Margarita Gil Roësset

Marga Gil Roësset (Las Rozas, provincia de Madrid, 3 de marzo de 1908 - 28 de julio de 1932), escultora, ilustradora, poetisa española, hermana de la escritora Consuelo Gil Roësset (1905-1995), sobrina de la pintora María Roësset Mosquera (1882-1921) y tía de la poetisa y fotógrafa Margarita Clark.

Margarita Gil Roësset
Información personal
Nacimiento 3 de marzo de 1908 Ver y modificar los datos en Wikidata
Madrid, España Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 28 de julio de 1932 Ver y modificar los datos en Wikidata (24 años)
Las Rozas de Madrid, España Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Escultora, ilustradora y poeta Ver y modificar los datos en Wikidata
[editar datos en Wikidata]

Índice

VidaEditar

Marga Gil Roësset nació en Las Rozas, a las afueras de Madrid, en 1908. El parto fue complicado y los médicos le auguraron una muerte prematura, pero su madre se negó a dejar morir a su segunda hija y consiguió sacarla adelante.[1]​ Más tarde nacieron sus hermanos Pedro (1910) y Julián (1915).[2]

Tanto ella como su hermana mayor, Consuelo, tres años mayor que ella, crecieron en un ambiente ilustrado y fueron educadas en casa bajo la tutela de su madre, Margot Roësset, que les inculcó el gusto por el arte, las apremió a crear cuentos y las instruyó para ser cultas, hablar cuatro lenguas, viajar, visitar museos y asistir a conciertos de música clásica.[3]

Marga fue una niña prodigio. A los siete años ya mostraba una extraordinaria capacidad para el dibujo. Es de esta edad la obra más temprana que se conserva de ella, un cuento que escribió e ilustró para su madre. Pero este talento queda patente con la publicación en 1920 de un cuento de su hermana titulado El niño de oro, primorosamente ilustrado por ella.[2]

En 1923, en París, ambas hermanas publicaron otro cuento, Rose des Bois. Marga tenía 15 años en ese momento y ya había alcanzado la maestría. Fue entonces cuando dio un giro absoluto y empezó a dedicarse a la escultura. Su madre siempre había querido rodear a sus hijas con lo mejor, y siguiendo esta línea la llevó a Victorio Macho, escultor español, precursor de la escultura contemporánea española, que se negó a darle clase por miedo a estropear su talento. Fue, por tanto, completamente autodidacta, y quizá por eso no se le pudieron encontrar influencias. Los críticos coincidían en que era única, distinta, genial. En palabras de José Francés, como escultora “Marga ES”.[2]

En 1930, a los 22 años, presentó un “Adán y Eva” a la Exposición Nacional y fue un clamor. Nadie se explicaba cómo era posible que Marga pudiese esculpir así.[4]

Relación con Juan Ramón Jiménez y muerteEditar

Margarita y su hermana Consuelo eran admiradoras de Zenobia Camprubí, conocida por ser traductora del poeta bengalí Rabindranath Tagore y esposa de Juan Ramón Jiménez. En 1932, en un recital de ópera Margarita y el matrimonio fueron presentados por la austríaca Olga Bauer-Pilecka. La escultora quedó enamorada de él. Marga decidió de inmediato hacer un busto de Zenobia. debido a su gran juventud nunca creyó que llegaría lejos porque nadie la tomaría en serio, unido al hecho de que nunca podría conseguir a Juan Ramón Jiménez, decidió suicidarse.

Marga Gil Roësset se pegó un tiro en la sien a la edad de 24 años el jueves 28 de julio a las seis de la tarde. Justo antes le había entregado a Juan Ramón Jiménez una carpeta amarilla, pidiéndole que no la leyese en ese momento. Dentro de la carpeta, Juan Ramón encontró el diario de esta precoz ilustradora y escultora en el cual le confesaba su amor por él.[5]​ La última anotación de su diario decía: «... Y es que... Ya no quiero vivir sin ti... no... ya no quiero vivir sin ti... tú, como sí puedes vivir sin mí... debes vivir sin mí...», «Mi amor es ¡infinito...... La muerte es... infinita... el mar... es infinito... la soledad infinita... ... ... yo con ellos... ¡contigo!... Mañana tú ya sabes... yo... con lo infinito... lunes, noche», «Pero en la muerte, ya nada me separa de ti... solo la muerte... ... solo la muerte, sola... y, es ya... vida ¡tanto más cerca así... ... muerte... cómo te quiero».[6]

También dejó cartas a su hermana, a sus padres y a Zenobia Camprubí. Su muerte destrozó a tres generaciones de su familia (a sus padres, a sus hermanos y a sus sobrinos). En 1933 se publicó un libro póstumo de canciones, con texto en francés y español de su hermana Consuelo, música de su cuñado, José María Franco, y tres ilustraciones suyas, una de las cuales se supone que fue imitada en Le petit prince de Antoine de Saint-Exupéry. Juan Ramón Jiménez quedó impresionado por el hecho, al que dedicó varios poemas, y consagró a la autora una de las semblanzas literarias contenidas en sus Españoles de tres mundos.[7]

