Abrir menú principal

Madonna como un ícono gay

Estudio semiótico de género de Madonna
Madonna y uno de sus bailarines vestido como mujer durante el MDNA Tour de 2012. Para los expertos, ella es una figura clave dentro del colectivo que ayudó a normalizar la homosexualidad y el sexo gay entre varias cosas.

Madonna, artista y empresaria estadounidense, es considerada por la cultura LGBT un ícono gay. Según la intérprete, su acercamiento con la comunidad se inició en su adolescencia, inducida por su profesor de baile, Christopher Flynn, un hombre abiertamente homosexual. Más tarde, la influencia de Flynn sobre la cantante se vería reflejada en su vida personal y profesional.[1][2]​ Filósofos y sociólogos como Andrew Ross y Lisa Henderson atribuyen su relevancia cultural, en gran parte, a su relación y apoyo constante con la comunidad,[3][4]​ mientras la propia cantante reconoció que «no tendría carrera alguna sin el colectivo».[5]

Durante su trayectoria, Madonna ha realizado varias obras de apoyo a la comunidad LGBT y ofrecido entrevistas y discursos a su favor a través de sus actuaciones en directo, videoclips y redes sociales. Algunas canciones que aluden a su público homosexual son «Express Yourself» (1989) y «Vogue» ambas consideradas himnos gay; esta última melodía mostró y desencadenó una efervescencia performativa nunca antes vista en la comunidad.[6][7]​ También está su disco Erotica donde habla abiertamente del sida y la homosexualidad. Estética y temas que siguió explorando en otros rubros como su libro Sex y el documental Madonna: Truth or Dare.

La figura de Madonna como ícono de la cultura gay ha dado origen a variados comentarios y análisis por parte de académicos, periodistas y estudiosos de la cantante,[8][9]​ quienes sugieren que ella sirvió para abrir el debate y romper con los tabúes de la homosexualidad y el sida, temas muy estigmatizados cuando la intérprete emergió en los años de 1980.[10][11]​ Otros autores concuerdan que la artista es una figura clave que ayudó a normalizar al colectivo dentro de la corriente principal y de que muchas personas asumieran su homosexualidad públicamente,[12][13]​ como el caso de Ellen DeGeneres.[6][7]​ Los historiadores también opinan que Madonna fue el primer ícono gay en interactuar sexualmente con la audiencia y la primera artista de alcance global en dar a las imágenes y temas explícitos sobre esta cultura, un tratamiento y una exposición a nivel masivo.[14][15]​ Otros vieron que su presencia dio visibilidad al lesbianismo.[16]

También ha sido criticada y generado varios debates y controversias por su apoyo a la comunidad, acusada principalmente de apropiarse de las subculturas gay y sus minorías con el único objeto de lucrarse. Aunque bien las opiniones y explicaciones varían de un comentarista a otro.[17]​ En Rusia, varios grupos conservadores y políticos la criticaron por apoyar al colectivo y mostrarse públicamente en contra de la ley rusa contra la propaganda homosexual. Entre opiniones más variadas está la del teólogo Nicholas C. Charles, quien dijo que «Satanás la utiliza como un ídolo para influenciar en las personas a practicar la homosexualidad».[18]

Ha recibido varios reconocimientos por su activismo a favor del colectivo. En 2019, fue honrada por los GLAAD Media Awards con el galardón, Defensor del Cambio, siendo la segunda persona y primera mujer en recibirlo. Variedad de autores coinciden en que Madonna es la mayor aliada de la comunidad y el icono gay más grande de todos los tiempos, incluida Sarah Kate Ellis, CEO y presidenta de GLAAD.[19][20]​ La revista New Statesman sugirió que los estudios sobre Madonna apoyan —y analizan— esto.[21]​ A grandes rasgos, es considerada «Reina de la cultura gay».[22][23][24][25]​ También se estima que su carrera cuenta con la audiencia gay más grande del mundo.[26]

HistoriaEditar

 
Madonna en concierto durante el Sticky & Sweet Tour. En el fondo, se aprecia referencias a la obra de su amigo abiertamente homosexual, Keith Haring.

El biógrafo Leo Tassoni en el libro Madonna (1993), explica que una amiga recomendó en ese entonces, a una adolescente Madonna una academia de ballet a la que asistía. Le presentó al profesor de baile Christopher Flynn, que tenía algo más de cuarenta años, y quien, aparte de darle clases de danza, iba a ser uno de los hombres más influyentes en su vida, siendo un consejero y mejor amigo.[27]​ Abiertamente homosexual, el profesor Flynn era muy exigente con sus alumnos y Madonna le pareció una joven llena de vida, atractiva y con mucho talento. Esto daría mucha seguridad a la cantante, a quien hasta ese momento nadie le había dicho esas cosas.[27]​ Rápidamente, la experiencia y carisma de Flynn en el mundo artístico traerían sus frutos en ella, con quien después de entablar una buena amistad, frecuentaban juntos los bares y discotecas gais de Detroit, Michigan, ciudad origen de la artista.[27]​ Tanto en el colegio como en su casa, la intérprete se sentía incomprendida al ver que sus amigas la encontraban muy «lanzada» y en el hogar siempre discutía con su padre. En cambio, en las localidades de la comunidad se sentía a gusto, y tenía la impresión de que allí la aceptaban tal y como era.[28]

En 1976, Madonna recibió una beca de cuatro años para estudiar danza en la Universidad de Michigan, en Ann Arbor. Durante esta etapa la cantante no dejó de asistir a las clases de Flynn. El escritor Francesco Falconi en Loco por Madonna. La reina del pop (2012) mencionó que ella estaba tan entusiasmada con el método de enseñanza de Flynn que persuadió a su hermano menor (Christopher Ciccone) a que tomara las lecciones.[29]​ Su hermano más adelante saldría del clóset, gracias a la influencia de la cantante.[29]​ Tiempo después, asistió a la Universidad de Durham en Carolina del Norte, para un curso de baile de seis semanas.[28]​ Para ese entonces, decidió dejar la universidad y se mudó a la ciudad de Nueva York para perseguir una carrera profesional como bailarina. Si bien su padre no apoyaba esta decisión, Flynn la animó y le dio su apoyo. Ambos siguieron siendo amigos, hasta la muerte de él en 1990, a causa del sida.[2]

El biógrafo J. Randy Taraborrelli en el libro Madonna: An Intimate Biography (2002), escribió que la influencia de Christopher Flynn en la vida y la carrera de la cantante no puede ser sobrestimada y Falconi por su parte, apuntó que Flynn es la causa de su metamorfosis. La propia artista expresó: «Toda mi vida cambió [...] Me sacó de lo que consideraba una existencia monótona».[1][29]​ En su inducción al Salón de la Fama del Rock en 2008 le dedicó unas palabras.[30]​ En 2010, le volvió agradecer y en su entrevista con la revista Interview dijo: «Fue el primer hombre, el primer ser humano, quien me hizo sentir bien conmigo misma y especial [...] Fue la primera persona que me dijo que era hermosa o que tenía algo que ofrecer al mundo, y él me animó a creer en mis sueños, a ir a Nueva York. Ha sido una persona muy importante en mi vida».[31]​ La académica Pamela Robertson notó que las entrevistas y biografías sobre la cantante a menudo mencionan la relación de Christopher con Madonna.[4]

Ya mudada en Nueva York, conoció a Martin Burgoyne, un artista gay con una posición similar al de ella: ambos eran adolescentes que perseguían sus sueños. Martin pronto se convirtió en mucho más que compañero de habitación de la cantante, ya que le brindó apoyo emocional durante una serie de eventos traumáticos en su vida, como cuando fue violada tras su llegada a la ciudad. Durante los años siguientes, la intérprete no solo llegó a alcanzar la fama, sino que el sida se convirtió en una pandemia. Fue en este clima de histeria colectiva, que Burgoyne le confesó a su amiga Madonna que tenía esta enfermedad. No obstante, ella lo apoyó emocional y financieramente desde ese momento hasta su muerte en el año 1986.[32][33]​ El historiador cultural, Rodger Streitmatter dijo que el compromiso de ella pronto cambió del apoyo privado de un amigo al papel público para convertirse de los educadores más dedicados sobre el sida en el país.[32]​ En su discurso de aceptación al premio Mujer del Año de 2016 de Billboard, la cantante memoró sus comienzos:

Comencé en un momento difícil. La gente moría de sida en todas partes. No era seguro ser gay, no era genial estar asociado con la comunidad gay. En los años que siguieron, perdí a casi todos los amigos que tenía por el sida, las drogas o los disparos..[34]

Esta inmersión dentro de la comunidad gay en Nueva York, hizo que la cantante deseara ser gay en palabras de Christopher Glazek de Out. Citó las propias palabras de la artista: «No sentí que los hombres heterosexuales me entendieran. Sólo querían tener sexo conmigo. Los hombres gay me entendieron, y me sentí cómoda con ellos».[35]​ La autora Kiana Maria en Madonna: Gay Icon (2016) escribió que la mayoría de actores, bailarines y artistas que han trabajado con la cantante, son gais y varios de los cuales son o han sido amigos muy cercanos a ella.[36]​ El escritor Matt Cain mencionó a Keith Haring quien fue de sus primeros amigos al comienzo de su carrera y quien Madonna ayudó a promover parte de su obra.[30]​ De hecho, Glazek comentó que durante la primera década de su carrera, la asociación pública con hombres homosexuales se hizo cada vez más profunda.[35]​ En repetidas ocasiones, la propia cantante ha dicho que sus mejores amigos son gais.[37]​ En 2013, su amigo David Collins, abiertamente homosexual, murió y la cantante le dedicó una carta donde le describía la influencia que tuvo en su vida.[6][7]

ApoyoEditar

 
Madonna (izquierda), Tony Ward (centro) y Donna Delory en la fiesta para el AIDS Project Los Angeles, concierto benéfico para el sida en 1990.

