Abrir menú principal

Luzia

restos arqueológicos de una mujer del paleolítico superior
Esqueleto de Luzia que se exhibía en el Museo Nacional de Brasil, en Río de Janeiro, antes del incendio de 2018.

Luzia es el nombre dado a un esqueleto (Lapa Vermelha IV, Homínido I) de una mujer joven encontrado en una cueva, denominada Lapa Vermelha, en la región de Lagoa Santa, estado de Minas Gerais, Brasil. La datación por radiocarbono del carbón vegetal asociado con los huesos permite datarlos en al menos 11.400 años[1]​ El hallazgo fue hecho en 1975, por una misión arqueológica francobrasileña dirigida por Annette Laming-Emperaire, que la bautizó así en honor al célebre hallazgo un año antes de Lucy.[2]

El fósil resultó destruido durante el incendio que destruyó el Museo Nacional de Brasil en Río de Janeiro, donde se exhibía, el 2 de septiembre de 2018.[3]

LuziaEditar

La mujer medía aproximadamente 1,50 m de estatura, tenía entre 20 y 25 años en el momento de morir y era integrante de un grupo de cazadores-recolectores que subsistía principalmente de frutos y bayas y la carne de caza. Parece que la muerte de Luzia fue ocasionada por un accidente o por el ataque de algún animal.[2]

Los huesosEditar

Los restos no se encontraron articulados; el cráneo, por ejemplo, que estaba enterrado a más de 12 m de profundidad, estaba separado del resto del esqueleto, más superficial, pero en condiciones sorprendentemente buenas. No se encontraron otros restos humanos en el sitio, pero cerca de él sí fueron halladas herramientas de piedra.[2]

Morfología craneanaEditar

El cráneo dolicocéfalo, estrecho, ovalado y con barbilla pronunciada, se asemeja más al tipo australoide o al africano, que al mongoloide o al de los actuales amerindios.[4]​ Esta morfología craneofacial mostró, al igual que otras de los cráneos paleoindios, que los primeros pobladores de América se diferenciaban de los amerindios y de los asiáticos del este contemporáneos,[5]​ pues presentaban rasgos australoides unos y rasgos caucasoides otros.

 
Luzia, modelada por el artista Cícero Moraes, con referencias al busto tradicional

Los análisis de ADN mitocondrial realizados hasta ahora en huesos humanos en otros restos paleoindios, pero no en los restos de Luzia, han probado sin embargo el origen asiático de los mismos, a pesar de la morfología de los cráneos. Por ejemplo, los restos de Arroyo Seco 2 (Argentina)[6]​ y la mujer del Peñón (México),[7]​ presentaron haplogrupos amerindios fundadores, C, B y A, todos procedentes de Asia, lo cual sugiere que los patrones craneofaciales diferentes (como los que presenta Luzia)[8]​ podrían ser vistos como extremos de una variación morfológica continua de poblaciones provenientes de Asia nororiental y no como expresión de migraciones australianas, melanesias, africanas o europeas. Aunque dos estudios publicados en "Science and Nature", revelan fragmentos de ADN en poblaciones nativas modernas y paleoindias de origen australo-melanesio, como algunas poblaciones amazónicas, como los Surui, con una coincidencia de ascendencia de hasta el 2% con las actuales poblaciones nativas australianas, de Nueva Guinea o de las islas Andamán. Las hipótesis aun en estudio son diversas.[9][1]


En noviembre de 2018, científicos de la Universidad de São Paulo y la Universidad de Harvard publicaron un estudio que contradice el supuesto origen australiano-melanesio de Luzia. Los resultados mostraron que Luzia era completamente amerindia, genéticamente. Fue publicado en la revista Cell article (8 de noviembre de 2018)[10], Utilizando la secuenciación de ADN, los resultados mostraron que los restos de Lagoa Santa de un sitio cerca de los restos de Luzia llevan ADN nativo americano. Dos de los individuos de Lagoa Santa llevan el mismo haplogrupo de ADNmt (D4h3a) también llevados por Anzick-1 unos restos de más de 12,000 años que se encontraron en Montana, otras personas de Lagoa Santa son del haplogrupo de ADNmt A2, B2, C1d1 y tres de los individuos de Lagoa Santa tienen el mismo haplogrupo de cromosomas Y Q1b1a1a1- M848 que se encuentra en el genoma de la momia de 10,600 años de Spirit Cave.

