Abrir menú principal
Madonna y uno de sus bailarines vestido como mujer durante el MDNA World Tour.

Madonna es una artista y empresaria estadounidense considerada por la cultura LGBT como un icono gay. El público homosexual ha sido muy importante para ella.[1]​ Según la intérprete, su acercamiento con la comunidad se inició durante su adolescencia, inducida por su profesor de baile, Christopher Adams, un hombre abiertamente homosexual. Más tarde, la influencia de Adams sobre Madonna se vería reflejada en su vida personal y en su carrera.[2][3]

Durante su trayectoria, Madonna ha realizado varias obras de apoyo a la comunidad LGBT y ofrecido entrevistas y discursos a su favor. Algunas canciones que aluden a su público homosexual son «Express Yourself» (1989) y «Vogue» (1990), siendo la última una inspiración de la subcultura gay de la ciudad de Nueva York, iniciada con el baile del mismo nombre de la década de 1970.[4][5]​ La profesora asociada Judith A. Peraino escribió que «nadie ha trabajado más duro que ella para ser un icono gay y lo ha hecho mediante el uso de todas las posibles formas».[6]​ El periodista gay Don Baird coincidió con Peraino y dijo que «es la mujer más popular en el mundo que ha hablado más por nuestro bien».[7]

La figura de Madonna como un icono popular gay ha dado origen a importantes análisis por parte de los académicos universitarios y críticos del entretenimiento, quienes sugieren que la artista sirvió para abrir el debate y romper con el tabú de la homosexualidad.[8]​ Entre los debates y controversias sociales que ha generado, se encuentra el ímpetu por parte de grupos conservadores y políticos de Rusia, cuando la cantante se pronunció en contra de las leyes de «propaganda homosexual» durante el MDNA World Tour. Esta simbiosis llevó a la Universidad de Oviedo en 2015 a incluir una clase en el aula de extensión sobre la artista, llamada «Te quiero-te odio: la relación del público homosexual con Madonna».[9]

Conocida como la «Reina de la cultura gay»,[10]​ para los expertos Madonna es el icono gay más grande de la historia.[11][12][13]​ La publicación New Statesman llegó a la conclusión que los estudios sobre la artista analizan y apoyan esto.[14]

Índice

HistoriaEditar

En palabras de la propia artista, se acercó a la comunidad gay cuando era una adolescente, al sentirse diferente en la escuela secundaria. Fue aquí donde encontró aceptación y simpatía entre amigos gays, en particular su instructor de baile, Christopher Flynn. Posteriormente, Madonna reveló: «[...] de hecho, yo no tendría una carrera si no fuera por la comunidad gay».[1]

El biógrafo Leo Tassoni en el libro Madonna (1993), explica que una amiga recomendó a la cantante una academia de ballet a la que asistía. Le presentó al profesor y así fue como la artista conoció a Christopher, que tenía algo más de cuarenta años, y quien, aparte de darle clases de baile, iba a ser uno de los hombres más influyentes en su vida, siendo un consejero y mejor amigo.[15]​ El profesor Flynn era muy exigente con sus alumnos, y Madonna le pareció una joven llena de vida, atractiva y con mucho talento. Esto daría mucha seguridad a la cantante, a quien hasta ese momento nadie le había dicho esas cosas, sugiere Tassoni.[15]​ Rápidamente, la experiencia y carisma de Flynn en el mundo artístico traerían sus frutos con Madonna, con quien después de entablar una buena amistad, frecuentaban juntos los bares y discotecas gais de Detroit, Michigan, ciudad origen de la artista.[15]

Para ese entonces, tanto en el colegio como en su casa, Madonna se sentía incomprendida al ver que sus amigas la encontraban muy «lanzada» y en el hogar siempre discutía con su padre. En cambio, en las localidades de la comunidad se sentía a gusto, y tenía la impresión de que allí la aceptaban tal y como era.[16]​ En 1976, Madonna recibió una beca de cuatro años para estudiar danza en la Universidad de Michigan, en Ann Arbor. Aunque estaba estudiando allí, durante esta etapa la cantante no dejó de asistir a las clases de Flynn. Después de un tiempo, asistió a la Universidad de Durham en Carolina del Norte, para un curso de baile de seis semanas.[16]​ Para ese entonces, decidió dejar la universidad y se mudó a la ciudad de Nueva York para perseguir una carrera profesional como bailarina. Si bien su padre no apoyaba esta decisión, Flynn la animó y le dio su apoyo. Ambos siguieron siendo amigos, hasta la muerte de él en 1990, a causa del sida.[3]

