Libro de los Reyes (Antiguo Testamento)

libros del Antiguo Testamento

EL Libro de los Reyes (hebreo: ספר מלכים, sêp̄er malḵîm) es el noveno libro de la Biblia hebrea o los libros undécimo y duodécimo del Antiguo Testamento cristiano. Concluye la historia deuteronomista, una historia de Israel que comprende también los libros de Josué y Jueces y los libros de Samuel, que según los comentaristas bíblicos fue escrita para dar una explicación teológica de la destrucción del reino de Judá por Babilonia en el año 587 a.C. y una base para el retorno del exilio.[1]​ Los dos libros de los Reyes presentan una historia del antiguo Israel y Judá desde la muerte del rey David hasta la liberación de Joaquín de Judá de su prisión en Babilonia, un período de unos 400 años (c. 960 - c. 560 a.C.).[1]​ Los estudiosos tienden a considerar que los libros están compuestos por una primera edición de finales del siglo VII a.C. y una segunda y última edición de mediados del siglo VI a.C.[2][3]

Libros de los Reyes
Saabaghiberti.jpg
Salomón saludando a la Reina de Saba, puerta del Baptisterio de Florencia
Título original ספר מלכים, sêp̄er malḵîm
Tipo de publicación Texto sagrado
Contenido

ContenidoEditar

La Biblia de Jerusalén divide los dos libros de los Reyes en ocho secciones:

  • 1 Reyes 1:1-2:46 = La sucesión davídica.
  • 1 Reyes 3:1-11:43 = Salomón en toda su gloria.
  • 1 Reyes 12:1-13:34 = El cisma político y religioso.
  • 1 Reyes 14:1-16:34 = Los dos reinos hasta Elías.
  • 1 Reyes 17:1 - 2 Reyes 1:18 = El ciclo de Elías
  • 2 Reyes 2:1-13:25 = El ciclo de Eliseo.
  • 2 Reyes 14:1-17:41 = Los dos reinos hasta la caída de Samaria.
  • 2 Reyes 18:1-25:30 = Los últimos años del reino de Judá.

En la vejez de David, Adonías se autoproclama su sucesor, pero los partidarios de Salomón se encargan de que David proclame a Salomón como su sucesor, y así llega al trono tras la muerte de David.[4]​ Al principio de su reinado asume las promesas de Dios a David y trae el esplendor a Israel y la paz y la prosperidad a su pueblo.[5]​ La pieza central del reinado de Salomón es la construcción del Templo de Salomón: la afirmación de que esto tuvo lugar 480 años después del Éxodo de Egipto, lo marca como un evento clave en la historia de Israel.[6]​ Al final, sin embargo, sigue a otros dioses y oprime a Israel.[7]

Como consecuencia del fracaso de Salomón a la hora de erradicar el culto a dioses distintos de Yahweh, el reino de David se divide en dos en el reinado de su propio hijo Roboam, que se convierte en el primero en reinar sobre el reino de Judá.[8]​ Los reyes que siguen a Roboam en Jerusalén continúan la línea real de David —es decir, heredan la promesa a David—; en el norte, sin embargo, las dinastías se suceden con rapidez, y los reyes son uniformemente malos —lo que significa que no siguen únicamente a Yahweh—. Finalmente, Dios trae a los asirios para que destruyan el reino del norte, dejando a Judá como único custodio de la promesa.

Ezequías, el decimocuarto rey de Judá, hace «lo que es justo a los ojos de Yahweh, como había hecho su antepasado David»,[9]​ e instituye una reforma religiosa de gran alcance, centralizando el sacrificio en el templo de Jerusalén y destruyendo las imágenes de otros dioses. Yahvé salva a Jerusalén y al reino de una invasión de Asiria. Pero Manasés, el siguiente rey, revierte las reformas, y Dios anuncia que destruirá Jerusalén a causa de esta apostasía del rey. El justo nieto de Manasés, Josías de Judá, restablece las reformas de Ezequías, pero es demasiado tarde: Dios, hablando a través de la profetisa Hulda, afirma que Jerusalén será destruida tras la muerte de Josías.

