Abrir menú principal

Luis Núñez Ladevéze

sociólogo español (n.1940)

Luis Núñez Ladevéze (nacido el 2 de julio 1940 en Madrid, España) es un investigador español de las Ciencias Sociales, escritor y periodista. Es doctor en Derecho y en Filosofía y Letras, licenciado en Ciencias de la Información y catedrático de la Universidad Complutense en excedencia. Actualmente es profesor emérito de la Universidad San Pablo-CEU, fue fundador y director del Instituto de Estudios de la Democracia, presidente del consejo editorial de la revista Doxa. Comunicación y presidente del Consejo Asesor del instituto TRACOR. Hasta el año 2014 fue abogado en ejercicio del Colegio de Abogados de Madrid.

Luis Núñez Ladevéze
Información personal
Nacimiento 2 de julio de 1940 (78 años)
Madrid, España
Nacionalidad española
Familia
Cónyuge Pilar Canal
Educación
Educación Doctor en Derecho, Licenciado en Filosofía y en Periodismo.
Información profesional
Ocupación Catedrático emérito en la Universidad San Pablo CEU
Años activo 50
Empleador
Obras notables

Crítica del discurso literario. Cuadernos para el Diálogo, 1974; Lenguaje de los ‘media’. Pirámide, 1979; La construcción del texto. Eudeba, 1991; Manual para periodismo, Ariel, 1992; Teoría y práctica de la construcción del texto, Ariel, 1993. El dominio del tiempo. Biblioteca Nacional, 1993. Ideología y libertad. Noesis. Madrid, 1995. Moral y mercado en una sociedad global. Valencia, 1999. La ficción del pacto social. Tecnos. Madrid 2000. Identidades humanas. Conflictos morales en la posmodernidad CEPC. Madrid, 2005. Sobre el sujeto de los derechos humanos (2007). Madrid: ISBN 978-84-96860-16-2. Recuerdos de un marino de guerra. Origen de la aeronáutica Naval en España. Madrid: Editorial Universitas. 2014. Periodismo en la red: géneros, estilos y normas. Madrid: Universitas. ISBN 978-84-7991-441-7. El ímpetu del viento. Apóstrofe, 2005

Sphera Nostra: en el confín del océano, la Atlántida Perdida. Amazon, 2015.
Distinciones Premio Marco Polo 2014 de FIJET

Índice

Carrera profesionalEditar

Comenzó su carrera universitaria como profesor de Derecho Civil en la Universidad Complutense en la cátedra de Antonio Hernández Gil, quien fue de director de su tesis doctoral en Derecho. Fue director del gabinete de comunicación de las Cortes durante la presidencia de Hernández Gil. En 1977 ganó la agregaduría de Periodismo en la Universidad Autónoma de Barcelona, para trasladarse definitivamente en 1978 como catedrático a la Universidad Complutense donde ha sido director del Departamento de Periodismo y vicedecano de la Facultad de Ciencias de la Información.

Ha trabajado como periodista en diversos medios madrileños, tanto en televisión como en prensa: director del Servicio de Investigación de RTVE, fundador y primer Jefe de Opinión de Nuevo Diario y de Diario 16, editorialista del diario ABC, consejero ejecutivo del diario Ya donde dirigió la sección editorial y de colaboraciones... Fue colaborador de las páginas de crítica literaria de los diarios Informaciones y El País.

Colaboró en las páginas de opinión de El Mundo, ABC, Expansión y Gaceta de los Negocios donde hizo comentario político, crítica teatral y literaria. Dirigió la revista Doxa. Comunicación y en la actualidad es el presidente de su consejo editorial. También es consejero de numerosas revistas de Ciencias Sociales.

Fundó y es presidente honorario de la asociación Infancia y Comunicación, especializada en la investigación sobre públicos vulnerables y nuevas tecnologías.

EnsayoEditar

En sus ensayos de filosofía social el profesor Núñez Ladevéze se ha ocupado de precisar rasgos distintivos de las democracias propias de una era secular. Si, en sentido formal, la democracia es un procedimiento para elegir y revocar periódicamente al gobernante en un sistema de libertades, en el siglo XXI las sociedades democráticas se enfrentan a situaciones novedosas causadas principalmente por los flujos migratorios.

