar y otros movimientos de pueblos a fines del II milenio, p. 42-43
  15. Nehemías 13:24
  16. Macalister, The Philistines, p. 66-67

    [...] the ancient tongue of the Philistines lingered still in Ashdod, the town which probably retained exotic characteristics the longest. The distinction which Strabo (XVI. ii. 1) draws between the Γαζαῖοι and the Ἀζώτιοι ('Jews, Idumaeans, Gazaeans, and Azotii' being the four minor races of Syria which he enumerates) may possibly be founded on a reminiscence of these linguistic survivals. No doubt the language was by now much contaminated with Semitic words and idioms, but still it possessed sufficient individuality to be unintelligible without special study. It had of course lost all political importance [...]: it was now a despised patois [...]. It is true that some critics have explained the 'speech of Ashdod' as being the tongue of Sennacherib's colonists. If so, however, Nehemiah (himself a returned exile from a neighbouring empire to Sennacherib's) would probably have had some understanding of it and of its origin, and would have described it differently. The Semitic speech of the children of the Ammonite and Moabite mothers does not seem to have caused him so much vexation.

    [...] la antigua lengua de los filisteos todavía perduraba en Asdod, probablemente la ciudad que retuvo características exóticas por más tiempo. La distinción que hace Estrabón (XVI. ii. 1) entre los Γαζαῖοι y los Ἀζώτιοι («judíos, idumeos, gazeos y azotios» son las cuatro razas menores de Siria que enumera) puede estar basada en la reminiscencia de estos vestigios lingüísticos. Sin duda el idioma estaba ya muy contaminado con palabras y modismos semíticos, pero todavía poseía la suficiente personalidad como para no ser inteligible sin estudiarlo. Había perdido, claro está, toda su importancia política [...]: ya no era más que un menospreciado dialecto [...]. Es cierto que algunos críticos han explicado la «lengua de Asdod» como la de los colonos de Senaquerib. En tal caso, Nehemías (que era un exiliado de un imperio vecino al de Senaquerib) habría tenido algún conocimiento de ello y de su origen y, por ende, la habría descrito de manera distinta. El habla semítica de los hijos de madres ammonitas y moabitas no parecen haberle causado tanto disgusto.

  17. Machinist, Biblical Traditions: The Philistines and Israelite History, p. 64

    For while Ashdod here may represent Philistia [...], the 'Ašdôdît at issue was probably, from its historical setting in the Achaemenid period, a form of Aramaic or another non-Hebrew West Semitic tongue, not something Indo-European from the Aegean or Anatolia.

    Ya que si bien Asdod aquí puede representar a toda Filistea [...], el 'Ašdôdît en cuestión era probablemente, por su ubicación histórica dentro del periodo aqueménida, una variedad de arameo u otra lengua semítica occidental no hebrea, pero no algo indoeuropeo del Egeo o Anatolia.

  18. Bonfante, Who Were the Philistines, p. 251–262
  19. Sapir, Hebrew 'argáz, a Philistine Word, p. 272–281
    Según este artículo se trata de la caja de un carro, «una palabra presumiblemente no semítica» (p. 274).
  20. Según Sapir (Hebrew 'argáz, a Philistine Word, p. 279, nota 29) se trata de un término «común de propiedad del indoeuropeo» y menciona el griego πόσις, el lituano –pati-s, –pats y el tocario A pats.
  21. Naveh, Some Recently Forged Inscriptions, p. 53–58
  22. Singer, Egyptians, Canaanites and Philistines in the Period of the Emergence of Israel, p. 282–338
  23. Keel, Studien zu den Stempelsiegeln aus Palestina/Israel IV, p. 21–34
  24. «The Cultural Dynamics of the Philistine Culture: A Case Study in the Transformation of an Immigrant Culture». Philister-Projekt (en inglés). 
  25. Gitin, A Royal Dedicatory Inscription from Ekron, p. 1-18
  26. Callev, The Canaanite Dialect of the Dedicatory Royal Inscription from Ekron
  27. La primera sugerencia en dicha dirección aparece en: Noordtzij, De Filistijnen, citada en: Bonfante, Who Were the Philistines, p. 252, nota 4. Bonfante defendió un origen ilirio de los basándose en los Παλαιστινοί Palaistinoí de Palaeste, una ciudad del Epiro, añadiéndole el sufijo ilirio -ino utilizado para grupos étnicos. La conexión sugerida se introdujo en: Jacobsohn, Hermann (1914). Berliner Philologische Wochenschrift 34: 483. 
  28. Usada en hebreo solo en conexión con príncipes filisteos; la etimología filistea de seren, sranim está admitida en: Albright, New Cambridge Ancient History, p. 25, nota 3
  29. Barnett, New Cambridge Ancient History, p. 17, que recibió críticas en: Astour, C. (julio-septiembre de 1972). «Review on R. D. Barnett's ‘The Sea Peoples. IV The Philistines’». Journal of the American Oriental Society (en inglés) 92 (3). 
  30. Sandars, The Sea Peoples, p. 457 y ss
  31. Drew, The First Tyrants in Greece, p. 128

