Abrir menú principal

Masacre de Eldorado do Carajás de 1996

La Masacre de Eldorado dos Carajás fue el asesinato de diecinueve trabajadores rurales y campesinos sin-tierra que ocurrió en 17 de abril de 1996 en el municipio de Eldorado dos Carajás, en el sur del Pará, Brasil a manos de la policía del estado del Pará.

Diecinueve sin-tierra fueron asesinados por la Policía Milite del Estado de Pará. El enfrentamiento ocurrió cuando 1.500 sin-tierra que estaban acampados en la región decidieron hacer una marcha en protesta contra la demora en la expropiación de tierras, principalmente las de la Hacienda Macaxeira. La policía militar fue encargada de quitarlos del local, porque estarían obstruyendo la carretera BR-155, que conecta la capital Belén con el sur del estado.

Cruz marca el local de la masacre en Eldorado dos Carajás

El episodio se dio en el gobierno de Almir Gabriel, el entonces gobernador. La orden para la acción policial partió del Secretario de Seguridad del Pará, Paulo Sette Cámara, que declaró, tras el ocurrido, que hube autorizado "usar la fuerza necesaria, inclusive tirar". En consonancia con los sin-tierra oídos por la prensa en la época, los policías llegaron al local jugando bombas de gas lacrimogêneo.

Según el legista Nelson Massini, que hizo la pericia de los cuerpos, por lo menos 10 sin-tierra fueron ejecutados a quema ropa. Siete lavradores fueron muertos por instrumentos cortantes, como hoces y facões.

El mando de la operación estaba a cargo del coronel Mário Pegues Pantoja, que fue alejado, el mismo día, quedando 30 días en prisión domiciliar, determinada por el gobernador del Estado, y después liberado. Él perdió el mando del Batallón de Marabá. El ministro de la Agricultura, Andrade Vieira, encargado de la reforma agraria, pidió despido en la misma noche, siendo sustituido, días después, por el senador Arlindo Puerto.

Una semana tras la masacre, el Gobierno Federal confirmó la creación del Ministerio de la Reforma Agraria e indicó el entonces presidente del Ibama, Raul Jungmann, para el cargo de ministro. José Gregori, que en la época era jefe de gabinete del entonces ministro de la Justicia, Nelson Jobim, declaró que "el reo de ese crimen es la policía, que tuvo un comandante que actuó de forma inadecuada, de una manera que jamás podría haber actuado", al evaluar el vídeo del enfrentamiento.

Lo entonces presidente Fernando Henrique Cardoso determinó que tropas del ejército fueran desplazadas para la región en 19 de abril con el objetivo de contener la escalada de violencia. El presidente pidió la prisión inmediata de los responsables por la masacre.

El ministro de la Justicia, Nelson Jobim, se juntó a las autoridades policiales y de la Judicatura, en el Pará, la pedido del gobierno federal, para acompañar las investigaciones. El general Alberto Cardoso, ministro-jefe de la Casa Militar de la Presidencia de la República, fue el primer representante del gobierno a llegar la Eldorado dos Carajás.

Uno de los responsablesEditar

En el comienzo de mayo de 1996, el fazendeiro Ricardo Marcondes de Olivo, de 30 años, depuso, responsabilizando el dueño de la hacienda Macaxeira por la matanza. Él lo acusó de haber pagado propina para que la Policía Milite matara los líderes de los sin-tierra. Él aún habría sido buscado para contribuir en la recolección. El dinero sería entregue al coronel Mário Pantoja, comandante de la PM de Marabá, que estuvo al frente de la operación que resultó en la masacre. Ningún fazendeiro o jagunço fue indiciado en el interrogatorio de la Vigila

EnvueltosEditar

Los 155 policías milites que participaron de la operación fueron indiciados bajo acusación de homicidio por el Interrogatorio Policial Milite (IPM). Esta decisión fue tomada premeditadamente, pues por nuestra ley penal, no hay como punir un grupo, pues la conducta precisa ser individualizada. Como no hubo pericia en las armas y projéteis para saber cuáles policías alcanzaron determinadas víctimas, los 21 homicidios y las diversas lesiones, permanecen impunes. En octubre del mismo año, el procurador-general de la República, Geraldo Brindeiro, determinó que la Policía Federal reconstituísse el interrogatorio, pues estaba repleto de imperfeições técnicas. En este parecer, Brindeiro dice aunque el gobernador Almir Gabriel autorizó la desobstrução de la carretera y que, por lo tanto, tenía conocimiento de la operación. A finales del año, el proceso, que había sido desplegado en dos volúmenes, aún estaba parado en el Tribunal de Justicia de Belén, que trata de los crímenes de lesiones corporais, y en el Forum de Curionópolis, que quedó encargado de los homicidios. En mayo de 2012, el coronel Mário Pegues Pantoja y el major José Maria Pereira de Olivo fueron prendidos, condenados, el primero a 228 años y el segundo a 158 años de reclusión, por la masacre.

MemorialEditar

El Monumento Eldorado Memoria, proyectado por el arquitecto Oscar Niemeyer para acordar las víctimas de la masacre de los sin-tierra, inaugurado en Marabá el 7 de septiembre de 1996, fue destruido días después. Uno de los líderes de los sin-tierra del Sur del Pará afirmó que la destrucción fue encomendada por los fazendeiros de la región. El arquitecto dijo que ya esperaba por esto. "Aconteció el mismo cuando levantamos el monumento en homenaje a los obreros muertos por el Ejército en la ocupación de la CSN, en Vuelta Redonda, en Río de Janeiro", comentó.

ReferenciasEditar

Enlaces externosEditar