Nuevos conflictos de convivencia surgen por el asentamiento de etnias y tradiciones religiosas o culturales ajenas o desconocedoras de los postulados democráticos. Las sociedades de acogida en la aldea global, pasan a ser pluriculturales. Con frecuencia, las costumbres y sustratos normativos de las identidades sobrevenidas no son compatibles con el respeto de las libertades sustantivas de la persona. Al organizarse, los grupos advenedizos, lejos de integrarse, se transforman en comunidades segregadas que ponen a prueba o incluso rechazan abiertamente los fundamentos constitutivos de las democracias que las acogen.

La convergencia en una misma sociedad de distintas etnias y culturas no es un fenómeno nuevo en sí mismo. Lo que sí es nuevo es la pretensión de reserva de la identidad. En casi todos los casos, la causa de la conflictividad se halla en la inadmisión de los principios de igualdad y libertad establecidos en los ordenamientos jurídicos de las sociedades receptoras. Principios que presuponen que todo poder político o normativo procede de la soberanía de cada persona sobre sí misma, es decir, del cuerpo que se es y de la propiedad sobre bienes regulada sobre ese supuesto. Cabe que los desencuentros vayan aumentando a medida que esas comunidades se consoliden en el seno de sociedades democráticas cuyos ordenamientos son en algún grado incompatibles con esa identidad que intenta hacerse valer sin adaptarse.

El problema de fondo que plantea la pretensión de reserva de identidad en las constituciones democráticas no puede abordarse solamente mediante la aplicación del ordenamiento legal. Lo que caracteriza a estos ordenamientos es el principio liberal de respeto a las identidades. Por este motivo, sería necesario modificar aquellas disposiciones legales que pudieran resultar irrespetuosas para los emigrantes. Ahora bien, las colisiones entre identidades solo pueden resolverse en términos de identidad. Analizando la noción de “tolerancia”, el profesor y periodista arguye que, en su origen, la democracia no solo fue un procedimiento de elección de representantes para el gobierno del pueblo, también lo fue para la resolución de conflictos entre identidades religiosamente afines, derivadas de un tronco común.

En la actualidad ya no hay afinidades. La tolerancia ha de arbitrarse entre identidades heterogéneas que conciben su religión como fuente de derecho y principio de legitimación política.. El razonamiento se dirige a mostrar que los supuestos de las constituciones liberales han de configurar un tipo peculiar de identidad específica, que el profesor denomina “identidad democrática”. Su función es actuar de árbitro neutral para resolver los conflictos de identidad. El sustrato de identidad democrática ha de ser específico, congruente con los principios de igualdad humana y autonomía personal. La identidad democrática es un postulado regulativo y arbitral para una convivencia multicultural entre identidades que pueden resultar excluyentes. Ha de fundarse en el recíproco respeto derivado del reconocimiento de la autonomía moral y política de cada persona. Es un supuesto de la necesidad de establecer una convivencia pacífica entre identidades diversas y, a veces, inconmensurables.

NovelaEditar

En 2005 publica en la editorial Apóstrofe la novela El ímpetu del viento, que según la crítica Pilar Castro en ElCultural.com es «un proyecto alimentado con el fin de dar solución narrativa al conocimiento especulativo sobre un tiempo del que somos deudores. Hay un esfuerzo de enorme magnitud por sumar a la experiencia del periodista, profesor y autor de una larga lista de títulos ensayísticos la del autor de una novela -¿histórica, legendaria?- que despliega las acciones que movían pensamiento y mundo social en la segunda mitad del siglo XV. Tan loable singladura crece al amparo de una amalgama de conocimientos que buscan ampliar el sentido del enredo y la aventura ilustrando -con todo el rigor- sobre los cimientos de la cultura humanística. Su argumento escoge como escenario Lisboa, que acogía a la nobleza, al clero, a los gremios de nuevos oficios. Como protagonistas, a un armador, a unos condes amantes de las artes y las ciencias, y a un joven heredero de la sabiduría y las instrucciones de un enigmático abad, bibliotecario del palacio de los condes en cuyos salones se reunía lo más granado de la sociedad lisboeta».

Diez años después, publica en Amazon Sphera Nostra. En el confín del océano, la Atlántida perdida una nueva versión de la novela, actualizada y con los textos ajustados a una narrativa adaptada al formato digital.

Premios y reconocimientosEditar

  • Premio Marco Polo (Premio Marco Polo FIJET, 2014)

ReferenciasEditar

BibliografíaEditar

Enlaces externosEditar