A lo largo de su carrera, Madonna ha realizado varias obras de apoyo a la comunidad LGBT y ofrecido comunicados y discursos a su favor. La profesora Judith Peraino escribió que lo ha hecho mediante el uso de todas las posibles formas, con tabúes sexuales en vídeos, actuaciones y entrevistas.[38]​ La académica Pamela Robertson analizó este punto de manera detenida y escribió que la cantante siempre pone en primer plano su identificación con las cultura gay y lesbiana —y la afroamericana— identificándose como parte de ellas. Pues según Robertson, «la intérprete trae constantemente los aspectos de estas culturas marginadas al centro de su trabajo».[8]

Muri Assunção de Billboard también mencionó este punto y dijo que la artista ha estado promoviendo la agenda homosexual con su arte desde el lanzamiento de su primer sencillo, «Everybody» en 1983.[39]​ Christopher Glazek, por su parte, notó que la cantante ha estado tan conectada con la comunidad como colaboradora artística, aliada política, empleadora, amiga y como hermana.[35]​ Como consecuencia, la profesora Lisa Henderson de la Universidad de Massachusetts relaciona la popularidad de la artista entre gais y lesbianas con su estatus de figura política: «El corazón del atractivo de Madonna para las audiencias homosexuales y lesbianas... incluye su voluntad de actuar como una figura política y popular, y reconocer que dominios cargados como el sexo, la religión y la familia, son, de hecho, construcciones políticas, especialmente para las lesbianas y gais».[3]​ Robertson, señaló aquí, que la presentación y recepción de la intérprete entre gais y lesbianas como figura política la vincula con la segunda tendencia camp posterior a los años sesenta.[40]

También ha apoyado causas filantrópicas durante el curso de carrera, especialmente con el sida, enfermedad y estigma estrechamente relacionada con el colectivo. Por ejemplo, en los años de 1990, 1991, 1996 y 1998, la artista se presentó en el AIDS Project Los Angeles (APLA).[35][6]​ En 1987, el concierto que ofreció en el Madison Square Garden como parte del Who's That Girl World Tour se convirtió en benéfico y el dinero recaudado se destinó a la Fundación para la Investigación sobre el Sida ("amfAR", por sus siglas en inglés).[41]​ En 1989, junto a Christopher Flynn realizaron una maratón de baile en la ciudad de Nueva York en beneficio de la lucha contra el sida, donde recaudó unos 400 000 dólares.[31][42]​ En 1990, el último concierto de la etapa estadounidense del Blond Ambition Tour fue dedicado a su amigo Keith Haring y el dinero recaudado fue donado a amfAR.[43]​ La premier del documental Madonna: Truth or Dare en los Estados Unidos, fue también en beneficio de AIDS Project Los Angeles.[44]​ Al año siguiente escribió una carta que apareció en la edición de diciembre de la revista Billboard, donde hablaba sobre los efectos del sida y enumeraba a las organizaciones a las que las personas podían donar dinero de buena voluntad. Declaró que era «una guerra».[43]

Obra artísticaEditar

Muchos de los videoclips y canciones interpretadas por ella a menudo sugieren una identificación con la cultura gay. Los historiadores australianos Robert Aldrich y Garry Wotherspoon notaron que sus vídeos son idiosincrásicos en la medida en que apelan a las culturas lésbica y gay simultáneamente.[17]​ Entre estos ejemplos están «Express Yourself» (1989),[8]​ «Justify My Love» y «Vogue» ambas de 1990. Otras canciones y videoclips en muestra de apoyo o referentes han sido: «Material Girl» (1985), «True Blue» (1986), «Open Your Heart» (1987), «Deeper and Deeper» (1992), «Fever» (1993), «Forbidden Love» (1994), «Human Nature» (1995), «Nothing Really Matters» (1999), así como «Hung Up» y «Sorry» (ambas de 2005), «Give Me All Your Luvin'» y «Girl Gone Wild» (ambas de 2012), «Bitch I'm Madonna» (2015) y «God Control» (2019).[45][46][47]​ El videoclip de «Dark Ballet» del álbum Madame X está protagonizado por Mykki Blanco, artista VIH-positivo.[48]

En 1989, incluyó en las copias del álbum Like a Prayer folletos con información con datos sobre la crisis del sida, de qué formas se contraía y como se podía prevenir esta enfermedad.[49][41]​ En 1992, publicó su disco Erotica, donde habla sobre temas como la homosexualidad y el sida, en especial las canciones «Why's It so Hard» e «In This Life» que nacen con el objetivo de combatir los prejuicios contra los homosexuales.[29]​ El segundo tema fue dedicado a sus amigos de la comunidad que murieron a causa de esta enfermedad.[50]​ En el álbum, la artista también declara que no haría el amor con un hombre que no haya sido penetrado por otro hombre.[51]​ Durante la promoción de Erotica, la cantante explicó que su lucha iba en contra del racismo, el prejucio, el sexismo, la persecución contra los homosexuales y la ignorancia.[52]​ Ese mismo año, acompañó al disco con la publicación de su libro Sex, cuyo contenido incluía fotos que aludían a la homosexualidad y el lesbianismo.[53]​ En él, también escribió sus fantasías y dijo: «Creo que cada hombre heterosexual debería tener la lengua de otro hombre en su boca al menos una vez».[54]​ En la película The Next Best Thing de 2001, da vida a una mujer heterosexual que tiene un hijo con un hombre gay.[54]​ En 2013, filmó un cortometraje llamado secretprojectrevolution sobre la expresión artística y los derechos humanos.[55]

Presentaciones y discursosEditar

 
La presentación de Madonna durante el WorldPride, celebrada en Nueva York en junio de 2019.

En 1990, ofreció una entrevista a The Advocate, donde criticó la homofobia en la industria musical y habló sobre la homosexualidad de su hermano Christopher Ciccone.[56]​ En 1991, en Good Morning America la artista volvió a hablar sobre la homofobia a la vez que lo consideraba uno de los grandes problemas en los Estados Unidos.[57]​ El mismo año ofreció otra entrevista a The Advocate donde dijo sobre la homosexualidad: «Lo desechan en muchos diferentes niveles. Algunas personas lo verán y se disgustarán con ello, pero tal vez despertará su inconsciente. Si la gente sigue viéndolo, viéndolo y viéndolo, eventualmente no va ser una cosa tan extraña».[18]​ En una oportunidad dijo que las mujeres están perdidas sin los «maricones» y mostró apoyo al grupo ACT UP.[58][59]​ También dijo en una ocasión: «Los hombres afeminados me atraen más que cualquier cosa en el mundo, porque los veo como si fueran mis álter egos».[29]

Durante el Sticky & Sweet Tour en la etapa del 2009, se presentó en Rumanía y habló en favor de la comunidad gitana y la desigualdad de derechos de los homosexuales.[60]​ En junio de 2010, criticaba en un comunicado a través de su fundación Raising Malawi, la decisión de encarcelar a dos hombres en Malaui, ya que celebraron su unión matrimonial. En apenas horas, el sitio registró más de 5000 firmas a favor. La declaración incluía el siguiente extracto:

Como cuestión de principios, creo en la igualdad de derechos para todas las personas, sin importar su género, raza, color, religión u orientación sexual. Esta semana, Malaui ha dado un gigantesco paso atrás. Hago un llamado a los hombres y mujeres progresistas de Malaui y en todo el mundo para impugnar esta decisión en nombre de la dignidad humana y la igualdad de derechos para todos.[61][62]

Ese mismo año, en 2010, hizo una aparición especial en el programa The Ellen DeGeneres Show para hablar sobre el acoso a niños y adolescentes, incluyendo la intimidación de los homosexuales y suicidios recientes relacionados. En su conversación con Ellen, reiteró cómo se acercó a la comunidad gay cuando era una adolescente, diciendo que se sentía diferente en la escuela secundaria y encontró aceptación y simpatía entre amigos gais, en particular su instructor de baile. También dijo «[...] de hecho, yo no tendría una carrera si no fuera por la comunidad gay».[5]​ En junio de 2011, instó a sus seguidores a apoyar el matrimonio entre personas del mismo sexo en Nueva York, publicando el siguiente mensaje en su página web: «Las voces de los neoyorquinos deben ser escuchadas. Dile a tus congresistas estatales que apoyen la ley del matrimonio homosexual. Todo lo que necesitas es amor».[63]

En agosto de 2012, como parte del MDNA Tour, se presentó en la ciudad rusa de San Petersburgo donde apoyó a la comunidad gay, que era afectada por la ley rusa contra la propaganda homosexual. Se pronunció ante 25 000 personas y dijo: «Queremos luchar por el derecho a ser libres. Viajo mucho por el mundo y he visto que las personas son cada vez más intolerantes [...] pero podemos cambiarlo..» Durante el concierto, la cantante hizo que se repartieran pulseras rojas y rosadas como un gesto de solidaridad a los homosexuales aislados en Rusia a la vez que pidió a la audiencia alzar las manos con las pulseras.[64]​ Mientras el público ondeaba la bandera homosexual, pronunciaba: «Estoy aquí para decir a la comunidad homosexual y a la gente gay, que aquí y en todo el mundo tienen los mismos derechos —a ser tratados con dignidad, con respeto, con tolerancia, con compasión y con amor—».[65]

