Microdosis psicodélicas

Las microdosis psicodélicas se refiere a la práctica de usar dosis de LSD u hongos psicoactivos, principalmente, por debajo del umbral mínimo para una experiencia enteogénica o psicodélica. Las personas que utilizan microdosis psicodélicas refieren que las usan como forma de terapia, para aumentar la creatividad y el rendimiento intelectual, y de manera recreativa.[2][3]

Microdosis psicodélicas
Lto-lsd-alex-grey-hofmann-120mic-01.jpg
Blotters de LSD con imagen de Albert Hofmann por Alex Grey. La cantidad de LSD en cada blotter puede variar de 50 a 200 µg de LSD, siendo la cantidad de 10 µg la utilizada en microdosis.[1]
Sustancias LSD, hongos psilocibios, MDMA

Dado lo reciente de la práctica y los estudios, no se han podido comprobar científicamente las afirmaciones acerca de los impactos positivos o negativos de esta práctica a corto, mediano y largo plazo.[4]​ El hecho de que tanto el LSD como la psilocibina sean sustancias controladas dentro de la Lista 1 de la Convención sobre sustancias psicotrópicas de las Naciones Unidas de 1971 resulta, por un lado, en el retraso de las investigaciones en varios países y, por otro lado, en la criminalización de los usuarios.[5]

Se ha criticado el uso de microdosis psicodélicas desde la comunidad que utiliza psicodélicos al convertir un «sacramento de la contracultura» en una forma más de evadir la realidad y otra mercancía más en la sociedad de consumo.[6][7][8]​ También se ha sugerido que el uso continuo podría generar adicción psicológica e incrementar el riesgo de generar una enfermedad válvular.[9]

DefiniciónEditar

Una microdosis psicodélica se define como el uso de una cantidad de una sustancia psicodélica —de origen vegetal, fúngico o sintético— por debajo del umbral mínimo (en inglés, threshold level).[10]​ El umbral mínimo (o dosis efecto) de una sustancia se relaciona con la cantidad mínima de la sustancia en la que sus efectos son apenas perceptibles.[11]

Se han establecido las siguientes categorías de dosificación para psicodélicos cuando se usan en investigación: dosis muy baja, dosis baja, dosis media y dosis alta. Una microdosis se ha definido como aproximadamente una décima (1/10) a una veintésima (1/20) parte de una dosis recreativa, que varía dentro y entre las sustancias, por lo tanto, puede verse como algo por debajo de una dosis muy baja.[12]

TécnicasEditar

Plantas, hongos y sustancias químicas utilizadasEditar

Por lo general, se utilizan microdosis de dietilamida de ácido lisérgico (LSD) y hongos psilocibios aunque se ha reportado también el uso de plantas como divina pastora (Salvia divinorum), ruda siria (Peganum harmala), cactus de San Pedro (Echinopsis pachanoi) y marihuana (Cannabis sativa, Cannabis indica), además de hongos como el agárico (Amanita muscaria) y sustancias enteógenas como la dimetiltriptamina (DMT)., la dimetoxianfetamina (DOM) y el MDMA.[13][14]

Microdosificación de hongos psilocibiosEditar

 
Psilocybe cubensis: el píleo o sombrero concentra por lo general mayor cantidad de psilocibina que el estipe.

Cuando se utilizan hongos psilocibios la vía de administración es en forma oral. Se utilizan hongos secos y pulverizados. La cantidad de hongos dependerá de la especie que se utiliza: la psilocibina contenida en Psilocybe azurescens puede llegar a ser tres veces mayor que la contenida en Psilocybe cubensis o Psilocybe germanica.[15]​ Otros factores a tomar en cuenta son:[16]

  • las partes utilizadas del hongo: el píleo o sombrero concentra por lo general mayor cantidad de psilocibina que el estipe.
  • no todos los ejemplares de hongos de una misma especie tienen el mismo porcentaje de psilocibina.[nota 1]
  • el set and setting y el peso de la persona usuaria.[17][nota 2]

Cuando se utilizan hongos de la especie Psilocybe cubensis, de acuerdo a James Fadiman, la microdosis va de 0.10 g a 0.25 g de hongos secos.[19][20]​ De acuerdo a varios autores, para esta especie, la dosis umbral empieza en 0.25 g de hongos secos (aproximadamente 2 mg de psilocibina).[21][22]

Microdosificación de LSDEditar

Las microdosis de LSD se administran de forma oral e intravenosa, y su cantidad se mide en miligramos (mg) o microgramos (µg).[23]​ La dosis umbral de LSD va de 10 a 20 µg.[24]​ Se considera que la microdosis de LSD o 1P-LSD es de 10 µg o menos, siendo esta 1/10 de la dosis normal para un viaje.[25]