Carol Linzt, profesor de francés de la artista, recuerda que Madonna estaba tan influenciada por sus experiencias en los bares gay, que ya ni siquiera necesitaba una pareja para bailar.[2]​ El biógrafo J. Randy Taraborrelli en el libro Madonna: An Intimate Biography (2002), escribió que en realidad, «la influencia de Christopher Flynn en la vida y la carrera de Madonna no puede ser sobreestimada». La propia artista expresó: «Toda mi vida cambió. No solo porque el estudio de baile con Christopher era realmente importante, sino porque él me dio un foco. Me sacó de lo que consideraba una existencia monótona».[2]

Pau Pitarch en el libro Pasen y vean: estudios culturales sugiere que «en 1988 comienzan sus primeras alusiones a su supuesta homosexualidad. De la mano de su amiga y actriz Sandra Bernhard realiza en público lo que ella denomina «juegos», una serie de actuaciones que aluden a una relación». La autora de referencia con esto determina que «con todo, penetrar en la identidad sexual de Madonna no resulta tan relevante como descubrir cómo logra eludir la definición para autorrepresentarse como la liberadora de las tecnologías del "yo" que alimenta el puritanismo estadounidense».[17]

ApoyoEditar

 
Madonna (izquierda), su novio Tony Ward (centro) y su corista Donna Delory en la fiesta para el AIDS Project Los Angeles, concierto benéfico para el sida en 1990.

Madonna ha realizado varias obras de apoyo a la comunidad LGBT y ha ofrecido comunicados y discursos a su favor. Como preámbulo, la profesora asociada Judith A. Peraino escribió que «nadie ha trabajado más duro que ella para ser un icono gay y lo ha hecho mediante el uso de todas las posibles formas, tabúes sexuales en vídeos, actuaciones y entrevistas».[6]​ El periodista gay Don Baird dijo que «es la mujer más popular del mundo quien ha hablado más por nuestro bien».[7]​ En una oportunidad, Madonna explicó que «las mujeres están perdidas sin los "maricones"».[18]

Muchas de las canciones interpretadas por Madonna a menudo sugieren una identificación con la comunidad gay. Los autores del Madonna's Drowned Worlds creen que cuando la artista canta «Vamos chicas, ¿creen en el amor?» en «Express Yourself», se dirige a las mujeres heterosexuales y a su audiencia homosexual.[5]​ Uno de otros ejemplos es «Vogue», vídeo y sencillo que lanzó en 1990. Javier Lyonnet del diario El Observador dijo al respecto: «Su acercamiento al "voguing" –popularizando una tendencia hasta entonces alternativa– solidificó su imagen de heroína de una cultura gay subterránea que se empeñaba en superar la represión social y su propia doble moral, que le imponía mantener cerradas las puertas de los clósets».[4]​ En 1992, la artista publicó su disco Erotica, donde hace alusión en algunos temas a la homosexualidad y el sida, cuando varios de sus amigos murieron a causa de esta enfermedad.[19]​ Ese mismo año, acompañó al disco con la publicación de su libro Sex, cuyo contenido incluía, entre otras imágenes, algunas sobre homosexualidad.[20]

En un entrevista de 1990 con la revista orientada al público LGBT, The Advocate, la artista criticó la homofobia en la industria musical y habló sobre la homosexualidad de su hermano Christopher Ciccone.[21]​ Cuando Michael Parkinson entrevistó a la artista en 2005 para el programa ITV1, ella dijo: «Creo que sigo siendo un icono gay, porque me siento como un hombre homosexual encerrado en el cuerpo de una mujer».[22]