ObraEditar

Según Nuria Capdevila-Argüelles, «su trayectoria impresiona por el cambio de género artístico (del papel, la acuarela y la tinta a la madera, la escayola y el granito) y estilo (del modernismo a la vanguardia) en un tiempo muy breve. En poco más de diez años, menos de la mitad de su corta vida, despliega su pericia como ilustradora, usando tinta china y acuarela sobre papel. Después domina la técnica del vaciado en escayola y bronce para alcanzar a continuación una sorprendente maestría en la talla de madera, aplicando, a finales de su vida, martillo y cincel a la piedra y al granito[8]

Gracias a su escultura, Marga Gil, quien se instruyó por sus propios medios, fue aceptada en las Exposiciones Nacionales de Bellas Artes de 1930 y de 1932. Su mejor escultura fue el busto de la esposa de Juan Ramón Jiménez, Zenobia Camprubí. En el ámbito de la ilustración, combinaba modernismo y simbolismo e ilustraba los cuentos que escribió Consuelo Gil Roësset de Franco, su hermana. Es probablemente uno de los ejemplos más duros y singulares del expresionismo español.[4]

En junio de 1930 se la entrevistó gracias al protagonismo de su escultura Adán y Eva en la Exposición nacional de Bellas Artes. Marga Gil Roësset argumentaba sobre su manera de trabajar: “Yo siempre intento operar sobre mis esculturas de dentro afuera. Es decir, trato de esculpir más las ideas que las personas. Mis trabajos, en cuanto a la forma, podrán no ser muy clásicos; pero, por lo menos, llevan el esfuerzo de querer manifestar su interior.”[9]

Antes de suicidarse, Marga Gil trató de destruir toda su obra pero en el año 2001, el Círculo de Bellas Artes de Madrid mediante una exposición y varios artículos de prensa (ABC Cultural 1997) consiguieron recuperar lo que quedaba de sus esculturas (lo más dañado en su afán destructor), sus acuarelas y sus dibujos en tinta china. La Fundación Juan Ramón Jiménez también ha contribuido a la preservación de las obras mediante la inauguración de una exposición sobre la escultura de Marga en la Casa Museo de Moguer.[10]

  • Ilustraciones para El niño de oro. 1920.
  • Ilustraciones para Rose des Bois. 1923.
  • Maternidad. 1929.[11]
  • La niña que sonríe.
  • Para toda la vida.
  • Adán y Eva. 1930.[12][11]
  • Grupo. 1932.[11]
  • Zenobia Camprubí. 1932.[11]
  • Ilustraciones para Consuelo Gil Roësset, Canciones de niños. Música de José María Franco, Madrid, Signo, 1932.

El diario que dejó a Juan Ramón Jiménez se publicó en 2015.[13]

Influencias posterioresEditar

En 1933 se publicó un libro de canciones con texto en francés y español de su hermana Consuelo, música de su cuñado José Mª Franco, y tres ilustraciones de Marga. Una de esas ilustraciones es tan parecida a las de la obra de El Principito de Antoine de Saint-Exupèry que se considera muy probable que se inspirara en ellas, sobre todo teniendo en cuenta que este escritor había visitado España con asiduidad.[14]

ReferenciasEditar

  1. Marcos, Ana (2015). «Quién fue Marga Gil y por qué debería interesarte (más allá de su suicidio por Juan Ramón Jiménez)». Verne EL PAÍS. Consultado el 14 Feb. 2016. 
  2. a b c «Marga Gil Roësset». perso.wanadoo.es. Consultado el 6 de marzo de 2016. 
  3. Soitu.es, (2008). Cien años de Marga Gil, la escultora que se suicidó enamorada de Juan Ramón [Accedido 14 feb. 2016].
  4. a b «Fortuna crítica e influencias del escultor Iván Mestrovic en España». 2010. Consultado el 14 Febr. 2016. 
  5. http://www.fundacion-jrj.es/pdf/md_04.pdf
  6. «Marga Gil Roësset: Diario de su amor imposible hacia Juan Ramón Jiménez». abc. Consultado el 6 de marzo de 2016. 
  7. Cf. su biografía en Marga Clark, Amarga luz Barcelona: Circe, 2002.
  8. Capdevila-Argüelles, Nuria (2010). «Marga Gil Roësset (1908–1932): soledad agónica, desamor y arte en granito y papel.». Journal of Iberian and Latin American Studies, 16(1), pp.7-22. 
  9. Marga Gil Roësset (1908-1932), Círculo de Bellas Artes, Madrid, mayo-junio 2000, pág. 43
  10. Cirlot, V. (n.d.). “De dentro afuera”: la vivencia interior de Marga Clark. 1st ed. [ebook] Available at: [Accessed 6 Mar. 2016].
  11. a b c d http://www.epdlp.com/cuadro.php?id=2136
  12. http://www.cervantesvirtual.com/bib/bib/bib_autor/juanramonjimenez/pcuartonivel4d4b.html?conten=imagenes&pagina=imagenes1.jsp&fqstr=1&qPagina=0&qImagen=3
  13. Ya no puedo vivir sin ti, Juan Ramón
  14. «Suicidio de la escultora Margarita Gil enamorada de J.R. Jiménez». La Vanguardia. Consultado el 6 de marzo de 2016. 

Enlaces externosEditar