En la mitología griega Micene era una hija del dios-río Ínaco, famosa durante generaciones por su belleza.

Repudiada por Antínoo, se casó con Arestor, con la que tuvo a Argos Panoptes.

Los lacedemonios afirman que de ella, y no de Miceneo, proviene el nombre de la ciudad de Micenas.