Cabeza de Marsias procedente de las Termas de Caracalla; copia romana de un original griego

En la mitología griega, Marsias (en griego antiguo Μαρσύας) es un sátiro que desafió a Apolo en un concurso musical. Se creía que había nacido en Celenas (Frigia), en la fuente principal del río Meandro. Marsias era un experto tocando el aulós, una especie de flauta doble. Había hallado el instrumento en el suelo, donde lo había dejado su inventora: Atenea, después de ver sus mejillas infladas reflejadas en él mientras tocaba.

Índice

Enfrentamiento con ApoloEditar

Apolo y Marsias se enfrentaron en un concurso musical en el que el ganador podría tratar al perdedor como quisiera. Los jueces fueron las Musas, por lo que naturalmente Marsias perdió y fue desollado vivo en una cueva cerca de Celenas por su hibris al desafiar a un dios. Apolo clavó entonces la piel de Marsias en un árbol (un pino que sobresalía de los demás en la versión del Pseudo-Apolodoro[1]​), cerca del lago Aulocrene, y su sangre formó el río Marsias (afluente del Meandro, que desemboca en éste cerca de Celenas).

Hay varias versiones del concurso. Según algunas Marsias tocó mejor que Apolo, pero éste puso la lira boca abajo y tocó la misma melodía. Marsias no pudo hacer lo mismo con su flauta, por lo que perdió. Según otra versión Marsias fue derrotado cuando Apolo acompañó con su voz el sonido de la lira. Marsias protestó, argumentando que el concurso consistía en la habilidad tocando un instrumento y no con la voz, pero Apolo replicó que Marsias soplaba en su flauta, lo que era casi lo mismo. Las Musas estuvieron de acuerdo con Apolo, otorgándole la victoria.

Babis, hijo de Meandro y hermano de Marsias, tocaba también la flauta, pero, por su falta de habilidad, no fue castigado por Apolo como lo fuera su hermano.

En la versión del mito que recoge Higino,[2]​ Apolo no mata personalmente a su rival, sino que lo ata a un árbol y encarga el suplicio a un escita, quien, al terminar de despellejarlo miembro por miembro, entrega sus restos a un discípulo de Marsias llamado Olimpo.[3]​ En las genealogías de los tres míticos músicos frigios (a los que se atribuye la invención del "modo frigio"), ese Olimpo aparece a veces como hijo y a veces como padre de Marsias (en tal caso, ese Olimpo es hijo de Heracles y Eubea, hija de Tespio); mientras que Marsias también aparece como hijo de Eagro o de Hyagins (a quien se atribuyen himnos en honor de Cibeles).[4]

ValoresEditar

Mientras que la mayor parte de las fuentes insisten en la interpretación del mito como un merecido castigo por el orgullo (hybris); alguna, como un breve texto de Diodoro Sículo,[5]​ admira a Marsias por su inteligencia (synesis o sunesis)[6]​ y autocontrol (sophrosyne), que no son precisamente cualidades propias de los sátiros. En El banquete de Platón,[7]​ cuando Alcibíades compara a Sócrates con Marsias, es ese aspecto del sátiro sabio, y no únicamente la fealdad, lo que pretende señalar. Jocelyn Small[8]​ identifica en Marsias al gran artista capaz de desafiar a un dios, que sólo puede derrotarle con trampas. Esta es la visión de Marsias que se presenta en la revista titulada Marsyas: Studies in the History of Art, publicada desde 1941 por los estudiantes del Institute of Art de la New York University.[9]

También se suele utilizar el mito como una justificación de los valores "apolíneos" frente a los "dionisíacos".[10]

Para Karl Kerenyi el despellejamiento de Marsias debe interpretarse no como un castigo cruel, sino como el desvelamiento del hombre que hay debajo de la piel lanuda de la cabra con la que se identifica a los sátiros, asumiendo que ese aspecto es un enmascaramiento.[11]

IconografíaEditar

La iconografía que permite reconocer a Marsias en las representaciones artísticas, más que los atributos propios de un sátiro son la presencia de un instrumento musical de viento, no necesariamente el aulós, sino cualquier otro tipo de flauta, como la siringa, o incluso una gaita. Apolo aparece con su lira o a veces con un arpa, una viola o algún otro instrumento de cuerda. La competición entre Apolo y Marsias se considera un símbolo del eterno conflicto entre los aspectos apolíneos y dionisíacos de la naturaleza humana.

