Abrir menú principal

«Like a Prayer» es una canción interpretada por la cantante estadounidense Madonna, incluida en su cuarto álbum de estudio del mismo nombre. La compañía Sire Records la publicó como el primer sencillo del disco el 3 de marzo de 1989 y figuró posteriormente en los recopilatorios The Immaculate Collection (1990) y Celebration (2009). Compuesta y producida por Madonna y Patrick Leonard, supuso un enfoque más personal y artístico en la obra de la cantante, que creía que su música necesitaba atraer un público más adulto. El tema principal es sobre una joven apasionada y enamorada de Dios, que se convierte en la única figura masculina en su vida.

«Like a Prayer»
Sencillo de Madonna
del álbum Like a Prayer
Lado B «Act of Contrition»
Publicación 3 de marzo de 1989
Formato
Grabación Septiembre de 1988
Johnny Yuma Studios (Burbank, California)
Género(s) Pop rock
Duración 5:19
Discográfica
Autor(es)
Productor(es)
  • Madonna
  • Patrick Leonard
Cronología de sencillos de Madonna
«Spotlight»
(1988)
«Like a Prayer»
(1989)
«Express Yourself»
(1989)
Videoclip
«Like a Prayer» en YouTube

De género pop rock, incorpora música góspel como así también un coro y una guitarra de rock. Madonna introdujo textos litúrgicos en la letra, pero cambió el contexto para que tuviera un doble sentido. En términos generales, obtuvo elogios de la crítica y varios medios de comunicación la escogieron como la más destacada de la artista. Asimismo, ha sido incluida en diferentes listas de las mejores canciones de todos los tiempos, tales como en Rolling Stone, Blender y NME, entre otros. Desde el punto de vista comercial, fue su sexto y séptimo número uno en Reino Unido y Estados Unidos, respectivamente, y también llegó a lo más alto en casi todos los mercados musicales.

Mary Lambert dirigió el videoclip; en él Madonna es testigo del asesinato de una mujer a manos de supremacistas blancos. Cuando arrestan por error a un hombre negro por el crimen, se esconde en una iglesia para pedir fortaleza y así declarar como testigo. Aunado a ello, se muestran símbolos católicos como estigmas, cruces en llamas al estilo Ku Klux Klan y escenas en las que besa a un santo negro en un sueño. El Vaticano condenó el vídeo luego de su estreno y grupos familiares y religiosos protestaron contra su transmisión. Además, boicotearon productos de la marca Pepsi, que había utilizado la canción en un comercial protagonizado por la cantante, de manera tal que la compañía canceló su contrato publicitario, aunque se le permitió conservar el pago de cinco millones de dólares.

Madonna incluyó «Like a Prayer» en el repertorio de cinco giras mundiales, la última de ellas en el Rebel Heart Tour de 2015-16, y múltiples artistas realizaron una versión. La canción se destacó por el caos que causó el videoclip y las diversas interpretaciones de su contenido, lo que condujo a discusiones entre académicos y críticos de música y cine. Junto con el álbum homónimo, ha sido considerada un momento decisivo en su carrera, y fue en ese entonces cuando la crítica empezó a reconocerla como una empresaria inteligente, alguien que sabía cómo vender un concepto.

Índice

AntedecentesEditar

Durante la mayor parte de 1988, Madonna no había grabado música. A raíz del fracaso comercial y crítico de las películas Shanghai Surprise (1986) y ¿Quién es esa chica? (1987), actuó en la producción de Broadway Speed-the-Plow, pero nuevamente las reseñas negativas le causaron incomodidad. Su matrimonio con el actor Sean Penn había terminado y la pareja solicitó el divorcio en enero de 1989. Sumado a todo ello, había cumplido 30 años, la misma edad que tenía su madre cuando murió a causa del cáncer de mama, por lo que experimentó más confusión emocional.[1][2]​ En una entrevista concecida a la revista Rolling Stone en marzo de 1989, comentó que su educación católica siempre le causó un sentimiento de culpa:

Una vez que eres católico, siempre lo serás, en términos de tus sentimientos sobre la culpa, el remordimiento, si has pecado o no. A veces me siento atormentada por la culpa cuando no necesito estarlo, y eso, para mí, me queda de mi educación católica. Porque en el catolicismo naces siendo pecador y [lo] eres toda tu vida. No importa cuánto intentes alejarte de él, el pecado está dentro de ti todo el tiempo.[3]

Llegó a la conclusión de que era momento de alejarse del mercado adolescente y atraer un público más adulto y más amplio para lograr longevidad dentro del mercado discográfico. Además, quería que su nuevo sonido fuera calculador e indicativo de lo que estaba de moda y que siguiera las tendencias cambiantes de la música.[4]​ Para la canción principal del álbum, eligió temas que hasta ese entonces habían sido meditaciones personales que nunca había compartido con el público de manera tan abierta y directa.[5]​ En otra entrevista con la revista SongTalk, reveló que «en el pasado escribí muchas canciones que revelaban [mi yo interior], pero sentí que eran demasiado honestas o muy aterradoras y decidí no grabarlas».[6]​ Leyó detenidamente sus diarios y apuntos personales y comenzó a considerar opciones; recordó: «¿Qué era lo que quería decir? Quería que el álbum hablara de cosas en mi mente. Fue un momento complejo en mi vida».[5]

DesarrolloEditar

Creo que hubo un momento en el que nos dimos cuenta de que era el título del álbum y la canción principal, y que sería una potencia. Era evidente que tenía algo único. Y de alguna manera hicimos que funcionara: con sus paradas e inicios, ritmos minimalistas, versos y estribillos grandilocuentes, y luego entra este coro gigante. Era algo ambicioso, ¿sabes?
—Patrick Leonard en una entrevista con Billboard.[7]

A la vez que Madonna consideraba sus alternativas, los productores Patrick Leonard y Stephen Bray empezaron a experimentar individualmente con varias pistas instrumentales e ideas musicales para presentárselas.[5]​ Ambos querían aportar su estilo único al proyecto y compusieron música para la canción principal. Finalmente, Madonna sintió que la música que le presentó Leonard era más interesante y decidió trabajar con él.[5]​ Una vez que conceptualizó la forma en que interpondría sus ideas con la música, escribió la letra de «Like a Prayer» en aproximadamente tres horas. Compuesta y producida junto con Leonard, fue la primera que se creó para el álbum.[8]​ La cantante la describió como la canción de «una joven apasionada tan enamorada de Dios que es casi como si Él fuera la figura masculina en su vida».[9]

La mayor inspiración de Madonna para la canción provino de la creencia católica de la transubstanciación.[10]​ Introdujo textos litúrgicos en la letra, pero cambió el contexto para que tuviera un doble sentido.[11]​ Con letras pop «superficiales» sobre sexualidad y religión a primera vista, contó con un significado diferente para provocar la reacción de sus oyentes. Leonard explicó que no estaba cómodo con la letra y las insinuaciones sexuales presentes; como ejemplo citó el primer verso When you call my name, it's like a little prayer, I'm down on my knees, I wanna take you there («Cuando dices mi nombre, es como una plegaria, estoy de rodillas, quiero llevarte allí»), que podía referirse a alguien realizando una felación. Horrorizado, le pidió que cambiara la línea, pero ella persistió en mantenerla.[12]

GrabaciónEditar

 
Andraé Crouch y su coro participaron en la grabación de «Like a Prayer». Para ello, previamente analizó la letra pues quería «descubrir cuál sería el propósito de la canción».[13]

Madonna quería incorporar música góspel, prácticamente sin instrumentación, solo el sonido de un órgano y su canto, por lo que en un principio empezó experimentando usando su voz. Luego la cantante y Leonard compusieron el puente y, una vez que todo estuvo completo, en septiembre de 1988 decidieron grabar la canción junto con un coro.[1][8]​ Para ello, ambos se reunieron con el músico Andraé Crouch y el vocalista Roberto Noriega y contrataron a su coro para que participara en la grabación. Crouch analizó la letra dado que quería «descubrir cuál sería el propósito de la canción. Somos muy exigentes al elegir con qué trabajamos, y nos gustó lo que oímos».[13]​ Tras haber escuchado el demo en su coche, reunió a su coro en los estudios Johnny Yuma, ubicados en la ciudad de Burbank, en California, y les aclaró lo que debían hacer en las sesiones. El coro se grabó por separado y Leonard quería que se lo añadiese durante la posproducción.[8]

La grabación tomó más tiempo de lo habitual debido a que Madonna y Leonard pelearon «con uñas y dientes» en el estudio. Según Lucy O'Brien, la cantante quería demostrar que su segunda oportunidad como productora, después de su trabajo anterior True Blue (1986), no había sido casualidad.[14]​ Leonard comenzó a trabajar en los cambios de acordes para los versos y en el estribillo y contactó al guitarrista Bruce Gaitsch y al bajista Guy Pratt para que colaboraran en el tema; a su vez, Pratt había contratado a algunos bateristas adicionales.[1][14]​ Sin embargo, en el día de la grabación los músicos contratados no asistieron, lo que hizo irritar a Madonna y comenzó a gritar y maldecir profusamente a Leonard y a Pratt.[14]​ El productor luego contrató a otros guitarristas británicos como Chester Kamen, David Williams y Dann Huff. Comentó que la elección fue intencionada ya que era admirador del rock británico y quería esa clase de actitud y «extravagancia» de los músicos en «Like a Prayer», como así también en las otras canciones del álbum.[13]​ Pratt no fue despedido, pero luego notó que Madonna no lo había perdonado: lo llamaba a altas horas de la noche para solicitarle su opinión o le pedía que fuera urgentemente al estudio de grabación, solo para que ella lo echara.[14]

La artista tenía su propia opinión sobre cómo debían tocarse los diferentes instrumentos para lograr el sonido que tenía en mente.[13]​ Pratt recordó que luego de que se grabara el estribillo intermedio, les notificó a los músicos sobre algunos cambios en la producción: «Jonathan, haz menos del hi hat en el puente y un poco más de un fill hacia el final. Guy, quiero huevos de pato [semibreves] al final, y Chester, usa tu guitarra en el segundo verso».[13]​ El equipo revisó las instrucciones una vez más e hizo una grabación final con voces y otra con las cuerdas. Gaitsch escuchó a Madonna decirle a Leonard que no se harían más grabaciones para la canción.[13]​ El productor luego le entregó la pista a Bill Bottrell para el proceso de mezcla, pero creyó que los bongós y las percusiones latinas sonarían realmente diferentes si se agregaba el coro de Crouch, por ello los quitó.[8]

Para la introducción se utilizaron algunas grabaciones de guitarra de Prince, quien había sido invitado inicialmente para que participara en «Love Song», incluida en el álbum. Tras escuchar la grabación de «Like a Prayer» y haberle gustado, quiso «hacer algo al respecto», por lo que Madonna le envió un casete.[15]​ En una entrevista concedida a la revista Billboard en 2014, Leonard recordó que no habían quedado conformes con las grabaciones de Prince, pero decidieron dejar una pieza y usarla en la introducción. Añadió que no se agregó ninguna otra música del cantante, pero algunos efectos en los estribillos podrían haber sido suyos.[7]​ Para la remezcla de la versión de 12", el DJ Junior Vasquez superpuso el sonido del coro con el sencillo «Let's Go», de Fast Eddie.[16]

Publicación y portadaEditar

«Like a Prayer» fue enviada a las estaciones de radio el 3 de marzo de 1989 como el primer sencillo del álbum homónimo.[17]​ Ese mismo día salieron a la venta las ediciones en casete y en vinilo de 7", con «Act of Contrition» como lado B.[18][19]​ Para la portada del disco, Madonna colaboró con Herb Ritts, cuyas fotografías iban a usarse también en el sencillo. Durante las sesiones, vistió un top de chifón de color malva con un crucifijo y un pantalón vaquero con un cinturón «hippie».[20]​ La foto que se eligió inicialmente para la portada del sencillo era un grabado borroso de Madonna exhalando humo mientras sostenía un cigarrillo en la mano izquierda. Sin embargo, cuando empezó a grabar el videoclip sintió que una de sus fotografías tomadas en un campo era «extremadamente hermosa», por lo que la eligió como la portada oficial de la versión de 7".[20]

El hermano de Madonna, Christopher Ciccone, desarrolló otra portada: una pintura de una Madonna clásica con areolas, rodeada de espinas con solo una flor brotando.[20]​ Asimismo, muestra las iniciales MLVC —Madonna Louise Veronica Ciccone— con una letra «P», en referencia a Sean Penn, como si estuviera «caída» cerca del corazón de la mujer.[1][20]​ Priya Elan de NME declaró que la imagen aportó un mensaje «profundamente personal».[1]​ Al principio la cantante se mostró escéptica con la pintura debido al caos mediático con respecto al vídeo y no quiso usarla. No obstante, su hermano le regaló una copia del sencillo que venía con la pintura y el aroma de una planta pachulí. Madonna quedó impresionada con el presente y cambió de opinión.[20]​ La portada se incluyó en la edición de 12" editada el 6 de marzo, junto con remezclas extendidas creadas por los DJ Junior Vasquez y Shep Pettibone.[18][21]

ComposiciónEditar

 
Para la introducción de «Like a Prayer» se utilizaron algunas grabaciones de guitarra del músico Prince

«Like a Prayer» es una canción de pop rock que incorpora elementos funky y música góspel.[1][22]​ Según la partitura publicada en Musicnotes por Alfred Publishing Co., Inc., se establece en un compás de 4/4, con un tempo de 120 pulsaciones por minuto. Está compuesta en la tonalidad de re menor y el registro vocal de Madonna se extiende desde las notas la3 a fa5. Sigue una progresión armónica de re menor—do/resol menor/rere menor en el primer verso, Life is a mistery, ev'ry one must stand alone («La vida es un misterio, todos deben valerse por sí mismos»), y luego cambia a do/mido7/si bemolfa/lafa/dodore menor en el siguiente, I hear you call my name, and it's feels like home («Oigo que dices mi nombre y me siento en casa»).[23]​ La versión del álbum cuenta con el bajo de Guy Pratt duplicado por el sintetizador analógico Minimoog, mientras que en el sencillo de 7" hay una sección de bajo diferente, realizada por el músico Randy Jackson. Una de las remezclas que Pettibone produjo se incluyó en el primer grandes éxitos de Madonna, The Immaculate Collection (1990), pero de manera reeditada.[24]​ Tiempo después, formó parte de Celebration, su tercer grandes éxitos de 2009.[25]

