Abrir menú principal

Manuel García Prieto

político español (1859-1938)

Manuel García Prieto (Astorga, León; 5 de noviembre de 1859-San Sebastián; 8 de marzo de 1938) fue un jurisconsulto y político español. Presidente interino del Consejo de Ministros por unos días tras el asesinato de José Canalejas, volvería a ejercer de jefe de gobierno en cuatro ocasiones: en 1917, entre 1917 y 1918, en 1918 y entre 1922 y 1923, encabezando el último gabinete antes del golpe de Estado de Primo de Rivera. Como miembro de la familia sanguínea y política de Montero Ríos desempeñó un papel de primera orden en la política gallega y española de las dos primeras décadas del siglo xx.

Manuel García Prieto
Manuel García Prieto.jpg
Fotografiado por Kaulak, c. 1900

Presidente del Consejo de Ministros
19 de abril-11 de junio de 1917

Presidente del Consejo de Ministros
3 de nov. de 1917-22 de marzo de 1918

Presidente del Consejo de Ministros
9 de nov.-5 de dic. de 1918

Presidente del Consejo de Ministros
7 de dic. de 1922-15 de sept. de 1923

Diputado en Cortes
por Astorga, Santiago y Ponferrada
1886-1890; 1893-1895; 1896-1911; 1914-1915

Senador del Reino
Vitalicio
1911-1923

Información personal
Nacimiento 5 de noviembre de 1859
Astorga
Fallecimiento 8 de marzo de 1938
San Sebastián
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Partido político Partido Liberal
Educación
Educado en
Información profesional
Ocupación Jurista y político
Miembro de
Distinciones
Firma Firma de Manuel García Prieto.svg

También fue conocido por el título nobiliario que ostentó de marqués de Alhucemas.[1]

BiografíaEditar

Orígenes y carrera políticaEditar

Nació en Astorga en el 5 de noviembre de 1859.[2]​ Terminados los estudios de Derecho, fue fiscal municipal del Juzgado de Madrid e ingresó en el Cuerpo Jurídico Militar, aunque permaneció en él poco tiempo. Se formó en el bufete de Montero Ríos,[3]​ de quién fue yerno. En las filas del Partido Liberal fue elegido diputado por Astorga en 1887, y después de la mano de su suegro, por Santiago de Compostela, en 1893. Fue diputado por este distrito durante veinte años hasta que finalmente pasó al Senado.[3]

En 1897 fue nombrado director general de lo contencioso del Estado y más tarde subsecretario de Ultramar. En 1905 fue ministro de Gobernación en el gobierno de Montero Ríos y, ese mismo año, de Gracia y Justicia con Segismundo Moret.[4]​ De este último ministerio dimitiría al considerar sumisa la postura de Moret en relación con el estamento militar.

Experiencias ministerialesEditar

 
Fotografiado por Campúa junto a Léon Geoffray, embajador francés (Mundo Gráfico, 11 de diciembre de 1912). En noviembre ambos habían suscrito el convenio por el que España se avenía a los términos del Tratado de Fez.[5]

En 1906 ocupó la cartera de Fomento bajo el gobierno del general López Domínguez y en 1910, la de Estado bajo la presidencia de Canalejas.[6]​ En el desempeño de este cargo consiguió un éxito notable en política internacional firmando un tratado hispano-marroquí en 1911, negociando con Francia sobre Marruecos en 1912 y logrando que las repúblicas hispanoamericanas tuvieran representación en el Tribunal Internacional de Justicia de La Haya. Por sus gestiones en la preparación del tratado que permitió la creación del protectorado de Marruecos recibió el título de marqués de Alhucemas,[7]​ un título de grandeza y el cargo de senador vitalicio.