Durante el Sticky & Sweet Tour en la etapa del 2009, Madonna se presentó en Rumanía y habló en favor de la comunidad gitana y la desigualdad de derechos de los homosexuales.[23]​ En el MDNA World Tour para agosto del 2012, se presentó en la ciudad rusa de San Petersburgo donde apoyó a la comunidad gay, que era afectada por la ley rusa contra la propaganda homosexual. También dio su apoyo al grupo Pussy Riot quienes cantaron en contra del presidente Vladímir Putin. Ella se pronunció ante 25 000 personas y dijo: «Queremos luchar por el derecho a ser libres. Viajo mucho por el mundo y he visto que las personas son cada vez más intolerantes. Pero podemos cambiarlo. Tenemos la fuerza». Además expresó que «todos merecemos amor». Durante el concierto, la cantante hizo que se repartieran pulseras rojas y rosadas como un gesto de solidaridad de los homosexuales aislados en Rusia a la vez que pidió a la audiencia alzar las manos con las pulseras.[24]​ Mientras la audiencia ondeaba la bandera homosexual, ella pronunciaba: «Estoy aquí para decir a la comunidad homosexual y a la gente gay, que aquí y en todo el mundo tienen los mismos derechos —a ser tratados con dignidad, con respeto, con tolerancia, con compasión y con amor—».[25]

En junio de 2010, Madonna criticaba en un comunicado a través de su fundación Raising Malawi, la decisión de encarcelar a dos hombres en Malaui, ya que celebraron su unión matrimonial. En apenas horas, el sitio registró más de 5000 firmas a favor. La declaración incluía el siguiente extracto:

«Como cuestión de principios, creo en la igualdad de derechos para todas las personas, sin importar su género, raza, color, religión u orientación sexual. Esta semana, Malaui ha dado un gigantesco paso atrás. Hago un llamado a los hombres y mujeres progresistas de Malaui y en todo el mundo para impugnar esta decisión en nombre de la dignidad humana y la igualdad de derechos para todos».

Madonna hablando sobre el encarcelamiento de dos hombres homosexuales en Malaui.[26][27]
Madonna hablando en contra de las leyes de «propaganda homosexual» durante un concierto en Rusia en 2012.

En noviembre de 2010, Madonna hizo una aparición especial en el programa de entrevistas The Ellen DeGeneres Show para hablar sobre el acoso a niños y adolescentes, incluyendo la intimidación de los homosexuales y suicidios recientes relacionados. En su conversación con Ellen, Madonna reiteró cómo se acercó a la comunidad gay cuando era una adolescente, diciendo que se sentía diferente en la escuela secundaria y encontró aceptación y simpatía entre amigos gays, en particular su instructor de baile. También dijo «[...] de hecho, yo no tendría una carrera si no fuera por la comunidad gay».[1]

En junio de 2011, Madonna instó a sus seguidores a apoyar el matrimonio entre personas del mismo sexo en Nueva York, publicando el siguiente mensaje en su página web: «Las voces de los neoyorquinos deben ser escuchadas. Dile a tus congresistas estatales que apoyen la ley del matrimonio homosexual. Todo lo que necesitas es amor».[28]​ En marzo de 2013, Madonna presentó el premio Vito Russo al periodista abiertamente gay, Anderson Cooper en la vigésima cuarta entrega de los GLAAD Media Awards. Vestida como un boy Scout, la artista pidió que esta organización levantara una medida sobre la admisión que tienen hacia los scouts y dirigentes de la organización homosexuales en los Estados Unidos.[29]​ Ofreció un discurso en el que afirmó:

«La intolerancia, la homofobia, los crímenes de odio, la intimidación y cualquier forma de discriminación siempre parece ser una manifestación del miedo a lo desconocido. Si solo nos tomáramos el tiempo para llegar a conocernos unos a otros, haciendo nuestra propia investigación, mirando debajo de la superficie de las cosas, encontraríamos que no somos tan diferentes».[30]

También llamó a iniciar una revolución, y dijo: «Estamos en 2013. ¿Vivimos en Estados Unidos, la tierra de los libres y los valientes? Esa es una pregunta, no una declaración».[30]​ Ese mismo año filmó un cortometraje llamado secretprojectrevolution sobre la expresión artística y los derechos humanos.[31]

Crítica y controversiasEditar

 
Las declaraciones de Madonna ante la «propaganda homosexual» en Rusia generó grandes controversias, ya que para sectores conservadores, «llevaría a la destrucción de la nación» al reducir negativamente la tasa de natalidad de Rusia y subsecuentemente el ejército adecuado.

