Abrir menú principal

María de Mecklemburgo-Schwerin

Nacimiento y vida tempranaEditar

 
Gran duquesa María Pavlona a finales de 1880.

María de Mecklenburg, nació en el castillo de Ludwigslust el 14 de mayo de 1854, siendo la tercera hija del gran duque Federico Francisco II de Mecklemburgo-Schwerin y su primera esposa la princesa Augusta de Reuss-Köstritz. Tras su conversión a la fe ortodoxa fue llamada María Pávlovna, y era conocida como Miechen o María Pávlovna la Mayor. Era sobrina nieta del emperador alemán Guillermo I de Alemania. Su madre murió en 1862, cuando María tenía solo ocho años. La segunda esposa de su padre, Ana de Hesse-Darmstadt, también murió en 1865. En 1868 el gran duque Federico Francisco II contrajo nuevo matrimonio con María de Schwarzburgo-Rudolstadt, solo cuatro años mayor que María.

Matrimonio y descendenciaEditar

Se casó con el tercer hijo de Alejandro II de Rusia, el gran duque Vladímir Aleksándrovich de Rusia (1847-1909) el 28 de agosto de 1874 en el palacio de Invierno de San Petersburgo. Ella estaba comprometida con Jorge Alberto de Schwarzburgo-Rudolstadt, pero rompió el compromiso tan pronto como conoció a Vladímir. Tardaron tres años más antes de que se les permitiera casarse, pues siendo luterana, se negó a convertirse a la Iglesia Ortodoxa Rusa.[1]​ El zar Alejandro II llegó finalmente a un acuerdo con la pareja, para permitir que Vladímir se casase con ella. De esta manera, María siguió siendo luterana, adoptando el nombre ruso de María Palovna. Más adelante, la gran duquesa terminó por convertirse a la fe ortodoxa, quizás para no entorpecer los derechos de su híjo Cirilo al trono. La pareja tuvo cinco hijos:

Vida en Rusia. ViajesEditar

 
María de Mecklenburgo

En San Petersburgo, María y Vladimir vivían en el Palacio de Vladimir, junto al río Neva, construido para la pareja por Alejandro II. La gran duquesa siempre fue muy activa socialmente y era considerada una de las principales anfitrionas de la corte rusa. Era adicta al juego y se solía saltar con frecuencia la prohibición impuesta por su sobrino, el zar Nicolás II, de jugar a la ruleta y al baccarat en casas particulares. Esto la llevó a un destierro temporal de la corte.

María a menudo pasaba largas temporadas en París, donde se hizo conocida por su prodigalidad. Regularmente encargaba colecciones de joyas a Cartier, que serían muy admiradas. En la capital francesa buscaba especialmente la compañía de la condesa Greffulhe y la condesa de Chevigné.

María era muy ambiciosa y deseaba casar a su única hija, Elena, con un príncipe heredero. Se comprometió a Elena con Maximiliano de Baden, heredero del gran ducado de Baden. Cuando se rompió el compromiso se desató la ira de María. Cuando Nicolás de Grecia, tercer hijo del rey Jorge I, que no tenía perspectivas en la sucesión al trono, solicitó la mano de Elena, la gran duquesa no estuvo de acuerdo hasta 1902. En 1905, el hijo de María, Cirilo, se casó con la princesa Victoria Melita de Sajonia-Coburgo-Gotha. Cirilo y Victoria eran primos hermanos y la Iglesia Ortodoxa Rusa tenía prohibida este tipo de los matrimonios, el zar no estuvo de acuerdo con este enlace y revocó el título de gran duque a Cirilo. Este trato a su hijo condujo al conflicto entre el matrimonio Vladimir y el zar. Después de algunas muertes en la familia del zar, Nicolás II le devolvió su título a Cirilo y se colocó tercero en la línea de sucesión al trono.

Después de la muerte de su esposo en 1909, María lo sucedió como presidente de la Academia Imperial de las Artes. Durante los últimos años del reinado de Nicolás II, mantuvo su propia corte, una de las más cosmopolitas y populares de San Petersburgo.

