Abrir menú principal

Caso Bosman

(Redirigido desde «Ley Bosman»)

El Caso Bosman,[1]​ es un caso paradigmático de derecho comunitario europeo, en el cual Jean-Marc Bosman, un modesto futbolista belga, demandó libertad de acción a su club al finalizar su contrato, forzando a la Unión de Asociaciones Europeas de Fútbol (UEFA) a cambiar varias de sus normas.

Caso Bosman
Tribunal TJUE
Caso C-415/93
Nombre completo Unión Royale Belge des Sociétés de Football Association ASBL y otros contra Jean Marc Bosman y otros.
Fecha 20 de septiembre de 1995
Sentencia 15 de diciembre de 1995
Transcripción enlace sentencia
Palabras clave
deportes, fútbol, relación laboral

AntecedentesEditar

En 1990, Jean-Marc Bosman era un futbolista profesional belga quien jugaba para el Real Fútbol Club de Lieja (R.F.C. Liège), en ese entonces de la Primera División de Bélgica. En junio de 1990 el RFC Lieja ofrece a Bosman un año más de contrato el cual rechazó, alegando que no se le pagaría lo suficiente. Es puesto en la lista de transferibles con una cláusula de indemnización de 11.743.000 francos belgas. Cabe recalcar que en ese entonces dicha cláusula debía ser pagada incluso si el contrato con el jugador había acabado. Al mes siguiente llega a acuerdo con el USL Dunkerque de Francia. El RFC de Lieja y el US Dunkerque acuerdan la cesión del jugador por una temporada más una opción de compra, mas el Dunkerque no admite la cláusula de indemnización que propone el Lieja, quien niega entonces al club francés el pase del jugador y lo aparta del equipo.

Bosman presentó una demanda contra el RC Liège, así como contra la Federación Belga de Fútbol y la UEFA porque alegaba que las normas de traspaso de la Federación Belga de Fútbol y tanto la UEFA como la FIFA le habían impedido el traspaso al US Dunquerque.

Fondo del casoEditar

La defensa de Jean-Marc Bosman planteaba que debe interpretarse el Título III del Tratado de Roma,[2]​ de 25 de marzo de 1957; en dicho tratado se establece la libre circulación de los trabajadores europeos dentro de la Unión, lo cual prohibiría que las asociaciones o federaciones deportivas nacionales e internacionales pudieran establecer, en sus reglamentaciones respectivas, disposiciones que limitaran el acceso de europeos a las competiciones organizadas dentro de la Unión Europea; y que los clubes de fútbol pudieran exigir el pago de una cantidad de dinero con motivo de la contratación de uno de sus jugadores por parte de un nuevo club empleador habiendo terminado su contrato.

SentenciaEditar

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea con sede en Luxemburgo y fecha 15 de diciembre de 1995 dictó sentencia en la cual declaraba ilegales las indemnizaciones por traspaso y los cupos de extranjeros cuando se aplicaran a ciudadanos de la Unión Europea (UE).[3]

ConsecuenciasEditar

La abolición de la indemnización por traspaso y la desaparición de los cupos de jugadores con ciudadanía europea generaron efectos enormes en el fútbol europeo. Los jugadores negociaban nuevos contratos directamente con sus clubes y los equipos comenzaron a importar jóvenes talentos de otros países. La formación de jóvenes jugadores perdió peso, ya que los grandes equipos que optaban a derechos de televisión comenzaron a saquear a clubes pequeños que cuidaban mucho sus canteras.[4]

Por otra parte, la sentencia Bosman no acarreó ninguna catástrofe. El mercado futbolístico se hizo más activo, las canteras siguieron funcionando y las televisiones terminaron por hacer del fútbol su espectáculo favorito.[5]

ReferenciasEditar

  1. Arnáiz, Antonio Javier Adrián; Velázquez, Antonio Calonge (1 de enero de 2002). Políticas comunitarias: bases jurídicas. Lex Nova. ISBN 9788484063544. Consultado el 28 de octubre de 2015. 
  2. «Versión consolidada del tratado constitutivo de la comunidad europea». boe.es. 24 de diciembre de 2002. 
  3. eur (20 de septiembre de 1995). «Enlace sentencia». Europa. Consultado el 25 de diciembre de 2016. 
  4. «Consecuencias de la Ley Bosman». UEFA. 13 de diciembre de 2005. 
  5. «La sentencia Bosman cambia el fútbol (1995)». Diario As. 15 de diciembre de 2016.