En 2013, Madonna respondió preguntas en Reddit a los usuarios; uno de ellas fue ¿Si fueras un hombre gay, serías un top o un pasivo?, la respuesta de la artista, muy breve fue: «Soy un hombre gay».[6]​ Ese mismo año, en marzo entregó el premio Vito Russo al periodista abiertamente gay, Anderson Cooper en la vigésima cuarta entrega de los GLAAD Media Awards. Vestida como un boy scout, la artista pidió a esta organización que las reglas cambien para abrirse hacia mujeres y homosexuales.[66]​ Ofreció un discurso en el que afirmó:

La intolerancia, la homofobia, los crímenes de odio, la intimidación y cualquier forma de discriminación siempre parece ser una manifestación del miedo a lo desconocido. Si solo nos tomáramos el tiempo para llegar a conocernos unos a otros, haciendo nuestra propia investigación, mirando debajo de la superficie de las cosas, encontraríamos que no somos tan diferentes.[67]

En 2014, cantó «Open Your Heart» en los premios Grammy acompañada en el escenario por Macklemore & Ryan Lewis mientras Queen Latifah oficiaba la unión de 34 parejas homosexuales.[45]​ En 2015, publicó en sus redes sociales la fotografía de dos hombres besándose para coincidir con el Día Internacional contra la Homofobia.[68]​ En 2016, repudió la masacre de la discoteca Pulse de Orlando, un bar gay.[69]​ En 2017, compartió una imagen en sus redes para conmemorar el Día Mundial de la Lucha contra el Sida.[70]​ En 2018, tras los comentarios de Domenico Dolce y Stefano Gabbana en los que criticaban la adopción homoparental y llamaban «sintéticos» a los niños concebidos mediante tratamientos de fertilidad, la artista publicó un mensaje en Instagram donde decía: «Todos los bebés tienen alma vengan de donde vengan a este mundo [...] Dios tiene su mano en todo, incluso en la tecnología[...]».[71]

En 2019, dio un concierto sorpresa en el Stonewall Inn para celebrar el 50 aniversario de los disturbios de Stonewall. Cantó «Like a Prayer» y «Can't Help Falling in Love» (1961) de Elvis Presley. También dio un discurso donde mencionó: «He tenido el privilegio de usar mi arte como vehículo para el cambio. Para provocar, inspirar, despertar a la gente y traer a la comunidad LGBTQ conmigo».[49][72]​ En mayo de ese mismo año, realizó el cierre del WorldPride celebrado en Nueva York donde dio un discurso y agradeció a la audiencia gay por apoyar su carrera.[26]

ReseñasEditar

ContextoEditar

 
Madonna durante el Rebel Heart Tour de 2015.

La figura de Madonna y su relación con la cultura LGBT ha dado lugar a diversidad de análisis e interpretaciones dentro de la comunidad de académicos y periodistas como se explica en Madonna's Drowned Worlds (2004).[8]​ La justificación de Kiana Maria, autora del libro Madonna: Gay Icon (2016) es que «el conocimiento de sus contribuciones es fascinante e importante tanto para los fanáticos como para cualquier persona interesada en la historia gay».[36]​ El profesor Michael Real de la Universidad Royal Roads sugiere que los estudiosos sobre Madonna encuentran referencias densamente codificadas con un rico significado para los gais y lesbianas en sus textos.[9]​ Un ejemplo de esto, lo podemos ver con la Universidad de Oviedo donde se impartió un bloque temático llamado «Te quiero-te odio: la relación del público homosexual con Madonna» en la aula de extensión dedicada exclusivamente para la artista en 2015.[73]​ Esos mismos autores que impartieron los cursos, más tarde publicarían el libro Bitch She's Madonna (2018) donde le dedicaron un capítulo exclusivamente a la relación e importancia de su figura en la cultura homosexual.[74]

De manera general, la académica Robertson escribió que los críticos argumentan que muchos hombres homosexuales y lesbianas se identifican con el poder y la independencia de la cantante.[3]​ Desde el sentido estricto de la palabra definida como «ícono gay», Matt Cain dijo que antes de Madonna, parecía que todos los íconos gay habían sido figuras trágicas. Si bien ella tuvo una tragedia tan grande como la perdida de su madre cuando tenía 5 años de edad, nunca se le vio una pizca de fragilidad dijo el autor de referencia.[75]​ Seguido del tema, Michael Musto mencionó que con la cantante, no se trata de la vieja y divisiva historia de Judy Garland, sino que ella es una diva diferente, donde tanto hombres gais, como lesbianas y mujeres heterosexuales pueden sentirse igual de complacidos con la artista e identificarse con ella como una figura de deseo y poder.[3]

InterpretacionesEditar

Freya Jarman-Ivens de la Universidad de Liverpool notó que los estudiosos académicos sobre la relación de la cantante con las (sub-)culturas homosexuales han tenido que limitar la palabra «gay» a «hombres homosexuales» en lugar de una definición que incluya a las lesbianas, o anexar las (sub-)culturas lésbica a la masculina. Compartió su punto de vista, pues ciertamente hay mucho que discutir sobre ese tema, dijo, ya que su apropiación de la iconografía gay masculina está presente en todos los niveles de su trabajo: letras de canciones, presentaciones, imágenes en videos, apoyo público, relaciones personales y de la vida real.[76]​ Henderson notó que al definir la recepción lésbica de Madonna como un ícono cultural, se trata más bien de los debates que comúnmente se conocen como la guerra de los sexos, con batallas discursivas sobre las implicaciones políticas de la pornografía y varias prácticas sexuales, especialmente el sadomasoquismo.[77]

Freya junto a Santiago Fouz-Hernández también propusieron que el énfasis de la artista como un ícono para los hombres homosexuales no debería restar valor a sus seguidoras lesbianas. De hecho, Musto expresó que la cantante es gran «niveladora», siendo la primera superestrella en apelar por igual a ambos campos (homosexuales y lesbianas).[8]​ Es más, los autores de Bith She's Madonna dijeron que una clave fundamental para entender su relevancia en el colectivo, es su uso del discurso feminista a lo largo de su carrera, ya que los derechos LGBT están muy ligados con el feminismo y su producción artística está plagada de mensajes que empoderan tanto a las mujeres y a las lesbianas, generando así admiración y empatía en el público gay.[74]

Un punto frecuentado por los comentaristas, es que si bien Madonna es identificada como una heteroaliado dentro de la comunidad hay quienes han notado sus insinuaciones lésbicas y bisexuales, más que todo, muy ambiguas. Samantha Thrift de la Universidad Simon Fraser explica que a lo largo de su carrera el debate perseveró, especialmente cuando la vida parecía imitar el arte.[78]​ Pau Pitarch en el libro Pasen y vean: estudios culturales (2008) sugiere que en 1988 comienzan sus primeras alusiones a su supuesta homosexualidad. Con Sandra Bernhard realiza en público lo que ella denomina una serie de actuaciones que aluden a una relación.[79]​ Aunque bien, para Thrift la cantante mantiene una distancia ambigua de la «realidad» de sus apropiaciones lésbicas[78]

Por su parte, los autores de Queer Style (2013) mencionaron que la popularidad de la artista como un icono lesbiano fue respaldada por su obsesión con lo drag y camp.[80]​ Además, tanto para el teórico social Michael Warner y el historiador de arte, Douglas Crimp, la intérprete puede ser tan queer como quiere, pero solo porque sabemos que no lo es.[81]

Las autoras Diane Hamer y Belinda Budge interpretaron que la imagen lésbica de la artista pretende estimular a la audiencia heteroseuxal pero, al abordar conscientemente a las mujeres como agentes sexuales.[82]​ La ensayista Eloy Fernández Porta expresó que ella «es un icono hetero poco convencional, y si a algunos gais les interesa es porque existe una cierta sensibilidad gay que empatiza con las formas de heterosexualidad no heteronormativa».[10]​ La editora June Fernández dijo «que mujeres potentes como Madonna sean consideradas más icono gay que lesbiano, me da qué pensar. En el caso de la artista, la ambigüedad sexual es mejor que la heterosexualidad sin fisuras».[10]

Por otro lado, en comentarios más variados, el académico Georges-Claude Guilbert mencionó que como ícono gay, la cantante no solo se ha inspirado en iconos glamorosos como Garland, también lo ha hecho con iconos gais que encajan en una cultura «más intelectual», con pintores y cineastas como Andy Warhol y Luchino Visconti.[83]​ Aparte, Darren Scott de The Independent explica que ella nunca se ha proclamado como un ícono gay. Simplemente lo es, ella lo sabe, pero podría decirse que no juega con eso.[43]

Fandom gay: Su relación con la audiencia homosexualEditar

Recepción y legadoEditar

[...] Su música y su franqueza me mostraron de adolescente una forma de avanzar. A través de su música, me dijo a mí y a millones de adolescentes —homosexuales y heterosexuales— de que no estamos solos. Estamos conectados el uno con el otro.
——Anderson Cooper antes de introducir a Madonna en los Billboard Women in Music en 2016.[34]

El público homosexual ha sido una parte muy parte en su trayectoria y vida, y Madonna también ha sido una figura clave para el colectivo. Se estima que su carrera cuenta con la audiencia gay más grande del mundo.[26]

