Miguel Henríquez Guzmán

político mexicano
(Redirigido desde «Miguel Henríquez»)

Miguel Henríquez Guzmán (Torreón, Coahuila, México; 4 de agosto de 1898 - Ciudad de México; 29 de agosto de 1972) fue un político y militar mexicano.

Miguel Henríquez Guzmán
Mhg foto11.jpg
Información personal
Nacimiento 4 de agosto de 1898 Ver y modificar los datos en Wikidata
Piedras Negras (México) Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 29 de agosto de 1972 Ver y modificar los datos en Wikidata (74 años)
Ciudad de México (México) Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad mexicano
Partido político Logo Partido de la Revolucion Mexicana.svg Partido de la Revolución Mexicana (1938-1946)
PRI logo (Mexico).svg Partido Revolucionario Institucional (1946-1951)
Información profesional
Ocupación Político y militar Ver y modificar los datos en Wikidata

Henríquez Guzmán logró ascender en la estructura del ejército durante los primeros gobiernos emanados de la Revolución Mexicana. Fue en ese contexto cuando conoció al general Lázaro Cárdenas del Río.

Como otros militares de la época, Henríquez se integró a las filas del sector militar del Partido de la Revolución Mexicana (PRM) en 1938, e incluso cuando, posteriormente, ese sector fue eliminado del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Henríquez Guzmán se mantuvo disciplinado, a pesar de la popularidad lograda por la candidatura presidencial del también general Juan Andrew Almazán en la elección presidencial de 1940. Simpatizantes y partidarios henriquistas militantes del partido, renunciaron o fueron expulsados del PRI, por intentar democratizar las decisiones que tomaba el partido.

Para 1951, sin embargo, Miguel Henríquez Guzmán, con el apoyo de su hermano, Jorge Henríquez Guzmán, muy importante empresario de la época, junto con el de otros líderes y militantes del PRI, como el gran orador José Muñoz Cota, se separó de ese partido y encontró, con ellos, refugio en la Federación de Partidos del Pueblo de México, organización en la que militaban otros antiguos líderes revolucionarios, como Genovevo de la O, que sumó las simpatías de otras organizaciones, como el Partido Constitucionalista Mexicano, de Francisco J. Mújica, hasta integrar un frente amplio de organizaciones políticas, agraristas y sociales que plantearon un serio reto a las prácticas que dominaron la sucesión presidencial en México durante el periodo 1940-1988, postulándose como candidato presidencial. Durante la campaña tuvo el apoyo de los grupos cardenistas, del propio general Lázaro Cárdenas y propuso restaurar un gobierno "revolucionario", verdaderamente seguidor de los principios oficiales y populares de la Revolución Mexicana.

En particular, Henríquez Guzmán se enfrentó en la elección de 1952 a los candidatos Adolfo Ruiz Cortines del PRI, Efraín González Luna del PAN y Vicente Lombardo Toledano del entonces Partido Popular (más adelante conocido como Partido Popular Socialista). Durante estas campañas electorales, aparecen en México los modelos publicitarios como el uso adecuado para enaltecer los virtudes del candidato. En esta contienda se registra por primera ocasión en la historia de México la utilización de la mercadotecnia como la base fundamental de una campaña electoral, haciendo que no solo de discursos y propuestas el candidato presentará sus planes a los votantes, sino además de ello y con utilización de la música de mariachi, se lograra insertar la imagen y figura del candidato en las preferencias de los electores. Manuel Ramos Trujillo compuso y presentó al candidato Henríquez Guzmán una canción expresamente creada y diseñada para la campaña electoral. La propuesta fue bien aceptada por Miguel Henríquez y autorizó a Manuel Ramos Trujillo que esta fuera grabada, la canción recorrió grandes zonas del país, no faltaron críticos que pensaban que este tipo de acciones quitaba seriedad a la contienda, pero ante los resultados obtenidos, este y otros modelos mercadológicos a favor de los candidatos serán desde entonces utilizados.

Ruiz Cortines se alzó, en los resultados oficiales, con más del 74 por ciento del voto, seguido por Henríquez Guzmán, quien obtuvo 15.88%.

Ante las irregularidades del proceso y las prácticas fraudulentas del gobierno, para manipular el resultado de la elección, varios generales, le presentaron un plan para tomar por la fuerza el poder. Jefes militares del gobierno se pusieron a las órdenes del general Henríquez, este se negó a dar la orden para tomar violentamente el poder y recorrió las calles de la Ciudad de México para calmar a sus partidarios y simpatizantes, para evitar más la represión violenta del gobierno.

Ello provocó una oleada de protestas que en varias entidades de la República fueron reprimidas con violencia por el gobierno de Miguel Alemán Valdés. Entre los que exigían justicia, se encontraban José Muñoz Cota Ibáñez, exembajador de México en Honduras, y Alicia Pérez Salazar.

A pesar de la intensidad de las protestas, no se logró que se revirtieran los resultados, por lo que Henríquez Guzmán optó por retirarse de la vida pública hasta el día de su muerte, el 29 de agosto de 1972.

BibliografíaEditar

  • Estrada, F. (junio 6, 2017). La rebelión de los ojalateros: Levantamientos henriquistas en el México de los 50-60's. blogdeizquierda.com Edición Kindle, Amazon México Services, Inc., 3044 KB, 585 pp, ASIN B071JQKYVG. (Consultado sábado, 28 de septiembre del 2019).