Metafísica (Aristóteles)

Primera página de la Metafísica de Aristóteles, en la edición crítica de August Immanuel Bekker (1837).

Metafísica (en latín: Metaphysica,[1]​ y este del griego: τὰ μετὰ τὰ φυσικά [ta meta ta physika]) es una de las obras más controvertidas de Aristóteles. El nombre es post-aristotélico: habría sido establecido por Andrónico de Rodas para denominar un conjunto de tratados dispersos y en cierta manera también disímiles. El objeto principal de la Metafísica es difícil de aprehender, porque se pueden distinguir en ella tanto una vertiente ontológica como una teológica, lo que generará diversas interpretaciones acerca de la predominancia e importancia de una o u otra así como de la posibilidad de su conciliación. Por un lado, Aristóteles examina lo que puede ser afirmado sobre cualquier cosa que existe sólo en tanto que existe y no debido a las cualidades especiales que pueda tener (vertiente ontológica). Por otro lado, trata de la temática de Dios como principio y causa (vertiente teológica). Los libros donde se hacen patentes las dificultades de esta nueva ciencia son los IV y VI, donde aparecen algunas contradicciones que no se resuelven en el resto de la obra. También se analizan los distintos tipos de causa, forma y materia, la existencia de los objetos matemáticos, cuestiones asimismo abordadas en otras obras.

La Metafísica sorprende por lo que podría llamarse su asistematicidad, a tal punto que algunos investigadores como Pierre Aubenque (El problema del ser en Aristóteles) sostienen que se trata de una investigación no concluida por el mismo Aristóteles, pues presenta dificultades que sólo posteriormente, a partir de su recepción a lo largo de los siglos, darán origen a la metafísica como "programa de investigación", en consonancia con lo cual se buscará dar inteligibilidad al corpus heterogéneo y múltiple de los tratados compilados por Andrónico de Rodas conocidos hoy como Metafísica.

Libro AEditar

El libro A trata sobre la filosofía -referida aquí como "sabiduría" (σοφία)- en tanto conocimiento de las causas y principios primeros. La filosofía existe en potencia en todos los hombres bajo la forma de un deseo de saber,[2]​ deseo que se manifiesta ya en el amor a las sensaciones por sí mismas,[3]​ es decir, no sólo por su utilidad sino en tanto reveladoras de conocimientos y distinciones respecto de las cosas.[4]​ Pero la sensibilidad (αἴσθησις) es la forma inferior de conocimiento. Le sigue la memoria (μνήμη). Ambas están presentes también en los animales,[5]​ mientras que la experiencia (ἐμπειρία) es ya distintiva del hombre,[6]​ y formas aún más altas son la técnica o arte (τέχνη) y la ciencia (ἐπιστήμη). La experiencia es la capacidad de afrontar casos individuales a partir de los recuerdos de casos previos similares, pero la técnica consiste en el establecimiento, a partir de esa experiencia, de juicios generales válidos para todos los casos de la misma clase.[7]

Esta gradación de las formas de conocimiento, que comienza con la sensibilidad y llegará hasta la filosofía, se funda en el manifiesto aumento de la generalidad o universalidad de los conocimientos. Asimismo, hay un salto fundamental de la experiencia a la técnica y la ciencia por el hecho de que sólo en estas últimas hay un conocimiento respecto de la causa (αἰτία) [8]​ y la capacidad de enseñar lo que se sabe.[9]​ La ciencia más elevada, la filosofía, puede definirse como la ciencia de lo más universal (καθόλου), es decir, de las causas y principios primeros.[10]​ Tal conocimiento está en lo más alto de la gradación porque lo es, en cierto sentido, de todas las cosas y acaso de las más difíciles;[11]​ es el conocimiento más exacto acerca de las causas y el más capaz de enseñarlas;[12]​ es el conocimiento que, más que cualquier otro, se elige por sí mismo en tanto conocimiento y por ende el más libre;[13]​ es, finalmente, el conocimiento que dirige al resto y el más divino.