El caso de la cantante y el fandom gay ha sido un tema de interés para diversidad de autores, dándole una posición casi única entre el resto de celebridades. El comentarista Levine menciona que el vínculo entre los fanáticos del pop que son homosexuales y una estrella femenina «puede ser bastante superficial y muy común hoy día». Considera que «el llamarse así mismo un aliado ya no es difícil ni controvertido». Pero con Madonna, es un poco diferente y más arraigado ya que ese vínculo nunca se ha debilitado.[31]​ T. Cole Rachel de Pitchfork amplió esto y notó que hoy día, para las estrellas del pop es de vital importancia apoyar y cotejar una base de fanáticos gay, pero en la década de 1980, era muy distinto. En esta época donde toda una generación se estaba perdiendo a causa del sida, ella era visiblemente «la única» (o la más popular) defensora de sus derechos.[84]

Cain también dijo que desde el comienzo de su carrera, los hombres gais han sido sus mayores fanáticos. Esto se debe a que antes no habían modelos de conducta gay a los que admirar. En cambio, con ella se sintieron identificados por ser una mujer fuerte definida por su sexualidad, sexualidad que como la de ellos, la ubicaba fuera de lo que se consideraba normal, mencionó.[30]​ Comentario similar al de Ben Kelly de The Independent, quien también asegura que esos millones de hombres homosexuales encontraron en la artista la madre que nunca tuvieron que los aceptara como son.[85]​ Seguido de esto, los autores en Madonna's Drowned Worlds escribieron que el arquetípico hombre gay, que tiene muchas ansias por la moda, música y la vida romántica, está bien provisto por la artista. «Es precisamente su fluidez y flexibilidad lo que le permite reservar un lugar especial en la imaginación del colectivo». Para muchos hombres homosexuales, se ha convertido en un ícono con conciencia. También observaron que su arte evolutivo es paralelo a la evolución de la cultura gay desde la década de 1980 hasta el presente. Ella pone en primer plano temas con los que los hombres gais pueden relacionarse y, lo hace sin prejuicios, cubriendo todo. Discos como Ray of Light (1998), Music (2000) y algunas de las canciones de American Life (2003) reflejan el cambio sociocultural en sus oyentes homosexuales, según los autores.[8]

Wenceslao Bruciaga en el diario Milenio mencionó que para él, una causa de devoción en los homosexuales hacia la cantante, es debido a su exhibicionismo coreográfico y sexualizado fácil de imitar, aunque también puede que adoren su desbordado capitalismo a modo de inclusión funcional, concluyó.[86]​ Parecido a este comentario, Alex Hopkins de la revista Time Out notó que la comunidad gay la etiqueta como «su líderesa gloriosa» y dijo que con su falta de inhibición ayudó a inspirar a una generación de hombres y mujeres homosexuales a vivir en sus propios términos.[87]​ Los autores de la Enciclopedia Gay escribieron que «Madonna siempre va más allá de lo que habíamos soñado, nos regala precisamente aquello que ni siquiera sabíamos que queríamos. La cultura gay para ella no es punto de llegada sino mero material, y en ese "ninguneo imperial" se eleva por sobre el común de las mortales y nos conquista para siempre. Todo lo que hace, en suma, es una lección magistral en uso y abuso» concluyeron.[88]​ Sebastián Chaves del diario argentino La Nación dijo que desde «Vogue», ningún artista blanco heterosexual ha sido capaz de encantar con tanta naturalidad y aceptación a la escena gay negra a lo largo del mundo.[89]

Por otra parte, Diaz menciona que las cosas que son desagradables para la cultura heteronormativa sobre la cantante solo fortalecen su relación con los fanáticos queer. Madonna no solo cambió la cultura popular con su arte, sino que cambió las vidas de millones de jóvenes fanáticos LGBTQ, sentenció.[90]​ Claudio de Prado de la revista Vanity Fair sugiere que a veces parece que cualquier artista puede convertirse en una «diva gay» tras entregar de vez en cuando un éxito discotequero a su público y cambiarse de ropa muchas veces en los escenarios. Mientras otras estrellas importantes del pop se aprovechan de la comunidad que luego no la defienden cuando es atacada desde diferentes ámbitos sociales y políticos, Madonna demuestra un compromiso real con los derechos de la comunidad.[72]​ Wenceslao Bruciaga de Noisey reflexionó:

«Puede ser que Madonna sea la última adquisición decente de la comunidad lésbico-gay en el último par de décadas en cuanto a ídolos pop se refiere. Después de ella, aquellas figuras asociadas con la identidad del arcoíris son de una simplicidad insultante, cantantes pop prefabricados con un cinismo vulgar, más endeudados hacia la industria del marketing que con la diversidad sexual a la que supuestamente se sienten agradecidos. El catálogo deprime, empezando por Lady Gaga y su travestismo barroco, falso e innecesario, Katy Perry, Ricky Martin y sus fantasías de ama de casa con carreolas de miles de dólares (¿Acaso podía ser de otra manera? Puerto Rico no deja de ser Latinoamérica con sus respectivas mamás con mandiles de cuadritos), Miley Cyrus y hasta un vomitivo Justin Bieber. En México las cosas se vuelven aún más denigrantes, con Christian Chávez ser amanerado nunca fue tan corriente e ignaro».[91]

Referencias en la cultura popularEditar

«Express Yourself» la colocó como una figura venerada dentro del mundo homosexual y se convirtió en un himno gay.[12]​ La canción y clip de «Vogue» es frecuentemente en listada como un himno gay.[92]​ Un equipo de redacción de Rolling Stone la incluyó entre las 25 canciones esenciales del orgullo LGBTQ.[93]​ Javier Lyonnet del diario El Observador dijo sobre la canción: «Solidificó su imagen de heroína de una cultura gay subterránea que se empeñaba en superar la represión social y su propia doble moral, que le imponía mantener cerradas las puertas de los clósets».[94]​ Con este tema, los gais de todo el mundo presenciaron una efervescencia performativa nunca antes vista.[7]​ La revista Out incluyó a The Immaculate Collection entre los 10 discos gais.[95]

Dan Jones incluyó a la artista en su libro 50 Queers que cambiaron el mundo.[96]​ Un grupo de 440 drag queens ingresaron en el 2014 al Libro Guinness de los Récords como la «mayor cantidad de personas vestidas como Madonna en un evento».[97]​ El modelo brasileño Jesus Luz, quien fuera novio de la cantante durante el 2009, se convirtió en un icono gay gracias a ella.[98]​ También ayudó a que Ellen DeGeneres saliera del clóset públicamente.[6][7]​ La cantante Mylène Farmer es considerada como «la Madonna de los gay franceses».[99]​ Un fan estadounidense de la artista llamado Adam Guerra gastó más de 150 000 dólares para parecerse a la intérprete. Participó en el programa RuPaul's Drag Race con el nombre de «Venus De-Lite».[100]

Críticas y controversiasEditar

 
El periodista Michael Musto acusó a Madonna de apropiarse de la cultura homosexual con el objeto de lucrarse.

En palabras de Freya Jarman-Ivens, al considerar a Madonna desde un perspectiva académica crítica, siempre ha encontrado opiniones ambivalentes con respecto a su interacción con su audiencia gay.[76]​ Los autores de Bitch She's Madonna apuntaron que el uso de la intérprete de la cultura gay no está libre de polémicas.[74]​ Cain notó que la artista fue acusada en entrevistas televisivas de ser irresponsable por apoyar a la cultura gay y el académico Guilbert menciona que los puritanos la odian por esto.[75][54]​ Glazek sugiere que a menudo se ha visto afectada entre la intensa admiración mutua y la sospecha incómoda, siendo además, acusada de enriquecerse con la apropiación de la subcultura gay y las minorías.[35]​ Como el periodista Michael Musto, en su artículo «Immaculate Connection» la acusa de apropiarse de una cultura ajena con el único objeto de lucrarse.[74]​ Esta percepción fue expandida por Sonya Andermahr de la Universidad de Northampton, quien dijo que la cantante toma prestado descaradamente los estilos de las subculturas gay masculinos y lesbianas. Además de saturar su trabajo con el homoerotismo, como el uso del arte gay y la iconografía porno en sus espectáculos teatrales o clips.[78]​ De la misma manera, el cantante Boy George la acusó de traicionar a la comunidad y dijo en 2007: «Es irónico que se haya unido a una organización (la Cábala) que dice que la homosexualidad es una enfermedad que se puede curar y nadie lo entiende [...] Después de hacer todos esos millones de dólares gracias a personas gais».[101]

Los historiadores australianos Aldrich y Wotherspoon notaron que su relación con las culturas queer han sido en el mejor de los casos, ambivalentes.[17]​ Seguido de esto, Samantha Thrift de la Universidad Simon Fraser explica que muchos de los proyectos de Madonna culminan en una demostración de la perfomatividad queer. Sin embargo, al hacerlo, se la teoriza al mismo tiempo como una inserción egoísta y ambigua en un discurso gay para promover su popularidad (o notoriedad). Tomó el ejemplo del videoclip «Justify My Love», censurado por MTV donde había puesto a la cultura gay y lesbiana en el centro de atención, y este movimiento engendró la censura del mismo. Andermahr argumentó que con este clip, la cantante evidencia inequívocamente el compromiso con la política queer.[78]​ Thrift también apunta que para algunos teóricos queerianos la artista no puede (y no debe) ser percibida como un portavoz o un ícono de esa cultura.[78]​ De hecho, el crítico musical Simon Reynolds y el escritor Joy Press describieron como se vendió al mundo la subcultura del vogueing de las drag queens como un espectáculo anormal con el clip de la canción «Vogue».[17]​ La profesora Peraino también notó que si bien hay lesbianas que admiran la sexualidad sin restricciones de la cantante, así como su intrusión en el poder patriarcal, hay muchas otras lesbianas que también se sienten incómodas por su uso del sexo para obtener recompensas sociales y económicas.[102]