En comparación, en 1943 la primera administración de LSD fue con 250 µg —de Albert Hofmann el día de la Bicicleta— y en 2016 los investigadores liderados por Robin Carhart-Harris del Imperial College London administraron dosis de 75 µg en sus investigaciones sobre el efecto del LSD en el cerebro utilizando técnicas como la imagen resonancia magnética funcional (fMRI por sus siglas en inglés) y magnetoencefalografía.[26][27]

AntecedentesEditar

Se ha mencionado que a partir de la publicación del libro The psychedelic explorer’s guide (2011, 'Guía del explorador psicodélico') del escritor James Fadiman, las microdosis psicodélicas han ganado en popularidad y visibilidad.[13]​ El fraile cronista de indias Bernardino de Sahagún relató en el siglo XVI el uso de dosis menores de hongos con fines medicinales en México:

Hay unos honguillos en esta tierra que se llaman teonanácatl, se crían debajo de heno en los campos y páramos; son redondos y tienen el pie altillo y delgado y redondo. Comidos son de mal sabor, dañan la garganta y emborrachan. Son medicinales contra la calentura y la gota; hanse de comer dos o tres, no más; los que lo comen ven visiones y sienten bascas en el corazón; a los que comen muchos de ellos provocan a lujuria.
Bernardino de Sahagún
Historia general de las cosas de Nueva España (publ. 1830)
Tomo III, Libro XI, Capítulo VII: 230.[28]

EstudiosEditar

Los estudios científicos respecto a las microdosis psicodélicas son recientes: del 2017 en adelante.[29]​ No obstante, los estudios relacionados al uso de dosis bajas, medias y mayores de LSD y hongos psicoactivos tienen más de cincuenta años.[5]

Estudios con dosis bajas o muy bajasEditar

En 1974 el químico Alexander T. Shulgin experimentó con diferentes dosis de DMT estableciendo la microdosis de dimetiltriptamina en 6 mg.[30]​ En la década de 2010 se han intensificado los estudios vinculándose al tratamiento de la adicción al tabaco y al alcohol, la depresión y la ansiedad ante la muerte.[31][32]

Un estudio en la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins de EE.UU. publicado de 2017 comparó el efecto de dosis muy bajas (1 mg por 70 kg) y dosis altas (20 a 30 mg por 70 kg) de psilocibina en 75 personas a lo largo de 6 meses en combinación con prácticas de meditación demostró efectos significativos en la incorporación de valores espirituales en la vida incluyendo: cercanía interpersonal, gratitud, propósito de la vida, perdón, trascendencia de la muerte, experiencias espirituales diarias, fe religiosa y habilidades para sobrellevar problemas. Los análisis sugirieron que los determinantes de estos efectos fueron la intensidad de la experiencia mística ocasionada por la psilocibina (a mayor dosis de psilocibina, mayores los cambios) y el nivel de compromiso de las personas en las actividades de meditación y las prácticas espirituales.[33]

Estudios con microdosisEditar

Un estudio en Europa publicado en diciembre de 2018 que utilizó el esclerocio de hongos del género Psilocybes —cuyo principio activo principal es la psilocibina— con 38 voluntarios «demostró cuantitativamente que las microdosis psicodélicas podrían mejorar el rendimiento creativo, posiblemente mediante la inducción de un estado de pensamiento sin restricciones que permite una mayor generación de ideas novedosas». No se utilizó un grupo de control.[34]

En un artículo académico publicado el 14 de julio de 2019 en Journal of Psychopharmacology escrito por investigadores del Imperial College London (Kuypers et al., 2019) se menciona que a la fecha falta evidencia científica para respaldar o incluso explorar por completo las afirmaciones de los beneficios y la seguridad de las microdosis psicodélicas.[35][36][4]

Contraindicaciones, riesgos y precaucionesEditar

Los efectos de la microdosis de LSD en los procesos cognitivos, neuroquímicos y neurofisiológicos son en gran medida desconocidos.[37]

Dada la diferencia en las sensibilidades de cada persona respecto al uso de psicodélicos y al uso no informado de las microdosis, existe el riesgo de la sobredosificación. Una microdosis para una persona puede ser una minidosis o dosis baja para otra. Tales minidosis no son en sí mismas demasiado problemáticas para los usuarios experimentados, pero pueden tener serias consecuencias negativas para los usuarios que combinan las microdosis con el trabajo, el conducir un automóvil y otras actividades no compatibles con la intoxicación por drogas.[13]​ Además, en el caso del LSD —que se comercializa en el mercado negro— al ser ilegal no se sabe con exactitud que cantidad uno está comprando y que cantidad se está autoadministrando. En estos casos, se da la probabilidad de tomar una microdosis sea menor a la de tomar una minidosis.[38]