Tras el anuncio de su presentación en San Petersburgo del concierto que formaba parte del MDNA World Tour, el viceprimer ministro, Dimitri Rogozin escribió en su cuenta de Twitter: «Con la edad, toda vieja puta viene a dar lecciones de moral a todo el mundo. En particular en sus giras por el extranjero». En otro mensaje, le dijo: «Quítate la cruz y luego ponte unas bragas».[24]Activistas homosexuales criticaron a la cantante a la vez que le pidieron cancelar sus conciertos. Uno de ellos expresó: «No bastan unas palabras; si se presenta como defensora de los derechos humanos, debe hacer algo sustancial». En el caso del sindicato conservador Ciudadanos de Rusia dijeron que «los extranjeros no tienen derecho a dictarnos normas de vida».[24]

«No debemos permitir que se impongan en Rusia los valores occidentales que promueve Madonna».

Vitali Milonov del partido político Rusia Unida hablando sobre la presencia de Madonna en el país durante el MDNA World Tour.[24]

Según Miriam Elder de The Guardian «Rusia intentó silenciar a la estrella del pop más grande del mundo». Elder informó que fue denunciada por grupos conservadores «porque llevaría a la destrucción de la nación», con una demanda por casi 11 millones de dólares, aunque al final perdieron.[25]​ Una de las demandantes, Marina Yakovlyeva, dijo que «la actuación de Madonna afectaría negativamente la tasa de natalidad de Rusia y por lo tanto su capacidad de mantener un ejército adecuado». Además añadió que «en los próximos años, este tipo de violación podría ser la norma, pero hemos creado un precedente. Cualquier artista que venga a nuestra ciudad va a saber ahora que existen estas leyes».[25][32][33]

Tras apoyar a las comunidades gitana y homosexual en el concierto del 2009 que ofreció en Rumanía por el Sticky & Sweet Tour, según los medios, recibió abucheos de parte de los asistentes. Sin embargo, su publicista Liz Rosenberg mencionó que «parte de las 60 000 personas que acudieron al espectáculo aplaudieron la iniciativa».[23]​ En 2014, mientras realizaba una presentación en la página BuzzFeed, la artista indignó a parte de la comunidad homosexual al asociar la palabra «gay» con el presidente ruso, Vladímir Putin. Según los usuarios molestos, utilizó el término en forma de descalificativo.[34]

El bloguero Nacho Moreno dijo que «lo que más me interesa de Madonna y el colectivo gay es la relación parasitaria que se produce entre ambos: una parte del colectivo se identificaba con ella como estereotipo de género, siendo el icono gay más significativo tras el nacimiento del movimiento de liberación gay. Pero, a su vez, Madonna adopta formas de la subcultura gay adaptándola a la cultura mayoritaria. Un caso paradigmático sería el baile Vogue, que nació de una subcultura como era la de gays negros y latinos de Nueva York pero que Madonna blanquea, incluso racialmente, para convertirlo en un hit de la MTV».[8]

La ensayista Eloy Fernández Porta expresó que ella «es un icono hetero poco convencional, y si a algunos gays les interesa es porque existe una cierta sensibilidad gay que empatiza con las formas de heterosexualidad no heteronormativa».[8]​ La editora June Fernández dijo «que mujeres potentes como Madonna o Mónica Naranjo sean consideradas más icono gay que lesbiano, me da qué pensar. En el caso de la artista, la ambigüedad sexual es mejor que la heterosexualidad sin fisuras, pero creo que podía haber aportado más».[8]

LegadoEditar

(izquierda) Un hombre vestido con un corsé cónico similar al que usó Madonna durante la gira Blond Ambition World Tour (derecha).