La canción inicia con una guitarra de rock pesado que, después de unos pocos segundos, se interrumpe y da lugar al coro y al sonido de un órgano. Madonna canta las primeras líneas acompañada de una percusión suave, y luego aparece la batería en el primer verso. La percusión y el coro se agregan indistintamente entre los versos y el puente, hasta el segundo estribillo. En ese momento el sonido de las guitarras comienza a escucharse de izquierda a derecha junto con una línea de bajo.[22]​ Rikky Rooksby, autor de The Complete Guide to the Music of Madonna, comentó que la canción fue la más compleja que había hecho hasta ese momento, y dicha complejidad aumentaba después del segundo estribillo, cuando el coro respalda de manera completa su voz y vuelve a cantar las primeras líneas, pero esta vez unido con un sintetizador y ritmos de batería.[24]​ Mientras interpreta la frase Just like a prayer, your voice can take me there, just like a muse to me, you are a mystery («Como una plegaria, tu voz puede llevarme allí, como una musa para mí, eres un misterio»), una voz con influencias del R&B acompaña a la cantante. Finaliza con una repetición final del estribillo y el coro se desvanece poco a poco.[24]

Debido a que la letra emplea dobles sentidos e ironías, a J. Randy Taraborrelli, autor de Madonna: An Intimate Biography, le pareció religioso pero con un trasfondo de tensión sexual.[12]​ Esto se logró con la participación del coro góspel, cuya voz realza la naturaleza espiritual, mientras que la guitarra de rock pesado la mantiene oscura y misteriosa.[12]​ Para Graham Cray, de la revista Third Way, la letra era lo suficientemente general como para considerarla «una canción de amor que usa imágenes religiosas», y el crítico musical Greil Marcus manifestó que, en sí, combinaba «adoración y oración con sexo oral».[17]​ Elan, de NME, observó que la cantante ya había combinado anteriormente el «éxtasis religioso con el sexual», especialmente en el período de Like a Virgin (1984), pero reconoció que nunca antes lo había hecho musicalmente como en «Like a Prayer».[1]​ Por su parte, O'Brien declaró que en la letra Madonna recibe una vocación de Dios.[14]​ En ciertas partes también alude al matrimonio con Sean Penn, tal como lo expresa Elan, quien sugirió que la línea Just like a muse to me, you are a mistery era un ejemplo de aquello, acorde con la descripción de un amante «incognoscible».[1]

Recepción críticaEditar

 
Madonna, rodeada de sus bailarines y coristas, interpretando «Like a Prayer» en el Blond Ambition World Tour de 1990

Desde su publicación, «Like a Prayer» ha sido aclamada por académicos, biógrafos, críticos y periodistas musicales.[26]​ Taraborrelli dijo que «merecía toda la curiosidad que generó. Aunque es endemoniadamente bailable, también muestra la sorprendente habilidad de Madonna para inspirar emociones fuertes y conflictivas durante el curso de una canción simple, dejando al oyente rascándose la cabeza en busca de respuestas y ansiando más».[27]​ Lucy O'Brien sintió que el aspecto más notable era el uso de palabras litúrgicas, pues le otorgaba un significado «superficial», el de «forjar la sexualidad con una letra pop que suena muy agradable. Pero debajo de eso hay una mediación rigurosa en la oración. En pocas palabras, "Like a Prayer" realmente te lleva allí».[13]​ De manera similar, Mary Cross opinó que era «una mezcla de lo sagrado y lo profano» que «todavía suena pegadizo y bailable».[28]​ En el capítulo «Madonna: Who's That Girl», Rodrigo Fresán, uno de los escritores de Domadores de historias. Conversaciones con grandes cronistas de América Latina, la calificó como «una de las más sentidas y mejores canciones devocionales de todos los tiempos».[29]​ El periodista australiano Toby Creswell también la llamó «devocional, bellamente diseñada en forma de pop perfecto. Dios es la caja de ritmos aquí».[30]​ Michael Campbell, autor de Popular Music in America: And the Beat Goes On, comparó la melodía con la de «Higher Love» (1985) de Steve Winwood. Según él, en «Like a Prayer» se podían hallar «rasgos musicales dispares y contradictorios». Si bien era fácil de escuchar, los contrastes en sonido, ritmo y textura podían parecer atractivos a diferentes públicos destinatarios.[31]​ En Madonna as Postmodern Myth, el académico Georges-Claude Guilbert destacó una polisemia en la canción, dado que la cantante se dirige a Dios o a su amante, y al hacerlo «alcanza su propia divinidad. Cada vez que alguien llama su nombre, alude también a la canción».[32]​ El teólogo Andrew Greeley la comparó con el Cantar de los Cantares. Reconoció el hecho de que la «pasión sexual puede ser reveladora» y elogió a Madonna por glorificar las ideologías de subjetividad femenina y feminidad.[33]​ Eduardo Viñuela, Igor Paskual y Lara González, autores de Bitch She's Madonna: La reina del pop en la cultura contemporánea, opinaron que «nos acerca al mundo espiritual y termina siendo un éxtasis físico».[34]

Los críticos contemporáneos también le otorgaron opiniones positivas. Stephen Holden del New York Times destacó el «rico sonido pop y completamente maduro» y observó que mostró un «crecimiento musical impactante» en Madonna.[35]Stephen Thomas Erlewine de Allmusic dijo que era «evocadora» y la seleccionó como una de las mejores del álbum.[36]​ J. D. Considine de Rolling Stone le pareció «impresionante en su amplitud y logro» y agregó: «Al principio parece una lucha entre lo sagrado y lo profano, ya que un tintineante riff de bajo funk impulsa la voz de Madonna, enmarcada por un aura angelical de voces de respaldo. [Ella] aviva los fuegos espirituales con un groove potente y brillante que finalmente se rinde al abandono del góspel».[37]​ De la misma publicación, Gavin Edwards la definió como «la más transgresora y la más irresistible» de su carrera.[38]​ Sal Cinquemani, de la revista en línea Slant, declaró que «escala las alturas como ninguna otra canción pop lo ha hecho antes o después», y elogió la producción «brillante» que da paso a un poder «más allá de los típicos sonidos de estudio. [...] No es coincidencia que se sienta como una experiencia religiosa».[39]​ Hadley Freeman de The Guardian la calificó como «eternamente eufórica»,[40]​ mientras que Joey Guerra del Houston Chronicle la llamó «grande, audaz y un poco peligrosa». Este último también mencionó que era diferente a cualquier otra cosa en la radio.[41]​ Por su parte, Eduardo Alcántara, del diario peruano El Comercio, lo nombró el tema «más completo» de su carrera,[42]​ y Joe Morgan de Gay Star News opinó que era «perfecto», «bailable y a la vez sutil».[43]

Para Jim Farber de Entertainment Weekly, el sencillo demostró que sus habilidades como compositora e intérprete «se habían elevado a nuevas alturas celestiales».[44]​ En una reseña al recopilatorio The Immaculate Collection, David Browne de la misma publicación analizó la composición y notó que agregaba «intensidad» a sus letras «espirituales».[45]​ También de Entertainment Weekly, Chuck Arnold escribió que «logra una trascendencia espiritual que lo convierte en su canción suprema. Madonna, al crecer como católica, equilibra aquí lo sagrado y lo secular con un efecto eufórico. [...] Te lleva allí una y otra vez».[46]​ En un comentario por los 25 años de Like a Prayer, Enric Zapatero de la revista española Cromosoma X la consideró «impecable, un himno que permanecerá en la historia del pop audiovisual».[47]​ Sebas E. Alonso de Jenesaispop sostuvo que era «una canción muy diferente a todo lo que había hecho anteriormente, no solo por el añadido del góspel, sino por su peculiar fondo instrumental, totalmente orgánico».[48]​ De la edición española de Vanity Fair, Guillermo Alonso sintió que la producción original era «una vergüenza [que sonaba] a sardina en lata. Pero la melodía es tan atemporal y tan perfecta que sobrevive incluso a eso». Asimismo, la remezcla en The Immaculate Collection le pareció «mejorada y perfeccionada»,[49]​ una opinión que compartió Alonso, de Jenesaispop.[50]​ En el sitio Boy Culture, Matthew Rettenmund, autor de la Encyclopedia Madonnica, elogió su composición y la caracterizó como «el primer momento Joni Mitchell de Madonna».[51]​ Según Richard LeBeau del portal Medium, se trató de «uno de los nominados a [la categoría de] mejor canción pop que jamás se haya hecho».[52]​ Por último, Samuel R. Murrian de la revista Parade, declaró que «el góspel, el pop y el rock clásico se unieron para crear una obra maestra que silenció a quienes dudaban del talento de Madonna».[53]

Recepción comercialEditar

 
«Like a Prayer» se convirtió en el sexto y séptimo número uno de Madonna en Reino Unido y Estados Unidos, respectivamente. En la imagen, la cantante interpretando el sencillo en el Re-Invention World Tour de 2004

En Estados Unidos, «Like a Prayer» recibió airplay en 219 estaciones de radio, y el 18 de marzo de 1989 debutó en el puesto treinta y ocho de la lista Billboard Hot 100; esto supuso el debut más alto desde «I Just Can't Stop Loving You» de Michael Jackson, que en agosto de 1987 había debutado en el treinta y siete.[54]​ El 8 de abril subió hasta la quinta posición y fue el decimocuarto sencillo consecutivo de Madonna en llegar a los cinco primeros.[55]​ Finalmente, llegó a la cima el 22 de ese mes,[56]​ misma fecha en la que el álbum también ascendía al primer puesto en el Billboard 200, y se convirtió en el séptimo número uno de la cantante.[57]​ Estuvo en el primer lugar tres semanas seguidas y en total dieciséis.[58]​ Lideró las listas de ventas físicas y de radios, componentes del Billboard Hot 100,[57]​ como así también los conteos Dance Club Songs, Dance Singles Sales y Hot Crossover 30.[59][60]​ Por último, alcanzó los puestos tres y veinte en Adult Contemporary y Hot R&B/Hip-Hop Songs, respectivamente.[61][62]​ En el ranking anual del Hot 100 se ubicó en el vigésimo quinto lugar y la Recording Industry Association of America le otorgó un disco de platino por el envío de un millón de copias físicas.[63][64]​ Según Nielsen SoundScan, para diciembre de 2016 también había vendido 1,1 millón de descargas digitales.[65]

En Canadá ocupó el primer y segundo puesto en las listas oficiales de RPM Top 100 Singles y Top 20 Dance Singles, respectivamente.[66][67]​ En la principal estuvo presente un total de diecisiete semanas y fue el sencillo más exitoso de 1989 en el país.[68][69]​ El éxito continuó en el ranking elaborado por la revista The Record, donde en la edición del 20 de mayo también llegó a la primera posición.[70]​ En Australia entró por primera vez el 19 de marzo de 1989 en el número tres y llegó a lo más alto siete días después, donde permaneció cinco semanas no consecutivas y en total veintidós.[18]​ Fue la canción más exitosa de ese año y la Australian Recording Industry Association lo certificó con un disco de platino por la venta de 70 000 copias.[71]​ En Nueva Zelanda tuvo una recepción similar, pues también debutó en el puesto tres y alcanzó el uno por dos semanas seguidas.[72]​ Con un total de trece semanas, se situó en el octavo lugar para fin de año y ganó un disco de oro por parte de la Recorded Music NZ (RMNZ).[73][74]

En Reino Unido ingresó a la segunda posición del UK Singles Chart el 18 de marzo, y en siete días ascendió a la primera, donde se mantuvo allí por tres semanas consecutivas.[75]​ Fue su sexto número uno, la mayor cantidad para un artista en la década de 1980, y en la lista anual quedó en el undécimo puesto.[76]​ La Industria Fonográfica Británica (BPI, por sus siglas en inglés) le otorgó un disco de oro por la distribución de 400 000 copias físicas y, para abril de 2019, había superado las 850 500 unidades según Official Charts Company.[77][78]​ Llegó a la cima en Bélgica, Dinamarca, España, Finlandia, Irlanda, Islandia, Italia, Noruega, Países Bajos, Polonia, Portugal, Suecia y Suiza, y al segundo en Alemania, Austria y Francia.[79]​ Sumado a ello, obtuvo un disco de plata en Francia, entregado por la Syndicat National de l'Édition Phonographique (SNEP),[80]​ uno de platino en Suiza por la Grammofonleverantörernas förening (GLF),[81]​ y uno de oro en Alemania (BVMI),[82]​ España (PROMUSICAE),[83]​ Italia (FIMI),[84]​ Países Bajos (NVPI)[85]​ y Suiza (IFPI).[86]

Por sus resultados comerciales en los mercados europeos, ocupó el primer puesto en la Eurochart Hot 100 Singles, elaborada por la revista Music & Media,[87]​ donde permaneció doce semanas consecutivas; para fin de año fue el segundo sencillo más exitoso, detrás de «Lambada», de la banda Kaoma.[88]​ Asimismo, fue el primero en debutar directamente en la primera posición en el European Airplay Top 50, y superó el anterior récord que había logrado la misma Madonna en 1987, cuando «Who's That Girl» ingresó en el tercer lugar.[89]​ Estuvo en lo más alto once semanas seguidas, la mayor cantidad en ese año, y ocupó el primer puesto en la lista anual.[90][88]​ «Like a Prayer» se convirtió en uno de los sencillos más exitosos en el mundo, con cinco millones de copias vendidas para junio de 2009.[91]

Vídeo musicalEditar

Concepto y rodajeEditar

 
Leon Robinson hizo el papel de un santo inspirado en Martín de Porres

El vídeo musical de «Like a Prayer» se filmó en los estudios Raleigh de Hollywood y en las colinas de San Pedro bajo la dirección de Mary Lambert, quien anteriormente había dirigido «Borderline», «Like a Virgin» (1984), «Material Girl» (1985) y «La isla bonita» (1987).[92]​ Madonna quería que fuera más provocativo que todo lo que había hecho antes; para ello abordó el racismo y pretendió que el vídeo tratase de una pareja interracial que es asesinada por el Ku Klux Klan, aunque cambió de parecer y decidió incluir otro tema provocativo pero que fuera acorde con las connotaciones religiosas de la canción.[92]​ Tras escucharla una y otra vez, llegó a la conclusión de lo que quería representar:

La historia de una chica locamente enamorada de un hombre negro, ambientada en el sur, una historia de amor interracial prohibida. Y el chico del que está enamorada canta en un coro. Ella está obsesionada con él y va a la iglesia todo el tiempo. Y luego se convirtió en una historia más grande, que trataba sobre el racismo y la intolerancia. [...] Mi idea original fue mucho más triste. Algo como «esta es la realidad, y la realidad apesta».[8][93]

Lambert, por su parte, tenía una idea diferente, pues sentía que el tema trataba más sobre el éxtasis, especialmente uno sexual, y cómo este se relacionaba con el éxtasis religioso.[92]​ Tras escuchar el tema varias veces, ambas decidieron incluir la parte del éxtasis.[92]​ Se introdujo además una subtrama en la que Madonna es testigo de un homicidio, que luego se convertiría en el desencadenante del éxtasis sexual y religioso.[8]​ La cantante concluyó que a pesar de que tenía algo de tristeza, el final era más «optimista».[93]​ El actor Leon Robinson hizo el papel de un santo inspirado en Martín de Porres, patrón de las personas de raza mixta y todos aquellos que buscan la armonía interracial.[92]​ Andraé Crouch tenía previsto aparecer con su coro, pero rechazó la invitación luego de conocer el concepto.[94]