    Tyrannos is not a Greek word. It comes from one of the languages of Asia Minor and may have affinities with Lydian words and names [...]

    Týrannos no es una palabra griega. Viene de una de las lenguas de Asia Menor y tiene afinidad con palabras y nombres lidios [...]

    Según la tradición griega, Giges de Lidia fue el primer gobernante al que se aplicó el término tirano (ibid.).
  32. Helck, Ein sprachliches Indiz für die Herkunft der Philister, p. 31
  33. Meriggi, Schizzo della delineazione nominale dell'eteo geroglifico, p. 36-57
  34. Chantraine, Dictionnaire étymologique de la langue grecque. Histoire des mots, p.1146
  35. Gusmani, Isoglossi lessicali Greco-Ittite, p. 511-512
  36. Cornil, Une étymologie étrusco-hittite, p. 84-85
  37. Rabin, Hittite Words in Hebrew, p. 113-139
  38. Sapir, Hebrew 'helmet,' a loanword, and its bearing on Indo-European phonology, p. 73–77
  39. Macalister, The Philistines, p. 82
  40. Bonfante (Who Were the Philistines, p.254) dice en relación con Jacobsohn (Berliner Philologische Wochenschrift, p. 483) y los usos griegos de Ἀγχίσης, una versión griega de Goliat:

    Little is known of Philistine personal names, but the little we know seems to confirm Jacobsohn's Illyrian hypothesis

    Se sabe poco de los nombres propios filisteos, pero lo poco que se sabe parece confirmar la hipótesis iliria de Jacobsohn.

  41. a b Robbins, Collapse of the Bronze Age, p. 117
  42. Bork, Ferdinand (1939–1941). AfO 13: 227. , citado en: Wainwright (Some Early Philistine History, p. 79, nota 3) atribuye la conexión a Georg Hüsing.
  43. a b Serrato, Fran (9 de agosto de 2015). «Israel encuentra los restos de Gat, la ciudad del gigante Goliat». El País. Consultado el 9 de septiembre de 2015. 
  44. a b Silberstein, The Other in Jewish Thought and History, p. 71
  45. a b Edwards, The Cambridge Ancient History, p. 501
  46. a b c Davis, Cypro-Minoan in Philistia?, p. 40-74
  47. a b c d e f Yasur-Landau, The Philistines and Aegean Migration at the End of the Late Bronze Age, p. 309
  48. Kochavi The Egyptian Governor's Residence and Its Finds, p. 24
  49. a b Yasur-Landau, The Philistines and Aegean Migration at the End of the Late Bronze Age, p. 310
  50. Cross, Cypro-Minoan Inscriptions Found in Ashkelon, p. 131–134
  51. Ben-Shlomo, Philistine Iconography, p. 72
  52. Ben-Tor, The archaeology of ancient Israel, p. 279
  53. a b Garbini, I Filistei.
  54. a b c d Facchetti, Appunti di morfologia etrusca, p. 150
  55. Landau, A Cypro-Minoan potmark from Aphek p. 22-31
  56. Hoz, El óstracon de ʿIzbet Ṣarṭah y la expansión de la escritura fenicia, p. 211 y ss.
  57. Hoz, El óstracon de ʿIzbet Ṣarṭah y la expansión de la escritura fenicia, p. 211-212
  58. a b Kempinski. Some Philistine Names from the Kingdom of Gaza, p.21
  59. Naveh, Writing and Scripts in Seventh-Century BCE Philistia, p. 17

