Melquíades

32.° papa de la Iglesia católica

Melquíades o Milcíades (África del Norte, ¿?-Roma, 10 u 11 de enero del 314), también conocido como Melquíades el Africano, fue el 32.° obispo de Roma y sucesor de san Pedro, entre 311 y 314. Se lo venera como santo.

Melquíades
Pope miltiades.jpg

Emblem of the Holy See usual.svg
Papa de la Iglesia católica
2 de julio del 311-10/11 de enero del 314
Predecesor Eusebio
Sucesor Silvestre I
Información religiosa
Ordenación episcopal 2 de julio del 311
Iglesia Católica
Culto público
Festividad 10 de enero
Venerado en
Santuario Iglesia de San Silvestro in Capite
Información personal
Nacimiento Desconocida
África del Norte
Fallecimiento 10/11 de enero del 314
Roma, Imperio romano

BiografíaEditar

Se desconoce el año de su nacimiento, pero se sabe que era descendiente de África del Norte y,[1]​ según el Liber Pontificalis, era ciudadano romano.[2][3]

El historiador español del siglo XVIII José Antonio Álvarez Baena señala que era: «de padres africanos, emigrados a España, fue natural de Mantua de los Carpetanos –después Madrid–, viajó a Italia en el 299, y padeció mucho en la persecución de Diocleciano y Maximiano, con peligro de perder la vida».[4]​ No obstante, el resto de las fuentes lo consideran como natural del Norte de África.[5][6]

Melquíades y su sucesor, Silvestre I, formaban parte del clero del papa Marcelino.[7]​ Se ha sugerido que fue parte de la supuesta apostasía del papa Marcelino, que fue repudiada por Agustín de Hipona. Esta opinión se originó a partir de cartas, fechadas entre 400 y 410, escritas por el obispo donatista Petiliano de Constantino, quien afirmó que Marcelino, junto con Milcíades y Silvestre, entregaron textos sagrados y ofrecieron incienso a las deidades romanas.[8]

PontificadoEditar

En abril del 311, el emperador romano Galerio emitió el Edicto de Tolerancia de Sárdica, poniendo fin oficialmente a la persecución diocleciana del cristianismo.[9]

La elección y consagración de Melquíades al papado fue el 2 de julio del 311, según el Catálogo Liberiano,[7]​ sucediendo al papa Eusebio, fallecido el 17 de agosto del 310 o 309 según el Liber Pontificalis.[10]​ Después de su elección, Majencio restauró las propiedades de la Iglesia que habían sido confiscadas durante la persecución de Diocleciano.[7][11]​ Esta orden, sin embargo, probablemente no se extendió a todas las partes de la jurisdicción de Majencio.[12]

El Liber Pontificalis, atribuyó la introducción de varias costumbres posteriores a Melquíades, como no ayunar los jueves ni los domingos, aunque los estudios posteriores ahora creen que las costumbres probablemente son anteriores a su pontificado.[1]​ Melquíades prescribió la distribución de porciones del pan consagrado por el papa en todas las iglesias de Roma, el fermentum, como signo de unidad.[7][11]

En octubre del 312, Constantino I derrotó a Majencio en la batalla del Puente Milvio para convertirse en emperador.[13]​ Poco tiempo después, en el 313 en Milán, Constantino proclamó un Edicto con el cual se garantizaba la paz y libertad de la Iglesia. El nuevo emperador obsequió al pontífice el palacio de la emperatriz Fausta, donde se construiría el Palacio de Letrán, la futura residencia papal y sede de la administración central de la Iglesia.[13]

Siendo el primer papa bajo Constantino, su pontificado coincidió con la paz que Constantino le otorgó a la Iglesia.[7]​ En febrero de 313, Constantino y Licinio, emperador de Oriente, acordaron extender la tolerancia del cristianismo al territorio de Licinio, proclamado por el Edicto de Milán. En consecuencia, los cristianos no solo lograron la libertad de culto, sino que también se restauraron todos los lugares de culto cristiano y se devolvieron todos los bienes confiscados.[14]

Concilio de LetránEditar

Durante el papado de Melquíades, un cisma sobre la elección del obispo Ceciliano dividió la diócesis de Cartago. Los partidos opuestos eran los de Ceciliano, quien fue apoyado por Roma, y ​​Donato, principalmente apoyado por clérigos del norte de África que exigieron que los cismáticos y herejes fueran rebautizados y reordenados antes de asumir el cargo,[15]​ el tema central que divide Donatistas y católicos.[16]​ Los partidarios de Donato apelaron a Constantino y solicitaron que se asignaran jueces de la Galia para juzgar.[17]​ Constantino estuvo de acuerdo y encargó al papa, junto con tres obispos galos, que resolvieran la disputa. Esta fue la primera vez que un emperador interfería en los asuntos de la iglesia.[13]​ Melquíades, no dispuesto a poner en peligro su relación con el emperador, pero tampoco dispuesto a presidir un concilio con un resultado incierto,[17]​ cambió los procedimientos en un sínodo eclesiástico regular y nombró a quince obispos italianos adicionales.[13]

El Concilio de Letrán se llevó a cabo durante tres días del 2 al 4 de octubre del 313.[7]​ El proceso se inspiró en los procedimientos civiles romanos, y Melquíades insistió en reglas estrictas de evidencia y argumento. Esto frustró a los donatistas que abandonaron el consejo sin presentar su caso, lo que llevó al pontífice a fallar por defecto a favor de Ceciliano.[17]​ Así pues, el Concilio terminó después de sólo tres sesiones. El papa retuvo a Ceciliano como obispo de Cartago y condenó las enseñanzas de Donato sobre el rebautismo de obispos y sacerdotes.[7][18]​ Los fallos adversos no lograron detener la continua expansión del donatismo en el norte de África.[18]

Los donatistas volvieron a apelar al emperador, quien respondió convocando el Concilio de Arlés en el 314, pero también falló en contra de los donatistas. Cuando se convocó aquel concilio, Melquíades había muerto el 10 u 11 de enero del 314.[1]​ Fue sucedido por Silvestre I.[13]

Fue enterrado en la catacumbas de San Calixto.