AntigüedadEditar

 
Copia de época romana, en mármol, del grupo escultórico de Mirón, en los Museos Vaticanos.
 
La escena del vaso ático.

Mirón realizó un grupo escultórico con Atenea y Marsias,[12]​ donde aparece el sátiro en actitud dinámica, sorprendido ante la flauta arrojada por la diosa, y esta hierática. La misma escena se representa en una cerámica ática de figuras rojas.

 
La copia en bronce del museo Pushkin.

De un gran grupo escultórico helenístico (escuela de Pérgamo, segunda mitad del siglo III a. C.)[13]​ cuyo tema era Apolo y Marsias sólo ha sobrevivido una figura, en la Galería Uffizi, llamada Arrotino ("afilador");[14]​ conservándose en el Museo del Louvre una copia en mármol de época romana de la figura principal.[13]​ Otras se conservan en los Museos Capitolinos (procedente del Esquilino, cerca del Auditorium Maecenatis[15]​ de los Horti Maecenatis,[16]​ en el que las vetas de color en el mármol parecen representar la sangre),[17]​ en el Museo Arqueológico de Estambul, en el Antikensammlung de Berlín,[18]​ en la Gliptoteca de Múnich y en el Hermitage de San Petersburgo.[19]

 
Denario acuñado en Roma en 82 a. C. por L. Censorinus, conla reproducción de la estatua de Marsias en el foro (en la otra cara se representa la cabeza de Apolo).

En el Foro romano se levantaba una estatua de Marsias (con una bota de vino en la mano izquierda y alzando el brazo derecho), que en Pausanias es identificado como Sileno, y cuyo impacto a la vista Horacio comparaba con que el que producía a sus deudores el usurero Novio, cuya tabla se encontraba en las proximidades.[21][22]​ La función de esta estatua en Roma, donde Marsias pasaba por ser el inventor del augurio,[23]​ tenía más que ver con su faceta de defensor de la libertad de expresión (parrhesia) y de la verdad ante el poder, a lo que contribuyó su continuada presencia por más de tres siglos ante el Comitium,[24]​ viéndose como un indicium libertatis ("símbolo de libertad"). Se asociaba con las manifestaciones de la plebe romana, y era usado como soporte para sátiras (como posteriormente se hizo con la estatua de Pasquino).[25]

Época modernaEditar

 
Apolo y Marsias, de Perugino (anteriormente atribuido a Rafael), ca. 1495-1500. El personaje que aparece sentado, tocando, y que se identifica con Marsias, podría ser también Dafnis, el joven pastor muerto de amor por Apolo.[26]
 
El castigo de Marsias, de Tiziano, ca. 1570-1576.[27]

Desde el Renacimiento es muy abundante la representación pictórica de este tema (ya con las convenciones de la pintura mitológica), especialmente de la dramática escena del desollamiento o tormento de Marsias, cuya dimensión violenta y la oportunidad de representar una anatomía en tensión lo hacían atractivo para los pintores. Estas representaciones modernas tienen como modelos no sólo a los ejemplos de desnudos masculinos de la Antigüedad (como el Laocoonte y sus hijos, también en actitud atormentada), sino a la propia tradición del arte cristiano (especialmente la del Crucificado y la de algunos mártires). Entre los muchos ejemplos destaca el cuadro de José de Ribera, comparable al tratamiento que el mismo pintor hace del suplicio de los mártires cristianos (Martirio de San Bartolomé, Martirio de San Felipe). Velázquez trató el tema en uno de los tres cuadros de tema mitológico que sólo se conocen por referencias documentales.[28]

También se ha representado el episodio de la competición musical, como en el cuadro Perugino o en el de Cima da Conegliano (La sentencia de Midas, donde se opta por una versión del mito en la que es Midas, y no las musas, quien actúa de juez).

