Ley Plaucia Papiria

La Ley Plaucia Papiria (en latín, Lex Plautia-Papiria) fue una ley romana, promulgada en 89 a. C., por los dos tribunos de la plebe Marco Plaucio Silvano y Cayo Papirio Carbón.

Objetivos y consecuenciasEditar

Esta ley pretendía poner término a la guerra social que opuso a Roma con sus aliados itálicos que reclamaban el derecho de ciudadanía romana. Generalizó las concesiones anteriores formuladas en 90 a. C. en la Ley Julia y concedió en principio el derecho de ciudadanía a todos los itálicos al sur del Po sin excepción, con las únicas condiciones de tener el domicilio legal en Italia y de ir a hacerse inscribir en Roma por el pretor en el plazo máximo de sesenta días.[1]

Esta ley dio satisfacción a la mayoría de los pueblos itálicos insurgentes, beneficiando a los que no habían tomado parte a la revuelta, (etruscos, umbros). Su aplicación práctica, sin embargo, exigió debates para decidir en qué tribus romanas estarían inscritos los nuevos ciudadanos. Los optimates quisieron inscribirlos únicamente en las cuatro tribus urbanas, lo que neutralizaba la influencia de los itálicos, pero los populares obtuvieron que las inscripciones fueran repartidas sobre el conjunto de las treinta y cinco tribus.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Pierre Grimal La formación del Imperio Romano, p. 118.

BibliografíaEditar

  • Pierre Grimal. La formación del Imperio Romano. El mundo mediterráneo en la edad antigua. Historia universal siglo XXI. 1984 ISBN 84-3230168-X

Enlaces externosEditar