El rodaje duró cuatro días, con uno adicional asignado para volver a filmar algunas escenas. Originalmente, Lambert había tomado moldes del rostro, las manos y los pies de Robinson para crear la estatua del santo que se usaría como decoración, pues el actor solo representaría las escenas en vivo.[95]​ Sin embargo, durante la posproducción Lambert descubrió que la estatua no se parecía al actor, por lo que le pidió que volviera a filmar las escenas correspondientes. Tuvo que actuar como estatua y requirió un maquillaje especial para las tomas nuevas.[95]​ Poco tiempo después, recordó que en «primer lugar, no me di cuenta de lo difícil que es pararse completamente erguido sin moverse. En segundo lugar, como actor tienes una energía nerviosa, y lo que se me pidió fue una antítesis total de eso».[95]

SinopsisEditar

 
En el vídeo hay una toma donde Madonna baila en un campo con cruces quemándose

Madonna presencia el robo y homicidio de una joven a manos de supremacistas blancos, demasiado asustada como para reaccionar.[96]​ Un hombre negro, que también ve el incidente, corre para auxiliar a la mujer, pero los homicidas huyen justo cuando llega la policía; ellos sospechan por error que el hombre es el asesino y lo arrestan. Antes de huir, los verdaderos asesinos le lanzan una mirada amenazadora a Madonna.[96]​ Huye de la escena del crimen y escapa a una iglesia, donde se encuentra con la estatua de un santo parecida al hombre. Al comenzar el primer verso, pronuncia una oración frente a la estatua, que parece estar llorando, luego se acuesta en un banco y tiene un sueño en el que cae al vacío. De repente una mujer, que representa el poder y la fuerza, la atrapa y le aconseja que haga lo correcto.[96]​ Todavía soñando, regresa a la estatua, que se transforma en el hombre negro que había visto antes. Él besa su frente y abandona la iglesia. Seguido de esto, toma una daga y se corta accidentalmente las manos. Luego se intercalan tomas de Madonna bailando y cantando en un campo con cruces en llamas, al estilo Ku Klux Klan, una escena erótica entre ella y el santo y otra en la que está rodeada de un coro dentro de la iglesia.[96]​ Madonna se despierta, va a la comisaría y aclara que fue testigo del crimen y que el sujeto es inocente; la policía lo libera. En el final baila frente a las cruces ardiendo y luego todos los involucrados en la historia hacen una reverencia cuando las cortinas caen.[96]

Comercial de PepsiEditar

Considero que es un desafío hacer un comercial que tenga algún tipo de valor artístico. Me gusta el desafío de fusionar el arte y el comercio. En lo que a mí respecta, hacer un vídeo también es [hacer] un comercial. El anuncio de Pepsi es una manera diferente y excelente de exponer la canción. Las compañías discográficas simplemente no tienen el dinero para financiar ese tipo de publicidad.
—Madonna sobre la razón por la que decidió filmar el comercial.[3][97]

En enero de 1989, fecha en la que todavía no se grababa por completo el vídeo, Pepsi-Cola anunció que había firmado un contrato por cinco millones de dólares con Madonna, quien filmaría un comercial de televisión para la marca y dejaría que fuese patrocinador oficial de su siguiente gira, llamada en ese entonces Like a Prayer World Tour y programada para el año siguiente.[97][98][99]​ La artista quiso aprovechar el comercial para dar a conocer el sencillo en el mundo antes de su fecha de lanzamiento oficial —primera vez que se hacía algo así en la industria musical—[100]​ y Pepsi también se beneficiaría de que su producto se asociase con ella, pues tendría un elemento más de promoción. Alan Pottasch, jefe de publicidad de la empresa, sostuvo que «el debut sin precedentes de este sencillo tan esperado logrará poner a Pepsi en primer lugar en la mente de los consumidores».[101]​ Madonna, que describió al comercial como «muy dulce y muy sentimental», comentó que al principio sintió cierto recelo con respecto al proyecto, pero luego de varias reuniones tuvo muchos aportes y le surgió una historia a la que calificó de «conmovedora».[93]​ Inicialmente se había negado a bailar y cantar, pero cambió de parecer tras conocer al coreógrafo Vince Paterson. También se rehusó a pronunciar la palabra «Pepsi».[97]

En el comercial de dos minutos, dirigido por Joe Pytk y titulado «Make a Wish»,[102]​ Madonna vuelve en el tiempo a los recuerdos de su infancia. Aparece sentada en un sofá vistiendo un bustier y pantalón negro y luciendo un mechón rubio en su cabellera morena. Trae una lata de Pepsi en la mano mientras mira la proyección de una grabación en blanco y negro de su octavo cumpleaños. En un momento, las cosas cambian y de repente la niña del vídeo —interpretada por la actriz infantil Heidi Marshall—[103]​ ocupa el lugar de Madonna, quien se incorpora a la proyección.[101]​ La niña deambula sin rumbo por la habitación de la cantante, mientras esta última baila con sus amigos de la infancia al ritmo de la canción en la calle y dentro de un bar. A continuación baila dentro de una iglesia rodeada de un coro,[104]​ a la vez que la niña encuentra su vieja muñeca. De repente, la música se detiene abruptamente y los personajes vuelven a sus lugares originales.[101]​ Al momento de soplar las velas, la pequeña observa a la cámara y se enfrenta con la mirada de Madonna, quien le dice «adelante, pide un deseo», y procede a apagar las velas de su pastel.[101][103]

El 22 de febrero se emitió un teaser de treinta segundos durante la tanda publicitaria de la 31.ª entrega de los premios Grammy.[92]​ Finalmente, el 2 de marzo se emitió en su totalidad en el programa de la NBC The Cosby Show, uno de los más populares de la época.[102][104][105][106]​ Se mostró en cuarenta países y se estima que 250 millones de personas en todo el mundo vieron el comercial; Todd McKenzie, portavoz de Pepsi-Cola, dijo que tenían planeado transmitirlo simultáneamente en Europa, Asia, Australia y América del Norte.[101][107]​ Por su parte, Bob Garfield de Advertising Age afirmó que «desde Turquía a El Salvador y a cualquier ciudad de los Estados Unidos, alrededor de 500 millones de ojos estaban pegados a la pantalla» cuando se transmitió el anuncio.[108]​ Según Leslie Savan, de The Village Voice, este acontecimiento calificó como «un himno a las capacidades globales de la era de las reproducciones electrónicas; celebra las ambiciones panculturales de los refrescos y las estrellas pop».[109]

Estreno, protestas y respuestasEditar

 
Tras el estreno del vídeo, el entonces papa Juan Pablo II instó a los fanáticos italianos a boicotear a Madonna

El vídeo se estrenó en MTV el 3 de marzo de 1989, un día después del comercial de Pepsi.[103]​ Grupos religiosos en casi todo el mundo, incluido el Vaticano, protestaron de inmediato y criticaron el uso «blasfemo» de imágenes cristianas.[110][111]​ También pidieron el boicot nacional de las cadenas de comida rápida Kentucky Fried Chicken, Taco Bell y Pizza Hut, filiales de Pepsi y PepsiCo.[110]​ La American Family Association (AFA) también lo encontró ofensivo,[35]​ y el director ejecutivo de la organización, el reverendo Donald Wildmon, afirmó que «ridiculizaba el cristianismo», a diferencia del comercial, que presentaba a Madonna «como un ejemplo a seguir limpio y saludable».[112]​ El entonces papa Juan Pablo II alentó un boicot en Italia y prohibió su música y sus imágenes allí.[112]​ Asimismo, las protestas de una pequeña organización católica llevaron a que la cadena estatal italiana RAI y la compañía WEA no transmitieran el vídeo.[107]​ No obstante, Liz Rosenberg, portavoz de Warner Bros. Records, desmintió aquellos hechos y aseguró que las emisoras de aquel país no habían encontrado ninguna razón para no emitirlo.[107]​ McKenzie dijo que la compañía no estaba al tanto del contenido del vídeo, pero que de todas maneras continuaría transmitiendo el comercial debido a la «respuesta abrumadoramente positiva» y explicó las diferencias entre su publicidad y las opiniones artísticas de Madonna.[103][107]​ Igualmente, Carol Robinson, portavoz de MTV Networks, confirmó que el canal seguiría emitiendo el videoclip, que era uno de los más solicitados.[100]

Sin embargo, el 6 de abril Pepsi cedió ante las protestas y canceló las emisiones del comercial en la televisión, como así también el patrocinio de su siguiente gira; al respecto, McKenzie mencionó: «Cuando estás emitiendo un anuncio que crea confusión entre la gente, o le molesta, tiene sentido suprimirlo».[113][114]​ Según Taraborrelli, la compañía estaba tan ansiosa por liberarse de la colaboración que incluso le permitió a Madonna mantener el anticipo de los cinco millones de dólares.[110]​ Ante las protestas, la artista dijo que «el arte tendría que ser controversial» y que su intención era contar una historia sobre el bien y el mal y ayudar al prójimo.[35][95]​ Leon Robinson no vio ninguna de las críticas como justificadas, pero reconoció que sería inevitale un alboroto porque «definitivamente no [era] un típico vídeo de rock».[95]​ Por su parte, Leonard admitió que «ella siempre está dispuesta a lidiar con cualquier reacción que tenga la gente. Obviamente, si estás bailando en una colina con media docena de cruces en llamas detrás de ti, alguien va a decir algo».[15]​ En otra entrevista con la revista Smash Hits, la cantante añadió:

Las personas que son realmente apasionadas y que realmente tienen una mente abierta, si realmente miran atentamente, [verán] que el vídeo tiene un mensaje muy positivo y no encontrarán ningún defecto en él. La pasión... hay algo casi sexual en eso, si quieres ser realmente psicoanalítico al respecto. Pienso que dejó un mensaje muy positivo [porque] era sobre superar el racismo y superar el miedo a decir la verdad. Mucha gente es testigo de crímenes y les aterra involucrarse porque solo les traerá problemas. Tienen miedo de jugársela y defender a alguien más. Tuvo muchos mensajes positivos. Es decir, es un tema muy tabú tener una relación interracial y la idea de ese tipo de alegría en una iglesia. Trató sobre muchos tabúes y eso asustó a la gente. Y pienso que aquellos que reaccionaron negativamente tenían miedo de sus sentimientos con respecto a esos temas.[115]

A pesar de la controversia, el videoclip recibió, en su mayoría, críticas positivas. Por ejemplo, Jamie Portman del Schenectady Gazette opinó que podría ser «vulnerable a los cargos de ser descaradamente provocativo en su mezcla calculada de sexo y religión»,[95]​ mientras que David Rosenthal del Spokane Chronicle afirmó que era «visualmente impresionante».[116]​ Edna Gundersen, de USA Today, no entendió la controversia, ya que «[Madonna] es una chica buena en el vídeo. Salva a alguien de ir a prisión. ¿Cuál es el gran problema?».[117]​ Stephen Holden del New York Times lo consideró «interesante, conmovedor y divertido a la vez» y admitió que superaba sus anteriores vídeos en su «emocionante torbellino de imágenes sagradas y profanas».[35]​ Para el periódico inglés Metro, Alicia Adejobi declaró que «simboliza perfectamente la valentía que el pop puede y debería representar».[118]​ Chris Willman de Los Angeles Times lo destacó por representar una canción de amor, en lugar de blasfemia, y elogió la toma de las estigmas. Concluyó que se trataba de «una historia redentora bastante básica, quizás más enredada que animada por su simbolismo gravoso y a menudo innecesario».[119]​ Del diario musical Record-Journal, Phil Kloer opinó que «aunque uno [lo] caracterice como racista —la mujer blanca da vida al hombre negro, la mujer blanca salva al hombre negro— es condenable a simple vista porque explota un símbolo del mal [las cruces en llamas del Ku Klux Klan] para vender discos».[103]​ Greil Marcus aseveró que amenazaba «las creencias dadas por sentado de millones de personas».[17]​ Graham Cray de Third Way comentó que Madonna «se deleita en tomar imágenes cristianas y convertirlas en moda, muchas veces en contradicción directa con las creencias morales cristianas, [...] para provocar sentimientos que todos tienen».[17]​ Taraborrelli escribió que «bailó con tal abundancia como si supiera que estaba a punto de causar una conmoción, y no podía esperar para ver cómo se desarrollaría».[120]

Temas y análisisEditar

 
Para el académico Robert McQueen Grant, la escena en la que Madonna se corta accidentalmente la mano con una daga era una representación de estigmas

Algunos académicos han ofrecido diferentes interpretaciones del vídeo y su historia. Allen Metz, uno de los autores de The Madonna Companion: Two Decades of Commentary, notó que cuando Madonna entra a la iglesia al comienzo, se escucha la línea I hear you call my name, and it's feel like... home. Las mujeres de Harlem del Este en Nueva York llaman a su iglesia la casa di momma –la casa de mamá–, por lo que opinó que la cantante se aludía a sí misma como una más de Harlem, pero también como una divinidad que regresa a su iglesia.[96]​ Nicholas B. Dirks, autor de Culture/power/history, exploró este aspecto divino y argumentó que el punto más importante de la narración es cuando Madonna sueña que cae del cielo, ya que significa que «no se pone en el lugar de la redentora, sino que se imagina como una».[121]

En su libro Madonna's Drowned Worlds, Santiago Fouz-Hernandez sostuvo que la mujer negra que atrapa a Madonna en su sueño es un símbolo de divinidad, ya que le ayuda a que tome la decisión correcta.[122]​ También explicó que el parecido físico entre ambas mujeres hacía que fuese la divinidad interna de Madonna la que la estaba rescatando.[122]​ Para el académico Robert McQueen Grant, la escena donde se corta las manos accidentalmente era una representación de estigmas, lo cual marcaba el papel protagónico de la intérprete en la historia. Esto fue evidente cuando se muestra en detalle la escena del crimen y se establece una identificación entre ella y la víctima.[123]​ Freya Jarman-Ivens, coautora de Madonna's Drowned Worlds, señaló que la mujer pide ayuda cuando se escucha la frase When you call my name, it's like a little prayer, pero es incapaz de defenderla, lo que retrata de esa manera el fracaso de la divinidad para salvar.[122]​ Según la autora, la mirada entre el miembro de la pandilla y Madonna era una complicidad de «los hombres blancos violan/matan mujeres, los hombres blancos culpan a los hombres negros; las mujeres son violadas/asesinadas por estar en las calles de noche y, aun así, los hombres negros son encarcelados».[122]