El busto de Luzia que muestra características australo-melanesias / africanas estaba mal, fue creado en 1999. André Strauss, del Instituto Max Planck, uno de los autores del artículo de Journal Science, comentó: "Sin embargo, la forma del cráneo no es un marcador confiable de ancestralidad u origen geográfico. La genética es la mejor base para este tipo de inferencia ", explicó Strauss." Los resultados genéticos del nuevo estudio muestran categóricamente que no hubo una conexión significativa entre la gente de Lagoa Santa y los grupos de Australasia. Entonces, la hipótesis que Luzia y su gente derivaron de una ola migratoria anterior a los antepasados ​​de los amerindios de hoy en dia, han sido desaprobados. Por el contrario, el ADN muestra que la gente de Luzia era completamente amerindia [11]

ReferenciasEditar

  1. Feathers, James; R. Kipnis; L. Piló; M. Arroyo & D. Coblentz (2010) "How old is Luzia? Luminescence dating and stratigraphic integrity at Lapa Vermelha, Lagoa Santa, Brazil"; Geoarchaeology 25 (4): 395–436.
  2. a b c Laming-Emperaire, A. (1979). Missions archéologiques franco-brésiliennes de Lagos Santa, Minas Gerais, Brésil - Le grand abril de Lapa Vermelha (PL)"; Revista de Pré-história 1: 53-89.
  3. «Museo Nacional de Brasil: la trágica perdida de Luzía, el esqueleto más antiguo de América del Sur, en el voraz incendio en Río». 3 de septiembre de 2018. Consultado el 3 de septiembre de 2018. 
  4. Neves, Walter A.; J.F. Powell; A. Prous; E.G. Ozolins & M. Blum (2009) Lapa vermelha IV Hominid 1: morphological affinities of the earliest known American; Genetics and Molecular Biology 22 (4): 461-469.
  5. González-José, Rolando; W. Neves; M. M. Lahr; S. González; H. Pucciarelli; M. Hernández Martínez & G. Correal U. (2005) "Late Pleistocene/Holocene craniofacial morphology in Mesoamerican Paleoindians: Implications for the peopling of the New World"; American Journal of Physical Anthropology 128 (4): 772–780.
  6. Perez, S. Iván; Valeria Bernal; Paula Gonzalez; Marina Sardi & Gustavo Politis (2009) Discrepancy b,etween Cranial and DNA Data of Early Americans: Implications for American Peopling; Public Library of Science 4(5): e5746.
  7. Cátedra José Luis Lorenzo (2003) Confirma la Mujer del Peñón el origen asiático de los individuos americanos. Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, México, 9 de mayo de 2003. Consultado el 26 de febrero de 2008.
  8. González-José, Rolando; M. C. Bortolini; F.R. Santos & S.L. Bonatto (2008) "The Peopling of America : Craniofacial Shape Variationon a Continental Scale and its Interpretation From an Interdisciplinary View"; American Journal of Physical Anthropology 137 (2):175-187.
  9. http://www.sciencemag.org/news/2015/07/mysterious-link-emerges-between-native-americans-and-people-half-globe-away

10. Cosimo Posth et al. Reconstructing the Deep Population History of Central and South America, 2018 https://www.cell.com/cell/fulltext/S0092-8674(18)31380-1

11. El estudio más grande y completo basado en ADN fósil extraído de restos humanos antiguos encontrados en las Américas ha confirmado la existencia de una única población ancestral para todos los grupos amerindios, pasados ​​y presentes. https://www.eurekalert.org/pub_releases/2018-11/fda-tnf110918.php