Mariano Rodríguez

pintor cubano

Mariano Rodríguez (1912 – 1990) pintor cubano caracterizado por sus pinturas de gallos de corte surrealista y fauvista.

De él dijo Mario Benedetti: “Cuando la crítica trató de encasillarlo, cuando intentó subordinarlo a algún rasgo peculiar, definitorio, paradójicamente sólo pudo echar mano a los adjetivos de la insubordinación, y así se dice que su pintura es exuberante, alegre, dinámica, esencial. Por algo el gallo le acompañó de alba en alba (nunca despide al sol; siempre lo anuncia). Cada jornada o etapa de su obra incluye una alegría temprana, como un gallo, una alegría que a veces puede venir maniatada y convicta, pero Mariano supo siempre cómo desatarla, intuyó que en el nuevo amanecer volverían a cantar los gallísimos sueños.”

BiografíaEditar

Nace José Mariano Manuel Rodríguez Alvarez, el 24 de agosto de 1912 en La Habana. Su madre Amelia Alvarez Alvarez, hija de padres asturianos, fue discípula de los pintores académicos Romañach y Menocal. Su padre José Mariano Rodríguez Cabrera, nació en Santa Cruz de la Palma, Islas Canarias, donde vivirá desde los tres hasta los ocho años.

En 1928 ingresa en el Instituto de Segunda Enseñanza de La Habana, para cursar el bachillerato. Solicita su matrícula en la Escuela de Artes Plásticas de La Habana San Alejandro, en la asignatura de dibujo natural y modelado. Al terminar el bachillerato comienza a dibujar e ingresa por segunda vez en San Alejandro. En 1936 es designado director artístico de la revista Ritmo. En octubre viaja a México con el escultor Alfredo Lozano, allí participa en el Congreso Nacional de Escritores y Artistas convocado por la Liga de Escritores y Artistas Revolucionarios (LEAR), celebrado en 1938, en el Palacio de Bellas Artes de la capital mexicana. Regresa a Cuba en el mes de junio de ese año donde forma parte del Estudio Libre de Pintores y Escultores, como asesor del muralismo e instructor auxiliar en otras materias.

En 1938 expone por primera vez en una muestra colectiva en la "II Exposición Nacional de Pintura y Escultura", donde presenta las obras "Zora" y "Unidad", con este último se obtiene el tercer premio. Aparece publicada en la revista Grafos, la primera crítica individual sobre su obra firmada por Ramón Guirao. Al año siguiente pinta el mural al fresco “Educación Sexual”, en la Escuela Normal para Maestros de Santa Clara. Asiste al Congreso Nacional de Arte en Santiago de Cuba, donde manifiesta su voto en contra del intento, por parte de la Comisión de Pintura de condenar el arte moderno. Durante este año realiza las obras "La hebra" y Los niños del pozo. Presenta su primera exposición personal en el Lyceum, La Habana, auspiciada por Víctor Manuel. Forma parte de la dirección de la revista artística y literaria Espuela de plata (1939-1941).

En la década de los 40 expone en la muestra "300 Años de Arte Cubano" en la Universidad de La Habana. Pinta "La paloma de la paz" y "Mujer con pajarera", ilustra Enemigo Rumor, libro de poemas de José Lezama Lima. Comienza a trabajar el tema de los gallos con “Gallo pintado”, la cual expone junto con "Hombre pelando papas" y otras obras en la exposición de "Arte Cubano Contemporáneo". Junto a un grupo de Pintores cubanos decora las vidrieras de la tienda El Encanto, con obras del tema de La Habana.

En 1944 participa en "International Water Color Exhibition Twelfth Biennal", Brooklyyn Museum y en "El primer Salón Internacional de Acuarelas y Gouaches", Institución Hispano Cubana de Cultura, La Habana. Realiza los murales "Descendimiento" y "Resurrección" para la iglesia de Bauta.

Forma parte del Comité editor de la revista "Orígenes", desde su fundación, en el primer número aparece un dibujo suyo en la portada 1945. Viaja a los Estados Unidos, expone en la Feigl Gallery, New York. Ilustra "Aventuras sigilosas", de José Lezama Lima, ediciones "Orígenes" La Habana, 1945.

En 1948 viaja a los Estados Unidos y expone nuevamente en la Feigl Gallery, New York. Participa en la organización y creación de la Asociación de Pintores y Escultores de Cuba (APEC), fundada en noviembre de ese año. Ilustra el libro Poesías I. Elegías, de Lorenzo García Vega, Ediciones Orígenes, La Habana, 1948.