Otros temas que señaló Metz incluyen las cruces en llamas, que sintió que evocaba la escena del crimen de los asesinatos de James Earl Chaney, Andrew Goodman y Michael Schwerner, representada en la cinta Mississippi Burning (1988).[124]​ Cuando Madonna baila con el coro en el altar de la iglesia, un niño negro se une a ella. Esta fue una referencia a la única persona que protestó en contra de los asesinatos del Ku Klux Klan en la película: un hombre negro. Para el autor, fue un símbolo de que su protesta haya sido transferida a Madonna.[124]​ Carol Benson observó que las escenas eróticas entre el santo negro y la cantante, así como las tomas intercaladas de su rostro sorprendido, las cruces en llamas y el ojo sangrante del ícono, demostraron que varias veces en la historia, los hombres negros han sido castigados por besar o desear a mujeres blancas.[124]​ Grant recalcó que aquí era donde el mensaje de igualdad racial parecía más evidente.[123]​ Por su parte, el profesor Maury Dean opinó que cuando cae el telón y la escena cambia a una Madonna que sonríe entre las cruces en llamas, el vídeo adquiría otro significado: se convirtió en una heroína exitosa y, por lo tanto, ahora trataba sobre el empoderamiento femenino.[125]

Presentaciones en directoEditar

Madonna cantó «Like a Prayer» en cinco de sus giras: Blond Ambition (1990), Re-Invention (2004), Sticky & Sweet (2008-09), MDNA (2012) y Rebel Heart Tour (2015-16). También la ha presentado en festivales, ceremonias de premios, eventos humanitarios y deportivos. En el Blond Ambition World Tour figuró en el segundo acto del concierto, donde la escenografía simulaba una iglesia.[126]​ Madonna lucía un conjunto descrito como «un cruce entre el atuendo de una viuda mediterránea y una túnica de clero».[127]​ En la actuación se arrodillaba ante una plataforma repleta de velas votivas mientras sus bailarines y coristas, que iban vestidos de sacerdotes y monjas, entonaban la frase Oh my god! varias veces. Seguido de esto se quitaba una bufanda negra de la cabeza y mostraba un enorme crucifijo colgando de su cuello.[127]​ Greg Kot, del Chicago Tribune, afirmó que el «conjunto de "Like a Virgin", "Like a Prayer" y "Live to Tell", con sus temas entrelazados de sexo, pecado y salvación, fue lo más destacado».[128]​ Existen dos actuaciones diferentes: en los álbumes de vídeo Blond Ambition – Japan Tour 90, grabado en Yokohama el 27 de abril de 1990,[129]​ y en Live! – Blond Ambition World Tour 90, filmado en Niza el 5 de agosto de ese año.[130]​ En su reseña de este último lanzamiento, Ty Burr de Entertainment Weekly elogió la «asombrosa producción de danza gimnástica» del número.[131]

 
Madonna interpretando una remezcla dance de «Like a Prayer» en la gira Sticky & Sweet Tour (2008-09)

Trece años después cantó una versión acústica de «Like a Prayer» durante la gira promocional de su noveno álbum de estudio American Life.[132]​ Una de estas presentaciones, realizada en los estudios de Total Request Live en Nueva York el 22 de abril de 2003, se transmitió en MTV como un especial llamado Madonna on Stage & on the Record,[133]​ mientras que la otra se llevó a cabo el 10 de mayo en una tienda de HMV en Oxford ante 500 asistentes.[134]​ Un año después se incluyó en la gira Re-Invention World Tour. Vestida con un traje negro de Stella McCartney, Madonna le pidió al público que se uniera en la interpretación y Siedah Garrett cantó durante los versos intermedios.[135][136]​ Las pantallas de fondo mostraban un coro góspel y letras en hebreo.[135][137]​ Sal Cinquemani de Slant Magazine llamó a la presentación «emocionante»,[135]​ y The Washington Times declaró que en «Like a Prayer» el espectáculo ofreció «la mejor combinación de música y efectos visuales».[138]​ En su reseña del concierto de Nueva York, Jim Farber del New York Daily News opinó que «fue notable escucharla cantar tan poderosamente».[139]​ Apareció en su segundo documental y primer álbum en vivo, I'm Going to Tell You a Secret, de 2006.[140]​ El 2 de julio de 2005 cantó una versión similar en el concierto benéfico Live 8. La acompañó Birhan Woldu, una mujer etíope que estuvo afectada por la hambruna en el país y que anteriormente había aparecido en un documental sobre la hambruna en África, transmitido veinte años antes en el Live Aid de 1985.[141]

En el Sticky & Sweet Tour de 2008-09 formó parte del último acto del concierto, titulado Rave; Madonna interpretó una remezcla dance con samples de «Feels Like Home», de Meck.[142][143]​ Aquí usó un corsé plateado y una peluca con flequillo,[144][145]​ mientras que sus bailarines se vistieron como ninjas.[146]​ La corista Nicki Richards cantó durante el solo del intermedio y las pantallas de fondo mostraban pasajes de la Biblia, la Torá, el Corán y el Talmud.[142][143]​ Lourdes López de La Vanguardia y Helen Brown de The Daily Telegraph acordaron que fue uno de los momentos más destacados del concierto,[143][147]​ y Joey Guerra del Houston Chronicle observó que cuando la artista se elevaba en una de las plataformas del escenario parecía una «superheroína».[145]​ Figuró tanto en el CD como en el DVD de la gira, Sticky & Sweet Tour (2010), filmado en dos de los conciertos de Buenos Aires en diciembre de 2008.[142]​ En enero de 2010 se presentó en Hope for Haiti Now: A Global Benefit for Earthquake Relief, concierto en beneficio de las víctimas del terremoto de ese año, e interpretó una versión acústica en conjunto con un coro.[148]​ Jon Caramanica del New York Times comentó que «por veinte años, ha sido el símbolo de uno de los períodos más tumultuosos y controvertidos en la vida de Madonna. Pero durante cinco minutos esta noche, fue pura, puesta al servicio de algo más grande que la misma cantante».[149]

En el espectáculo de medio tiempo del Super Bowl XLVI, realizado el 5 de febrero de 2012, fue el último número del repertorio. Junto con CeeLo Green y un coro, portó una túnica negra y cantó la canción a la vez que el estadio se iluminaba con luces blancas. Al final se dirigía hacia el fondo del escenario para cantar el último verso y desaparecía en una nube de humo.[150][151]​ Como reseña, David Alandete de El País aseguró que «lo que en 1989 no valió para vender refrescos fue totalmente apropiado anoche para anunciar neumáticos (el intermedio musical lo patrocinaba la casa Bridgestone). Madonna le cantó a América a la cara "Like a prayer", como revancha, 23 años después, acompañada de un multitudinario coro góspel».[152]​ En el MDNA Tour de ese mismo año, fue el anteúltimo tema del espectáculo. Interpretada en una versión góspel «conmovedora»,[153]​ Madonna y sus bailarines representaron un coro y vistieron túnicas largas, mientras en las pantallas se exhibían imágenes de iglesias góticas y letras hebreas.[154][155]​ Aunque Jim Harrington de The Mercury News le otorgó una reseña negativa a la gira, aclaró que no fue sino hasta los dos últimos números de la noche, «Like a Prayer» y «Celebration» (2009), «que todo el asunto hizo clic».[156]​ Nisha Gopalan, de The Hollywood Reporter, declaró que fue «uno de los verdaderos deleites del público, [...] que provocó tantos gritos como piel de gallina».[157]​ La presentación aparece en el álbum en vivo MDNA World Tour (2013), grabado el 19 y 20 de noviembre de 2012 durante los conciertos realizados en la ciudad de Miami.[155]

 
El 14 de noviembre de 2015, durante su concierto en Estocolmo del Rebel Heart Tour, Madonna dedicó «Like a Prayer» a las víctimas de los atentados de París

A pesar de no haber sido parte del repertorio oficial, Madonna cantó una versión acústica en algunos conciertos del Rebel Heart Tour (2015-16), como en Inglewood, Birmingham, Ciudad de México, Londres y Estocolmo, entre otros.[158][159][160][161][162]​ Durante este último, dedicó la presentación a las víctimas de los atentados de París y enunció: «Dignidad y respeto será lo único que cambiará al mundo. Solo el amor puede cambiar al mundo». Luego de las palabras, pidió al público un minuto de silencio y procedió a cantar en compañía de una guitarra.[162]​ Posteriormente se incluyó como pista adicional en su quinto álbum en vivo Rebel Heart Tour (2017), filmado en la ciudad de Sídney.[163]​ El 7 de noviembre de 2016 interpretó el tema como parte de un concierto acústico improvisado en el Washington Square Park de Nueva York, en apoyo a la campaña presidencial de Hillary Clinton.[164]​ El 7 de mayo de 2018 se presentó en la Met Gala, celebrada en el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York, y nuevamente cantó «Like a Prayer». Durante la actuación descendía de las escaleras del Museo junto con un grupo de monjes al ritmo de la canción; también interpretó «Hallelujah» (1984) de Leonard Cohen y «Beautiful Game», un tema inédito.[165]

El 1 de enero de 2019 presentó «Like a Prayer» y «Can't Help Falling in Love» (1961) de Elvis Presley durante un concierto sorpresa en el Stonewall Inn para celebrar el 50.º aniversario de los disturbios de Stonewall.[166]​ En mayo de ese año actuó en la final de la 64.ª edición del Festival de la Canción de Eurovisión, realizada en Tel Aviv, e interpretó el tema y «Future», una colaboración con el rapero Quavo del álbum Madame X. Portó un atuendo medieval, diseñado por Jean-Paul Gaultier, y la acompañó un grupo de cuarenta coristas vestidos con túnicas.[167][168]​ Obtuvo comentarios variados de la prensa debido a la voz de la cantante, que por momentos desafinaba.[168]​ Al día siguiente se publicó un vídeo de la actuación en su cuenta oficial de YouTube, pero con la voz editada y sin desafinar.[169]

Versiones y apariciones en la cultura popularEditar

En 1989, el cantautor de folk John Wesley Harding realizó una versión para su EP God Made Me Do It: The Christmas EP.[170]​ En 1997 apareció en una escena de la cinta Gummo, dirigida por Harmony Korine.[171]​ La cantante Loleatta Holloway y la banda Bigod 20 grabaron un cover para los álbumes tributo Virgin Voices: A Tribute To Madonna, Vol. 1 (1999) y Vol. 2 (2000), respectivamente.[172][173]​ En 2002, el trío Mad'House incluyó una versión club en Absolutely Mad. Se puso a la venta como sencillo y llegó a lo más alto en Alemania, Austria, Irlanda y Países Bajos, como así también alcanzó los diez primeros en Bélgica (regiones de Flandes y Valonia), España, Francia, Reino Unido y Suiza, y los veinte primeros en Dinamarca y Suecia. En el Eurochart Hot 100 Singles ocupó la segunda posición.[174][175]Lavender Diamond la grabó en género folk para el disco tributo de 2007 Through the Wilderness.[176]

 
El elenco de la serie de televisión Glee interpretó una versión de «Like a Prayer» en 2010

En marzo de 2010, la banda estadounidense de hard rock We Are the Fallen interpretó el sencillo en un concierto en Londres; Nick Duerden, de Spin, dijo que «fue tan exitosamente pulverizado que uno se pregunta si no fue escrito específicamente para convertirse en el mayor himno de rock pesado del mundo».[177]​ En abril de ese año, el elenco de la serie de televisión estadounidense Glee interpretó «Like a Prayer» durante el episodio tributo «The Power of Madonna», el decimoquinto de la primera temporada.[178]​ Estuvo disponible como descarga digital en la tienda iTunes Store y figuró en Glee: The Music, The Power of Madonna, un EP con todos los temas que se interpretaron en el episodio.[179]​ Desde el punto de vista comercial, alcanzó las posiciones dos, dieciséis, veintisiete y veintiocho en Irlanda, Reino Unido, Canadá y Australia, respectivamente.[174][180]​ Por su parte, en Estados Unidos ocupó el puesto veintisiete en el Billboard Hot 100 y el diez en el conteo de canciones digitales, con 87 000 descargas vendidas en la primera semana.[181]

Los DJ Dino y Meck crearon un mash-up de «Like a Prayer» y el tema de este último, «Feels Like Home», titulado «Feels Like a Prayer», que alcanzó la sexta posición de la lista Dance Club Songs.[182][183]​ En los demás mercados se ubicó en el top diez en Países Bajos y en la región Flamenca de Bélgica, mientras que en la región Valona de este país alcanzó el número quince.[184]​ En junio de 2017, Patrick Leonard y la vocalista Dana Williams versionaron la canción en un estilo balada de piano,[185]​ y la cantante brasileña Luiza Possi la interpretó en el programa Domingão do Faustão, en una actuación similar a la del Blond Ambition.[186]​ Un mes después, volvió a cantarla durante el encore de un concierto tributo a Michael Jackson.[187]

Premios y nominacionesEditar

En los MTV Video Music Awards de 1989, «Like a Prayer» obtuvo dos nominaciones en las categorías de elección de los televidentes y vídeo del año, y ganó la primera de ellas.[188]​ Irónicamente, la entrega fue patrocinada por Pepsi, y cuando Madonna subió al escenario para recibir su premio, dio las gracias a la compañía por haber causado «tanta controversia».[120][189]​ Ese mismo año fue nominado a mejor sencillo y vídeo pop en los Smash Hits Poll Winners Party, organizados por la revista Smash Hits.[190]​ En 1990 estuvo entre los candidatos a sencillo dance favorito y sencillo internacional del año en los American Music y Juno Awards, respectivamente.[191][192]​ En mayo de 2001, la Asociación de Producción de Vídeos Musicales (MVPA, por sus siglas en inglés) honró a «Like a Prayer» con el Premio del Salón de la Fama. Mary Lambert, quien aceptó el reconocimiento, agradeció a Madonna por su visión y agregó que ella tuvo «la suerte de poder pintar las imágenes en mi cabeza».[193]

Año Premios Categoría Resultado Ref.
1989 MTV Video Music Awards Vídeo del año Nominado [188]
Elección de los televidentes Ganador
Smash Hits Poll Winners Party Mejor sencillo Nominado [190]
Mejor vídeo pop Nominado
1990 American Music Awards Sencillo dance favorito Nominado [191]
Juno Awards Sencillo internacional del año Nominado [192]
2001 MVPA Awards Premio del Salón de la Fama Ganador [193]

LegadoEditar

ReconocimientosEditar

 
Varios críticos y periodistas calificaron a «Like a Prayer» como la mejor canción de Madonna. En la imagen, la cantante interpretándola en la gira The MDNA Tour de 2012