Según Boris Izaguirre, Madonna es la «reina de la cultura pop gay».[10]​ La revista Out comenta que ella «llegó a ser un icono gay antes de que fuera a serlo».[35]​ El antropólogo social Carlos Granés llegó a la conclusión que Madonna reivindicó a los homosexuales efectivamente como Warhol.[36]​ Así, los expertos consideran que ella es el icono gay más grande de todos los tiempos. Por ejemplo, los autores Carmine Sarracino y Kevin Scott en The Porning of America (2008) escribieron que la artista «ganó especial popularidad entre el público gay, lo que indica que la creación de una base de seguidores en su larga trayectoria, daría lugar a ser aclamada como el icono gay más grande de todos los tiempos».[12]New Statesman informó que la cantante se ha convertido en el icono gay supremo. Ellos dedujeron que los estudios sobre Madonna analizan y apoyan esto.[14]​ Finalmente, para The Advocate Madonna es el icono gay más grande.[37]

La relación de Madonna con la cultura homosexual, su crítica y contribuciones han dado lugar a numerosos estudios universitarios, generando volúmenes de material académico. Por ejemplo, la Universidad de Oviedo dedicó en 2015, el aula de extensión Who's that girl? Madonna y la cultura pop contemporánea un bloque temático llamado «Te quiero-te odio: la relación del público homosexual con Madonna».[9]​ Dentro de sus referencias culturales, Lilihana Lara de Batanga.com colocó a «Vogue» entre las canciones predilectas de discos gays y que se han convertido en himnos en las marchas del Día Internacional del Orgullo LGBT.[38]​ Un grupo de 440 drag queens ingresaron en el 2014 al Libro Guinness de los Récords como la «mayor cantidad de personas vestidas como Madonna en un evento».[39]​ El modelo brasileño Jesus Luz, quien fuera novio de la cantante durante el 2009, se convirtió en un icono gay gracias a ella. En 2011, posó para la portada de Shangay Style y dijo en referencia a esto: «Llevaba meses peleando para encontrar buenas oportunidades y no llegaban. Estaba a punto de buscar otro camino, me había desanimado».[40]

Alex Hopkins de la revista Time Out notó que la comunidad gay la etiqueta como «su líderesa gloriosa» y que «es parte de la rica historia de nuestra subcultura». Según Hopkins, «su falta de inhibición ayudó a inspirar a una generación de hombres y mujeres homosexuales a vivir en sus propios términos».[41]​ En un amplio análisis del legado de Madonna dentro de la comunidad, Wenceslao Burciaga de Noisey reflexionó:

«Puede ser que Madonna sea la última adquisición decente de la comunidad lésbico-gay en el último par de décadas en cuanto a ídolos pop se refiere. Después de ella, aquellas figuras asociadas con la identidad del arcoíris son de una simplicidad insultante, cantantes pop prefabricados con un cinismo vulgar, más endeudados hacia la industria del marketing que con la diversidad sexual a la que supuestamente se sienten agradecidos. El catálogo deprime, empezando por Lady Gaga y su travestismo barroco, falso e innecesario, Katy Perry, Ricky Martin y sus fantasías de ama de casa con carreolas de miles de dólares (¿Acaso podía ser de otra manera? Puerto Rico no deja de ser Latinoamérica con sus respectivas mamás con mandiles de cuadritos), Miley Cyrus y hasta un vomitivo Justin Bieber. En México las cosas se vuelven aún más denigrantes, con Christian Chávez ser amanerado nunca fue tan corriente e ignaro».[42]

Los autores de la Enciclopedia Gay escribieron que «Madonna siempre va más allá de lo que habíamos soñado, nos regala precisamente aquello que ni siquiera sabíamos que queríamos. La cultura gay para ella no es punto de llegada sino mero material, y en ese "ninguneo imperial" se eleva por sobre el común de las mortales y nos conquista para siempre. Todo lo que hace, en suma, es una lección magistral en uso y abuso».[43]​ El periodista Marco Tulio López comenta que «su relación con el mundo gay iba más allá de "Vogue", en este álbum (Erotica) publica la canción "In This Life", donde canta sobre la muerte de dos de sus mejores amigos gays a raíz de la epidemia de VIH de los ochentas y noventas. Pocos lo han hecho».[44]