Enlaces externosEditar

  • Texto español: ed. de 1875 de Patricio de Azcárate.
    • Texto inglés, con índice electrónico, en el Proyecto Perseus. En la parte superior derecha se encuentran los rótulos activos "focus" (para cambiar al texto griego) y "load" (para el texto bilingüe).
    • Textos en el sitio de Philippe Remacle (1944 - 2011):
      • Bilingüe griego - francés, con introducción y comentarios en este idioma, de Pierre Alexis Pierron y Charles Zévort (1816 - 1887). París, 1840.
      • Francés de 1879, incompleto, de Jules Barthélemy-Saint-Hilaire (1805 - 1895); con comentarios en francés. Cada rótulo azul es activo y sirve para cambiar al griego.
      • Bilingüe griego - francés de Victor Cousin: sólo el Libro I.
        • Griego; cada rótulo azul es activo y sirve para cambiar a la traducción francesa de Pierron y Zévort.
    • Texto griego en Wikisource.
    • Aristotelis Opera por August Immanuel Bekker (1837).
    • "πάντες ἄνθρωποι τοῦ εἰδέναι ὀρέγονται φύσει". Aristotle, Aristotle's Metaphysics, ed. W.D. Ross. Oxford, Clarendon Press, 1924, 980a
    • "ἡ τῶν αἰσθήσεων ἀγάπησις (...) δι᾽ αὑτάς". Aristotle, Aristotle's Metaphysics, ed. W.D. Ross. Oxford, Clarendon Press, 1924, 980a
    • "ποιεῖ γνωρίζειν ἡμᾶς (...) καὶ πολλὰς δηλοῖ διαφοράς". Aristotle, Aristotle's Metaphysics, ed. W.D. Ross. Oxford, Clarendon Press, 1924, 980a
    • La sensibilidad en todos los animales, la memoria sólo en algunos. "φύσει μὲν οὖν αἴσθησιν ἔχοντα γίγνεται τὰ ζῷα, ἐκ δὲ ταύτης τοῖς μὲν αὐτῶν οὐκ ἐγγίγνεται μνήμη, τοῖς δ᾽ ἐγγίγνεται". Aristotle, Aristotle's Metaphysics, ed. W.D. Ross. Oxford, Clarendon Press, 1924, 980a
    • El animal puede a lo sumo participar débilmente de ella ("ἐμπειρίας δὲ μετέχει μικρόν"). Aristotle, Aristotle's Metaphysics, ed. W.D. Ross. Oxford, Clarendon Press, 1924, 980b
    • "καθόλου περὶ τῶν ὁμοίων ὑπόληψις". Aristotle, Aristotle's Metaphysics, ed. W.D. Ross. Oxford, Clarendon Press, 1924, 981a
    • "καὶ σοφωτέρους τοὺς τεχνίτας τῶν ἐμπείρων ὑπολαμβάνομεν (...) τοῦτο δ᾽ ὅτι οἱ μὲν τὴν αἰτίαν ἴσασιν οἱ δ᾽οὔ". Aristotle, Aristotle's Metaphysics, ed. W.D. Ross. Oxford, Clarendon Press, 1924, 981a
    • "ὅλως τε σημεῖον τοῦ εἰδότος καὶ μὴ εἰδότος τὸ δύνασθαι διδάσκειν ἐστίν". Aristotle, Aristotle's Metaphysics, ed. W.D. Ross. Oxford, Clarendon Press, 1924, 981b
    • "ὅτι τὴν ὀνομαζομένην σοφίαν περὶ τὰ πρῶτα αἴτια καὶ τὰς ἀρχὰς ὑπολαμβάνουσι πάντες". Aristotle, Aristotle's Metaphysics, ed. W.D. Ross. Oxford, Clarendon Press, 1924, 981b
    • "ἐπίστασθαι πάντα τὸν σοφὸν ὡς ἐνδέχεται"; "σχεδὸν δὲ καὶ χαλεπώτατα ταῦτα γνωρίζειν τοῖς ἀνθρώποις, τὰ μάλιστα καθόλου (πορρωτάτω γὰρ τῶν αἰσθήσεών ἐστιν)". Aristotle, Aristotle's Metaphysics, ed. W.D. Ross. Oxford, Clarendon Press, 1924, 982a
    • "ἔτι τὸν ἀκριβέστερον καὶ τὸν διδασκαλικώτερον τῶν αἰτιῶν σοφώτερον εἶναι περὶ πᾶσαν ἐπιστήμην". Aristotle, Aristotle's Metaphysics, ed. W.D. Ross. Oxford, Clarendon Press, 1924, 982a
    • "τὴν αὑτῆς ἕνεκεν καὶ τοῦ εἰδέναι χάριν αἱρετὴν"; "ἀλλ᾽ ὥσπερ ἄνθρωπος, φαμέν, ἐλεύθερος ὁ αὑτοῦ ἕνεκα καὶ μὴ ἄλλου ὤν, οὕτω καὶ αὐτὴν ὡς μόνην οὖσαν ἐλευθέραν τῶν ἐπιστημῶν". Aristotle, Aristotle's Metaphysics, ed. W.D. Ross. Oxford, Clarendon Press, 1924, 982a; 982b