Asimismo, si bien una parte de las personas que han utilizado microdosis psicodélicas han reportado efectos positivos, un estudio a partir de encuestas con 278 personas publicado en julio de 2019 mostró que una parte significativa de los usuarios de microdosis (por lo menos el 18%) han reportado síntomas negativos: principalmente ansiedad, malestar físico y concentración disminuida.[39]

Se ha indicado que el uso crónico de las microdosis psicodélicas —al activar continuamente el receptor de serotonina 2B (5-HT2B)— puede aumentar el riesgo potencial de una valvulopatía (siglas en inglés VHD, por vascular heart disease). Otros fármacos que activan el receptor 5-HT2B como la Fen-Phen (una combinación de fenfluramina y fentermina), la pergolida y la dexfenfluramina fueron retirados del mercado en Estados Unidos al engrosar las válvulas cardíacas de los usuarios.[40]

Finalmente, se ha sugerido también que el uso continuo de microdosis psicodélicas puede generar adicción psicológica a las mismas.[41]

CríticasEditar

El investigador Robert Forte hizo una crítica en julio de 2019 a las microdosis ya que estas reformularían «los psicodélicos para servir los valores principales de los consumidores. La microdosificación aplana los psicodélicos, los desarma. Convierte a los psicodélicos, agentes de la revolución, en Prozac».[8]​ También se ha argumentado que son una forma de «escapismo» para evadir responsabilidades y no confrontar los problemas de la realidad personal y social.[7]

Aspectos legalesEditar

En la mayoría de países del mundo, sustancias con efectos visionarios o psicodélicos como el LSD y la psilocibina están prohibidas por lo que las personas que las utilizan ya sea en dosis activas o microdosis caen en la ilegalidad.[39]​ El LSD, la psilocibina y otras sustancias psicodélicas utilizadas en las microdosis se encuentran dentro de la Lista 1 de la Convención sobre sustancias psicotrópicas controladas de las Naciones Unidas de 1971.[5]

Véase tambiénEditar

NotasEditar

  1. Un estudio en Japón del 2004 mostró que en 6 muestras de píleo de Psilocybe cubensis las cantidades de psilocibina en porcentaje dieron: 1.17 %, 1.05 %, 0.76 %, 0.44 %, 0.85 % y 1.35 %. En el estipe de las mismas muestras los porcentajes resultaron: 1.01 %, 0.58 %, 0.64 %, 0.29 %, 0.05 % y 1.27 %. Es decir, el % de psilocibina en el estipe de la muestra nr. 6 era superior al % en el píleo de las muestras 1 al 5.[16]
  2. En estudios clínicos, mg por kg es una medida típica de dosis para medicamentos de todo tipo. Por ejemplo, en un estudio piloto del 2010 liderado por Charles S. Grob relacionado al uso de psilocibina para el tratamiento la ansiedad en pacientes con cáncer en estadio avanzado, la medida de psilocibina utilizada fue de 0.2 mg por kg de peso del paciente.[18]