Por otro lado, en algunos ejemplos también encontramos que en su documental de 1990, In Bed with Madonna la cantante mencionó que «no contrataría a los maricones que odian a las mujeres».[35]​ Fue criticada por apoyar públicamente a Eminem a sabiendas de la posible incitación a la homofobia y uso de lenguaje homófobo del rapero.[87]​ Su hermano Christopher Ciccone en el libro Life with My Sister Madonna (2008) la reprochó por el comportamiento homófobo de su entonces marido Guy Ritchie.[74]​ Jennifer LeClaire de la revista cristiana Charisma comentó que encontraba más ofensivos los comentarios y acciones que la cantante hizo en los premios GLAAD de 2013, que las opiniones homofóbicas de Michelle Shocked.[103]​ Si bien hizo comentarios favorables en la revista Time Out en 2011, Alex Hopkins notó la presencia de otras estrellas musicales que se convirtieron en iconos gay, como Lady Gaga de quien dijo que defiende los derechos de los homosexuales de una manera mucho más consistente que «Madge». Aunque dijo que Gaga tiene un largo camino por recorrer antes de igualarla.[87]

Según algunos medios, Madonna recibió abucheos de parte de los asistentes en Rumanía en el concierto de 2009 del Sticky & Sweet Tour tras pronunciar palabras de apoyo a las comunidades gitana y homosexual. Sin embargo, su publicista Liz Rosenberg mencionó que parte de las 60 000 personas que acudieron al espectáculo aplaudieron la iniciativa.[60]​ En 2014, mientras realizaba una presentación en la página BuzzFeed, la artista indignó a parte de la comunidad homosexual al asociar la palabra «gay» con el presidente ruso Vladímir Putin. Según los usuarios molestos, utilizó el término en forma de descalificativa.[104]​ Nicholas C. Charles, escribió en su libro From Worldly to Christian Wisdom and Truth (2012) que Satanás la utiliza como un ídolo para influenciar en millones de personas a practicar homosexualidad y aceptar esta «práctica destructiva» como normativa.[18]

Incidentes en RusiaEditar

Madonna hablando en contra de las leyes de «propaganda homosexual» durante uno de sus conciertos en 2012.

Tras anunciar sus conciertos en Rusia como parte del MDNA Tour en 2012, la cantante recibió críticas por parte de grupos conservadores y políticos del país por apoyar públicamente a los homosexuales y violar varias leyes de la nación con su «propaganda homosexual» . Entre ellos, el viceprimer ministro, Dimitri Rogozin expresó su descontento públicamente y la llamó «prostituta».[64][105]Vitaly Milonov de Rusia Unida dijo ante los medios: «No debemos permitir que se impongan en Rusia los valores occidentales que promueve Madonna».[64]​ Activistas homosexuales pidieron que cancelara su presentación y dijeron: «No bastan unas palabras; si se presenta como defensora de los derechos humanos, debe hacer algo sustancial». En el caso del sindicato conservador Ciudadanos de Rusia dijeron que «los extranjeros no tienen derecho a dictarnos normas de vida».[64]​ Para el segundo concierto llevado a cabo de San Petersburgo, las autoridades rusas incrementaron la seguridad después de una amenaza de violencia contra los espectadores y Madonna y su equipo de trabajo.[106]

Según Miriam Elder de The Guardian, «Rusia intentó silenciar a la estrella del pop más grande del mundo». Elder informó que fue demandada por casi 11 millones dólares por grupos conservadores «porque llevaría a la destrucción de la nación», aunque al final perdieron.[65]​ Una de las demandantes, Marina Yakovlyeva, dijo que «la actuación de [la cantante] afectaría negativamente la tasa de natalidad de Rusia y por lo tanto su capacidad de mantener un ejército adecuado». Además, añadió que «en los próximos años, este tipo de violación podría ser la norma, pero hemos creado un precedente. Cualquier artista que venga a nuestra ciudad va a saber ahora que existen estas leyes».[65][107][108]

Tras anunciar otra gira en 2015 con el fin de promocionar su disco Rebel Heart, Madonna dijo que no volvería actuar en algunas ciudades rusas por la discriminación a los homosexuales. «No quiero llevar a cabo conciertos en lugares donde ser homosexual equivale a un crimen» dijo la cantante.[96]​ Milonov la llamó «vieja hipócrita» acusándola junto a determinados grupos del mundo occidental de plantear un «enfoque muy selectivo» sobre las violaciones de derechos humanos. Además dijo que para la artista «los derechos de los homosexuales son más importantes que el derecho a la vida de los niños».[96]

ContrarrespuestasEditar

Tras escandalizar con el apoyo público que le dio a Eminem, así como su figura de icono gay en sí misma, la filósofa Ana Marta González notó que la artista no quiere que la fijen en ninguna identidad convencional. Pues explica que desde luego, es esta una pretensión muy razonable, a fin de cuentas la identidad del hombre no es un asunto cultural recalcó.[109]​ Seguido del tema, Scott mencionó que la cantante no utiliza el camp, y rara vez cae en ello accidentalmente. A su vez, mencionó que ella no juega con su base de fanáticos gay, pues no lo necesita. Por ejemplo, nunca ha necesitado escribir una canción que pretendía ser un himno gay desde el principio, ni una lista de preferencias sexuales para encontrar el favor de la comunidad, sentenció.[43]

Glazek dijo que censurarla por saquear las subculturas gais podría verse como una variación más de la práctica tradicional de devaluar los logros de las artistas femeninas y atribuirlas más bien a colaboradores masculinos. Este impulso, que es siniestro precisamente porque es típicamente reflexivo/irreflexivo, se ha hecho habitual en las últimas noticias según señaló.[35]​ Por su parte, el escritor y comentarista Nick Levine mencionó que es posible que la cantante no sea un icono o aliado queer perfecto. Pero ella es auténtica y leal y ha desempeñado un papel importante en ayudar a normalizar la cultura queer.[31]

A diferencia de Thrift o Andermahr, el bloguero Andy Towle, un hombre abiertamente homosexual, comentó que lo que Madonna ha hecho nada más fue luchar contra la homofobia al crear visibilidad para las personas homosexuales de una manera que solo ella podía hacerlo, en gran parte a su compresión de que sorprender a las personas era una forma de generar titulares. Llámenlo egoísta, expresó, pero tuvo el resultado final de poner imágenes en los medios de comunicación que antes no existían: imágenes de la sexualidad y el poder gay.[33]​ De este punto, otro bloguero, Nacho Moreno dijo que «lo que más me interesa de Madonna y el colectivo gay es la relación parasitaria que se produce entre ambos: una parte del colectivo se identificaba con ella como estereotipo de género, siendo el icono gay más significativo tras el nacimiento del movimiento de liberación gay. Pero, a su vez, Madonna adopta formas de la subcultura gay adaptándola a la cultura mayoritaria».[10]

Rodger Streitmatter, historiador cultural, dijo que muchas personas tienen opiniones firmas sobre Madonna y sus motivaciones para tomar ciertas acciones y enviar ciertos mensajes. Pero menciona que no importa cuáles sean los sentimientos de una persona hacia ella, no deberíamos tener nada más que elogios por su trabajo como activista contra el sida. Ahondó en ello y dijo que en la época en que la enfermedad estaba causando estragos en la población estadounidense, esta celebridad tan influyente comunicó información importante a sus fanáticos, la mayoría de los cuales eran adolescentes, bien pudo haber salvado la vida de un número incalculable de sus seguidores mencionó.[32]

Madonna se convirtió en homosexual por asociación, como consecuencia de su abogacía con el colectivo, creída por una gran cantidad de personas, incluyendo a su ex marido Sean Penn. También se rumoreó que era seropositiva, a pesar de sus negativas habituales. «Si esto es con lo que tengo que lidiar por mi participación en la lucha contra esta epidemia», dijo en una recaudación de fondos para la investigación del sida en Los Ángeles en 1991, «que así sea [...]»[35]

LegadoEditar

(izquierda) Un hombre vestido (fotografiado por David Shankbone) con un corsé cónico similar al que usó Madonna durante la gira Blond Ambition World Tour (derecha).