En 1909 sería nombrado vocal del Consejo Superior de Emigración y del Instituto de Reformas Sociales, cargos que desempeñó hasta 1913 y 1920 respectivamente.[8]

Tras el asesinato de Canalejas, en noviembre de 1912, García Prieto ocupó interinamente la presidencia del Consejo de Ministros.[9]​ Sin embargo, hubo de dimitir por no contar con el apoyo del Conde de Romanones.[10]​ Esto dividió al Partido Liberal en dos facciones: García Prieto se convirtió entonces en el líder del llamado Partido Liberal Democrático,[10]​ una escisión que se oponía a facción mayoritaria acaudillada por Romanones.[11]

Fue designado presidente del Senado, cargo que desempeñó entre 1916 y 1918. Como consecuencia de la crisis producida por las Juntas de Defensa, en abril de 1917 formó gobierno. Sin embargo, ante la grave situación que se encontró, se vería obligado a dimitir en el mes de junio. A la vez, durante aquellos meses de grave crisis política García Prieto mantuvo un abierto enfrentamiento con Romanones por el control del partido.[12]

Crisis del sistemaEditar

En julio de 1917 conseguiría hacerse con el liderazgo del Partido Liberal, y en noviembre presidió el primer gobierno de concentración de la monarquía alfonsina tras desencadenarse la crisis de octubre en el gobierno de Eduardo Dato. García Prieto asumió la presidencia y también la cartera de Estado.[13]

Bajo la influencia de la revolución bolchevique, hubo de hacer frente a una fuerte campaña pública que pedía la amnistía de los detenidos durante la huelga revolucionaria que había tenido lugar el verano anterior. La política excesivamente derechista que adoptó acabaría provocando la escisión de Santiago Alba, que desde entonces pasaría a encabezar la «Izquierda Liberal». En marzo de 1918 se produjo una nueva crisis de gobierno. En lo que Manuel Tuñón de Lara ha calificado como «encerrona», el rey Alfonso XIII se reunió en palacio con los principales líderes políticos —entre ellos García Prieto— y les manifestó que, de no alcanzarse de acuerdo, él dejaría la corona y abandonaría el país.[a]​ Como consecuencia, el conservador Antonio Maura formó el llamado «Gobierno de concentración nacional», con García Prieto en la cartera de Gobernación.[14]

 
«Más vale tarde» (Tovar; Heraldo de Madrid, 29 de octubre de 1918).

Durante aquel otoño el país se vio gravemente afectado por una fuerte epidemia de gripe venida del extranjero que acabó afectando a un elevado porcentaje de la población española (hasta un 20%) y dejaría una elevada mortandad.[15]​ El 9 de noviembre de ese mismo año García Prieto formó gobierno de nuevo, hasta diciembre, cuando el Proyecto de Mancomunidades hizo caer el gabinete.

Tras el desastre de Annual, en diciembre de 1922[16]​ formó el que sería el último gobierno constitucional de la monarquía. El conocido como «Gobierno de concentración liberal» logró aunar en su seno las diferentes facciones que para entonces componían el Partido Liberal: romanonistas, albistas, gassetistas, etc.[b]Santiago Alba, figura promotora de este gabinete,[17]​ sería también el hombre fuerte del mismo.[18]

Alfonso XIII no se mostró muy simpatizante del acceso de los liberales al gobierno, por lo que la convivencia entre la Corona y el gabinete fue muy complicada.[19]​ La propia actidud del monarca y los rumores de conspiraciones palatinas dejaron a García Prieto en un estado «anodado y cada vez más aplanado».[20]​ Cuando en septiembre de 1923 el general Miguel Primo de Rivera dio en Barcelona un golpe de Estado, el rey rechazó las propuestas del jefe de gobierno para castigar a los rebeldes; muy al contrario, llamó a Primo de Rivera a la capital y consintió que este formase un directorio militar.[21]​ Aquello fue el final del gabinete García Prieto.

Últimos añosEditar

Durante la Dictadura, se mantuvo apartado de la política, manteniendo una tibia oposición al régimen. Retornaría para formar parte del último gobierno de la monarquía y ocupar la cartera de Justicia y Culto, bajo la presidencia de Juan Bautista Aznar-Cabañas.[22][23]​ García Prieto habría entrado en el gabinete por voluntad expresa de Alfonso XIII.[24]​ A pesar de la grave crisis que atravesaba el régimen, el antiguo político liberal creyó que la situación se resolvería satisfactoriamente para la monarquía.

Tras la proclamación de la Segunda República se retiró de la vida pública.

Murió en San Sebastián el 8 de marzo de 1938.

FamiliaEditar

Contrajo matrimonio con María Victoria Montero-Ríos,[3]​ con la que tuvo dos hijas: Avelina y María Victoria.