ReferenciasEditar

  1. Stafford, Peter G. Psychedelics encyclopedia (3rd expanded ed edición). ISBN 978-1-57951-169-2. OCLC 896342057. Consultado el 2 de febrero de 2020. 
  2. Redacción (11 de abril de 2017). «Microdosificación: por qué algunas personas toman LSD con el desayuno» (en inglés británico). Consultado el 27 de diciembre de 2019. 
  3. Gestión, Redacción (22 de diciembre de 2019). «Microdosis de LSD para tratar el Alzheimer». Gestión. Consultado el 27 de diciembre de 2019. 
  4. a b «The Mythology of Microdosing Continues to Grow. Can Science Catch Up?». Behavioral Scientist (en inglés estadounidense). 9 de septiembre de 2019. Consultado el 27 de diciembre de 2019. 
  5. a b c Kuypers et al. (2019): 1040.
  6. Fuente, Mario de la (21 de septiembre de 2016). «Desayunar LSD no es tan guay como te lo venden». Vice. Consultado el 29 de diciembre de 2019. 
  7. a b Power, Lia Kantrowitz,Mike (24 de enero de 2019). «El mundo es tan deprimente que la gente toma cada vez más drogas psicodélicas». Vice. Consultado el 29 de diciembre de 2019. 
  8. a b «Microdosing has a critic — one of its pioneers». Rooster Magazine (en inglés). Consultado el 27 de diciembre de 2019. 
  9. «The Dangers and Risks of Microdosing». The Third Wave (en inglés estadounidense). 24 de junio de 2018. Consultado el 27 de diciembre de 2019. 
  10. «"Microdosis" de drogas psicodélicas, ¿un remedio inofensivo para la ansiedad?». Newsweek México. 6 de agosto de 2018. Consultado el 27 de diciembre de 2019. 
  11. «Módulo I - Introducción a la toxicología | Notas para la instrucción | ATSDR en Español». www.atsdr.cdc.gov. 19 de abril de 2019. Consultado el 29 de diciembre de 2019. 
  12. Kuypers et al. (2019): 1041.
  13. a b c Johnstad, Petter Grahl (1 de febrero de 2018). «Powerful substances in tiny amounts: An interview study of psychedelic microdosing». Nordic Studies on Alcohol and Drugs (en inglés) 35 (1): 39-51. ISSN 1455-0725. doi:10.1177/1455072517753339. Consultado el 27 de diciembre de 2019. 
  14. «Common MDMA Dosage & Microdosing Explained». Reality Sandwich (en inglés estadounidense). 2 de noviembre de 2019. Consultado el 30 de diciembre de 2019. 
  15. Gartz, Jochen; Wiedemann, Georg (2015-9). «Discovery of a new caerulescent Psilocybe mushroom in Germany: Psilocybe germanica sp.nov.». Drug Testing and Analysis 7 (9): 853-857. ISSN 1942-7603. doi:10.1002/dta.1795. Consultado el 29 de diciembre de 2019. 
  16. a b Tsujikawa, Kenji; Kanamori, Tatsuyuki; Iwata, Yuko; Ohmae, Yoshihito; Sugita, Ritsuko; Inoue, Hiroyuki; Kishi, Tohru (17 de diciembre de 2003). «Morphological and chemical analysis of magic mushrooms in Japan». Forensic Science International 138 (1): 85-90. ISSN 0379-0738. doi:10.1016/j.forsciint.2003.08.009. Consultado el 29 de diciembre de 2019. 
  17. «What's the Right Psychedelic Mushrooms Dosage? Deciding the Best Dose for Psychedelic Treatment». Psychedelic Times (en inglés estadounidense). 30 de marzo de 2016. Consultado el 1 de enero de 2020. 
  18. Grob, Charles S.; Danforth, Alicia L.; Chopra, Gurpreet S.; Hagerty, Marycie; McKay, Charles R.; Halberstadt, Adam L.; Greer, George R. (3 de enero de 2011). «Pilot Study of Psilocybin Treatment for Anxiety in Patients With Advanced-Stage Cancer». Archives of General Psychiatry (en inglés) 68 (1): 71-78. ISSN 0003-990X. doi:10.1001/archgenpsychiatry.2010.116. Consultado el 1 de enero de 2020. 
  19. «Microdosing Psilocybin & Common Dosage Explained». Reality Sandwich (en inglés estadounidense). 30 de octubre de 2019. Consultado el 29 de diciembre de 2019. 
  20. «Microdosing Magic Mushrooms: Reports and Reflections after Six Months of Psilocybin». MEDICINEPATH.NET (en inglés estadounidense). Consultado el 29 de diciembre de 2019. 
  21. Dhanasekaran, Dharumadurai,; Thajuddin, Nooruddin,; PanneErselvam, A.,. Antimicrobials : synthetic and natural compounds. p. 246. ISBN 978-1-4987-1563-8. OCLC 930822802. Consultado el 1 de enero de 2020. 
  22. «The Ultimate Guide to Psilocybin Mushrooms - Experience, Benefits, & Side Effects». The Third Wave (en inglés estadounidense). Consultado el 1 de enero de 2020. 
  23. Rose, Sam. «Do Microdoses of LSD Change Your Mind?». Scientific American (en inglés). Consultado el 2 de febrero de 2020. 