«Like a Prayer» se convirtió en una de las canciones más célebres del canon de Madonna,[104]​ y desde entonces críticos y periodistas incluyeron tanto el vídeo como el tema en varias listas de «lo mejor de». Por ejemplo, Rolling Stone lo ubicó en el número veinte de los 100 mejores vídeos y VH1 en la segunda posición del suyo.[194][195]​ MTV lo calificó como el más polémico en su carrera y, según LA Weekly, se convirtió en el más controvertido en la historia del canal.[95][103][196]​ En 2006, en conmemoración por los 25 años de la cadena, lideró el conteo de «Los 100 vídeos que rompieron las reglas» en una encuesta realizada por 10 000 espectadores.[197]​ Alicia Adejobi de Metro remarcó que esto demostró el peso de la canción entre sus fanáticos.[118]​ Diane Warts de Fuse lo nombró uno de los diez vídeos que cambiaron el mundo.[198]​ En 2011, los lectores de Billboard lo votaron como el segundo más destacado de la década de 1980, detrás de Michael Jackson's Thriller (1983); como reseña, Jessica Letkemann declaró: «No importa el hecho de que el Vaticano lo condenara, las escenas de las cruces y Madonna intimando con un personaje santo en una iglesia ha permanecido memorable por más de 20 años».[199]

En diciembre de 2004, apareció en el número 300 de las 500 mejores canciones de todos los tiempos según Rolling Stone,[200]​ y en abril de 2009 Blender la ubicó en el sexto puesto de las 500 mejores «desde que naciste»; Laura Sinagra, miembro del equipo de redacción de la revista, escribió que «las melodías moduladas por el coro góspel, los inolvidables versos de aria y el estribillo lleno de vitalidad combinaron el fervor evangélico y la promesa orgásmica».[94]​ En «Las mejores canciones pop de la historia», elaborada por NME en 2011, logró el tercer lugar; Priya Elan de la publicación expresó que con «Like a Prayer» Madonna pasó de ser una «estrella pop a una autora de la cultura pop». Además, se convirtió en su «tarjeta de presentación» y se aseguró de que su «estatus legendario estuviera asegurado».[1]​ De los 200 temás más destacados de la década de 1980, Pitchfork lo colocó en el quincuagésimo puesto.[201]​ En 2003, la revista Q pidió a los seguidores de la intérprete que eligieran sus veinte sencillos más sobresalientes, y el tema consiguió el primer lugar.[202]LA Weekly la incluyó en el número dos de «Las 20 mejores canciones pop de artistas femeninas en la historia» en diciembre de 2014, detrás de «Respect», de Aretha Franklin. Como reseña, Art Tavana elogió su voz «celestial» y afirmó que «fue el momento en que pasó de ser la voz de los adolescentes de Estados Unidos a la alta sacerdotisa mundial del pop». El periodista concluyó que «Madonna había orquestado el mayor despertar de la música pop».[196]

En 2008, Sebas E. Alonso de Jenesaispop la ubicó en la novena posición del top cuarenta de la artista y, diez años después, el mismo periodista la clasificó en la tercera.[50][48]​ Guillermo Alonso de Vanity Fair la incluyó en el decimocuarto lugar de su respectivo ranking.[49]​ Matthew Jacobs del Huffington Post clasificó los 68 sencillos de Madonna publicados desde 1982 a 2012; al quedar en el primer puesto, afirmó que se encontraba entre las mejores canciones pop de todos los tiempos y que era «lo suficientemente ochentera como para haberse catapultado a la ubicuidad a las pocas semanas de su lanzamiento, pero lo suficientemente atemporal como para seguir siendo un elemento básico de las radios contemporáneas».[203]​ Por su parte, Bill Lamb de Dotdash.com realizó un conteo con sus 38 sencillos que llegaron al top diez del Billboard Hot 100; en su análisis a «Like a Prayer», lo nombró «un logro sorprendente».[204]​ Lideró las listas de El Comercio, Entertainment Weekly, The Guardian y Boston.com;[42][46][205]​ de esta última, Scott Kearnan dijo que incluía «sexo, controversia y religión: la santísima trinidad de lo que hace que Madonna sea Madonna».[206]​ Nicole Hogsett, editora del sitio Yahoo!, lo nombró su segundo mejor sencillo y dijo que probó que «podía abordar temas serios o delicados sin dejar de divertirse. [...] "Like a Prayer" infunde música dance y religión y crea una canción brillante».[207]​ Por último, Katie Atkinson de Billboard la colocó en el segundo puesto de las cien mejores de la artista; en una reseña detallada, comentó:

La iconografía religiosa ha sido una parte esencial de la imagen de Madonna desde que usó un rosario colgando sobre la hebilla del cinturón Boy Toy en los VMA de 1984 (o desde que su nombre fue escrito por primera vez en su certificado de nacimiento). Ella entrega de manera perfecta esa mezcla blasfema de cultura pop y su educación católica romana en el tema que da título al álbum de 1989, que iguala el amor con un despertar religioso trascendente. Una de las principales razones por las que la letra funciona tan bien es que podría estar cantando sobre una relación monógama, una conexión sexual poderosa, un amor platónico o incluso sobre el mismo Dios (o ella misma). Por supuesto, la experiencia religiosa completa de la canción estaría incompleta sin un coro de góspel perfectamente utilizado, tarareando armonías silenciosas sobre los versos y cantando sermones a todo pulmón. La vida puede ser un misterio, pero el dominio de esta canción es irrefutable.[208]

ImpactoEditar

«Like a Prayer» es una canción muy importante para mí. Sentí el impacto que tendría. Significa mucho más para mí que «Like a Virgin» [porque] yo la escribí y salió de mi corazón. Es muy espiritual. Creo que estuve mucho más en contacto espiritualmente con el poder de las palabras y de la música cuando comencé a grabar la canción y el álbum.
—Madonna sobre la importancia de «Like a Prayer».[209]

De acuerdo con Jonathan Saldana, de la edición mexicana de Elle, «Like a Prayer» marcó un antes y un después en la música, ya que Madonna creó «una revolución sonora y temática». El vídeo había desafiado la moral y las buenas costumbres y «desató el escándalo y las peticiones de excomunión» para Madonna. Aun así, mezcló una serie de elementos que la revelaron como una «artista subversiva y disruptiva: una mujer desafiando al establishment».[210]​ Graham Cray de Third Way subrayó que era una de las «representantes más importantes de la nueva ética del pop, donde las aspiraciones comerciales y artísticas son idénticas».[17]​ Nick Levine de Vice comentó que «las imágenes de Madonna bailando frente a cruces en llamas, besando a un Santo Negro y mostrando lo que parecían estigmas en sus palmas, siguen siendo canon del pop».[211]​ Con motivo del trigésimo aniversario del lanzamiento del álbum, Joe Lynch de Billboard dijo que la canción la consolidó como un «camaleón del pop» y demostró que fue capaz de expandir su sonido sin dejar de lado sus éxitos comerciales.[212]

En 1999, la Escuela de Música, Teatro y Danza de la Universidad de Míchigan realizó un seminario sobre las distintas metáforas y conclusiones presentes en la canción; los profesores Martin Katz, George Shirley y Michael Daugherty dictaron el curso. El tema principal que se discutió fue el hecho de que puede haber diferentes significados metafóricos, pues la palabra like del título puede tomarse en contextos separados.[213]​ Campbell destacó la mezcla del coro y el órgano, que logró allanar el camino para que la música góspel fuese más dominante que antes.[31]​ Señaló que la popularidad y el caos mediático que rodeó a la canción y al vídeo ayudaron a introducir el concepto de «publicidad gratuita». El impacto fue más evidente en el álbum homónimo, que llegó a la cima de las listas cuando fue puesto a la venta a finales de marzo de 1989. Además, opinó que el «controvertido» videoclip era indicio de la aparición del «vídeo musical como una entidad diferente de la canción y de otras formas expresivas que fusionan la canción, la imagen y el movimiento». En este sentido, observó que el mensaje se transmite a través de una serie «trepidante» de imágenes/escenas/fragmentos en la que se percibe «poca sensación de continuidad en la narrativa, visualmente o en la letra», como así también hay tramos largos donde Madonna no pretende cantar, incluso cuando se escucha su voz. Concluyó que esto demuestra la «rápida evolución» del vídeo musical, no solo en el propio trabajo de Madonna sino también en los medios en general.[31]

Judith Marcus explicó en el libro Surviving the Twentieth Century que, al haber crecido como católica, Madonna usó la iglesia para expresar su propio punto sobre la «victimización». Según el autor, el impacto principal radica en el hecho de que el vídeo representó básicamente un mensaje de empoderamiento: «Acogida por el coro góspel, siente su energía, incrimina al violador real y libera de la cárcel al hombre acusado injustamente. [Con ello], critica metafóricamente la demanda de la Iglesia por la docilidad femenina, acusa el precepto de la Iglesia de una dicotomía entre cuerpo y espíritu y, al mismo tiempo, ataca la negación de la Iglesia de la espiritualidad femenina».[214]​ Para Robert Miklitsch, de From Hegel to Madonna, vídeos como «Like a Prayer» influenciaron el discurso racial en Estados Unidos.[215]​ Del mismo modo, Sebas E. Alonso de Jenesaispop indicó que era una crítica a la supremacía blanca y al racismo policial.[48]​ En relación a este punto, Mary Lambert indicó que la polémica se originó a causa del racismo estadounidense y el cristianismo de extrema derecha: «Realmente no estábamos intentando crear controversia. Las cosas no han cambiado tanto como uno cree que ha cambiado... hay un núcleo de racismo y cristianismo fundamentalista en este país [Estados Unidos]. Hay mucho odio, mucho miedo».[216]​ Bruce David Forbes y Jeffrey H. Mahan, autores de Religion and Popular Culture in America: Revised Edition, elogiaron el mensaje «sofisticado y antirracista» y afirmaron que se encuentra entre las declaraciones «más poderosas de algunos de los principales temas sobre las teologías de la liberación» que se haya visto en los medios estadounidenses.[217]​ Mark C. Taylor de Nots lo citó como un ejemplo «más obvio y complejo» de la apropiación de imágenes religiosas de la artista.[218]

Juan Sanguino de Vanity Fair notó que el anuncio fue una estrategia «sin precedentes que zarandeaba el ménage à trois que venían echando la música pop, los videoclips y la publicidad durante los 80». Remarcó además que el hecho de que recibiera atención del Vaticano la llevó a un público nuevo, la sometió a un «calvario mediático» que le dio publicidad mundial y la convirtió en un «símbolo de la libertad de expresión, de pensamiento y de discurso».[112]​ De hecho, la cantante admitió que siempre tuvo la controversia en mente pero no esperaba la repercusión del boicot y cuán lejos había llegado el asunto de Pepsi.[112]​ Scott Kearnan de Boston.com rescató que además de conservar los millones de dólares, también había conseguido credibilidad como artista, que «podía transformar la música pop en discusiones culturales».[206]​ Lynch recalcó que salió «prácticamente ilesa» del escándalo y el mundo se puso de su lado al considerar el vídeo una declaración artística.[212]​ Taraborrelli comentó que «al final, los eventos que rodearon a "Like a Prayer" solo sirvieron para mejorar su reputación como una empresaria inteligente, alguien que sabe cómo vender un concepto». Antes del acuerdo con Pepsi, los patrocinadores no otorgaban mucha libertad artística a los artistas pop en general, pero fue Madonna quien insistió para que dictase el comercial.[120]​ Si bien aseguró que nunca fue su intención de que Pepsi se involucrara en la polémica, Taraborrelli observó que ella se mantuvo fiel a sí misma y, aunque el comercial pretendía promocionar el refresco, no se molestó en sostener ni siquiera una lata del producto, a lo que declaró que «Madonna, la estrella del pop, lo iba a hacer a su manera sin importar lo que Madonna la empresaria hubiera acordado hacer». Además, sostuvo en todo momento que tanto el comercial como el vídeo eran dos productos diferentes y tenía razón en mantenerse firme. Cerró al mencionar que después de «Like a Prayer», contratar estrellas pop y atletas para vender refrescos se volvió algo muy común, pero ninguno de ellos generó el nivel de entusiasmo a la altura del acuerdo fallido de Pepsi con Madonna.[120]

Lista de canciones y formatosEditar

7"[18]​ / Casete[19]​ /   CD de 3"[219]
N.ºTítuloDuración
1.«Like a Prayer» (versión 7") 5:19
2.«Act of Contrition» (versión del LP) 2:18
  CD de 3"[220]
N.ºTítuloDuración
1.«Like a Prayer»5:07
2.«Like a Prayer» (12" Extended Remix) 7:22
3.«Like a Prayer» (12" Club Remix) 6:36
Maxi sencillo de 12"[18][21]
N.ºTítuloDuración
1.«Like a Prayer» (12" Dance Mix) 7:50
2.«Like a Prayer» (12" Extended Remix) 7:21
3.«Like a Prayer» (Churchapella) 6:14
4.«Like a Prayer» (12" Club) 6:35
5.«Like a Prayer» (7" Remix/Edit) 5:41
6.«Act of Contrition» (versión del LP) 2:18
  Maxi sencillo de 12"[221]​ / Casete[222]
N.ºTítuloDuración
1.«Like a Prayer» (12" Extended Remix) 7:21
2.«Like a Prayer» (12" Club Version) 6:35
3.«Act of Contrition» (versión del LP) 2:18
  Maxi CD (1995)[18]
N.ºTítuloDuración
1.«Like a Prayer» (12" Dance Mix) 7:50
2.«Like a Prayer» (Churpapella) 6:14
3.«Like a Prayer» (7" Remix/Edit) 5:41

Posicionamiento en listasEditar

SemanalesEditar

País (Lista 1989) Posición
más alta
  Alemania (Offizielle Deutsche Charts)[223] 2
  Australia (ARIA)[18] 1
  Austria (Ö3 Austria Top 40)[224] 2
  Bélgica Flandes (Ultratop)[79] 1
  Canadá (RPM Top 100 Singles)[66] 1
  Canadá (RPM Top 20 Dance Singles)[67] 2
  Canadá (The Record)[70] 1
  Dinamarca (IFPI)[225] 1
  España (PROMUSICAE)[83] 1
  Estados Unidos (Adult Contemporary)[61] 3
  Estados Unidos (Billboard Hot 100)[56] 1
  Estados Unidos (Dance Club Songs)[226] 1
  Estados Unidos (Dance Singles Sales)[227] 1
  Estados Unidos (Hot 100 Airplay)[57] 1
  Estados Unidos (Hot 100 Sales)[57] 1
  Estados Unidos (Hot Crossover 30)[60] 1
  Estados Unidos (Hot R&B/Hip-Hop Songs)[62] 20
  Europa (Eurochart Hot 100 Singles)[87] 1
  Europa (European Airplay Top 50)[87] 1
  Finlandia (Suomen virallinen lista)[228] 1
  Francia (SNEP)[229] 2
  Irlanda (IRMA)[174] 1
  Islandia (Íslenski Listinn Topp 10)[230] 1
  Italia (Hit Parade)[231] 1
  Noruega (VG-lista)[232] 1
  Nueva Zelanda (Recorded Music NZ)[72] 1
  Países Bajos (Dutch Top 40)[233] 2
  Países Bajos (Single Top 100)[233] 1
  Polonia (LP3)[234] 1
  Portugal (AFP)[235] 1
  Reino Unido (UK Singles Chart)[75] 1
  Suecia (Sverigetopplistan)[236] 1
  Suiza (Schweizer Hitparade)[237] 1
País (Lista 2010) Posición
más alta
  Estados Unidos (Dance/Electronic Digital Songs)[238] 38
País (Lista 2012) Posición
más alta
  Estados Unidos (Digital Songs)[239] 38
  Estados Unidos (Hot 100 Recurrents)[240] 11
  Estados Unidos (Pop Digital Songs)[241] 20
País (Lista 2019) Posición
más alta
  Polonia (Polish Airplay Top 100)[242] 64