Madonna tiene una posición casi única dentro de la comunidad gay, así como títulos y epítetos propios en extremo dados por el mundo académico, la misma comunidad o los medios masivos de comunicación. Los estudiosos de esta cultura, así como académicos y demás profesionales coinciden en que es el «ícono gay más grande de la historia». Por ejemplo, la revista New Statesman a la vez que la nombraban el «icono gay supremo» dedujeron que los estudios sobre ella analizan y apoyan esto.[21]​ En el siglo xx, Madonna se consagró como «el mayor icono gay» de esta centuria según lo constataron los autores del libro Queer: The Ultimate User's Guide (2002).[110]​ Carmine Sarracino y Kevin Scott en The Porning of America (2008) explican que tras ganar especial popularidad entre el público gay, creó una base de seguidores en su larga trayectoria y dio lugar a ser aclamada como el «icono gay más grande de todos los tiempos».[24]​ Eric Diaz de The Nerdist Podcast dijo que es el «ícono musical LGBT más grande de todos los tiempos».[90]​ Para la revista orientada al público homosexual, The Advocate también es el «icono gay más grande».[23]​ Jaime González de BBC Mundo la llamó «ícono gay por excelencia».[111]

La revista Out comenta que Madonna llegó a ser un icono gay antes de que fuera genial serlo.[112]​ Pete Wentz, de la revista Q le preguntó a la cantante: «¿Qué se siente al ser el mayor icono gay y no ser gay?». Ella le respondió que era «genial» porque desde el principio de su carrera siempre ha promovido la libertad de expresión y apoyado la idea de ser diferente. Así como luchar contra cualquier tipo de opresión.[113]​ Cuando Michael Parkinson la entrevistó en 2005 para el programa ITV1, la cantante también le respondió a una pregunta similar: «Creo que sigo siendo un icono gay, porque me siento como un hombre homosexual encerrado en el cuerpo de una mujer».[114]

La profesora Judith Peraino dijo que nadie ha trabajado más duro que ella para ser un icono gay.[38]​ Glazek menciona que es difícil pensar en alguna celebridad que haya hecho más que Madonna para promover la concientización pública sobre la cultura gay, especialmente las minorías.[35]​ Este sentimiento es bastante generalizado dando lugar a ser considerada como «la mayor aliada de la comunidad gay». Por ejemplo, Andy Towle en su blog Towleroad la llamó el aliado pop más pro-gay de todos los tiempos.[33]​ El periodista abiertamente homosexual, Don Baird dijo que «es la mujer más popular del mundo quien ha hablado más por nuestro bien».[20]Sarah Kate Ellis, presidenta y CEO de los GLAAD sentenció: «Madonna siempre ha sido y siempre será la mayor aliada de la comunidad LGBTQ».[19]

A grandes rasgos, el escritor Boris Izaguirre considera que Madonna es la «reina de la cultura pop gay».[22]El Mercurio la llamó «reina vitalicia del credo gay».[95]​ En 1991, recibió un premio de GLAAD Media Awards por sus contribuciones al colectivo.[54]​ En 2019, recibió el premio Defensor del Cambio, otorgado por esa misma entidad por su constante apoyo a la comunidad y concienciación sobre el sida. Fue la primera mujer y segunda persona en recibir dicho galardón.[19]

Aspecto socioculturalEditar

Para la mayoría de los académicos y de radicales sexuales, Madonna funciona como lo que los ecologistas llaman una megafauna carismática: una especie muy visible y adorable, como la ballena o el búho manchado, en cuyo simpático ecosistema se pueden proteger ecosistemas completos a través de un "mecenazgo" [colectivo]. En gran parte, su estatus como figura política depende de su identificación voluntaria como partidaria queer [...] Ella siempre se ha alineado en público con la cultura y política gay.
——El sociólogo Andrew Ross.[4]

Historiadores y autores concuerdan que había muchos tabúes y estigmas relacionados a la comunidad homosexual y el VIH/sida en la época que salió la artista, pero ella derribó muchas de estas barreras y sirvió para abrir el debate y romper con el tabú de la homosexualidad.[10]​ Como lo notó Borja Ibaseta, del Centro Niemeyer y uno de los autores del libro Bitch She's Madonna quien dijo que le ha dado visibilidad al movimiento LGBT y ha ayudado a destruir el estigma de esta enfermedad.[11]​ El comentarista Levine también alabó la importancia del rol de la artista con el tabú del VIH/Sida, y mencionó que era una enfermedad tan estigmatizada que el presidente Ronald Reagan ni siquiera diría su nombre en público.[31]​ Omar Ramos del diario Milenio aseveró que «nadie ha sido más visible, más aguerrida y más arriesgada que ella».[47]

Jim Farber del New York Times alabó su activismo pionero, pues para él la cantante mostró una mayor comprensión de los problemas y la identidad queer que cualquier otra estrella del pop antes de ella y de la mayoría de los que la preceden. Un cuidado que se adelantó décadas a su tiempo, mencionó Farber.[59]​ Aquí, Eric Díaz de The Nerdist Podcast notó que durante los años 80, estrellas gay como Boy George ocultaban su orientación sexual ante la ira de un público homofóbico, pero ella alzó la voz por el colectivo. Incluso, cuando el propio gobierno de los Estados Unidos ignoraba a miles de hombres, en su mayoría gais, que morían de sida. Díaz mencionó que si bien no fue la única en hacerlo, fue la más grande y relevante entre los jóvenes.[90]Matt Cain también notó que incluso artistas como George Michael, Freddie Mercury y los Pet Shop Boys no se atrevían a hacer estas cosas a diferencia de Madonna.[75]

Entrando en la década de 1990, el documental En la cama con Madonna jugó un papel muy importante para la carrera de Madonna y para derribar muchos paradigmas y tabúes en la sociedad. La obra ha sido alabada por hablar de temas como el VIH y la homosexualidad, en una época en el que la sociedad aun condenaba y asociaba a enfermedades al colectivo.[115]​ Según la Agence France-Presse, esta obra ayudó a muchos a asumir públicamente su homosexualidad y demostrar que se podía ser feliz y exitoso siéndolo.[115]​ Javier Zurro del diario El Español apuntó que nunca una gira y un documental habían normalizado tanto la homosexualidad.[13]​ Zurro también dijo que era la primera vez en la que muchas personas veían a dos hombres besándose en pantalla, y para muchos es un beso que todavía muchos gais consideran un punto de inflexión en la percepción del colectivo.[13]

Darren Scott de The Independent notó que la intérprete cambió la percepción que la gente tenía sobre el sexo gay.[43]​ De hecho, para la escritora Cathy Crimmins, Madonna se convirtió en el primer ícono homosexual en interactuar sexualmente con su audiencia. Puntualizó que la artista «heterosexualizó el sexo gay» por lo que todos somos más ricos por eso señaló. También dijo que la literatura y la apoteosis visual de la conexión homosexual/heterosexual fue el libro Sex.[14]​ José Casesmeiro de 20 Minutos dijo que es fundamental el papel de Madonna en cuanto a la normalización del colectivo.[12]​ Autores como Cain y Scott afirman que su trabajo ayudó a poner a la cultura gay en la corriente principal.[75][30][43]​ Seguido del tema, las autoras Diane Hamer y Belinda Budge escribieron que ella es la primera gran artista en dar a las imágenes y textos gay explícitos, un tratamiento y exposición a nivel masivo.[15]​ De manera general, se le hace responsable de hacer el sexo homosexual en algo mainstream y de presentar parejas del mismo sexo tanto en videos musicales como en las coreografías según los periodistas John Leland y Farber respectivamente.[116][59]

El lesbianismo con MadonnaEditar

En el libro Madonna: Like an Icon, se explica la importancia de la cantante en el mundo del lesbianismo. La escritora Lousie Carolin dijo que Madonna hizo visible esta subcultura. Para entenderlo, explicó que los años 80 había sido una época vehemente política y anti-comercial. Mientras los chicos gay tenían diversión, las lesbianas empezaron a ser vistas como glamorosas y juguetonas con el paso de la siguiente década y la artista atrapó esta ola de forma eficiente. Cuando la intérprete habló en The Advocate con Torie Osborn, la periodista consideró de ella como «la primera gran estrella del pop orgullosa de serlo» mientras mencionó una nueva era de posibilidades para las demás celebridades.[16]​ Aunque si bien criticó a la artista por su uso de la iconografía sobre las subculturas de la comunidad, Michael Musto dijo que ella es la única persona (artista) capaz de admitir pública y abiertamente que visita bares de lesbianas y que además abandera la causa LGTB sin miedo alguno.[117]

Borja Ibaseta, en el libro Bitch She's Madonna (2018) también notó su influencia dentro de esta subcultura, mientras dijo que el uso del lesbianismo en su obra artística supone todo un hito en la visibilidad de las mujeres lesbianas y su deseo sexual, pues explica que hasta entonces, ninguna otra artista de relevancia y alcance público y mediático equiparable con el de Madonna, se había atrevido a ser tan explícita.[117]​ Ibaseta continuó diciendo que no se restringe exclusivamente a la visibilidad, sino que sirve como arma para rechazar el dominio o poder masculino heteronormativo por la ruptura que implica con los estereotipos clásicos asignados a las féminas.[117]

Michelle Crowley de la Universidad de Rhodes sugiere que la popularidad de la intérprete entre las lesbianas se debe a su autodeterminación y autonomía, mientras la nombraba un modelo para ellas. También la consideró como la mujer lesbiana arquetípica, considerada como la campeona del feminismo sexual y a su vez, una pirata de los estilos de vida feministas lesbianas tradicionales.[118]​ La académica Robertson también notó este último punto, mientras escribió muchos años atrás que las lesbianas (y gais) se sienten atraídos por ella porque se convierte en un modelo de mujer que se niega a ser victimizada por la sociedad e instituciones patriarcales.[117]

Para muchos homosexuales, la amistad entre Madonna y Sandra Bernhard y los rumores de una posible relación entre ambas, hicieron que el lesbianismo fuera un poco menos invisible.[119]​ El beso que le dio a Britney Spears en 2003 como parte de su presentación en los MTV Video Music Awards, se convirtió en aquel momento en la imagen más buscada en toda la historia del internet.[120]​ Además, muchos lo han llamado el beso lésbico más famoso de la historia.[12][121]

