Lino (papa)

2.° Papa de la Iglesia Católica
(Redirigido desde «Lino I»)

Lino (en latín: Linus),[2]​ conocido también como Lino de Volterra, fue un obispo de Roma del siglo I. Según las listas episcopales más antiguas de la iglesia de Roma, habría sido el primer sucesor de san Pedro al frente de esa comunidad cristiana,[1]​ por lo cual la Iglesia católica lo considera su segundo papa,[2][3][4]​ situando su pontificado entre los años 68 y 79.[5][nota 1]

Lino
Menologion of Basil II - Patrobulus, Hermas, Linus, Caius, Philologus of 70 disciples (Portrait of Linus).jpg
Miniatura de san Lino, contenida en el Menologio de Basilio II (c. siglo X, Biblioteca Apostólica Vaticana)

Emblem of the Holy See usual.svg
Papa de la Iglesia católica
¿68?-¿79?
Predecesor Pedro
Sucesor Anacleto
Culto público
Canonización Culto inmemorial
Festividad 23 de septiembre
Información personal
Nombre Linus
Nacimiento c.20
Tuscia,[1]Imperio Romano
Fallecimiento 76 o 78
Roma, Imperio Romano

Lino es todavía hoy un personaje enigmático debido a la escasez de la información que se conserva acerca de él. Ireneo de Lyon,[7]Hegesipo de Jerusalén (recogido por Epifanio de Salamis)[8]​ y Eusebio de Cesarea[9]​ lo identificaron con el personaje que lleva su nombre y aparece mencionado por Pablo de Tarso en su Segunda epístola a Timoteo,[10]​ como confirmación posterior de la matriz apostólica de la línea de obispos romanos.[1]​ Actualmente es venerado como santo por la Iglesia católica.

HagiografíaEditar

Antes del papadoEditar

Según el Liber Pontificalis I, 121, que depende para la cronología de los datos del Catálogo Liberiano de 354, Lino nació en Tuscia,[1]​ a finales de los años 20 o a principios de los 30. Hijo de Herculano,[1]​ miembro de una familia ya cristiana (o cristianizada muy poco después de su nacimiento), Lino desarrolló buena parte de sus actividades en el seno de su comunidad religiosa, en aquel momento perseguida. Es probable que su actividad se centrara en Volterra primero y posteriormente en Roma.[11]

Probablemente, Lino ejerció parte de su ministerio en la primigenia Iglesia durante el gobierno de Nerón (54-68),[2]​ a quien Tertuliano[12]​ refiere como autor de la primera ley anticristiana que prescribía: «No está permitida la existencia de cristianos en el Estado romano».[13]

PontificadoEditar

En la obra Contra las Herejías (Adversus haereses) escrita por Ireneo de Lyon entre los años 174 y 189, se ofrece una relación completa de los sucesores de Pedro en la Iglesia primitiva, en la que Lino aparece en primer lugar.[14]

Después de que los bienaventurados apóstoles Pedro y Pablo hubieron echado los fundamentos y edificado la Iglesia de Roma, encomendaron el servicio del episcopado a Lino. De este Lino hace mención Pablo en sus cartas a Timoteo. [...].[15]
Contra las herejías, III, 3,3

También Hegesipo de Jerusalén incluyó a Lino en la sucesión apostólica de Roma iniciada por los apóstoles Pedro y Pablo, e hizo notar que tanto Lino como Clemente de Roma fueron contemporáneos de Pablo y sirvieron luego como obispos, tal lo indicado más tarde por Epifanio de Salamis en su Panarion 27,6.[16]

Lino vivió un período difícil, con una Iglesia subterránea y todavía en construcción, y resistió distintas etapas de persecución contra lo que los romanos todavía consideraban una secta judía. Falleció finalmente cerca del año 76[17][18]​ o 78,[2]​ probablemente martirizado. Su recuerdo se mantuvo olvidado durante mucho tiempo, hasta el punto de que Tertuliano llegó a considerar como sucesor de Pedro a San Cleto.