CultoEditar

En el siglo IV, su fiesta se celebraba el 10 de enero según el Martyrologium Hieronymianum. En el siglo XIII, la fiesta de san Melquíades (como se le llamaba entonces) fue incluida, con la errónea calificación de "mártir", en el calendario general romano para celebrarse el 10 de diciembre. En 1969, la celebración fue eliminada de ese calendario de celebraciones litúrgicas obligatorias,  y trasladada al día de su muerte, el 10 de enero, con su nombre en la forma "Milcíades" pero sin la indicación "mártir".

De él dijo Agustín de Hipona:

"Un verdadero hijo de la paz y un verdadero padre para los cristianos"

Martyrologium Hieronymianum:[19]

En Roma, en el cementerio de Calixto, en la vía Apia, san Melquíades, papa, oriundo de África, que conoció la paz concedida por el emperador Constantino a la Iglesia, pero víctima de los ataques de los donatistas, se distinguió por sus esfuerzos encaminados a obtener la concordia (314).

ReferenciasEditar

  1. a b c Kirsch, 1913, p. 318.
  2. McBrien, 2000, p. 56.
  3. McBrien, Richard P. (1997). Lives of the popes (en inglés) (1.a edición). HarperSanFrancisco. p. 56. ISBN 0-06-065303-5. OCLC 37011306. Consultado el 13 de noviembre de 2021. 
  4. José Antonio Álvarez y Baena. Hijos de Madrid: Ilustres en Santidad, dignidades, armas, Ciencias y Artes. Tomo IV. 1791.
  5. The Catholic Encyclopedia, Pope St. Miltiades (en inglés)
  6. Enciclopedia dei Papi [1] (en italiano)
  7. a b c d e f g Levillain, 2002, p. 993.
  8. Kirsch, 1912, p. 638.
  9. Gibbon, 2008, p. 132.
  10. Kirsch, 1909, p. 615.
  11. a b Green, 2010, p. 219.
  12. De Clerq, 1954, p. 143.
  13. a b c d e O'Malley, 2009, p. 31.
  14. White, 2007, pp. 55–56.
  15. Burris, 2012, pp. 74–77.
  16. Finn, 2004, p. 112.
  17. a b c Burris, 2012, p. 78.
  18. a b Malveaux, 2015, p. 115.
  19. «Milciades (Melquiades), Santo». Catholic.net. Consultado el 12 de agosto de 2022. 

BibliografíaEditar

  • Burris, Ronald D. (2012). ¿Dónde está la Iglesia?: martirio, persecución y bautismo en el norte de África desde el segundo al quinto siglo. Eugene, OR: Wipf and Stock Publishers. ISBN 9781608998081. 
  • Calendarium Romanum. Librería Editrice Vaticana. 1969. 
  • De Clerq, Victor Cyril (1954). Ossius de Córdoba: una contribución a la historia del período constantiniano. Washington, D.C.: Prensa de la Universidad Católica de América. 
  • Finn, Thomas M. (2004). Quodvultdeus de Cartago: Las Homilías del Credo. Mahwah, Nueva Jersey: The Newman Press. ISBN 9780809105724. 
  • Gibbon, Edward (2008). La historia de la decadencia y caída del Imperio Romano. Nueva York: Cosimo, Inc. ISBN 9781605201221. 
  • Green, Bernard (2010). El cristianismo en la antigua Roma: los primeros tres siglos. Londres: T&T Clark International. ISBN 9780567032508. 
  • Kirsch, Johann Peter (1909). «San Eusebio, Papa». En Herbermann, Charles G.; Pace, Edward A.; Pallen, Condé B.; Shahan, Thomas J.; Wyne, John J., eds. La Enciclopedia Católica 5. Nueva York: Encyclopedia Press, Inc. 
  • Kirsch, Johann Peter (1912). «San Marcelino, Papa». En Herbermann, Charles G.; Pace, Edward A.; Pallen, Condé B.; Shahan, Thomas J.; Wyne, John J., eds. La Enciclopedia Católica 9. Nueva York: Encyclopedia Press, Inc. 
  • Kirsch, Johann Peter (1913). «San Melquíades, Papa». En Herbermann, Charles G.; Pace, Edward A.; Pallen, Condé B.; Shahan, Thomas J.; Wyne, John J., eds. La Enciclopedia Católica 10. Nueva York: Encyclopedia Press, Inc. 
  • Lenski, Noel Emmanuel (2012). The Cambridge Companion to the Age of Constantine. Cambridge: Prensa de la Universidad de Cambridge. ISBN 9781107013407. 
  • Levillain, Philippe, ed. (2002). El papado: una enciclopedia 2. Nueva York: Routledge. 
  • Malveaux, Ethan (2015). La línea de color: una historia. Bloomington, IN: Xlibris Corporation. ISBN 9781503527591. 
  • Martyrologium Romanum. Librería Editrice Vaticana. 2001. ISBN 978-8820972103. 
  • McBrien, Richard P. (2000). Vidas de los Papas. Nueva York: HarperCollins. ISBN 9780060653040. 
  • O'Malley, John (2009). Una historia de los Papas: desde Pedro hasta el presente. Lanham, MD: Institutos gubernamentales. ISBN 9781580512299. 
  • White, Cynthia (2007). El surgimiento del cristianismo. Westport, CT: Greenwood Press. ISBN 9780313327995. 

Enlaces externosEditar