NotasEditar

  1. Por ejemplo, véanse los siguientes pasajes: 1 Samuel 17:36; 2 Samuel 1:20; Jueces 14:3; 1:8 Amós
  2. El término se utiliza como rango militar en el Israel actual, correspondiendo al de capitán.
  3. A finales del siglo IX a. C. en Tell es-Safi se utilizaba todavía un alfabeto semítico occidental.
  4. Véase 1 Samuel 17:5
  5. La «Z» aquí representa un símbolo en zig-zag, quizás algún tipo de numerador.

BibliografíaEditar

  • Albright, W.F. «parte I». New Cambridge Ancient History (en inglés) I. 
  • Alvar, Jaime (1989). Los pueblos del mar y otros movimientos de pueblos a fines del II milenio. Historia del mundo antiguo. Madrid: Akal. 
  • Barnett, R. D. «The Sea Peoples. IV The Philistines». New Cambridge Ancient History (en inglés). 
  • Ben-Tor, Amnon (1991). The archaeology of ancient Israel (en inglés). 
  • Ben-Shlomo, David (2010). hilistine Iconography. A wealth of style and symbolism (en inglés). 
  • Bonfante, G. (abril-junio de 1946). «Who Were the Philistines». American Journal of Archaeology (en inglés) 50 (2): 251-262. 
  • Brooks, Simcha Shalom (2005). Saul and the Monarchy: A New Look (en inglés). Ashgate. p. 29. 
  • Callev, Jaacob. The Canaanite Dialect of the Dedicatory Royal Inscription from Ekron (en inglés). 
  • Chantraine, P. (1968). Dictionnaire étymologique de la langue grecque. Histoire des mots (en francés) 4.1. p. 1146. 
  • Cornil, P. (1995). «Une étymologie étrusco-hittite». Atti del II Congresso Internazionale de Hittitologia (en italiano) (Pavía). 
  • Cross, F. M.; Stager, L. E. (2006). «Cypro-Minoan Inscriptions Found in Ashkelon». Israel Exploration Journal (en inglés) 56: 129–159. 
  • Davis, Brent (2011). «Cypro-Minoan in Philistia?». KUBABA 2: 40-74. 
  • Drew, Robert (segundo trimestre de 1972). «The First Tyrants in Greece». Historia: Zeitschrift für Alte Geschichte (en inglés) 21 (2): 129-144. 
  • Edwards, I. E. S.; Gadd, C. J.; Hammond, N. G. L.; Sollberger, E., ed. (1975). The Cambridge Ancient History: History of the Middle East and the Aegean Region (en inglés) 14. Cambridge: Cambridge University Press. 
  • Facchetti, G. M. (2002). Appunti di morfologia etrusca (en italiano). Firenze: Olschki. 
  • Cross, Frank Moore (enero-febrero de 1996). «A Philistine Ostracon From Ashkelon». BAR (en inglés) 22: 64–65. 
  • Garbini, Giovanni (2012). I Filistei. Gli antagonisti di Israele (en italiano). Brescia: Paideia. 
  • Gitin, S.; Dothan, T.; Naveh, J. (1997). «A Royal Dedicatory Inscription from Ekron». Israel Exploration Journal (en inglés) (47): 9-16. 
  • Gusmani, R. (1969). «Isoglossi lessicali Greco-Ittite». Studi linguistici in onore di Vittore Pisani (en italiano) (Brescia) 1. 
  • Helck, W. (1983). «Ein sprachliches Indiz für die Herkunft der Philister». Beiträge zur Namenforschung (en alemán) 21. 
  • Hoz, Javier de (1984). «El óstracon de ʿIzbet Ṣarṭah y la expansión de la escritura fenicia». En Oroz Arizcuren, Francisco J. Navicula Tubingensis: studia in honorem Antonii Tovar. Gunter Narr. pp. 211-220. 
  • Jastrow, Marcus (2005). A Dictionary of the Targumim, the Talmud Babli and Yerushalmi, and the Midrashic Literature. Peabody, Massachusetts: Hendrickson Publishers. ISBN 1-56563-860-3. 
  • Keel, O. (1994). «Studien zu den Stempelsiegeln aus Palestina/Israel IV». Orbis Biblicus et Orientalis (en alemán) (Freiburg: Universitätsverlag) 135: 21–34. 