En la exposición "Lozano-Mariano" en el Lyceum, La Habana expone "Lectura de orígenes". Ilustra el libro Céspedes, el precursor, de Rafael Esténger y la portada de La calzada de Jesús del Monte, de Eliseo Diego. Destruye alrededor de cincuenta y cinco obras de su producción. Realiza los vitrales de La Virgen de Fátima y de San José, en la Iglesia de Bauta. En 1950 obtiene premio en pintura en el IV Salón Nacional de Pintura, Escultura y Grabado, con la obra Pescador. Comienza a decorar cerámica en el taller de Santiago de las Vegas. Al año siguiente exhibe por última vez en la Feigl Gallery, Nueva York. Participa en el V Salón Nacional de Pintura, Escultura y Grabado y en "Art Cubain Contemporain", en el Museo de Arte Moderno, París.

En 1952 expone por segunda vez con el escultor Alfredo Lozano en el Lyceum. Comienza el mural al fresco El dolor humano, en el vestíbulo del edificio del Retiro Odontológico, La Habana (hoy Facultad de Economía).

Sus obras son incluidas en las Salas Permanentes de Artes Plásticas, inauguradas en el Palacio de Bellas Artes. Se presenta en el Lyceum, la exposición retrospectiva "Paisaje y figura", que incluye obras comprendidas entre 1942 y 1955. Su producción más reciente es presentada en la Galería Cubana, La Habana. De este año es su obra "Malabaristas".

En 1956 realiza un mural de cerámica en el edificio del Retiro Médico en la entrada por la calle N en La Habana. Participa en la Exposición "Homenaje a Guy Pérez Cisneros", Lyceum. Su obra "Gallo amarillo" obtiene el premio en el VIII Salón Nacional de Pintura y Escultura. Viaja por Italia, Francia, Portugal, España y Estados Unidos en 1957 y al año siguiente a Venezuela donde expone en el Museo de Bellas Artes de Caracas y en el Centro de Bellas Artes de Maracaibo. Una de las obras exhibidas, El jardín, pasa a formar parte de la colección permanente del museo. La exposición obtiene un gran éxito de público y de crítica.

En 1959, tras un viaje por varios países socialistas, asiste en Nueva York a la exposición "La pintura nueva de los Estados Unidos", presentada en el Museo de Arte Moderno. Exhibe dos obras en la 5.ª Bienal de Sao Paulo, Brasil.

Seis de sus obras son incluidas en la exposición "Pintura contemporánea cubana" que recorre México, Brasil, Venezuela y Uruguay. Es nombrado Consejero Cultural en la India; parte en mayo hacia ese país. Desarrolla una importante serie de dibujos y óleos. Realiza una de las más significativas obras de este período:"Mezquita de Jama Manjid".

En 1961 regresa a Cuba donde participa en el Primer Congreso de Escritores y Artistas de Cuba es designado para presidir la sección de Artes Plásticas de la UNEAC ocupara el cargo hasta 1963.

Comienza a trabajar en la Casa de las Américas donde es nombrado director del Departamento de Artes Plásticas en 1970 es nombrado vicepresidente esta institución.

Se inaugura la Galería de La Habana con una exposición de Mariano Rodríguez y palabras en el catálogo por José Lezama Lima. Participa en la "Exposición de pintura cubana", que itinera por seis países socialistas. En 1963 expone en la VII Bienal de Sao Paulo.

En 1967 inicia su serie Frutas y realidad, que se prolongará aproximadamente, hasta 1973, participa en el "Salón de Mayo", de París, e integra el grupo de pintores cubanos y extranjeros que ejecutan el mural colectivo que se realiza durante la presentación de este salón en La Habana en julio de ese año. Es delegado al Congreso Cultural de La Habana en el 68 y sus obras son incluidas en la muestra "Maestros cubanos", presentada en México D.F., con motivo de la celebración de las Olimpiadas en esa ciudad.

En 1980 se estrena el documental Mariano, dirigido por Marisol Trujillo. Pasa a ocupar el cargo de presidente de la Casa de las Américas. Expone obras de la serie Masas en el Museo Nacional. La Habana. El Ballet Nacional de Cuba, estrena Frutas y realidad, con coreografía de Gladys González, creado a partir de su plástica, en el VII Festival Internacional de Ballet de La Habana.

En 1981 recibe la orden Félix Varela de primer grado, máxima condecoración que el Consejo de Estado de la República de Cuba otorga a altas personalidades de la cultura. Es elegido diputado a la Asamblea Nacional. Preside el Encuentro de Intelectuales por la Soberanía de los Pueblos de Nuestra América. Se realiza su "Exposición retrospectiva (1937-1981)" en el Museo de Arte Moderno de México y otra en la sala Benjamín Carrión, de la Casa de Cultura de Guayaquil, Ecuador. Viaja a Ecuador para formar parte del jurado del I Premio del XV Salón Nacional de Pinturas de la Fundación Guayaquil. Se monta en la Casa de la Cultura del municipio Plaza, una exposición conjunta de Mariano, René Portocarrero y Luis Martínez Pedro. En 1989 recibe el título de Doctor Honoris Causa en Arte del Instituto Superior de Arte y la Medalla Haydée Santamaría. Fallece en La Habana el 26 de mayo de 1990.