En los últimos capítulos, Dios lleva al Imperio neobabilónico del rey Nabucodonosor II contra Jerusalén; Yahweh niega la ayuda a su pueblo; Jerusalén es arrasada y el Templo destruido; y los sacerdotes, los profetas y la corte real son llevados al cautiverio. Los versos finales recogen cómo Joaquín de Judá, el último rey, es liberado y honrado por el rey de Babilonia.[10]

ComposiciónEditar

 
Rembrandt, Jeremías lamenta la destrucción de Jerusalén, c. 1630.

Historia textualEditar

En la Biblia hebrea, el Primer y el Segundo Libro de los Reyes son un solo libro, al igual que el Primer y el Segundo Libro de Samuel. Cuando se tradujo al griego en los últimos siglos a.C., Samuel se unió a Reyes en una obra de cuatro partes llamada Libro de los Reinos. Los cristianos ortodoxos siguen utilizando la traducción griega (la Septuaginta), pero cuando se hizo una traducción al latín (llamada Vulgata) para la iglesia occidental, el Reinos se retituló primero Libro de los Reyes, partes primera a cuarta, y finalmente tanto Samuel como Reyes se separaron en dos libros cada uno.[11]

Así, los libros que ahora se conocen comúnmente como Samuel 1 y Samuel 2 se conocen en la Vulgata como I Reyes y II Reyes —a imitación de la Septuaginta—. Lo que ahora se conoce comúnmente como 1 Reyes y 2 Reyes serían Reyes 3 y Reyes 4 en las Biblias antiguas anteriores al año 1516, como en la Vulgata y la Septuaginta.[12]​ La división que conocemos hoy, utilizada por las Biblias protestantes y adoptada por los católicos, entró en uso en 1517. Algunas Biblias todavía conservan la antigua denominación, por ejemplo, la Biblia Douay-Rheims.[13]

La historia deuteronomistaEditar

Según la tradición judía, el autor de Reyes fue Jeremías, que estaría vivo durante la caída de Jerusalén en el año 586 a.C.[14]​ La opinión más extendida hoy en día acepta la tesis de Martin Noth de que Reyes concluye una serie unificada de libros que reflejan el lenguaje y la teología del Libro del Deuteronomio, y que los eruditos bíblicos denominan por tanto la Historia deuteronomista.[15]​ Noth sostenía que la Historia era obra de un solo individuo que vivía en el siglo VI a.C., pero los eruditos actuales tienden a tratarla como si estuviera compuesta por al menos dos niveles,[16]​ una primera edición de la época de Josías de Judá (finales del siglo VII a.C.), que promueve las reformas religiosas de Josías y la necesidad de arrepentimiento, y una segunda y última edición de mediados del siglo VI a.C..[2][3]​ También se han propuesto otros niveles de edición, entre los que se incluyen: una edición de finales del siglo VIII a.C. que señala a Ezequías como modelo de reinado; una versión anterior del siglo VIII a.C. con un mensaje similar pero que identifica a Jehú de Israel como el rey ideal; y una versión todavía más temprana que promueve la Casa de David como la clave del bienestar nacional.[17]

FuentesEditar

Los redactores/autores de la Historia deuteronomista citan varias fuentes, entre ellas un Libro de los Hechos de Salomón y, con frecuencia, los Anales de los Reyes de Judá y un libro aparte, Crónicas de los Reyes de Israel. La perspectiva «deuteronómica» —la del libro del Deuteronomio— es especialmente evidente en las oraciones y los discursos pronunciados por personajes clave en los principales momentos de transición: El discurso de Salomón en la dedicación del Templo es un ejemplo clave.[2]​ Las fuentes han sido muy editadas para cumplir con la agenda deuteronomista,[18]​ pero en el sentido más amplio parecen haberlo sido:

  • Para el resto del reinado de Salomón, el texto nombra como fuente «el libro de los hechos de Salomón», pero se emplearon otras fuentes y el redactor añadió muchas cosas.
  • Israel y Judá: Las dos «crónicas» de Israel y Judá proporcionaron el marco cronológico, pero pocos detalles, aparte de la sucesión de monarcas y el relato de como el Templo de Salomón fue despojado progresivamente a medida que la verdadera religión declinaba. Una tercera fuente, o conjunto de fuentes, eran los ciclos de relatos sobre diversos profetas (Elías y Eliseo, Isaías, Ajías y Micaías), además de algunas tradiciones menores. La conclusión del libro (Reyes 2 25:18-21, 27-30) se basó probablemente en el conocimiento personal.
  • Algunas secciones son adiciones editoriales que no se basan en las fuentes. Entre ellas se encuentran varias predicciones sobre la caída del reino del norte, la predicción equivalente de la caída de Judá tras el reinado de Manasés, la extensión de las reformas de Josías de acuerdo con las leyes del Deuteronomio y la revisión de la narración de Jeremías sobre los últimos días de Judá.[19]

Fuentes manuscritasEditar

Tres de los Manuscritos del Mar Muerto contienen partes de Reyes: El 5QKgs, hallado en la cueva 5 de Qumrán, contiene partes de 1 Reyes 1; el 6QpapKgs, hallado en la cueva 6 de Qumrán, contiene 94 fragmentos de los dos libros; y el 4QKgs, hallado en la cueva 4 de Qumrán, contiene partes de[20]​.[21][22][23]​ La primera copia completa que se conserva del libro o libros de los Reyes está en el Códex Aleppo (siglo X de nuestra era).[24]

Temas y géneroEditar

Los reyes son más bien «parecido a históricos» que históricos en el sentido moderno, ya que mezclan leyendas, cuentos populares, relatos milagrosos y «construcciones de ficción» con los anales, y su principal explicación de todo lo que sucede es el sentido ofendido de Dios sobre lo que es correcto; por lo tanto, es más fructífero leerlo como literatura teológica en forma de historia.[25]​ El sesgo teológico se aprecia en el modo en que juzga a cada rey de Israel en función de si reconoce la autoridad del Templo de Jerusalén —ninguno lo hace y, por tanto, todos son «malos»—, y a cada rey de Judá en función de si destruye los «lugares altos» —rivales del Templo de Jerusalén—; solamente menciona de pasada a reyes importantes y exitosos como Omrí y Jeroboam II e ignora totalmente uno de los acontecimientos más significativos de la historia del antiguo Israel, la batalla de Qarqar.[26]

Los temas principales de Reyes son la promesa de Dios, la apostasía recurrente de los reyes y el juicio que esto conlleva para Israel:[27]

  • Promesa: a cambio de la promesa de Israel de adorar solo a Yahweh, Yahweh hace promesas a David y a Israel: a David, la promesa de que su linaje gobernará Israel para siempre; a Israel, la promesa de la tierra que poseerá.
  • Apostasía: la gran tragedia de la historia de Israel, es decir, la destrucción del reino y del Templo, se debe a que el pueblo, pero sobre todo los reyes, no adoran solo a Yahweh (Yahweh es el Dios de Israel).
  • El juicio: La apostasía lleva al juicio. El juicio no es un castigo, sino simplemente la consecuencia natural —o más bien, ordenada por Dios— del fracaso de Israel en adorar únicamente a Yahweh.

Otro tema relacionado es el de las profecías. El punto principal de los relatos proféticos es que las profecías de Dios siempre se cumplen, de modo que las que todavía no se han cumplido lo harán en el futuro. La implicación, la liberación de Joaquín y su restauración a un lugar de honor en Babilonia en las escenas finales del libro, es que la promesa de una dinastía davídica eterna sigue vigente, y que la línea davídica será restaurada.[28]

Características textualesEditar

 
James Tissot, La huida de los prisioneros: la caída de Jerusalén, 586 a.C.