Vida privadaEditar

Además de su actividad política, García Prieto tuvo una prolífica actividad en el mundo de los negocios. Fue miembro del consejo de administración de importantes empresas, como el Banco Español de Crédito, el Banco Hipotecario, la Compañía de Tabacos de Filipinas, la La Unión y el Fénix, la Mutual Franco Española, etc.[25]

Fue decano del Colegio de Abogados de Madrid entre 1916 y 1922. Académico de número de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, también sería miembro de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación, de la cual fue elegido presidente en tres ocasiones (1909, 1910 y 1913).[26]

Yerno de Eugenio Montero Ríos,[7]​ en la red clientelar creada por este García Prieto constituyó no sólo una pieza fundamental sino que, además, fue capaz de establecer una segunda red en íntima conexión con la de su suegro. Al tiempo que asumió el caciquismo y el poder heredados de su suegro, García Prieto disfrutó de cierto prestigio en medios agrarios gallegos por su posición redencionista en el problema de los foros. Aunque siempre contó con el movimiento agrario en su política, su prestigio entre los agraristas iría disminuyendo de forma paralela a la radicalización del movimiento.

Véase tambiénEditar

NotasEditar

  1. La artimaña fue orquestada por el Conde de Romanones, quien, llamado por el rey, convocó por separado en el Palacio Real a Antonio Maura, Eduardo Dato, García Prieto, Santiago Alba y Francisco Cambó; allí, reunidos por sorpresa, el rey dio un últimátum a los líderes políticos.[14]
  2. El gobierno también incorporaría a otras figuras en ascenso dentro del Partido Liberal, como Niceto Alcalá-Zamora o Joaquín Chapaprieta.[17]

ReferenciasEditar

BibliografíaEditar

Enlaces externosEditar


Predecesor:
Augusto González Besada y Mein
Ministro de la Gobernación
23 de junio de 1905-1 de diciembre de 1905
(I y II Gobiernos Montero Ríos)
Sucesor:
Álvaro de Figueroa y Torres
i conde de Romanones

Predecesor:
Joaquín López Puigcerver
Ministro de Gracia y Justicia
1 de diciembre de 1905-10 de junio de 1906
(I Gobierno Moret)
Sucesor:
José María Celleruelo y Poviones

Predecesor:
Rafael Gasset Chinchilla
Ministro de Fomento
6 de julio de 1906-30 de noviembre de 1906
(Gobierno López Domínguez)
Sucesor:
Rafael Gasset Chinchilla

Predecesor:
Juan Pérez Caballero y Ferrer
Ministro de Estado
9 de febrero de 1910-31 de diciembre de 1912
(Gobiernos Canalejas y I Gobierno Romanones)
Sucesor:
Juan Navarro Reverter y Gomis

Predecesor:
Álvaro de Figueroa y Torres
i conde de Romanones
Presidente del Consejo de Ministros
19 de abril de 1917-11 de junio de 1917
Sucesor:
Eduardo Dato e Iradier

Predecesor:
Eduardo Dato e Iradier
Presidente del Consejo de Ministros
19 de abril de 1917-11 de junio de 1917
Sucesor:
Antonio Maura y Montaner

Predecesor:
Salvador Bermúdez de Castro O'Lawlor
marqués de Lema
Ministro de Estado
19 de abril de 1917-11 de junio de 1917
Sucesor:
Eduardo Dato e Iradier

Predecesor:
José Bahamonde y de Lanz
vizconde de Matamala
Ministro de la Gobernación
22 de marzo de 1918-9 de noviembre de 1918
(III Gobierno Maura)
Sucesor:
Luis Silvela y Casado

Predecesor:
Antonio Maura y Montaner
Presidente del Consejo de Ministros
9 de noviembre de 1918-5 de diciembre de 1918
Sucesor:
Álvaro de Figueroa y Torres
i conde de Romanones

Predecesor:
Francisco Cambó y Batlle
Ministro de Fomento
9 de noviembre de 1918-5 de diciembre de 1918
Sucesor:
José Gómez Acebo
marqués de Cotina

Predecesor:
José Sánchez Guerra
Presidente del Consejo de Ministros
7 de diciembre de 1922-15 de septiembre de 1923
Sucesor:
Miguel Primo de Rivera y Orbaneja

Predecesor:
Joaquín de Montes y Jovellar
Ministro de Justicia y Culto
18 de febrero de 1931-14 de abril de 1931
(Gobierno Aznar-Cabañas)
Sucesor:
Fernando de los Ríos Urruti