Liber ad milites templi de laude novae militiae

El Liber ad milites templi de laude novae militiae (en español: Libro de los caballeros templarios. Elogio de la nueva milicia templaria) es una obra escrita por San Bernardo de Claraval (1090 - 1153). Su propósito principal fue apoyar la labor de la por entonces reciente Orden del Temple.[1]

San Bernardo de Claraval

Orígenes

editar

Hugo de Payns, primer Maestre de la Orden del Temple, había solicitado a San Bernardo de Claraval[2]​ que le escribiera algún escrito para confortar a los templarios ante la difícil situación en que vivían, en que por una parte defendían la Cristiandad pero por otra lo hacían derramando sangre lo que iba contra las Mandamientos. Fue escrito en torno a 1130.[3]

Contenido

editar
  • En la primera parte (capítulos I-V), describe la misión del templario, justificando la existencia de monje-guerrero. Al defender los intereses de Cristo, si matan, no incurren en pecado alguno porque matan a un enemigo de Cristo; y si mueren son mártires porque mueren por Cristo.
  • En la segunda parte (capítulos VI-XIII), realiza una descripción geográfica de Tierra Santa y de los lugares sagrados para la Cristiandad, entrelazado de infinidad de citas bíblicas que demuestran el imperio intelectual de San Bernardo de Claraval.

Índice

editar
  • I. Sermón exhortatorio a los Caballeros Templarios
  • II. La milicia secular
  • III. La nueva milicia
  • IV. La vida de los Caballeros Templarios
  • V. El Templo
  • VI. Belén
  • VII. Nazaret
  • VIII. El Monte de los Olivos y el Valle de Josafat
  • IX. El Jordán
  • X. El Calvario
  • XI. El Sepulcro
  • XII. Betfagé
  • XIII. Betania

Referencias

editar

Enlaces externos

editar