  • Kempinski, Aharon (1987). «Some Philistine Names from the Kingdom of Gaza». Israel Exploration Journal (en inglés) 37: 2G24. 
  • Kochavi, M.; Beck, P. (1990). The Egyptian Governor's Residence and Its Finds. 312 (en inglés). Jerusalén: Israel Museum Catalogue. 
  • Landau, A. Y.; Goren, Y. (2004). «A Cypro-Minoan potmark from Aphek». Tel-Aviv (en inglés) 31: 22-31. 
  • Macalister, Robert Alexander Stewart (1913). The Philistines: their history and civilization (en inglés). London: Published for the British Academy by H. Milford. 
  • Machinist, Peter (2013). «Biblical Traditions: The Philistines and Israelite History». En Oren, Eliezer D. The Sea Peoples and Their World: A Reassessment (en inglés). University of Pennsylvania Press. p. 53-83. 
  • Maeir, A., Wimmer, S., Zukerman, A., & Demsky, A. (2008). «A Late Iron Age I/early Iron Age IIA Old Canaanite Inscription from Tell es-Sâfi/Gath, Israel: Palaeography, Dating, and Historical-Cultural Significance». Bulletin of the American Schools of Oriental Research (en inglés) 351: 39–71. 
  • Meriggi, P. (1953). «Schizzo della delineazione nominale dell'eteo geroglifico (Continuazione e fine)». Archivio Glottologico Italiano (en italiano) 38: 36-57. 
  • Tenney, Merrill (2010), The Zondervan Encyclopedia of the Bible 4, Zondervan, ISBN 9780310876991 
  • Naveh, Joseph (verano de 1982). «Some Recently Forged Inscriptions». Bulletin of the American Schools of Oriental Research (en inglés): 53–58. 
  • Naveh, Joseph (1985). «Writing and Scripts in Seventh-Century B.C.E. Philistia: The New Evidence from Tel Jemmeh]». Israel Exploration Journal (en inglés) 35: 8-21. 
  • Noordtzij, Arie (1905). De Filistijnen (en neerlandés). 
  • Orr, James, ed. (1915). The International Standard Bible Encyclopaedia. Chicago: The Howrad-Severance Company. 
  • Rabin, C. (1963). «Hittite Words in Hebrew». Or NS (en inglés) 32. 
  • Robbins, Manuel (2001). Collapse of the Bronze Age: The Story of Greece, Troy, Israel, Egypt, and the Peoples of the Sea. iUniverse. 
  • Sandars, Nancy K. (1978). The Sea Peoples: Warriors of the Ancient Mediterranean, 1250–1150 BC (en inglés). Thames and Hudson. 
  • Sapir, Edward (1936). «Hebrew 'argáz, a Philistine Word». Journal of the American Oriental Society (en inglés): 272–281. 
  • Sapir, Edward (marzo de 1937). «Hebrew 'helmet,' a loanword, and its bearing on Indo-European phonology». Journal of the American Oriental Society (en inglés) 57 (1): 73–77. 
  • Gitin, Seymour; Dothan, Trude; Naveh, Joseph (1997). «A Royal Dedicatory Inscription from Ekron». Israel Exploration Journal (en inglés) 48: 1–18. 
  • Silberstein, Laurence; Cohn, Robert (1994). The Other in Jewish Thought and History: Constructions of Jewish Culture and Identity (en inglés). NYU Press. 
  • Singer, I. (1994). «Egyptians, Canaanites and Philistines in the Period of the Emergence of Israel». En Finkelstein &Na’aman. From Nomadism to Monarchy (en inglés). p. 282–338. 
  • Wainwright, G. A. (enero de 1959). «Some Early Philistine History». Vetus Testamentum (en inglés): 73–84. 
  • Yasur-Landau, Assaf (2010). The Philistines and Aegean Migration at the End of the Late Bronze Age. Cambridge, United Kingdom: Cambridge University Press. ISBN 0-521-19162-9. 

Enlaces externosEditar