Miróforas

Miróforas sobre la tumba de Cristo, c. 1235 d.C., Mileševa monasterio de Serbia.
Icono ortodoxo oriental de las Mujeres Miróforas en el Santo Sepulcro (Kizhi, Rusia, siglo XVIII).
Icono de María Magdalena como Mirófora.
Hagiografía, fresco, de Santa Salomé la mirófora de la Iglesia ortodoxa griega.

En la tradición cristiana ortodoxa las Miróforas (griego: Μυροφόροι, latino: Myrophorae; Slavonic: Жены́-мѷроно́сицы; en rumano, mironosiţe: ) son las mujeres mencionadas en el Nuevo Testamento que estuvieron directamente implicadas en el entierro o que descubrieron la tumba vacía que siguió a la Resurrección de Jesús. El término tradicionalmente se refiere a las mujeres que llevaban mirra a la tumba de Cristo por la mañana temprano y lo encontraron vacío. En el cristianismo Occidental, se emplean normalmente los términos las dos mujeres en la tumba, las Tres Marías e incluso otras variantes.(Mateo 27:55-56,27:60-61,28:1-10, Marcos 15:40-16:11, Lucas 23:50–24:10, Juan 20:1-18) A veces también se incluyen a José de Arimatea Juan 19:38) y Nicodemo, quién bajó el cuerpo de Jesús de la cruz, lo embalsamó con mirra y aloe, lo envolvió en lino limpio, y lo colocó en una tumba nueva.(Mateo 27:57-60,Juan 19:39–42) Si se incluyen a estas personas el término empleado en español debe ser, por concordancia gramatical, el de miróforos.

Narración EvangélicaEditar

Las mujeres siguieron a Jesús durante su ministerio terrenal en Galilea, y proveyeron con sus propios medios tanto a Él como a sus seguidores Marcos 15:41. Permanecieron fieles a Jesús incluso durante los momentos más peligrosos de su arresto y ejecución, y no sólo estuvieron de pie a su lado junto a la cruz, sino que le acompañaron en su entierro, observando el sitio donde estaba la tumba. Debido a que era inminente el comienzo del Sábado, fue necesario que los preparativos del entierro fueran breves. La costumbre judía de aquel tiempo dictaba que los deudos regresaran a la tumba cada día durante los tres días siguientes. Una vez que el Sábado hubo pasado, las mujeres regresaron lo más pronto posible, llevando mirra para amortajar el cuerpo. Fue al llegar este momento que la Resurrección les fue revelada, y fueron encargadas de decírselo a los Apóstoles. Fueron, en efecto, los apóstoles de los Apóstoles. Por esta razón, las mujeres miróforas, especialmente María Magdalena son, a veces, llamadas con el título "Igual a los Apóstoles."

José de Arimatea era un discípulo de Jesús, pero en secreto Juan 19:38. Fue a ver a Poncio Pilato y reclamó el cuerpo de Jesús y, junto con Nicodemo, preparó deprisa el cuerpo para el entierro. Donó su nueva tumba para el entierro. Natural de Arimatea, era aparentemente un hombre rico, y probablemente un miembro del Sanedrín (que es la forma que en griego bíblico, bouleutēs—literalmente, consejero. Se refieren a él en Mateo 27:57 y Lucas 23:50. José era un honorable consejero, quién esperaba (o buscaba) el reino de Dios Marcos 15:43. Lucas le describe como un hombre bueno, y justo Lucas 23:50 .

Nicodemo (griego: Νικόδημος) era un Fariseo y también miembro del Sanedrín, a quien se menciona pronto en el Evangelio de Juan, cuando visita a Jesús para escuchar sus enseñanzas, pero va de noche por miedo Juan 3:1–21). Es mencionado otra vez cuando declara la enseñanza de la Ley de Moisés respecto del arresto de Jesús durante la Fiesta de los tabernáculos Juan 7:45–51). Es por último mencionado siguiendo la Crucifixión, cuando él y José de Arimatea prepararon el cuerpo de Jesús para el entierro Juan 19:39–42. Hay un apócrifo titulado el Evangelio de Nicodemo que pretende estar escrito por él.

Nombres de las MiróforasEditar

La lista tradicional de Miróforas es:

A veces se consideran miróforos:

Referencias litúrgicasEditar

 
El icono utilizado en el domingo de Miróforas. Las dos Marías están en el centro con dos ángeles en el otro lado, en primer plano está el Santo Sepulcro con el sudario y un paño.