  24. Family, Neiloufar; Maillet, Emeline L.; Williams, Luke T. J.; Krediet, Erwin; Carhart-Harris, Robin L.; Williams, Tim M.; Nichols, Charles D.; Goble, Daniel J. et al. (18 de diciembre de 2019). «Safety, tolerability, pharmacokinetics, and pharmacodynamics of low dose lysergic acid diethylamide (LSD) in healthy older volunteers». Psychopharmacology (en inglés). ISSN 1432-2072. doi:10.1007/s00213-019-05417-7. Consultado el 2 de febrero de 2020. 
  25. Rose, Sam. «Do Microdoses of LSD Change Your Mind?». Scientific American (en inglés). Consultado el 2 de febrero de 2020. 
  26. «The brain on LSD revealed: first scans show how the drug affects the brain | Imperial News | Imperial College London». Imperial News (en inglés). Consultado el 2 de febrero de 2020. 
  27. Mundo, Redacción BBC. «La imagen del cerebro bajo los efectos del LSD por la que los científicos esperaron 50 años». BBC News Mundo. Consultado el 2 de febrero de 2020. 
  28. Sahagún, Bernardino de (1938). Historia general de las cosas de Nueva España. México, D.F. : Pedro Robredo. Consultado el 27 de diciembre de 2019. 
  29. Solon, Olivia (24 de agosto de 2016). «Under pressure, Silicon Valley workers turn to LSD microdosing». Wired UK. ISSN 1357-0978. Consultado el 27 de diciembre de 2019. 
  30. Shulgin, Alexander T. (1 de abril de 1976). «Dmt & Tma-2». Journal of Psychedelic Drugs 8 (2): 167-169. doi:10.1080/02791072.1976.10471846. Consultado el 27 de diciembre de 2019. 
  31. Gasser, Peter; Kirchner, Katharina; Passie, Torsten (1 de enero de 2015). «LSD-assisted psychotherapy for anxiety associated with a life-threatening disease: A qualitative study of acute and sustained subjective effects». Journal of Psychopharmacology (en inglés) 29 (1): 57-68. ISSN 0269-8811. doi:10.1177/0269881114555249. Consultado el 27 de diciembre de 2019. 
  32. Therrien, Alex (13 de julio de 2018). «¿Pueden las drogas psicodélicas como el LSD ayudar a tratar la depresión?» (en inglés británico). Consultado el 27 de diciembre de 2019. 
  33. Griffiths, Roland R; Johnson, Matthew W; Richards, William A; Richards, Brian D; Jesse, Robert; MacLean, Katherine A; Barrett, Frederick S; Cosimano, Mary P et al. (1 de enero de 2018). «Psilocybin-occasioned mystical-type experience in combination with meditation and other spiritual practices produces enduring positive changes in psychological functioning and in trait measures of prosocial attitudes and behaviors». Journal of Psychopharmacology (en inglés) 32 (1): 49-69. ISSN 0269-8811. doi:10.1177/0269881117731279. Consultado el 27 de diciembre de 2019. 
  34. Prochazkova, Luisa; Lippelt, Dominique P.; Colzato, Lorenza S.; Kuchar, Martin; Sjoerds, Zsuzsika; Hommel, Bernhard (1 de diciembre de 2018). «Exploring the effect of microdosing psychedelics on creativity in an open-label natural setting». Psychopharmacology (en inglés) 235 (12): 3401-3413. ISSN 1432-2072. doi:10.1007/s00213-018-5049-7. Consultado el 27 de diciembre de 2019. 
  35. «Science of microdosing psychedelics remains patchy and anecdotal, say researchers». EurekAlert! (en inglés). Consultado el 27 de diciembre de 2019. 
  36. «Psychedelic Microdosing: Study Finds Benefits and Drawbacks». Psychology Today (en inglés estadounidense). Consultado el 27 de diciembre de 2019. 
  37. Yanakieva et al. (2019): 1166.
  38. Ghose 2015-07-08T15:12:11Z, Tia. «Short Trip? More People 'Microdosing' on Psychedelic Drugs». livescience.com (en inglés). Consultado el 28 de diciembre de 2019. 
  39. a b Anderson, Thomas; Petranker, Rotem; Christopher, Adam; Rosenbaum, Daniel; Weissman, Cory; Dinh-Williams, Le-Anh; Hui, Katrina; Hapke, Emma (10 de julio de 2019). «Psychedelic microdosing benefits and challenges: an empirical codebook». Harm Reduction Journal 16 (1): 43. ISSN 1477-7517. doi:10.1186/s12954-019-0308-4. Consultado el 27 de diciembre de 2019. 
  40. BCPP, Kelan Thomas, PharmD, MS, BCPS (17 de diciembre de 2019). «Why Chronic Microdosing Might Break Your Heart». Chacruna (en inglés estadounidense). Consultado el 4 de mayo de 2020. 
  41. «The Dangers and Risks of Microdosing». The Third Wave (en inglés estadounidense). 24 de junio de 2018. Consultado el 27 de diciembre de 2019. 

BibliografíaEditar

Enlaces externosEditar