Creó los primeros quince obispos, y ordenó a las mujeres entrar en las iglesias con la cabeza cubierta.[17]​ Durante su pontificado habrían sido martirizados los evangelistas Marcos y Lucas.[17]

Se cree que Lino fue enterrado en Roma, cerca de la tumba de Pedro, al igual que varios de los siguientes papas.[19]

NotaEditar

  1. Las fechas del pontificado de los primeros papas es incierta, pues las fuentes presentan discrepancias en los años de comienzo y fin de cada uno.[6]​ El inicio de su pontificado se sitúa entre los años 56 y 67, mientras que su final se sitúa entre el 67 y el 79.[1]

ReferenciasEditar

  1. a b c d e f Forlin Patrucco, M. (2000). «Lino». En Leonardi, C.; Riccardi, A.; Zarri, G., eds. Diccionario de los Santos, volumen II. Madrid: San Pablo. pp. 1481-1482. ISBN 84-285-2259-6. 
  2. a b c d Hughes, Philip (1978). Síntesis de la historia de la Iglesia. Barcelona: Herder. p. 384. ISBN 84-254-0201-8. 
  3. «CATHOLIC ENCYCLOPEDIA: Pope St. Linus». www.newadvent.org. Consultado el 15 de abril de 2020. 
  4. Lista de Papas, Ed. Editrice Vaticana (2005)
  5. «Lino». www.vatican.va. Consultado el 1 de noviembre de 2022. 
  6. Leal, Jerónimo (12 de abril de 2018). «Las listas de obispos de Roma y Antioquía en la Historia Eclesiástica de Eusebio». En Álvaro Sánchez-Ostiz, ed. Beginning and end: from Ammianus Marcellinus to Eusebius of Cesarea. Servicio de Publicaciones de la Universidad de Huelva. p. 123-135. ISBN 978-84-17288-05-1. Consultado el 1 de noviembre de 2022. 
  7. Ireneo de Lyon. (c. 180). Adversus haereses [Contra los herejes], III, 3,3. (P. Carlos Ignacio González, trad.). Conferencia del Episcopado Mexicano, 1999.
  8. Epifanio de Salamis. (c. 375). Panarion, 27,6
  9. Eusebio de Cesarea. (c. 324). Historia Eclesiástica, III, 2 y 4,8. (Argimiro Velasco Delgado, trad.). BAC, 2008 (3.ª ed.).
  10. 2 Timoteo 4:21
  11. Forlin Patrucco (2000). Lino, p. 1482. El Liber Pontificalis señala la procedencia de Tuscia, lo que favoreció la devoción en concreto en Volterra, con lo que se acreditó el origen local del santo, y la postura de quienes sostienen que allí se conservan sus reliquias.
  12. Tertuliano. (c. 220). Apologeticum [Apologético], 5. (Carmen Castillo García, trad.). Gredos, Biblioteca Clásica, n.º 285, Madrid, 2001.
  13. García, Rubén D. (1979). Dios y el César. Buenos Aires: Editora Patria Grande. p. 7. 
  14. Orlandis, José (2003). El pontificado romano en la historia. Madrid: Ediciones Palabra. pp. 30-31. ISBN 84-8239-729-X. «Ireneo de Lyón [...] en su tratado Contra las herejías escrito poco después del año 180, ofrece una relación completa de los sucesores de san Pedro: Lino, Anacleto, Clemente, Evaristo, Alejandro, Sixto, Telesforo, Higinio, Pío, Aniceto, Sotero y Eleuterio, este último obispo de Roma cuando escribió Ireneo y cuyo pontificado se extendió entre los años 175 y 189». 
  15. Ropero, Alfonso (2004). Lo mejor de los Padres Apostólicos. Barcelona: Editorial Clie. p. 35. ISBN 978-84-8267-286-1. 
  16. Williams, Robert Lee (2005). Bishop Lists: Formation of Apostolic Succession of Bishops in Ecclesiastical Crises (en inglés). Piscataway, New Jersey: Gorgias Press. p. 113. ISBN 1-59333-194-0. Consultado el 30 de mayo de 2015. 
  17. a b c del Carmelo, Juan (marzo de 2009). Santidad en el pontificado. Grandes papas y padres de la Iglesia santificados a lo largo de la Historia. España: Dagosola Ediciones. pp. 49-51. ISBN 978-84-612-6635-7. Consultado el 4 de agosto de 2013. 
  18. «Lino, Santo. II Papa y mártir, 23 de septiembre». Catholic.net. Consultado el 4 de agosto de 2013. 
  19. Webb, Matilda (2001). The churches and catacombs of early Christian Rome: a comprehensive guide. Brighton, Reino Unido: Sussex Academic Press. ISBN 1-902210-58-1. Consultado el 26 de noviembre de 2013. 

Enlaces externosEditar