Pau Pitarch, en Pasen y vean: estudios culturales, sugiere que «su asentamiento en el imaginario queer representa uno de los éxitos más notables de Madonna, y descansa en la negativa a plegarse ante cualquier intento de definición: éste es el periodo del difuminado de los contornos; sobre todo, en lo que respecta a la homosexualidad siempre vigilante, siempre consciente de sí misma». Después de esto, Pitarch dice que «precisamente el hábito es lo que lleva a Madonna a manifestar su interés por congregar al público gay, lésbico y transexual, que pronto la transforma en un icono —camisetas, muñecas, pins, etc—».[17]​ María Bilbao del Ladyfest expresó que «Madonna sirvió para abrir el debate y romper con el tabú pero creo que también ha encarnado la figura de la mariliendre, consolidando tópicos. También ha introducido el lesbianismo como opción, igual que la homosexualidad masculina, de una manera comercial, pero para mucha gente ha sido el primer contacto con este tema y con ello se abrió un debate importante».[8]​ El crítico Wenceslao Bruciaga del periódico Milenio llega a la conclusión que «Madonna causa una devoción en los homosexuales por su exhibicionismo coreográfico y sexualizado fácil de imitar». También porque «adoran su desbordado capitalismo a modo de inclusión funcional».[45]

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. a b c TheEllenShow (2010). Web Exclusive: The Unedited Madonna Interview (Vídeo en la cuenta oficial de Ellen DeGeneres en YouTube) (en inglés). YouTube. Consultado el 2 de noviembre de 2015. 
  2. a b c Taraborrelli, 2002
  3. a b Tassoni, 1993, pp. 38
  4. a b Lyonnet, Javier (2 de marzo de 2015). «Himno a la pose». El Observador. Uruguay. Consultado el 11 de julio de 2015. 
  5. a b Fouz-Hernández y Jarman-Ivens, 2004, pp. 55–58
  6. a b Peraino, 2005, p. 143
  7. a b Mistry, Reena (enero del 2000). «Madonna and Gender Trouble» (en inglés). Reino Unido: Theory.org. Consultado el 28 de octubre de 2015. 
  8. a b c d e Lenore, Víctor; Rubio, Irene G. (20 de junio de 2012). «Madonna: ¿icono feminista o tótem consumista?». Periódico Diagonal. España. Consultado el 4 de diciembre de 2015. 
  9. a b «La Universidad de Oviedo inaugura el aula sobre Madonna y la cultura pop contemporánea». España: Universidad de Oviedo. 28 de septiembre de 2015. Consultado el 18 de octubre de 2015. 
  10. a b Izaguirre, 2013
  11. Karpel, Ari (2 de febrero de 2012). «Madonna: The Truth Is She Never Left You». The Advocate (en inglés). Archivado desde el original el 3 de febrero de 2012. Consultado el 1 de noviembre de 2015. 
  12. a b Sarracino y Scott, 2008, p. 93
  13. Gómez Cascales, Agustín (6 de marzo de 2015). «¿Merece la pena ‘Rebel Heart’ de Madonna?». Shangay Express. España. pp. 1—2. Consultado el 13 de enero de 2016. 
  14. a b «Madonna». New Statesman (en inglés) 129 (4493—4505): 46. 2000. Consultado el 25 de junio de 2015. 
  15. a b c Tassoni, 1993, pp. 36
  16. a b Tassoni, 1993, pp. 37
  17. a b Pitarch, 2008, pp. 85
  18. Bruquetas de Castro, 2000, pp. 74—75
  19. Aloson, Sebas E. (28 de marzo de 2012). «Madonna: discografía». Jenesaispop. Consultado el 6 de abril de 2016. 
  20. (Tassoni, 1993, p. 22)
  21. Holden, Stephen (5 de mayo de 1990). «Madonna's Love Affair With the Lens». New York Times (en inglés). The New York Times Company. Consultado el 5 de noviembre de 2015. 
  22. «Madonna: "Soy un hombre gay encerrado en un cuerpo de mujer"». El Mercurio. Chile: EMOL. 10 de noviembre de 2005. Consultado el 6 de abril de 2016. 