Véase tambiénEditar

...Feminista
...De la moda
...Sexual
...Comercial
...Cultural

ReferenciasEditar

  1. a b Taraborrelli, 2002
  2. a b Tassoni, 1993, p. 38
  3. a b c d Robertson, 1996, p. 128
  4. a b c Robertson, 1996, p. 130
  5. a b TheEllenShow (2010). Web Exclusive: The Unedited Madonna Interview (Vídeo en la cuenta oficial de Ellen DeGeneres en YouTube) (en inglés). YouTube. Consultado el 2 de noviembre de 2015. 
  6. a b c d e f Virtel, Louis (6 de junio de 2017). «10 Reasons Madonna Is An Eternal Inspiration to the LGBTQ Community». Billboard (en inglés). ISSN 0006-2510. Consultado el 22 de mayo de 2019. 
  7. a b c d e «10 razones por las que Madonna es una inspiración para la comunidad LGBTI+». Revista KingMX. 16 de agosto de 2018. Consultado el 4 de mayo de 2019. 
  8. a b c d e f Fouz-Hernández y Jarman-Ivens, 2004, pp. 55–59
  9. a b Real, 1996, p. 113
  10. a b c d e Lenore, Víctor; Rubio, Irene G. (20 de junio de 2012). «Madonna: ¿icono feminista o tótem consumista?». Periódico Diagonal. España. Consultado el 4 de diciembre de 2015. 
  11. a b Agencia EFE (23 de junio de 2018). «El icono de Madonna abre el Orgullín». La Voz de Asturias. España. Consultado el 26 de abril de 2019. 
  12. a b c d Casesmeiro, José (5 de febrero de 2019). «Madonna recibirá un homenaje de la comunidad LGTB a la que ha apoyado en sus más de 35 años de carrera musical». 20 Minutos. España. Consultado el 4 de mayo de 2019. 
  13. a b c Zurro, Javier (26 de abril de 2017). «Sida, heroísmo gay y demandas: un documental desvela la vida de los bailarines de Madonna». El Español. España. Consultado el 27 de abril de 2019. 
  14. a b Crimmins, 2005
  15. a b Hamer y Budge, 1994, p. 32
  16. a b O'Brien, 2007, p. 177
  17. a b c d Aldrich y Wotherspoon, 2002, p. 258
  18. a b c Charles, 2012, pp. 106—107
  19. a b c «Madonna, premiada por su defensa de la comunidad LGBTQ». Agencia EFE. 5 de febrero de 2019. Consultado el 4 de mayo de 2019. 
  20. a b Gauntlett, David; Mistry, Reena (enero del 2000). «Madonna and Gender Trouble» (en inglés). Reino Unido: Theory.org. Archivado desde el original el 7 de julio de 2013. Consultado el 28 de octubre de 2015. 
  21. a b «Madonna». New Statesman (en inglés) 129 (4493—4505): 46. 2000. ISSN 1364-7431. Consultado el 25 de junio de 2015. 
  22. a b Izaguirre, 2013
  23. a b Karpel, Ari (2 de febrero de 2012). «Madonna: The Truth Is She Never Left You». The Advocate (en inglés). ISSN 0001-8996. Archivado desde el original el 3 de febrero de 2012. Consultado el 1 de noviembre de 2015. 
  24. a b Sarracino y Scott, 2008, p. 93
  25. Gómez Cascales, Agustín (6 de marzo de 2015). «¿Merece la pena ‘Rebel Heart’ de Madonna?». Shangay Express. España. pp. 1—2. Consultado el 13 de enero de 2016. 
  26. a b c «WorldPride: Concluye Madonna la celebración entre lágrimas y “Vogue”». Milenio. México. 1 de julio de 2019. Consultado el 12 de julio de 2019. 
  27. a b c Tassoni, 1993, p. 36
  28. a b Tassoni, 1993, p. 37
  29. a b c d e Falconi, 2017
  30. a b c d Cain, Matt (16 de agosto de 2018). «MADONNA AT 60: THE QUEEN OF POP'S GREATEST EVER GAY MOMENTS». Attitude (en inglés). ISSN 1353-1875. Consultado el 27 de abril de 2019. 
  31. a b c d e Levine, Nick (22 de enero de 2018). «Madonna by Nick Levine» (en inglés). The Queer Bible. Consultado el 3 de mayo de 2019. 
  32. a b c Streitmatter, Rodger (2003). «Madonna Educates a Generation about AIDS» (en inglés). Gay Today. Consultado el 28 de abril de 2019. 
  33. a b c Towle, Andy (10 de marzo de 2015). «26 Moments That Make Madonna the Most Pro-Gay Pop Ally of All Time» (en inglés). Towleroad. Consultado el 28 de abril de 2019. 
  34. a b Lynch, Joe (9 de diciembre de 2016). «Madonna Delivers Her Blunt Truth During Fiery, Teary Billboard Women In Music Speech». Billboard (en inglés). ISSN 0006-2510. Consultado el 27 de abril de 2019. 
  35. a b c d e f g h i Glazek, Christopher (10 de marzo de 2015). «The Many Heresies of Madonna Louise Ciccone». Out (en inglés). ISSN 1062-7928. Consultado el 4 de mayo de 2019. 
  36. a b Madonna: Gay Icon (en inglés). Amazon.com. ISBN 978-1537180007. 
  37. Guilbert, 2002, p. 66
  38. a b Peraino, 2005, p. 143
  39. Assunção, Muri (22 de junio de 2018). «10 Madonna Songs for Your LGBTQ Pride Playlist: Listen». Billboard (en inglés). ISSN 0006-2510. Consultado el 27 de abril de 2019. 
  40. Robertson, 1996, p. 129
  41. a b Abadsidis, Savas (16 de agosto de 2018). «Remembering Madonna's 'Facts About AIDS'». HIV Plus (en inglés). LPI Media. Consultado el 27 de abril de 2019. 
  42. Saari, 1996, p. 651
  43. a b c d e f Scott, Darren (15 de agosto de 2018). «Madonna at 60: How she became the queen of all queens». The Independent (en inglés) (Reino Unido). Consultado el 23 de mayo de 2019. 
  44. Claro, 1994, p. 120
  45. a b «Madonna at 60: The Queen of Pop’s 15 gayest anthems ever» (en inglés). Reino Unido: Gay Times. 16 de agosto de 2018. Consultado el 27 de abril de 2019. 
  46. Guilbert, 2002, p. 69
  47. a b Ramos, Omar (28 de junio de 2019). «Madonna, en su derecho». Milenio. México. Consultado el 12 de junio de 2019. 
  48. Alonso, Sebas E. (7 de junio de 2019). «Mykki Blanco protagoniza el vídeo de ‘Dark Ballet’, uno de los más enigmáticos de Madonna». Jenesaispop. Consultado el 10 de junio de 2019. 
  49. a b «Madonna apareció en Stonewall Inn y dio un discurso muy emotivo». Cromosomax. Consultado el 26 de abril de 2019. 
  50. Alonso, Sebas E. (28 de marzo de 2012). «Madonna: discografía». Jenesaispop. Consultado el 6 de abril de 2016. 
  51. Basilio Muñoz, 1996, p. 9
  52. Gaspari, Elio (25 de noviembre de 1992). «ENTREVISTA: MADONNA». Veja (en portugués). Brasil: Editora Abril. ISSN 0100-7122. Archivado desde el original el 4 de febrero de 2018. Consultado el 13 de septiembre de 2016. 
  53. Tassoni, 1993, p. 22
  54. a b c d Guilbert, 2002, p. 65
  55. Gardner, Eriq (17 de septiembre de 2016). «Madonna's Secret Project Revealed: Pop Superstar to Release Short Film Via BitTorrent to Aid Global 'Artistic Expression'». The Hollywood Reporter (en inglés). Consultado el 14 de enero de 2016. 
  56. Holden, Stephen (5 de mayo de 1990). «Madonna's Love Affair With the Lens». New York Times (en inglés). The New York Times Company. Consultado el 5 de noviembre de 2015. 
  57. Rosario, Richy (2 de mayo de 2016). «Strike A Pose: Madonna's "Vogue" Dancers Recall Blond Ambition Tour & Gay Life In The '90s». Vibe (en inglés). ISSN 1070-4701. Consultado el 28 de abril de 2019. 
  58. Bruquetas de Castro, 2000, pp. 74—75
  59. a b c Staff (16 de agosto de 2018). «60 Times Changed Our Culture». The New York Times (en inglés). Consultado el 30 de marzo de 2019. 
  60. a b «Abuchean a Madonna por defender a las comunidades gay y gitana». El Mundo. España. 28 de agosto de 2009. Consultado el 2 de noviembre de 2015. 
  61. Madonna (2010). «Add Your Name to Madonna's Statement» (en inglés). Raising Malawi. Archivado desde el original el 24 de mayo de 2010. Consultado el 2 de noviembre de 2015. 
  62. «Madonna Condemns Malawi Gay Sentence». The Advocate (en inglés). 20 de mayo de 2010. ISSN 0001-8996. Consultado el 2 de noviembre de 2015. 
  63. Madonna (17 de junio de 2011). «Madonna's Statement To New Yorkers» (en inglés). Madonna.com. Archivado desde el original el 5 de mayo de 2019. Consultado el 2 de noviembre de 2015. 
  64. a b c d Agencia AFP (10 de agosto de 2012). «Madonna ignora los insultos y apoya a homosexuales en Rusia». La Jornada. México. Consultado el 2 de noviembre de 2015. 
  65. a b c Elder, Miriam (22 de noviembre de 2012). «Russian court rejects complaint over Madonna gay rights comments». The Guardian (en inglés) (Reino Unido). Consultado el 2 de noviembre de 2015. 
