Masaje prostático

Masaje prostático es un término para describir la estimulación de la glándula prostática masculina tanto para propósitos médicos como sexuales. El primer propósito es usado para descubrir síntomas de prostatitis.

Anatomía genital masculina

La próstata es una parte del sistema genital masculino y su contribución es clave en el orgasmo. Se localiza adyacente al recto y puede ser estimulado manualmente o con ayuda de consoladores.

El masaje de próstata contribuye a la descarga de sus fluidos sin necesidad de haber orgasmo o eyaculación, ya que parte del fluido seminal es una secreción de la próstata.

DescripciónEditar

El masaje de próstata es un procedimiento médico para el tratamiento de la prostatitis crónica y la hiperplasia benigna (HBP), contrapro en un guante de látex lubricado, un masajeador de próstata u otro instrumento médico. También puede estimularse indirectamente por masaje externo a través del perineo, aunque así puede no ser efectivo la obtención de fluido. El masaje de próstata puede provocar orgasmo y eyaculación sin ninguna otra estimulación genital.

El procedimiento debe realizarse frotando suavemente al principio con el dedo índice, masajeando los laterales de los lóbulos de la próstata, teniendo cuidado de no presionar demasiado vigorosamente sobre los nervios del centro. Si la próstata está llena por estimulación sexual en algunos casos puede contraerse, vaciándose en parte de la misma forma que durante la eyaculación pero sin necesidad de presión digital ni estimular ninguno de los órganos circundantes.

La electroeyaculación es un procedimiento en donde los nervios son estimulados eléctricamente mediante un dispositivo que ha sido insertado dentro del recto, junto a la próstata. Es muy comúnmente usada en bovinos en procesos de inseminación artificial para recolectar muestras para análisis y fecundación.

Como práctica sexualEditar

El masaje de próstata también se usa como un masaje erótico para la estimulación sexual, a menudo para alcanzar el orgasmo. Es posible que algunos hombres logren orgasmos sólo a través de la estimulación de la próstata.[1][2]​ La próstata a veces se denomina "punto G masculino" o punto P.[3]​ Algunos hombres pueden alcanzar el orgasmo a través de la estimulación de la glándula prostática, como el masaje de próstata o el coito anal receptivo, y los hombres que informan la sensación de estimulación de la próstata a menudo dan descripciones similares a las explicaciones de las mujeres sobre la estimulación del punto G.[1][4]​ La estimulación de la próstata puede producir un orgasmo más fuerte, más poderoso y "más profundo" que únicamente la estimulación del pene, descrito por algunos hombres como más extendido, intenso y duradero, y permitiendo una mayor sensación de éxtasis que el orgasmo provocado por la estimulación del pene solamente.[1]​ Sin embargo, aunque las experiencias son diferentes, los orgasmos masculinos por estimulación del pene también se centran en la glándula prostática.[5]

El masaje de próstata también puede ser una práctica sexual en la vida sexual de las parejas, aunque no es tan común. La disponibilidad de equipos y productos para el masaje de próstata puede alentar a las personas a probarlo. Sin embargo, muchas parejas no compran tales dispositivos, sino que usan un dedo para la penetración anal y la estimulación de la próstata para mejorar el orgasmo del hombre. El dedo del masajeador de próstata se introduce en el recto a través del ano y la glándula prostática se masajea suavemente. El principal problema al usar el dedo es que puede ser demasiado corto para llegar a la glándula prostática. El masaje de próstata se puede realizar individualmente o con la ayuda de un compañero.

Existen cuestiones de seguridad relacionadas con la estimulación de la próstata y la penetración anal. Se recomienda encarecidamente que se use mucho lubricante con los masajeadores de próstata para evitar daños en el revestimiento rectal. Se puede introducir gradualmente un instrumento o dedo más pequeño para minimizar la incomodidad que algunos pueden sentir. Los masajeadores se pueden usar con o sin condón; sin embargo, debido a las bacterias que se encuentran en el recto, si no se usa un condón, es muy importante limpiar la herramienta con jabón antes de usarlo en otro orificio o por un compañero. Recibir estimulación anal puede causar la sensación de tener que evacuar. Más a menudo que no, esto es solo una sensación que causa la estimulación y puede tomar un tiempo acostumbrarse.[6]

Información médicaEditar

Hay algunos riesgos para la salud debidos a la estimulación prostática desarrollada incorrectamente. Un masaje suave puede ayudar a drenar una glándula prostática dolorosa, al disminuir la inflamación en una inflamación crónica benigna, además el masaje alrededor de la próstata puede beneficiar a los músculos. Nunca debe aplicarse en una inflamación aguda, infecciosa o cancerígena; un estudio en 2006, no encontró ningún beneficio adicional al agregar el masaje de próstata al tratamiento con antibióticos de la prostatitis.[7]​ Un masaje vigoroso, o extremo, o bajo un caso de prostatitis aguda, en algunos casos puede ser peligroso, pudiendo provocar una celulitis local (gangrena de Fournier),[8]septicemia (envenenamiento bacteriano de la sangre), transferencia de cáncer de próstata a otras partes del cuerpo, o hemorroides en algunos individuos. Además, un masaje exagerado por una presión no razonable puede causar daños a los muy sensibles tejidos blandos y nervios, por lo que es preferible realizarlo manualmente a utilizar otros instrumentos debido a que los dedos no son excesivamente duros y se ejerce más control.

EquipoEditar

Un masajeador prostático es un instrumento usado analmente, diseñado para masajear la glándula prostática. La forma del instrumento es similar a un dedo, pues tradicionalmente se ha hecho digitalmente. Tienen usualmente una curvatura suave para masajear efectivamente la próstata. Es conveniente lubricar el ano internamente antes de introducirlo. Un masajeador prostático debe ser usado con cuidado debido a la sensibilidad de la región recto-próstata.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. a b c Rosenthal, Martha (6 de enero de 2012). Human Sexuality: From Cells to Society (en inglés). Cengage Learning. ISBN 978-0-618-75571-4. Consultado el 3 de julio de 2020. 
  2. «Multiple Orgasms in Men—What We Know So Far». 
  3. «Hitting the P-Spot». Psychology Today (en inglés estadounidense). Consultado el 3 de julio de 2020. 
  4. Ladas, Alice Kahn; Whipple, Beverly; Perry, John D. (1983). The G spot and other recent discoveries about human sexuality. New York : Dell. Consultado el 3 de julio de 2020. 
  5. Lewin, Ellen; Leap, William; Leap, William L. (29 de julio de 2002). Out in Theory: The Emergence of Lesbian and Gay Anthropology (en inglés). University of Illinois Press. ISBN 978-0-252-07076-1. Consultado el 3 de julio de 2020. 
  6. «The male hot spot — Massaging the prostate | Go Ask Alice!». goaskalice.columbia.edu. Consultado el 3 de julio de 2020. 
  7. Ateya A, Fayez A, Hani R, Zohdy W, Gabbar M, Shamloul R (2006). «Evaluation of prostatic massage in treatment of chronic prostatitis». Urology 67 (4): 674-8. PMID 16566972. 
  8. Sengoku A, Yamashita M, Umezu K (1990). «[A case of Fournier's gangrene: was it triggered by prostatic massage?]». Hinyokika Kiyo 36 (9): 1097-100. PMID 2239620. 

Enlaces externosEditar