AnualesEditar

País (Lista 1989) Posición
  Alemania (Offizielle Deutsche Charts)[243] 6
  Australia (ARIA)[71] 1
  Austria (Ö3 Austria Top 40)[244] 7
  Bélgica Flandes (Ultratop)[245] 12
  Canadá (RPM Top 100 Singles)[69] 1
  Canadá (RPM Top 25 Dance Singles)[246] 24
  Estados Unidos (Adult Contemporary)[63] 40
  Estados Unidos (Billboard Hot 100)[63] 25
  Estados Unidos (Dance Club Songs)[63] 30
  Estados Unidos (Dance Singles Sales)[63] 6
  Estados Unidos (Hot Crossover 30)[63] 23
  Europa (European Airplay Top 50)[88] 1
  Europa (Eurochart Hot 100 Singles)[88] 2
  Italia (FIMI)[247] 5
  Nueva Zelanda (Recorded Music NZ)[73] 8
  Países Bajos (Dutch Top 40)[85] 13
  Países Bajos (Single Top 100)[248] 7
  Reino Unido (UK Singles Chart)[76] 11
  Suiza (Schweizer Hitparade)[249] 6

De todos los tiemposEditar

País (Lista 1958-2018) Posición
  Australia (ARIA)[18] 349
  Estados Unidos (Billboard Hot 100)[250] 473

Certificaciones y ventasEditar

Región Certificación Unidades
certificadas
/Ventas
  Alemania (BVMI)[82] Oro 250 000
  Australia (ARIA)[71] Platino 70 000
  España (PROMUSICAE)[83] Oro 25 000
  Estados Unidos (RIAA)[64] Platino 1 000 000
  Estados Unidos
(Descargas digitales)
1 100 000[65]
  Francia (SNEP)[80] Plata 200 000
478 000[251]
  Italia (FIMI)[84] Oro 25 000
  Japón 31 810[252]
  Nueva Zelanda (RMNZ)[74] Oro 15 000
  Países Bajos (NVPI)[85] Oro 50 000
  Reino Unido (BPI)[77] Oro 400 000
850 500[78]
  Suecia (GLF)[81] Platino 50 000
  Suiza (IFPI Suiza)[86] Oro 25 000

Créditos y personalEditar

DirecciónEditar

Músicos

Producción

PortadaEditar

Créditos adaptados del maxi sencillo estadounidense de 12" y de las notas del álbum Like a Prayer.[21][253]