También hay abundantes representaciones escultóricas

Véase tambiénEditar

NotasEditar

  1. Biblioteca, 1-4-2, citado en Elvira, op. cit.
  2. Fábulas, 165-5, citado (como "Higinio") en Elvira, op. cit.
  3. Dictionary of Greek and Roman Biography and Mythology, fuente citada en en:Olympus (musician)
  4. Grand dictionnaire universel du XIXe siècle
  5. Diodorus Siculus, iii.59-59.
  6. Estudio de las palabras σύνεσις -sunesis- y συνετός -sunetos- en biblehub. Liddell & Scott (1940) A Greek–English Lexicon, Oxford: Clarendon Press y otras fuentes citadas en σύνεσις (Wiktionary).
  7. Symposium 215.b-c.
  8. Jocelyn Penny Small, Cacus and Marsyas in Etrusco-Roman Legend (Princeton University Press) 1962:68.
  9. Web oficial.
  10. Miguel Ángel Elvira Arte y mito: manual de iconografía clásica
  11. "... shaggy hide: a penalty which will not seem especially cruel if one assumes that Marsyas' animal guise was merely a masquerade." (Karl Kerenyi, The Gods of the Greeks 1951:179.
  12. Comentario en auladehistoria - Comentario en laguia2000 - Copia del Vaticano. Ranuccio Bianchi Bandinelli, Enrico Paribeni, L'arte dell'antichità classica. Grecia, Torino, UTET Libreria, 1986, ISBN 88-7750-183-9. Fuente citada en it:Atena e Marsia
  13. a b c Web del Louvre The work is a Roman copy of a Hellenistic original created at Pergamon in Asia Minor, in the second half of the third century BC. ... From the frontal static pose of the early kouroi, to the contrapposto of the fifth century BC, Greek sculptors sought to place the human body upright, and to study the resulting musculature. Here, by depicting a suspended body, the sculptor has freed Marsyas from the weight of his own body and circumvented the problem of contrapposto. The statue represents an entirely new approach to the representation of the male nude: no longer a study of musculature and human strength in action, but an exploration of heightened muscular tension as a result of external duress. ("El tormento de Marsias" en el Louvre). The-Torment-of-Marsyas-,-Cross-or-stake (louvrebible)
  14. Virtual Uffizi Gallery - Copia del siglo XVIII, en el Prado.
  15. Filippo Coarelli, Guida archeologica di Roma, Verona, Arnoldo Mondadori Editore, 1984. Fuente citada en it:Auditorium di Mecenate
  16. Laura Cianfriglia, Horti di Mecenate, tesi di Laurea, Istituto di Topografia Antica, Università di Roma I, Facoltà di Lettere e Filosofia, A.A. 1976-1977. Fuente citada en it:Horti Maecenatis
  17. a b Ficha en la web oficial - Fotografía de la pieza de los Museos Capitolinos
  18. Web oficial. Véase también Altes Museum y Museos Estatales de Berlín.
  19. a b Ficha en el Hermitage Contexto en la Sala Dionisos
  20. The Statue of Marsyas, dated to the Hellenistic period, was found in Tarsus, a historical city in south-central Turkey. (Museo de Estambul)
  21. Plinio, 34.11; Horacio, Sátiras 1.6.119-21; textos recogidos en Niżyńska 2001:157. -Joanna Niżyńska, "Marsyas's Howl," Comparative Literature 53.2 (Spring 2001)-
  22. Statue of Marsyas -penelope.uchicago.edu
  23. N.M. Horsfall, reviewing Cacus and Marsyas in Etrusco-Roman Legend by Jocelyn Penny Small (Princeton University Press, 1982), in Classical Review 34 (1984) 226–229, vehemently rejects Marsyas's connection with augury, but this is a minority view.
  24. Elaine Fantham, "Liberty and the Roman People," Transactions of the American Philological Association 135 (2005), p. 221; on assemblies of the people, see Smith, Dictionary of Greek and Roman Antiquities, Bill Thayer's edition at LacusCurtius, "Comitia."
  25. Servius, ad Aeneidos 3.20; T.P. Wiseman, "Satyrs in Rome? The Background to Horace's Ars Poetica," Journal of Roman Studies 78 (1988), p. 4; Elaine Fantham, "Liberty and the Roman People," Transactions of the American Philological Association 135 (2005), p. 227; Ann L. Kuttner, "Culture and History at Pompey's Museum," Transactions of the American Philological Association 129 (1999), pp. 357–358.
  26. Ficha en el Louvre
  27. Mariotti Giovanni, La fine di Marsia secondo Tiziano, in Corriere della Sera, 17 agosto 2003. Fuente citada en it:Punizione di Marsia (Tiziano)
  28. Enriqueta Harris, Velázquez, pg. 158.
  29. Ficha en la web del Prado

Enlaces externosEditar