  23. a b «Abuchean a Madonna por defender a las comunidades gay y gitana». El Mundo. España. 28 de agosto de 2009. Consultado el 2 de noviembre de 2015. 
  24. a b c d Agencia AFP (10 de agosto de 2012). «Madonna ignora los insultos y apoya a homosexuales en Rusia». La Jornada. México. Consultado el 2 de noviembre de 2015. 
  25. a b c Elder, Miriam (22 de noviembre de 2012). «Russian court rejects complaint over Madonna gay rights comments». The Guardian (en inglés) (Reino Unido). Consultado el 2 de noviembre de 2015. 
  26. Madonna (2010). «Add Your Name to Madonna's Statement» (en inglés). Raising Malawi. Archivado desde el original el 24 de mayo de 2010. Consultado el 2 de noviembre de 2015. 
  27. «Madonna Condemns Malawi Gay Sentence». The Advocate (en inglés). 20 de mayo de 2010. Consultado el 2 de noviembre de 2015. 
  28. Madonna (17 de junio de 2011). «Madonna's Statement To New Yorkers» (en inglés). Madonna.com. Consultado el 2 de noviembre de 2015. 
  29. «Madonna Dresses As Boy Scout, Slams Organization's Gay Ban And Honors Anderson Cooper (VIDEO)». The Huffington Post (en inglés). 17 de marzo de 2013. Consultado el 2 de noviembre de 2015. 
  30. a b Hawks, Asa (17 de marzo de 2013). «VIDEO TRANSCRIPT Madonna’s full speech at GLAAD Media Awards in boy scout uniform» (en inglés). Starcam.net. Consultado el 2 de noviembre de 2015. 
  31. Gardner, Eriq (17 de septiembre de 2016). «Madonna's Secret Project Revealed: Pop Superstar to Release Short Film Via BitTorrent to Aid Global 'Artistic Expression'». The Hollywood Reporter (en inglés). Consultado el 14 de enero de 2016. 
  32. Radia, Kirit (23 de marzo de 2012). «Madonna may be charged under St. Petersburg anti-gay law» (en inglés). ABC News. Consultado el 2 de noviembre de 2015. 
  33. Kramer, Andrew E. (22 de noviembre de 2012). «Russian judge dismissed suit against Madonna». New York Times (en inglés) (The New York Times Company). Consultado el 2 de noviembre de 2015. 
  34. Agenzia Nazionale Stampa Associata (ANSA) (27 de abril de 2014). «Madonna llama "gay" a Putin; homosexuales se molestan». Periódico Vanguardia. México. Consultado el 6 de abril de 2016. 
  35. «Your Letters continued». Out (en inglés) 13 (7—12): 178. 2005. Consultado el 25 de junio de 2015. 
  36. Granés, 2006
  37. Karpel, Ari (2 de febrero de 2012). «Madonna: The Truth Is She Never Left You». The Advocate (en inglés). Archivado desde el original el 3 de febrero de 2012. Consultado el 1 de noviembre de 2015. 
  38. Lara A., Lilihana. «17 canciones que seguro bailarás en una disco gay». Batanga.com. Consultado el 1 de noviembre de 2015. 
  39. «Partygoers dressed as Madonna set record». Washington Blade (en inglés). 24 de septiembre de 2014. Consultado el 30 de junio de 2015. 
  40. «Jesús Luz, icono gay en 'Shangay Style' gracias a Madonna». La Voz Libre. Madrid, España. 12 de enero de 2011. Consultado el 1 de noviembre de 2015. 
  41. Hopkins, Alex (11 de agosto de 2011). «Is Madonna still the ultimate gay icon?». Time Out (en inglés). Consultado el 25 de junio de 2015. 
  42. Burciaga, Wenceslao (2014). «A 25 AÑOS DEL LIKE A PRAYER: EN LA CAMA CON MADONNA… Y SONIC YOUTH». Noisey. Consultado el 6 de diciembre de 2015. 
  43. D'Amore y López, 2012
  44. López Romero, Marco Tulio (7 de octubre de 2015). «MADONNA: EL DEBATE FEMINISTA». El Ficheror. Consultado el 4 de diciembre de 2015. 
  45. Bruciaga, Wenceslao (1 de junio de 2016). «Madonna: Reina del Pop e hija de la muerte». Milenio (México). Consultado el 20 de julio de 2016. 

Bibliografía consultadaEditar

Enlaces externosEditar