María estaba enfrentada no solo con el zar, sino también con su esposa Alexandra Fiodorovna. Después de que Nicolás II asumiera el mando del ejército ruso en agosto de 1915 en el curso de la Primera Guerra Mundial, María, como otros Romanov, temía una autocracia de facto de la zarina. En el invierno de 1916/1917, se decía que ella y sus hijos habían considerado un golpe de Estado contra Nicolás II para forzar su abdicación. Pretendía lograr el ascenso del hijo de Nicolás, Alejo, con uno de sus hijos como regentes, el gran duque Cirilo o el gran duque Nicolás. En la búsqueda de apoyo para el golpe de Estado, ella dijo supuestamente al presidente de la Duma, Mijail Rodzyanko que la emperatriz debía ser "aniquilada". Sin embargo, no hay evidencia documental para esta tesis.

Escape de RusiaEditar

 
Capilla en Contrexéville donde están sepultados María de Mecklemburgo-Schwerin y su hijo Borís Vladímirovich Románov.

La Gran duquesa celebró la distinción de ser la última de los Románov en escapar de la Rusia Revolucionaria, así como de los primeros en morir en el exilio. Aún con la esperanza de que debido a la enfermedad del heredero de Nicolás II, su hijo mayor, Cirilo, se convirtiera algún día en zar, María pasó los años 1917-1918 con sus dos hijos menores en el Cáucaso. Con el avance de los bolcheviques, en 1918 el grupo decidió escapar a bordo de un barco de pesca a Anapa. María pasó catorce meses en esta ciudad y se negó a acompañar a su hijo Boris en su huida de Rusia. Cuando por fin se presentó la oportunidad de escapar a través de Constantinopla se negaron a salir de ella por temor a ser sometidos a la indignidad del registro. Finalmente, el 13 de febrero de 1920, cuando el Comandante en Jefe del Ejército Blanco anunció que la guerra civil se había perdido, finalmente consintió en exiliarse. María, junto a su hijo Andrés, la amante de éste, Mathilde Kschessinska, y el hijo de ambos, Vladímir (Vova), abordaron un buque italiano que se dirigía a Venecia.[2]

La gran duquesa Olga Aleksándrovna de Rusia se encontró con María en el puerto de Novorosíisk a principios de 1920: "Haciendo caso omiso del peligro y de las difíciles condiciones de vida, mantiene obstinadamente todos los adornos del esplendor y la gloria de antaño. Y de alguna manera lo consigue... incluso cuando algunos generales no consiguen encontrar un caballo y un carro viejo para su seguridad, la tía Miechen ha hecho un largo viaje en su propio tren. Vulneraba todos los derechos - pero era el suyo. Por primera vez en mi vida he encontrado placer en besarla ...".[3]​ Desde Venecia se trasladó a Francia a través de Suiza, donde María ya mostraba problemas de salud después del agotador viaje. Murió el 6 de septiembre de 1920 a la edad de 66 años, rodeada por su familia en Contrexéville, en la región de Vosges, dónde tenía una villa. Así, María fue la última emigrante noble que abandonó Rusia poco después de la Primera Guerra Mundial y la primera en morir en el exilio. Fue enterrada en la capilla ortodoxa construida en 1909 en Contrexéville. Con la ayuda de un amigo de la familia, sus famosas joyas fueron sacadas de contrabando de Rusia en una maleta diplomática. Una de sus tiaras es hoy propiedad de la reina Isabel II del Reino Unido, la famosa tiara Vladímir.

Distinciones honoríficasEditar

AncestrosEditar

ReferenciasEditar

  1. Charlotte Zeepvat, The Camera and the Tsars: A Romanov Family Album, Sutton Publishing, 2004, p. 45
  2. John Curtis Perry and Constantine Pleshakov, The Flight of the Romanovs, Perseus Books Group, 1999, pp. 228-
  3. Vorres, Ian (1965). The Last Grand Duchess. Scribner. ASIN B-0007-E0JK-0
  4. Mecklenburg-Schwerin (Germany) Statistisches Landesamt (1891). Mecklenburg-Schwerinsches Staatshandbuch. [s.l.] Consultado el 26 de agosto de 2019. 
  5. Mecklenburg-Schwerin (Germany) Statistisches Landesamt (1908). Mecklenburg-schwerinsches Staatshandbuch (en alemán). Consultado el 26 de agosto de 2019. 

BibliografíaEditar

  • Olga Barkowez, Fjodor Fedorow, Alexander Krylow: „Peterhof ist ein Traum...“ - Deutsche Prinzessinnen in Russland. Berlin 2001, ISBN 3-86124-532-9