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. a b c d e f g h i Elan, Priya (19 de diciembre de 2011). «The Greatest Pop Songs In History – No. 3: Madonna, 'Like A Prayer'». NME (en inglés). Consultado el 10 de agosto de 2019. 
  2. Rooksby, 2004, p. 30
  3. a b Zehme, Bill (23 de marzo de 1989). «Madonna: The Rolling Stone Interview». Rolling Stone (en inglés). Consultado el 14 de agosto de 2019. 
  4. O'Brien, 2007, p. 120
  5. a b c d Taraborrelli, 2002, p. 168
  6. Zaleski, Annie (11 de abril de 2014). «Madonna's Like A Prayer remains a provocative, substantial pop record». The A.V. Club (en inglés). Consultado el 24 de julio de 2019. 
  7. a b Caulfield, Keith (21 de marzo de 2014). «Madonna Producer Patrick Leonard Talks 'Like A Prayer' at 25». Billboard (en inglés). Consultado el 11 de agosto de 2019. 
  8. a b c d e f Bronson, 2003, p. 727
  9. Perricone, Kathleen (20 de abril de 2011). «Lady Gaga on Madonna plagiarism: Accusations she ripped off 'Express Yourself' are 'retarded'». New York Daily News (en inglés). Consultado el 13 de agosto de 2019. 
  10. O'Brien, 2007, p. 122
  11. O'Brien, 2007, p. 124
  12. a b c Taraborrelli, 2002, p. 169
  13. a b c d e f g O'Brien, 2007, p. 126
  14. a b c d e O'Brien, 2007, p. 119
  15. a b Heart, Chris (19 de abril-2 de mayo de 1989). «Madonna Wrote Her New LP In 27 Minutes Flat!!!!!». Smash Hits (en inglés) 11 (8): 18-19. ISSN 0260-3004. 
  16. Kleinfeld, Justin (1 de febrero de 2007). «Junior Vasquez». Electronic Musician. Archivado desde el original el 22 de octubre de 2013. Consultado el 10 de agosto de 2019. 
  17. a b c d e Cray, Graham (julio-agosto de 1991). «Post-modernist Madonna». Third Way (en inglés) 14 (6): 9. ISSN 0309-3492. Consultado el 17 de noviembre de 2018. 
  18. a b c d e f g h «Madonna - Like a Prayer (Song)» (en inglés). Australian Charts. Hung Medien. Consultado el 8 de agosto de 2019. 
  19. a b Madonna (1989), Like a Prayer (notas del sencillo en casete), Estados Unidos: Sire Records, 4-27539 
  20. a b c d e Voller, 1999, p. 30
  21. a b c Madonna (1989), Like a Prayer (notas del maxi sencillo en vinilo de 12"), Estados Unidos: Sire Records, 9 21170-0 
  22. a b Rooksby, 2004, p. 31
  23. «Like a Prayer By Madonna - Digital Sheet Music» (en inglés). Musicnotes, Inc. Alfred Publishing Co., Inc. Consultado el 10 de agosto de 2019. 
  24. a b c Rooksby, 2004, p. 33
  25. «'Celebration' - Track Listing for CD & DVD Announced» (en inglés). Madonna.com. 25 de agosto de 2009. Consultado el 15 de agosto de 2019. 
  26. Bego, 2000, p. 220
  27. Taraborrelli, 2002, p. 171
  28. Cross, 2007, p. 48
  29. Aguilar, 2010, p. 86
  30. Creswell, 2006, p. 187
  31. a b c Campbell, 2008, p. 299
  32. Guilbert, 2002, p. 169
  33. Epstein, 2004, p. 91
  34. González, Paskual y Viñuela, 2018, p. 69
  35. a b c d Holden, Stephen (19 de marzo de 1989). «Madonna Re-Creates Herself – Again». The New York Times (en inglés). Consultado el 11 de mayo de 2014. 
  36. Erlewine, Stephen Thomas. «Madonna > Like a Prayer > Overview» (en inglés). Allmusic. Consultado el 17 de noviembre de 2018. 
  37. Considine, J. D. (6 de abril de 1989). «Album Reviews - Like a Prayer». Rolling Stone (en inglés). Consultado el 17 de noviembre de 2018. 
  38. Edwards, Gavin (19 de agosto de 2004). «Album Reviews - Like a Prayer». Rolling Stone (en inglés). Consultado el 17 de noviembre de 2018. 
  39. Cinquemani, Sal (11 de octubre de 2003). «Review: Madonna, Like a Prayer». Slant magazine (en inglés). Consultado el 17 de noviembre de 2018. 
  40. Freeman, Hadley (23 de agosto de 2011). «My favourite album: Like a Prayer by Madonna». The Guardian (en inglés). Consultado el 17 de noviembre de 2018. 
  41. Guerra, Joey (25 de abril de 2008). «Madonna makes the (Houston) people come together». Houston Chronicle (en inglés). Consultado el 12 de noviembre de 2014. 
  42. a b Alcántara, Eduardo (16 de agosto de 2018). «Madonna y 10 de sus mejores canciones para celebrar sus 60 años de vida». El Comercio. Consultado el 17 de noviembre de 2018. 
  43. Morgan, Joe (9 de agosto de 2018). «The Definitive Ranking of Madonna's Top 60 Singles». Gay Star News (en inglés). Consultado el 24 de junio de 2019. 
  44. Farber, Jim (20 de julio de 2001). «Madonna's discography». Entertainment Weekly (en inglés). Consultado el 17 de noviembre de 2018. 
  45. Browne, David (14 de diciembre de 1990). «The Immaculate Collection». Entertainment Weekly (en inglés). Consultado el 19 de agosto de 2019. 
  46. a b Arnold, Chuck (15 de agosto de 2018). «Madonna's 60 best singles, ranked». Entertainment Weekly (en inglés). Consultado el 17 de noviembre de 2018. 
  47. Zapatero, Enric (25 de marzo de 2014). «'Like A Prayer' de Madonna cumple 25 años». Cromosoma X. Consultado el 31 de marzo de 2014. 
  48. a b c Alonso, Sebas E. (18 de junio de 2018). «Las 60 mejores canciones de Madonna». Jenesaispop. Consultado el 3 de noviembre de 2018. 
  49. a b Alonso, Guillermo (18 de agosto de 2018). «Todos los singles de Madonna, ordenados de peor a mejor». Vanity Fair. España. Consultado el 17 de noviembre de 2018. 
  50. a b Alonso, Sebas E. (31 de marzo de 2008). «Top 40 Madonna». Jenesaispop. Consultado el 17 de noviembre de 2018. 
  51. Rettenmund, Matthew (26 de febrero de 2013). «Immaculate Perception: Every Madonna Song, Best To Worst—My Personal List». Boy Culture (en inglés). Consultado el 19 de agosto de 2019. 
  52. LaBeau, Raichard (16 de agosto de 2018). «Ranking All 57 of Madonna’s Billboard Hits in Honor of Her 60th(!) Birthday» (en inglés). Medium. Consultado el 3 de junio de 2019. 
  53. Murrian, Samuel R. (16 de agosto de 2019). «We Ranked the 100 Best Madonna Songs of All Time». Parade (en inglés). Consultado el 26 de agosto de 2019. 
  54. Grein, Paul (18 de marzo de 1989). «Madonna's 'Prayer' Wings Its Way In; Tone Loc's 'Lo-cEd' Is His Key To Top 10» (PDF). Billboard (en inglés) 101 (11): 6, 84. ISSN 0006-2510. Consultado el 9 de agosto de 2019. 
  55. Grein, Paul (8 de abril de 1989). «Madonna's 'Prayer' Heard In Pop Top 5; 'You Got It' lands Orbison On 4 Charts» (PDF). Billboard (en inglés) 101 (14): 6. ISSN 0006-2510. Consultado el 9 de agosto de 2019. 
  56. a b «The Hot 100 - The Week of April 22, 1989». Billboard (en inglés). Consultado el 9 de agosto de 2019. 
  57. a b c d Grein, Paul (22 de abril de 1989). «Madonna's 'Prayer' Shoots To The Top; GN'R's 'Patience' Pays Off In Album Rise» (PDF). Billboard (en inglés) 101 (16): 6, 111. ISSN 0006-2510. Consultado el 9 de agosto de 2019. 
  58. «Madonna Like a Prayer Chart History - Hot 100». Billboard (en inglés). Consultado el 9 de agosto de 2019. 
  59. DeKnock, Jan (21 de abril de 1989). «This Week Madonna is on Top, and then Some». Chicago Tribune (en inglés). Consultado el 9 de agosto de 2019. 
  60. a b «Hot Crossover 30» (PDF). Billboard (en inglés) 101 (17): 71. 29 de abril de 1989. ISSN 0006-2510. Consultado el 9 de agosto de 2019. 
  61. a b «Adult Contemporary - The Week of May 13, 1989». Billboard (en inglés). Consultado el 9 de agosto de 2019. 
  62. a b «Hot R&B/Hip-Hop Songs - The Week of May 13, 1989». Billboard (en inglés). Consultado el 9 de agosto de 2019. 
  63. a b c d e f «1989 - The Year in Music» (PDF). Billboard (en inglés) 101 (51): 127, 146, 147, 148. 23 de diciembre de 1989. ISSN 0006-2510. Consultado el 9 de agosto de 2019. 
  64. a b «Gold & Platinum - Madonna - Like a Prayer» (en inglés). Recording Industry Association of America. Consultado el 9 de agosto de 2019. 
  65. a b Trust, Gary (11 de diciembre de 2016). «Ask Billboard: Madonna's Career Album Sales». Billboard (en inglés). Consultado el 9 de agosto de 2019. 
  66. a b «Top Singles - Volume 50, No. 1, May 01, 1989». RPM (en inglés). Consultado el 8 de agosto de 2019. 
  67. a b «Dance/Urban - Volume 50, No. 1, May 01, 1989». RPM (en inglés). Consultado el 8 de agosto de 2019. 
  68. «Top Singles - Volume 50, No. 10, Jul 03, 1989». RPM (en inglés). Consultado el 8 de agosto de 2019. 
  69. a b «Top 100 Singles of '89». RPM (en inglés). Consultado el 9 de agosto de 2019. 
  70. a b «Hits of the World» (PDF). Billboard (en inglés) 101 (20): 84. 20 de mayo de 1989. ISSN 0006-2510. Consultado el 9 de agosto de 2019. 
  71. a b c «1989 ARIA Singles Chart» (en inglés). Australian Recording Industry Association. Consultado el 9 de agosto de 2019. 
  72. a b «Madonna - Like a Prayer (Song)» (en inglés). Charts.org.nz. Hung Medien. Consultado el 8 de agosto de 2019. 
  73. a b «Top Selling Singles of 1989» (en inglés). Recorded Music NZ. Consultado el 29 de julio de 2019. 
  74. a b «NZ Top 40 Singles Chart - 25 June 1989» (en inglés). NZ Top 40 Singles Chart. Recorded Music NZ. Consultado el 9 de agosto de 2019. 
  75. a b «Madonna | full Official Chart History» (en inglés). Official Charts Company. Consultado el 8 de agosto de 2019. 
  76. a b Myers, Justin (21 de marzo de 2014). «Official Charts Flashback 1989: Madonna – Like A Prayer» (en inglés). Official Charts Company. Consultado el 9 de agosto de 2019. 
  77. a b Para ver la certificación es necesario escribir el nombre de la canción en la barra de búsqueda, seleccionar Singles en el parámetro Format y luego hacer clic en el símbolo de la lupa. «BRIT Certified» (en inglés). British Phonographic Industry. Consultado el 9 de agosto de 2019. 
  78. a b Myers, Justin (24 de abril de 2019). «Madonna's lead singles ranked» (en inglés). Official Charts Company. Consultado el 9 de agosto de 2019. 
  79. a b «Madonna - Like a Prayer» (en neerlandés). Ultratop. Hung Medien. Consultado el 8 de agosto de 2019. 
  80. a b Escribir el nombre de la cantante en la barra de búsqueda y luego hacer clic en OK. «InfoDisc: Les Certifications depuis 1973» (en francés). Infodisc. Syndicat National de l'Édition Phonographique. Consultado el 9 de agosto de 2019. 
  81. a b «Guld-och Platinacertifikat − År 1987−1998» (PDF) (en sueco). Suecia: Federación Internacional de la Industria Fonográfica. Archivado desde el original el 19 de abril de 2010. Consultado el 9 de agosto de 2019. 
  82. a b «Gold-/Platin-Datenbank (Madonna; 'Like a Prayer')» (en alemán). Bundesverband Musikindustrie. Consultado el 9 de agosto de 2019. 
  83. a b c Salaverri, 2005, p. 344
  84. a b «Home > Top of the Music > Dati della certificazione richiesta» (en italiano). Federación de la Industria Musical Italiana. Consultado el 9 de agosto de 2019. 
  85. a b c «De Single Top l00 Over 1989» (PDF) (en neerlandés). Dutch Top 40. Consultado el 29 de julio de 2019. 
  86. a b «Die Offizielle Schweizer Hitparade und Music Community (Madonna; 'Like a Prayer')» (en alemán). Swiss Charts. Hung Medien. Consultado el 9 de agosto de 2019. 
  87. a b c «Eurochart Hot 100 Singles» (PDF). Music & Media (en inglés) 6 (13): 14. 1 de abril de 1989. OCLC 29800226. Consultado el 9 de agosto de 2019. 
  88. a b c d «Music & Media Year-End Awards» (PDF). Music & Media (en inglés) 6 (51): 11, 13, 19, 20. 23 de diciembre de 1989. OCLC 29800226. Consultado el 9 de agosto de 2019. 
  89. «Madonna - No. I» (PDF). Music & Media (en inglés) 6 (12): 1, 14. 25 de marzo de 1989. OCLC 29800226. Consultado el 8 de agosto de 2019. 
  90. «The Nine Lives Of Madonna» (PDF). Music & Media (en inglés) 6 (26): 1. 1 de julio de 1989. OCLC 29800226. Consultado el 8 de agosto de 2019. 
  91. Levy, Glen (18 de junio de 2009). «Top Selling Albums and Singles 1989». Time (en inglés). Consultado el 10 de agosto de 2019. 
  92. a b c d e f Taraborrelli, 2002, p. 173
  93. a b c Johnson, Becky (mayo de 1989). «Confessions of a Catholic Girl». Interview (en inglés). ISSN 0149-8932. 
  94. a b «The 500 Greatest Songs Since You Were Born». Blender (en inglés). 1 de abril de 2009. Archivado desde el original el 15 de julio de 2010. Consultado el 18 de agosto de 2019. 
  95. a b c d e f g Portman, Jaime (24 de marzo de 1989). «Madonna's "Like a Prayer" creates rage of controversy». The Daily Gazette (en ingés). p. 40. Consultado el 12 de agosto de 2019. 
  96. a b c d e f Metz y Benson, 1999, p. 192
  97. a b c Taraborrelli, 2002, p. 172
  98. Mackey, Drew (13 de abril de 2015). «25 Reasons Madonna's Blond Ambition Tour Still Rules, 25 Years Later». People (en inglés). Consultado el 7 de agosto de 2019. 
  99. Bignell, 2007, p. 123
  100. a b Key, Janet (8 de marzo de 1989). «Pepsi 'thrilled' with Madonna ads». Chicago Tribune (en inglés). Consultado el 12 de agosto de 2019. 
  101. a b c d e Metz y Benson, 1999, p. 131
  102. a b Dunn y Jones, 1996, p. 230
  103. a b c d e f Kloer, Phil (10 de marzo de 1989). «Madonna crosses the line in 'Like a Prayer' video». Record-Journal (en inglés). p. 18. Consultado el 7 de agosto de 2019. 
  104. a b c Clements, Erin (2 de marzo de 2014). «Flashback: Madonna Premiered Controversial 'Like a Prayer' Pepsi Ad 25 Years Ago». People (en inglés). Consultado el 7 de agosto de 2019. 
  105. Grant y Neupert, 2003, p. 5
  106. Allen y Hill, 2004, p. 445
  107. a b c d Hoschman, Steve (8 de marzo de 1989). «Mad About Madonna: PepsiCo Backs Use of Video in Ad Campaign». Los Angeles Times (en inglés). Consultado el 12 de agosto de 2019. 
  108. Garfield, Bob (6 de marzo de 1989). «Pepsi Should Offer Prayer to Madonna». Advertising Age (en inglés) 231: 76. 
  109. Savan, Leslie (14 de marzo de 1989). «Desperately Selling Soda». The Village Voice (en inglés) 1309: 47. ISSN 0042-6180. 
  110. a b c Taraborrelli, 2002, p. 174
  111. Romero, Frances (20 de octubre de 2010). «Top 10 Vatican Pop-Culture Moments: Madonna, Over and Over». Time (en inglés). Consultado el 12 de agosto de 2019. 
  112. a b c d Sanguino, Juan (8 de mayo de 2018). «Madonna vs. el Vaticano: crónica de tres excomuniones». Vanity Fair. España. Consultado el 16 de agosto de 2019. 
  113. «Pepsi-Cola cancela un anuncio de Madonna». El País. 6 de abril de 1989. Consultado el 12 de agosto de 2019. 
  114. Tilden, Imogen (4 de julio de 2001). «Madonna». The Guardian (en inglés). Consultado el 16 de agosto de 2019. 
  115. «Madonna Speaks!!!». Smash Hits (en inglés) 11 (13): 22-24. 28 de junio-11 de julio de 1989. ISSN 0260-3004. 
  116. Rosenthal, David (15 de marzo de 1989). «Madonna's video: A senseless good time». The Spokesman-Review (en inglés). p. 13. Consultado el 12 de agosto de 2019. 
  117. Gundersen, Edna (24 de marzo de 1989). «Madonna's 'Prayer': Like a Confession». USA Today (en inglés). Archivado desde el original el 19 de junio de 2012. Consultado el 12 de agosto de 2019. (requiere suscripción). 
  118. a b Adejobi, Alicia (5 de mayo de 2019). «Madonna celebrates Like A Prayer music video's 30th anniversary and the 'controversy' that made it iconic». Metro (en inglés). Consultado el 12 de agosto de 2019. 
  119. Willman, Chris (8 de marzo de 1989). «Mad About Madonna: 'Like a Prayer' More Love Song Than Blasphemy: Video Review». Los Angeles Times (en inglés). Consultado el 12 de agosto de 2019. 
  120. a b c d Taraborrelli, 2002, p. 175
  121. Dirks, Eley y Ortner, 1994, p. 89
  122. a b c d Fouz-Hernández y Jarman-Ivens, 2004, p. 112
  123. a b Grant y Neupert, 2003, p. 32
  124. a b c Metz y Benson, 1999, p. 194
  125. Dean, 2003, p. 103
  126. Voller, 1999, p. 32
  127. a b Guilbert, 2002, p. 166
  128. Kot, Greg (13 de mayo de 1990). «Tressed To Kill». Chicago Tribune (en inglés). Consultado el 16 de agosto de 2019. 
  129. Madonna (1990), Blond Ambition - Japan Tour 90 (VHS) (en inglés), Warner-Pioneer Japan 
  130. Guilbert, 2002, p. 254
  131. Burr, Ty (4 de octubre de 1991). «Madonna Blond Ambition World Tour Live!». Entertainment Weekly (en inglés). Consultado el 8 de agosto de 2019. 
  132. «Madonna é fã de Paulo Coelho e "Cidade de Deus"» (en portugués). Agência Estado. 23 de abril de 2003. Consultado el 16 de agosto de 2019. 
  133. «Madonna's "On Stage & On The Record" special live show airs on MTV» (en inglés). Madonna.com. 22 de abril de 2003. Consultado el 16 de agosto de 2019. 
  134. Davies, Hugh (10 de mayo de 2003). «HMV? More like a Virgin». The Daily Telegraph (en inglés). Consultado el 16 de agosto de 2019. 
  135. a b c Moss, Corey (25 de mayo de 2004). «Madonna twirls rifles, lifts up kilt at tour opener» (en inglés). MTV. Consultado el 26 de julio de 2019. 
  136. «Siedah Garret, ex corista de Madonna, cuenta los dramas en el backstage de sus giras». Cromosoma X. 12 de junio de 2013. Consultado el 8 de agosto de 2019. 
  137. Cinquemani, Sal (16 de junio de 2014). «Madonna (New York, NY – June 16, 2004)». Slant Magazine (en inglés). Consultado el 8 de agosto de 2019. 
  138. «Madonna serves up dull inventions». The Washington Times (en inglés). 14 de junio de 2004. Consultado el 21 de enero de 2016. 