CronologíaEditar

El texto hebreo estándar de Reyes presenta una cronología imposible. [28] Para tomar un único ejemplo, el acceso de Omrí al trono de Israel en el año 31 de Asa de Judá,[29]​ no puede seguir a la muerte de su predecesor Zimri en el año 27 de Asa.[30][31]​ El texto griego corrige las imposibilidades pero no parece representar una versión anterior. [32]​ Un gran número de académicos ha afirmado resolver las dificultades, pero los resultados difieren, a veces ampliamente, y ninguno ha alcanzado el estatus de consenso.[33]

Reyes y II CrónicasEditar

El libro de II Crónicas abarca prácticamente el mismo período de tiempo que los libros de Reyes, pero ignora casi por completo el Reino del Norte de Israel, a David se le da un papel importante en la planificación del Templo, a Ezequías se le da un programa de reforma de mucho mayor alcance y a Manasés de Judá se le da la oportunidad de arrepentirse de sus pecados, aparentemente para dar cuenta de su largo reinado.[34]​ Se suele suponer que el autor de Crónicas utilizó Reyes como fuente y enfatizó diferentes áreas como le hubiera gustado que se interpretaran.[34]

ReferenciasEditar

  1. a b Sweeney, p. 1
  2. a b c Fretheim, 1997, p. 7.
  3. a b Grabbe, Lester L. (1 de diciembre de 2016). 1 & 2 Kings: An Introduction and Study Guide: History and Story in Ancient Israel (en inglés) (1 edición). T&T Clark. 
  4. 1 Reyes 1:1–2:12
  5. Fretheim, 1997, p. 19.
  6. Fretheim, 1997, p. 40.
  7. Fretheim, 1997, p. 20.
  8. Sweeney, 2007, p. 161.
  9. 2 Reyes 18:3
  10. 2 Reyes 25:27-30
  11. Tomes, 2003, p. 246.
  12. «Third and Fourth Books of Kings called in our days as First and Second of Kings», Catholic Encyclopedia (Wiki source), 1913 ..
  13. Bible (Douay Rheims edición), DRBO ..
  14. Spieckermann, 2001, p. 337.
  15. Perdue, 2001, p. xxvii.
  16. Wilson, 1995, p. 85.
  17. Sweeney, 2007, p. 4.
  18. Van Seters, 1997, p. 307.
  19. McKenzie, 1994, pp. 281–84.
  20. 1 Reyes 7-8
  21. Trebolle, Julio (1 de enero de 1992). «LIGHT FROM 4Qjudg AND 4QKgs ON THE TEXT OF JUDGES AND KINGS». The Dead Sea Scrolls: 315-324. doi:10.1163/9789004350113_028 – via brill.com. 
  22. «Qumran Fragments of the Books of Kings | orion-editor.dev». orion-bibliography.huji.ac.il. 
  23. «5Q2 / 5QKgs | orion-editor.dev». orion-bibliography.huji.ac.il. 
  24. «Scholars search for pages of ancient Hebrew Bible». Los Angeles Times. 28 de septiembre de 2008. 
  25. Nelson, pp. 1–2
  26. Sutherland, 1991, p. 489.
  27. Fretheim, 1997, pp. 10-14.
  28. Sutherland, 1991, p. 490.
  29. 1 Reyes 16:23
  30. 1 Reyes 16:15
  31. Sweeney, 2007, pp. 43–44.
  32. Nelson, 1987, p. 44.
  33. Moore y Kelle, 2011, pp. 269–271.
  34. a b Sutherland, 1991, p. 147.

BibliografíaEditar

Comentarios sobre los ReyesEditar

GeneralEditar

Enlaces externosEditar

Texto originalEditar

Traduciones judíasEditar

Traducciones cristianasEditar

OtrosEditar