  66. «Madonna Dresses As Boy Scout, Slams Organization's Gay Ban And Honors Anderson Cooper (VIDEO)». The Huffington Post (en inglés). 17 de marzo de 2013. Consultado el 2 de noviembre de 2015. 
  67. Hawks, Asa (17 de marzo de 2013). «VIDEO TRANSCRIPT Madonna’s full speech at GLAAD Media Awards in boy scout uniform» (en inglés). Starcam.net. Consultado el 2 de noviembre de 2015. 
  68. Vivanco, Gabriela (18 de mayo de 2015). «Un beso publicado por Madonna en redes causa polémica». El Comercio. Ecuador. Consultado el 27 de abril de 2019. 
  69. «Madonna lamenta tiroteo en Orlando». El Universal. México. 12 de junio de 2016. Consultado el 26 de abril de 2019. 
  70. «En el Día Mundial contra el sida, los famosos que más dan visibilidad a la causa». La Vanguardia. España. 1 de diciembre de 2017. Consultado el 4 de mayo de 2019. 
  71. «Madonna se une al #BoycottDolceGabbana». Cosmopolitan. México. 19 de junio de 2018. ISSN 0010-9541. Consultado el 26 de abril de 2019. 
  72. a b De Prado, Claudio M. (2 de enero de 2019). «MADONNA ACTÚA POR SORPRESA EN STONEWALL, EL LOCAL DONDE HACE MEDIO SIGLO NACIÓ EL ORGULLO LGTBI». Vanity Fair. España. ISSN 0733-8899. Consultado el 26 de abril de 2019. 
  73. «La Universidad de Oviedo inaugura el aula sobre Madonna y la cultura pop contemporánea». España: Universidad de Oviedo. 28 de septiembre de 2015. Consultado el 18 de octubre de 2015. 
  74. a b c d e Viñuela, Eduardo; Paskual, Igor; González, Lara; Escudero, Jimena; Sánchez-Olmos, Cande; Álvarez, Mar; Viñuela, Laura; Ibaseta, Borja; Rotella, Iván; Fernández Alonso, Ana (28 de junio de 2018). «Bitch She's Madonna: La reina del pop en la cultura contemporánea». España: Dos Bigotes. ISBN 978-84-94887-123. Consultado el 17 de febrero de 2019. 
  75. a b c d Matt (15 de julio de 2018). «Matt Cain on Madonna: ‘She opened up gay culture to the mainstream’». The Guardian (en inglés) (Reino Unido). Consultado el 5 de mayo de 2019. 
  76. a b Fouz-Hernández y Jarman-Ivens, 2004, p. 69
  77. Fouz-Hernández y Jarman-Ivens, 2004, pp. 70—71
  78. a b c d e Thrift, Samantha C. (marzo de 2003). «Appropriate the Stereotype: Cultural Appropriations and the Queer, Lesbian, and Gay Spectatorships of Madonna and Martha Stewart» (en inglés) 2 (2). Universidad de Northampton. Consultado el 27 de abril de 2019. 
  79. Pitarch, 2008, p. 85
  80. Geczy y Karaminas, 2013, p. 38
  81. Robertson, 1996, p. 135
  82. Hamer y Budge, 1994
  83. Guilbert, 2002, p. 68
  84. Rachel, T. Cole (21 de septiembre de 2015). «I Made It Through the Wilderness: On Gay Fandom, and Growing Older with Madonna» (en inglés). Pitchfork. Consultado el 27 de abril de 2019. 
  85. Kelly, Ben (16 de agosto de 2018). «Madonna at 60: How one woman turned herself into an icon». The Independent (en inglés) (Reino Unido). Consultado el 27 de abril de 2019. 
  86. Bruciaga, Wenceslao (6 de junio de 2016). «Madonna: "Reina del Pop" e "hija de la muerte"». Milenio. México. Consultado el 6 de junio de 2019. 
  87. a b c Hopkins, Alex (11 de agosto de 2011). «Is Madonna still the ultimate gay icon?». Time Out (en inglés). Consultado el 25 de junio de 2015. 
  88. D'Amore y López, 2012
  89. Chaves, Sebastián (14 de junio de 2019). «Madame X: ¿una Madonna auténtica o una traición a sus convicciones?». La Nación. Argentina. Consultado el 16 de agosto de 2019. 
  90. a b c Diaz, Eric (31 de julio de 2018). «Celebrating 35 Years of Madonna, a Generation’s LGBTQ Icon» (en inglés). The Nerdist. Consultado el 4 de mayo de 2019. 
  91. Burciaga, Wenceslao (2014). «A 25 AÑOS DEL LIKE A PRAYER: EN LA CAMA CON MADONNA… Y SONIC YOUTH». Noisey. ISSN 1077-6788. Consultado el 6 de diciembre de 2015. 
  92. Lara A., Lilihana. «17 canciones que seguro bailarás en una disco gay». Batanga.com. Consultado el 1 de noviembre de 2015. 
  93. Portwood, Jerry; Exposito, Suzy; Sheffield, Rob; Ravitz, Justin (12 de junio de 2017). «25 Essential LGBTQ Pride Songs». Rolling Stone (en inglés). ISSN 0035-791X. Consultado el 27 de abril de 2019. 
  94. Lyonnet, Javier (2 de marzo de 2015). «Himno a la pose». El Observador. Uruguay. Consultado el 11 de julio de 2015. 
  95. a b «Revista Out escoge los discos "más gays": Bowie es top one». El Mercurio. Chile: EMOL. 8 de septiembre de 2008. Consultado el 4 de mayo de 2019. 
  96. a b c «Madonna | Tags». CristianosGays.com. 2014—2019. Consultado el 26 de abril de 2019. 
  97. «Partygoers dressed as Madonna set record». Washington Blade (en inglés). 24 de septiembre de 2014. Consultado el 30 de junio de 2015. 
  98. «Jesús Luz, icono gay en 'Shangay Style' gracias a Madonna». La Voz Libre. España. 12 de enero de 2011. Consultado el 1 de noviembre de 2015. 
  99. Guilbert, 2018, p. 72
  100. Wynarczyk, Natasha (16 de agosto de 2018). «HUNG UP Meet the man who spent £150k to look like Madonna – and says he has no regrets». The Sun (en inglés). Reino Unido. Consultado el 22 de mayo de 2019. 
  101. «Boy George criticises 'gay traitor' Madonna». Irish Examiner (en inglés). Irlanda. 5 de marzo de 2007. Consultado el 27 de abril de 2019. 
  102. Peraino, 2006, p. 146
  103. LeClaire, Jennifer (21 de marzo de 2013). «Madonna’s Gay Smooch and a Shocking ‘Homophobic’ Rant». Charisma (en inglés). ISSN 0895-156X. Consultado el 27 de abril de 2019. 
  104. Agenzia Nazionale Stampa Associata (ANSA) (27 de abril de 2014). «Madonna llama "gay" a Putin; homosexuales se molestan». Periódico Vanguardia. México. Consultado el 6 de abril de 2016. 
  105. Agencia AFP (9 de agosto de 2012). «Russia's deputy PM calls Madonna an 'ex-prostitute'». The Guardian (en inglés) (Reino Unido). Consultado el 23 de mayo de 2019. 
  106. «Violence threatened at Madonna concerts in Russia, embassy warns» (en inglés). CNN. 8 de agosto de 2012. Consultado el 23 de mayo de 2019. 
  107. Radia, Kirit (23 de marzo de 2012). «Madonna may be charged under St. Petersburg anti-gay law» (en inglés). ABC News. Consultado el 2 de noviembre de 2015. 
  108. Kramer, Andrew E. (22 de noviembre de 2012). «Russian judge dismissed suit against Madonna». New York Times (en inglés) (The New York Times Company). Consultado el 2 de noviembre de 2015. 
  109. González, 2009, p. 63
  110. Gage, Richards y Wilmot, 2002, p. 22
  111. González, Jaime (27 de enero de 2014). «Boda multitudinaria en los Grammy a favor del matrimonio homosexual». BBC. Consultado el 5 de mayo de 2019. 
  112. «Your Letters continued». Out (en inglés) 13 (7—12): 178. 2005. ISSN 1062-7928. Consultado el 25 de junio de 2015. 
  113. Allan, Ariel (18 de septiembre de 2008). «¿Madonna odia a los gays?». UniversoGay.com. Consultado el 27 de abril de 2019. 
  114. «Madonna: "Soy un hombre gay encerrado en un cuerpo de mujer"». El Mercurio. Chile: EMOL. 10 de noviembre de 2005. Consultado el 6 de abril de 2016. 
  115. a b Agence France-Presse (AFP) (31 de marzo de 2017). «Drogas, homosexualidad, sida: La verdad tras las giras de Madonna». El Salvador Times. Consultado el 27 de abril de 2019. 
  116. Lores, Alexandra (22 de agosto de 2016). «'Sex': el libro de culto que el mundo entero disfrutó detestando». Vanity Fair. España. ISSN 0733-8899. Consultado el 26 de septiembre de 2016. 
  117. a b c d Ruíz, Rafa (15 de agosto de 2018). «Madonna, 60 años, nuestra particular Virgen de Agosto». El Asombrario. Consultado el 5 de junio de 2019. 
  118. Crowley, Michelle (enero de 2001). «SAPPHIC EXPERIENCE: LESBIAN GENDER IDENTITY DEVELOPMENT AND DIVERSITY» (PDF) (en inglés). Cadena SER. p. 42. Consultado el 25 de mayo de 2019. 
  119. Fouz-Hernández y Jarman-Ivens, 2004, p. 74
  120. «A la cama con Madonna». Semana. Colombia. 22 de septiembre de 2003. ISSN 0124-5473. Consultado el 25 de mayo de 2019. 
  121. «La versión de la olvidada del beso lésbico más famoso de la música». España: Cadena SER. 10 de septiembre de 2018. Consultado el 25 de mayo de 2019. 

Bibliografía consultadaEditar

Enlaces externosEditar