  139. Farber, Jim (26 de mayo de 2004). «Madonna 'reinvents' herself: Jim Farber reports from the kickoff in L.A. of her big summer tour». New York Daily News (en inglés). Archivado desde el original el 3 de junio de 2004. Consultado el 8 de agosto de 2019. 
  140. Erlewine, Stephen Thomas. «Madonna > I'm Going to Tell You a Secret > Overview» (en inglés). Allmusic. Consultado el 7 de marzo de 2019. 
  141. Ansaldo, Michael (3 de julio de 2005). «McCartney, U2 Rock Live 8». Rolling Stone (en inglés). Consultado el 16 de agosto de 2019. 
  142. a b c Madonna (2010), Sticky & Sweet Tour (notas del DVD/CD), Europa: Warner Bros. Records, 9362-49728-4 
  143. a b c López, Lourdes (2 de agosto de 2009). «Madonna desgrana su carrera musical en el Estadi Olímpic». La Vanguardia. Consultado el 18 de enero de 2019. 
  144. Pareles, Jon (5 de octubre de 2008). «Aerobic, Not Erotic: The Concert as Workout». The New York Times (en inglés). Consultado el 8 de agosto de 2019. 
  145. a b Guerra, Joey (17 de noviembre de 2008). «Madonna revs up Minute Maid crowd». Houston Chronicle (en inglés). Consultado el 16 de agosto de 2019. 
  146. Cronick, Scott (23 de noviembre de 2008). «Madonna brings excess, spectacle to fans at Boardwalk Hall». The Press of Atlantic City (en inglés). Archivado desde el original el 4 de diciembre de 2008. Consultado el 16 de agosto de 2019. 
  147. Brown, Helen (25 de agosto de 2008). «Madonna: the mother of reinvention». The Daily Telegraph (en inglés). Consultado el 16 de agosto de 2019. 
  148. Falconi, 2017, p. 344
  149. Caramanica, Jon. «In Song, Trying to Convey the Scope of a Tragedy». The New York Times (en inglés). Consultado el 8 de agosto de 2019. 
  150. Mitchell, John (5 de febrero de 2012). «Madonna Gives High Energy Super Bowl Halftime Show» (en inglés). MTV. Consultado el 12 de noviembre de 2018. 
  151. Pareles, Jon (6 de febrero de 2012). «No Longer an Upset: Madonna Acts Her Age». The New York Times (en inglés). Consultado el 9 de agosto de 2019. 
  152. Alandete, David (6 de febrero de 2012). «Madonna, triunfo 'kitsch'». El País. Consultado el 9 de agosto de 2019. 
  153. Crandell, Ben (20 de noviembre de 2012). «Madonna brings sexy back to Miami». South Florida-Sun Sentinel (en inglés). Archivado desde el original el 8 de diciembre de 2012. Consultado el 9 de agosto de 2019. 
  154. Gormly, Kellie B. (7 de noviembre de 2012). «Madonna mixes politics and high energy music at Consol show». Pittsburgh Tribune-Review (en inglés). Consultado el 9 de agosto de 2019. 
  155. a b Madonna (2013), MDNA World Tour (notas del DVD), Reino Unido y Europa: Interscope Records, 00602537486663 
  156. Harrington, Jim (7 de octubre de 2012). «Review: Madonna disappoints in San Jose». The Mercury News (en inglés). Consultado el 16 de agosto de 2019. 
  157. Gopalan, Nisha (9 de octubre de 2012). «Madonna at Yankee Stadium: Concert Review». The Hollywood Reporter (en inglés). Consultado el 9 de agosto de 2019. 
  158. Spuhler, Robert (28 de octubre de 2015). «Madonna turns to old icons, new music at Forum show». Los Angeles Daily News (en inglés). Consultado el 9 de agosto de 2019. 
  159. Caffery, Adrian (17 de diciembre de 2015). «Madonna at Barclaycard Arena was provocative as ever». Birmingham Mail (en inglés). Consultado el 9 de agosto de 2019. 
  160. S., Jaime (8 de enero de 2016). «Madonna en México: ¡sorprende con su Rebel Heart Tour! ¿Es su show más íntimo? (reseña)». Melty. Consultado el 7 de septiembre de 2019. 
  161. Empire, Kitty (5 de diciembre de 2015). «Madonna review – mistress of sex, sacrilege and stairs». The Guardian (en inglés). Consultado el 9 de agosto de 2019. 
  162. a b «Madonna canta entre lágrimas su 'Like a Prayer' por París». Información. 16 de noviembre de 2015. Consultado el 9 de agosto de 2019. 
  163. «Rebel Heart Tour DVD/Blu Ray & CD Tracklisting Revealed» (en inglés). Madonna.com. 16 de agosto de 2017. Consultado el 21 de septiembre de 2017. 
  164. «Madonna Performs Surprise Concert for Clinton in NYC Park» (en inglés). WNBC. 7 de noviembre de 2016. Consultado el 26 de julio de 2019. 
  165. Domenech, Emilio (16 de agosto de 2018). «Madonna regala a sus fans la icónica actuación COMPLETA de la Gala del Met 2018». Glamour. España. Consultado el 9 de agosto de 2019. 
  166. «Madonna dio un recital sorpresa para recibir el 2019 en un bar de Nueva York». La Nación. Argentina. 1 de enero de 2019. Consultado el 16 de agosto de 2019. 
  167. «Madonna's 'Game of Thrones' Eurovision Performance Ends with Peace Message» (en inglés). ExtraTV.com. 18 de mayo de 2019. Consultado el 22 de mayo de 2019. 
  168. a b Fernández, Javier A. (20 de mayo de 2019). «Madonna en Eurovisión: la gran estrella (no) da la nota». El País. Consultado el 22 de mayo de 2019. 
  169. «Madonna sube a YouTube el vídeo de su actuación en Eurovisión 2019 editada y sin desafinar». 20 Minutos. 20 de mayo de 2019. Consultado el 9 de agosto de 2019. 
  170. Woodstra, Chris. «John Wesley Harding > God Made Me Do It: The Christmas EP > Overview» (en inglés). Allmusic. Consultado el 13 de agosto de 2019. 
  171. Garland, Emma (7 de septiembre de 2017). «The Humanizing Quality of Music in Harmony Korine's 'Gummo'». Vice (en inglés). Consultado el 17 de agosto de 2019. 
  172. Huey, Steve. «Various Artists > Virgin Voices: A Tribute To Madonna, Vol. 1 > Overview» (en inglés). Allmusic. Consultado el 13 de agosto de 2019. 
  173. Phares, Heather. «Various Artists > Virgin Voices: A Tribute To Madonna, Vol. 2 > Review» (en inglés). Allmusic. Consultado el 17 de agosto de 2019. 
  174. a b c «The Irish Charts – Search Results – Like a Prayer» (en inglés). The Irish Charts. Irish Recorded Music Association. Consultado el 8 de agosto de 2019. 
  175. Posiciones de «Like a Prayer» de Mad'House:
  176. «Various Artists > Through the Wilderness: A Tribute to Madonna > Overview» (en inglés). Allmusic. Consultado el 13 de agosto de 2019. 
  177. Duerden, Nick (24 de marzo de 2010). «Evanescence Offshoot Debuts New Songs Live». Spin (en inglés). Consultado el 13 de agosto de 2019. 
  178. Rodríguez, Lolo (22 de abril de 2010). «'Glee' rinde homenaje a Madonna: 'The Power Of Madonna'». Jenesaispop. Consultado el 17 de agosto de 2019. 
  179. «Glee: The Music, The Power of Madonna - EP by Glee Cast» (en inglés). Estados Unidos: iTunes. Consultado el 17 de agosto de 2013. 
  180. Posiciones de «Like a Prayer» del elenco de Glee:
  181. Caulfield, Keith (28 de abril de 2010). «Madonna's 'Glee'tastic 'Celebration' Continues on Hot 100, Digital Chart». Billboard (en inglés). Consultado el 13 de agosto de 2019. 
  182. Trust, Gary (10 de junio de 2010). «Chart Beat Thursday: Katy Perry, Black Eyed Peas, "Glee"». Billboard (en inglés). Consultado el 13 de agosto de 2019. 
  183. «Dance Club Songs: The week of July 31, 2010». Billboard (en inglés). Consultado el 13 de agosto de 2019. 
  184. «Meck feat. Dino – Feels Like a Prayer» (en neerlandés). Ultratop. Hung Medien. Consultado el 14 de agosto de 2019. 
  185. Caulfield, Keith (27 de junio de 2017). «Madonna's 'Like a Prayer' Gets Piano-Ballad Revamp With Song's Original Co-Writer on Keys: Watch». Billboard (en inglés). Consultado el 14 de agosto de 2019. 
  186. Faia, Amanda (19 de junio de 2017). «Luiza Possi encarna Madonna em programa de TV» (en portugués). Portal POPline. Consultado el 14 de agosto de 2019. 
  187. Gusman, Giullia (9 de julio de 2017). «Emocionada, Luiza Possi apresenta clássicos de Michael Jackson em São Paulo» (en portugués). Pop Cultura. Consultado el 14 de agosto de 2019. 
  188. a b «MTV VMAs 1989» (en inglés). Awards & Shows. Consultado el 16 de agosto de 2019. 
  189. Antczak, John (8 de septiembre de 1989). «Paula Abdul tops video music awards». The Times (en inglés). p. 7. Consultado el 25 de julio de 2019. 
  190. a b «Smash Hits Readers' Poll 1989». Smash Hits (en inglés) (285): 51-52. 14 de noviembre de 1989. ISSN 0260-3004. 
  191. a b «17th American Music Awards» (en inglés). Rock on the Net. Consultado el 16 de agosto de 2019. 
  192. a b «Juno Awards Database: Madonna» (en inglés). Juno Awards. Archivado desde el original el 23 de julio de 2011. Consultado el 16 de agosto de 2019. 
  193. a b Hay, Carla (2 de junio de 2001). «Madonna's Don't Tell Me Video Wins Two Top MVPA Awards». Billboard (en inglés) 113 (22): 115. ISSN 0006-2510. Consultado el 16 de agosto de 2019. 
  194. Shewey y Ganz, 1997, p. 222
  195. Susman, Gary (7 de mayo de 2001). «Model Patient». Entertainment Weekly (en inglés). Archivado desde el original el 30 de junio de 2011. Consultado el 12 de agosto de 2019. 
  196. a b Tavana, Art (9 de diciembre de 2014). «The 20 Best Pop Songs in History By Female Artists». LA Weekly. Archivado desde el original el 15 de diciembre de 2014. Consultado el 18 de agosto de 2019. 
  197. «Madonna Video is Top Rule Breaker» (en inglés). MTV. 1 de agosto de 2006. Consultado el 12 de agosto de 2019. 
  198. Warts, Diane (27 de noviembre de 2007). «That's Music To Our Eyes». Newsday (en inglés). Archivado desde el original el 19 de junio de 2012. Consultado el 12 de agosto de 2019. (requiere suscripción). 
  199. Letkemann, Jessica (1 de agosto de 2011). «The 10 Best '80s Music Videos: Poll Results». Billboard (en inglés). Consultado el 12 de agosto de 2019. 
  200. «The RS 500 Greatest Songs of All Time». Rolling Stone (en inglés). 9 de diciembre de 2004. Archivado desde el original el 25 de junio de 2008. Consultado el 18 de agosto de 2019. 
  201. «The 200 Best Songs of the 1980s». Pitchfork (en inglés). 24 de agosto de 2015. Consultado el 18 de agosto de 2019. 
  202. «Top 20 Madonna Singles of All-time». Q (en inglés) 19 (23): 87. 9 de diciembre de 2003. ISSN 0955-4955. 
  203. Jacobs, Matthew (22 de abril de 2014). «The Definitive Ranking Of Madonna Singles». The Huffington Post (en inglés). Consultado el 17 de noviembre de 2018. 
  204. Lamb, Bill. «Madonna's 38 Top 10 Pop Songs» (en inglés). Dotdash.com. Consultado el 19 de agosto de 2019. 
  205. Rogers, Jude (16 de agosto de 2018). «Every one of Madonna's 78 singles – ranked!». The Guardian (en inglés). Consultado el 19 de agosto de 2019. 
  206. a b Kearnar, Scott (9 de septiembre de 2013). «The 30 ultimate Madonna singles» (en inglés). Boston.com. Consultado el 17 de noviembre de 2018. 
  207. Hogsett, Nicole (19 de abril de 2010). «The 20 Best Madonna Songs» (en inglés). Yahoo!. Archivado desde el original el 24 de octubre de 2012. Consultado el 18 de noviembre de 2018. 
  208. «The 100 Greatest Madonna Songs: Critics' Picks». Billboard (en inglés). 15 de agosto de 2018. Consultado el 17 de noviembre de 2018. 
  209. Rosen, 1996, p. 329
  210. Saldana, Jonathan (7 de marzo de 2019). «El día que Madonna le enseñó al mundo a hacer polémica». Elle. México. Consultado el 18 de agosto de 2019. 
  211. Levine, Nick (21 de marzo de 2019). «'Like a Prayer' fue la primera obra maestra de Madonna». Vice. España. Consultado el 12 de agosto de 2019. 
  212. a b Lynch, Joe (21 de marzo de 2019). «Madonna's 'Like a Prayer' at 30: Here's Where She Goes From Superstar to Artistic Great». Billboard (en inglés). Consultado el 18 de agosto de 2019. 
  213. Metz y Benson, 1999, p. 179
  214. Marcus, 1999, p. 179
  215. «Madonna: Estudios sobre la pista de baile». Observatorio de Medios Fucatel. 28 de septiembre de 2008. Consultado el 12 de agosto de 2019. 
  216. «Madonna controversy over». Dotmusic (en inglés). 1 de mayo de 2001. Archivado desde el original el 12 de mayo de 2001. Consultado el 16 de agosto de 2019. 
  217. Forbes y Mahan, 2005, p. 84
  218. Taylor, 1993, p. 199
  219. Madonna (1989), Like a Prayer (notas del CD de 3"), Estados Unidos: Sire Records, 2-27539 
  220. Madonna (1989), Like a Prayer (notas del sencillo en CD de 3"), Reino Unido y Europa: Sire Records, 921 191-2, W 7539 CD 
  221. Madonna (1989), Like a Prayer (notas del maxi sencillo en vinilo de 12"), Reino Unido: Sire Records, W7539T 
  222. Madonna (1989), Like a Prayer (notas del sencillo en casete), Reino Unido: Sire Records, W7539C, 921 189-4 
  223. «Madonna - Like a Prayer (Single)» (en alemán). Offizielle Deutsche Charts. GfK Entertainment Charts. Consultado el 8 de agosto de 2019. 
  224. «Madonna - Like a Prayer» (en alemán). Austrian Charts. Hung Medien. Consultado el 8 de agosto de 2019. 
  225. «Top 3 Singles in Europe» (PDF). Music & Media (en inglés) 6 (13): 16. 1 de abril de 1989. OCLC 29800226. Consultado el 9 de agosto de 2019. 
  226. «Dance Club Songs - The Week of April 15, 1989». Billboard (en inglés). Consultado el 9 de agosto de 2019. 
  227. «Madonna Like a Prayer Chart History - Dance Singles Sales». Billboard (en inglés). Consultado el 9 de agosto de 2019. 
  228. Nyman, 2005, p. 90
  229. «Madonna - Like a Prayer (Chanson)» (en francés). Lescharts.com. Hung Medien. Consultado el 8 de agosto de 2019. 
  230. «Íslenski Listinn Topp 10 (31. mars 1989)» (PDF) (en islandés). Dagblaðið Vísir. Consultado el 8 de agosto de 2019. 
  231. «Like a Prayer» (en italiano). Hit Parade Italia. Federación de la Industria Musical Italiana. Consultado el 8 de agosto de 2019. 
  232. «Madonna - Like a Prayer (Song)» (en inglés). Norwegian Charts. Hung Medien. Consultado el 8 de agosto de 2019. 
  233. a b Posiciones de «Like a Prayer» en Países Bajos:
  234. «Notowanie nr375 z dnia 29 kwietnia 1989» (en polaco). Lista Przebojów Programu Trzeciego. Consultado el 8 de agosto de 2019. 
  235. «Top 3 Singles in Europe» (PDF). Music & Media (en inglés) 6 (15): 11. 15 de abril de 1989. OCLC 29800226. Consultado el 9 de agosto de 2019. 
  236. «Madonna - Like a Prayer (Song)» (en inglés). Swedish Charts. Hung Medien. Consultado el 8 de agosto de 2019. 
  237. «Madonna - Like a Prayer» (en alemán). Hitparade. Hung Medien. Consultado el 8 de agosto de 2019. 
  238. «Madonna Like a Prayer Chart History - Dance/Electronic Digital Song Sales». Billboard (en inglés). Consultado el 9 de agosto de 2019. 
  239. «Digital Songs - The Week of February 25, 2012». Billboard (en inglés). Consultado el 9 de agosto de 2019. 
  240. «Madonna Like a Prayer Chart History - Hot 100 Recurrents». Billboard (en inglés). Consultado el 9 de agosto de 2019. 
  241. «Pop Digital Songs - The Week of February 25, 2012». Billboard (en inglés). Consultado el 9 de agosto de 2019. 
  242. «Bestsellery i wyróżnienia - AirPlays - Top - Archiwum (09.02. - 15.02.2019)» (en polaco). Związek Producentów Audio Video. Consultado el 9 de agosto de 2019. 
  243. «Top 100 Single-Jahrescharts 1989» (en alemán). Offizielle Deutsche Charts. GfK Entertainment Charts. Consultado el 29 de julio de 2019. 
  244. «Jahreshitparade 1989» (en alemán). Austrian Charts. Hung Medien. Consultado el 9 de agosto de 2019. 
  245. «Ultratop Jaaroverzichten 1989» (en neerlandés). Ultratop. Hung Medien. Consultado el 29 de julio de 2019. 
  246. «Top Dance Singles of '89». RPM (en inglés). Consultado el 9 de agosto de 2019. 
  247. «I singoli più venduti del 1989» (en italiano). Hit Parade Italia. Federación de la Industria Musical Italiana. Consultado el 29 de julio de 2019. 
  248. «Jaahroverzichten - Single 1989» (en neerlandés). Dutch Charts. Hung Medien. Consultado el 29 de julio de 2019. 
  249. «Schweizer Hitparade 1989» (en alemán). Hitparade.ch. Hung Medien. Consultado el 29 de julio de 2019. 
  250. «Billboard Hot 100 60th Anniversary Interactive Chart». Billboard (en inglés). Consultado el 9 de agosto de 2019. 
  251. «InfoDisc: Les Singles en Argent» (en francés). Infodisc. Syndicat National de l'Édition Phonographique. Archivado desde el original el 27 de septiembre de 2013. Consultado el 9 de agosto de 2019. 
  252. Oricon Album Chart Book: Complete Edition 1970–2005 (en inglés). Roppongi, Tokio: Oricon Charts. 2006. ISBN 4-87131-077-9. 
  253. Madonna (1989), Like a Prayer (notas del álbum), Estados Unidos: Sire Records, 9 25844-2 

BibliografíaEditar

En español
  • Aguilar, Marcela, ed. (2010). «Madonna: Who's That Girl». Domadores de historias. Conversaciones con grandes cronistas de América Latina. RIL Editores. ISBN 978-956-284-782-7. 
  • Falconi, Franceso (2017). Loco por Madonna. La Reina del Pop. Babelcube Inc. ISBN 150717795X. 
  • González, Lara; Paskual, Igor; Viñuela, Eduardo (2018). Bitch She's Madonna: La reina del pop en la cultura contemporánea. Dos Bigotes. ISBN 978-84-947963-3-3. 
  • Salaverri, Fernando (2005). Sólo éxitos: año a año, 1959–2002. España: Fundación Autor-SGAE. ISBN 978-84-8048-639-2. 
En finés
  • Nyman, Jake (2005). Suomi soi 4: Suuri suomalainen listakirja. Helsinki: Tammi. ISBN 978-951-31-2503-5. 
En inglés

Enlaces externosEditar