Abrir menú principal

Maniobra de Heimlich

procedimiento de primeros auxilios para desobstruir el conducto respiratorio
Maniobra de Heimlich.

La Maniobra de Heimlich, llamada Compresión abdominal, es un procedimiento de primeros auxilios para desobstruir el conducto respiratorio, normalmente bloqueado por un trozo de alimento o cualquier otro objeto. Es una técnica efectiva para salvar vidas en caso de asfixia por atragantamiento.

La maniobra de Heimlich es llamada así por el Doctor Henry Heimlich, que fue el primero en describirla en 1974. Este promovió la técnica como tratamiento para ahogados y ataques de asma.

En la actualidad, la Asociación Americana del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés), que es líder en el entrenamiento del público en general y personal de la salud en soporte vital básico, recomienda que la maniobra de Heimlich debe utilizarse sólo en caso de una obstrucción grave de la vía aérea, en la cual la persona ya no puede hacer ningún ruido. Mientras que en una persona con una obstrucción leve, en la cual todavía puede toser, no se deben obstaculizar sus intentos por expulsar el objeto por sí sola. En casos de embarazadas, personas obesas o muy grandes, la técnica debe modificarse por compresiones torácicas, siguiendo la misma dinámica que las compresiones abdominales. Los golpes interescapulares (en la espalda) pueden agravar la obstrucción, debido a la fuerza gravitacional, convirtiendo una obstrucción leve en una grave. {Mary Fran Hazinski et al., Libro del estudiante de SVB/BLS para profesionales de la salud. American Heart Association 2011.[1]

Índice

Descripción de la maniobraEditar

Vídeo explicativo del proceso de la maniobra de Heimlich.

En este vídeo podemos observar cómo se desarrolla la maniobra de Heimlich en caso de atragantamiento. Habrá que recalcar que los golpes en la espalda, a diferencia del vídeo, se realizarán con el tronco totalmente inclinado hacia delante, para que al golpear, el objeto que está obstruyendo la vía respiratoria no baje más con los golpes.

Y a menos que se disponga de entrenamiento para éstos casos, lo primero es pedir auxilio al número de emergencias. Mientras llega la asistencia sanitaria, realizaremos las maniobras de RCP e intentaremos desobstruir las vías.

Diferenciaremos según se realice sobre adultos o niños:

AdultosEditar

Para realizar la acción en adultos, procédase de la siguiente manera. Con el sujeto de pie se debe abrazar al mismo por la espalda con los dos brazos. En esta posición se presiona con una mano cerrada y la otra recubriendo la primera. Se debe apoyar el puño con el pulgar sobre el abdomen y presionar hacia el centro del estómago, justo por encima del ombligo y bajo las costillas de la persona.

En el caso de que el asfixiado se encuentre solo, debe tomar una silla con respaldo, cogerla por debajo del asiento, situarla por debajo de las costillas y empujar hacia arriba con fuerza, para conseguir expulsar el objeto.

Niños menores de dos añosEditar

Debe tenderse al pequeño boca arriba, encima de una superficie rígida. Apoyando las manos una encima de la otra, entre el esternón y el ombligo, se debe empujar varias veces en dirección al tórax y luego efectuaremos cinco compresiones torácicas en la misma zona e igual que el masaje cardíaco pero más fuerte y algo más lento, comprobando la efectividad con cada compresión.[2]

ReferenciasEditar

  1. Fran Hazinski (2011). Libro del estudiante de SVB/BLS para profesionales de la salud. pp. 45, 46, 47. ISBN 978-1 -61 669-039-7. 
  2. Suárez del Toro Riveiro, Juan Manuel (2008). «Primeros Auxilos Básicos Cruz Roja». Cruz Roja Española. 

Enlaces externosEditar