Desde este día conmemora acontecimientos rodeando no sólo la Resurrección, pero también el entombment de Cristo, algunos de los himnos de sábado Santo están repetidos. Estos incluyen el Troparion del Día: "El Joseph noble..." (Pero con una línea nueva añadió al final, conmemorando la Resurrección), y el Doxastikhon en el Vespers Aposticha: "Joseph junto con Nicodemus..."

La semana que sigue se apellida la Semana de Miróforas y el Troparion mencionó encima está utilizado todos los días en las Horas Canónicas y la Liturgia Divina. El Doxastikhon está repetido otra vez en Vespers el miércoles y anocheceres de viernes.

Hay himnos litúrgicos numerosos qué hablar del Myrrhbearers, especialmente en el domingo Octoechos y en el Pentecostarion. Cada domingo, hay un himno especial que es chanted en Matins y la Oficina de Medianoche, llamó el Hypakoë, (griego: Ύπακοί, Slavonic: Ўпаκои), el cual significa, "enviado", y refiere al Myrrhbearing las mujeres que son enviados para anunciar la Resurrección a los Apóstoles.

Varias catedrales ortodoxas importantes e iglesias se llaman Miróforas. Celebran su día de fiesta patronal el domingo de Miróforas.

Función de las miróforasEditar

En los Evangelios, especialmente en los sinópticos, las mujeres juegan un papel central como testigos presenciales en la muerte de Jesús, entierro, y el descubrimiento de la tumba vacía. Los tres sinópticos repetidamente hacen a las mujeres el sujeto del verbo ver, claramente presentándolas como testigos presenciales.

La presencia de las mujeres como testigos clave que descubren la tumba vacía se ve como una forma de aumentar la credibilidad del testimonio, puesto que, en la cultura de aquel tiempo (judía y Greco-Romana), alguien podría esperar una invención hecha por hombres, y especialmente de numerosos hombres e importantes, en este momento crítico, más que sólo "algunas apenadas mujeres." C. H. Dodd Consideró la narración de Juan de ser "validar por sí misma", argumentando que nadie hubiera ideado que Jesús se había aparecido a una "mujer poco conocida" como María Magdalena. Aun así, algunos pasajes en la Mishnah (Yebamoth 16:7; Ketubot 2:5; Eduyot 3:6) indican que las mujeres podían dar testimonio si no había testigo varón disponible. También, Josefo y Plinio el Joven usaron mujeres como testigo en sus reclamaciones Además, Pablo no menciona a las mujeres.

Bart D. Ehrman argumenta "Uno de los temas dominantes de Marcos es que nadie durante el ministerio de Jesús podría entender quién era.

Su familia no lo entendió. La gente de su pueblo tampoco. Tampoco los dirigentes de su propio pueblo. Ni siquiera los discípulos entendieron en Marcos-

especialmente los discípulos! Para Marcos sólo los extraños tuvieron una corazonada sobre quién era Jesús: la mujer sin nombre que le ungió, el cinturón en la Cruz. Quienes le comprendieron al final? No su familia, no sus discípulos, un grupo de mujeres desconocidas anteriormente... las mujeres en la tumba...''

Los tres sinópticos nombran, cada uno de ellos, dos o tres mujeres en cada narración de la Pasión, donde ellas son citadas como testigos oculares: la Ley Mosaica exige do o tres testigos, Deuteronomio 19:15, en un estatuto que ha ejercido influencia más allá de los tribunales legales y en situaciones de la vida cotidiana donde se necesita un evidencia precisa.

Entre los nombres de las mujeres (y algunos quedan anónimos), está presente siempre el de María Magdalena en los cuatro evangelios, y María la mdre de Santiago en los tres sinópticos, sin embargo hay variaciones en la lista de cada Evangelio respecto de la lista de mujeres en la muerte, entierro y descubrimiento. por ejemplo Marcos nombra a tres mujeres al pie de la cruz, y estas tres mismas van a la tumba, pero solo se observa que dos son testigos del entierro. Basándose en esto, Richard Bauckham argumenta que los evangelistas mostraron ''un escrupuloso cuidado'' y ''fueron muy cuidadosos en nombrar precisamente a las mujeres que ellos conocián como testigos de estos cruciales eventos'' puesto que no había otra razón, además del interés en la exactitud histórica, de no utilizar simplemente el mismo conjunto de caracteres de una escena a otra.

La narración de marcos (que es la más antigua de los manuscritos) termina bruscamente y asegura que las mujeres no dijeron nada. Los evangelios de Mateo y Marcos no presentan ningún relato posterior. lucas describe como Pedro corre hacia la tumba para comprobar por sí mismo, y Juan añade que el discípulo amado también lo hizo, dejando atrás a Pedro.

Véase tambiénEditar

Enlaces externosEditar

LasReferenciasEditar