Abrir menú principal

Un modelo mental es un mecanismo del pensamiento mediante el cual un ser humano, u otro animal, intenta explicar cómo funciona el mundo real. Es un tipo de símbolo interno o representación de la realidad externa, hipotética, que juega un papel importante en la cognición.

Existen distintos tipos de modelos mentales, esto puede variar de acuerdo a la persona, su entorno social, su economía y clase social. Si una persona es demasiado superficial pensará que el dinero es lo más importante y actuará de acuerdo a intereses personales para obtenerlo, sin importar el bienestar de los demás ni el daño que pueda ocasionarles, porque según su modelo mental sólo si se consigue dinero será feliz e importante. Lo mismo puede ocurrir si una persona es demasiado religiosa, esta creerá que lo único importante es su religión.

La idea se cree que fue originada por Kenneth Craik en su libro publicado en el año 1943 titulado The Nature of Explanation. Tras la temprana muerte de Craik en un accidente de bicicleta, la idea no se elaboró hasta mucho más tarde.

Un modelo mental es la perspectiva de cada individuo que ve u opina sobre una cosa ya sea por su genética, circunstancias personales, experiencias, cultura y canal de comunicación.

Se crea a partir de nuestra imaginación y que influyen en nuestras decisiones y actuaciones.

Elaboramos y formamos nuestros modelos mentales a partir de:

·        La cultura.

·        Las costumbre.

·        Las ideas importantes recibidas durante la infancia.

·        Situaciones que vivimos.

Los modelos mentales pueden ser positivas y negativas:

Los modelos mentales positivos: son ideas positivas de algún objeto o cosas que damos a partir de nuestros puntos de vista, ya sea buena o mala la idea, que buscan relacionarse con algún tema en específico, siempre respetando la perspectiva de cada persona: ya sea  por su cultura, genética, circunstancias personales, etc.

Los modelos mentales negativos: Son: los prejuicios, el bulín,  o ideas negativas que pensamos o decimos de algo o de alguien, es por eso que antes de actuar o de decir algo, siempre debemos analizarla con criterio. Para no llegar a causar ningún tipo de problema a las personas, que pueden llegar a afectar su estado emocional, ánimo y psicológica. Al contrario debemos de reflexionar sobre los malos modelos mentales que tenemos en nuestro pensamiento,es decir transformar modelos mentales a marcos conceptuales.

Antes de Craik, Georges-Henri Luquet ya había desarrollado esta idea del modelo mental: en su libro Le dessin enfantin (el dibujo infantil), publicado en 1927 por Alcan, París, argumentaba que los niños y niñas construyen de forma obvia modelos internos, una visión que influyó entre otros a Jean Piaget.

Modelos mentales de desarrollo regional en América Latina

Los modelos mentales son representaciones simbólicas de una realidad percibida o construida por el sujeto. Son descriptivos o predictivos. Constituyen en parte el mundo de "lo que es" y en parte de "lo que debe ser" y su utilidad práctica está en su posibilidad de guiar la acción. En verdad, los modelos mentales debieran preceder a los modelos reales, estos últimos debieran ser un resultado de los primeros. Rara vez, sin embargo, la realidad se construye de una manera racional y las diferencias entre "lo que es" positivista y "lo que debería ser" constructivista suelen ser amplias, diferencias en buena medida empujadas por la tradicional separación entre sujeto y objeto en el paradigma del positivismo.

En México durante el foro permanente de participación ciudadana[1]​, celebrado en 2017 en la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión se hablo del reto de lograr la convivencia justa, entre los diferentes modelos mentales que se encuentran de forma masiva en el país. Estos modelos mentales que concuerdan con otras formas de pensar idéntica, en base a experiencias o información adquirida en diferentes etapas de la vida, para pasar del entorno individual al colectivo. Y que se pueden observar con frecuencia en el comportamiento similar de las personas en el ámbito familiar o social. Estos modelos mentales masivos son el Tradicionalismo, el Conservadurismo, el Liberalismo y el Neoliberalismo. Porque fuera de observarse como simples argumentos políticos, estos modelos mentales actúan de manera directa o indirecta, para involucrarse en gran medida en la vida democrática de México. Las leyes, las políticas públicas y la justicia, son el vivo reflejo de que estos modelos mentales pasan de un entorno individual a un nivel masivo, rigiendo el comportamiento y el modelo de vida de los mexicanos.

Independientemente del multiculturalismo en México, todavía es difícil calcular la magnitud de los modelos mentales en en el país. Se puede decir que los modelos mentales masivos más grandes del país, son el tradicionalismo y el conservadurismo, porque se observa con facilidad la presencia de estos modelos mentales en la conducta de gran parte de la población mexicana. Y son responsables de mantener en la actualidad las tradiciones, las costumbres y la moral, es su propio concepto. Ademas que la información sobre estos modelos mentales, se pueden localizar de manera simple en los libros de siglos pasados de la historia mexicana. El liberalismo y el Neoliberalismo, son los modelos mentales mas pequeños de México. Estos modelos de conducta surgen en la parte moderna de la historia mexicana y son responsables en gran medida del desarrollo del país.

Sin embargo es importante mencionar que estos patrones de conducta que se encuentran en México, también se pueden observar con una misma similitud en varias partes del mundo. Con sus respectivas variables que dependen de las ideologías o creencias de cada nación. Y comprendiendo que los modelos mentales o núcleos ideológicos comienzan a formarse en la mente de las personas desde su nacimiento.

Índice

Características de los modelos mentales en MéxicoEditar

TradicionalismoEditar

  • Defensa consiente e inconsciente de tradiciones y costumbres
  • Influencia de la mayor parte violencia en México debido a la hostilidad nativa
  • Creencia arraigada de tradiciones y costumbres, en base las creencias, fechas o regiones
  • Desinterés en leyes políticas, imponiendo tradiciones y costumbres de la región
  • Hostilidad e indiferencia ante ideologías ajenas o extranjeras
  • Núcleo familiar arraigado y dependiente
  • Fuerte dependencia a sus grupos de pertenencias, en base pueblos o sectores regionales.
  • Creencias rígidas en las llamadas reglas de la selva.- (Fuerte sobre débil, Rico sobre pobre, Bonito sobre Feo, macho protege a hembra, hembra busca protección del macho, etc.)
  • Hostilidad e indiferencia hacia factores de sexualidad libre o relaciones sexuales fuera de tradiciones y costumbres. (noviazgo y matrimonio)
  • Hostilidad e indiferencia hacia gente no incluida en su grupo de pertenencia
  • Indiferencia a factores económicos nacionales, basta la supervivencia de su grupo de pertenencia.
  • Indiferencia ante empoderamiento ajeno


ConservadurismoEditar

  • Defensa consiente e inconsciente de la moral y ética, según su propio concepto
  • Influencia de la mayor parte del racismo y discriminación en México
  • Fuerte impulso por el perfilamiento social. Clasificando a las personas según su apariencia física, edad, nivel socio económico, color de piel, nacionalidad, genero, etc. dependiendo la similitud de las características humanas.
  • Núcleo familiar arraigado pero no dependiente
  • Dependencia regular a sus grupos de pertenencias, en base a regiones o grupos sociales
  • Creencias rígidas en costumbres sociales, según su propia moral (patriotismo, sentimentalismo, caballerismo, modales caballero protege a dama, dama busca protección del caballero, etc.)
  • Hostilidad e indiferencia hacia factores de sexualidad libre o relaciones sexuales fuera de tradiciones y costumbres (noviazgo y matrimonio)
  • Indiferencia hacia gente no incluida en su grupo de pertenencia o de diferentes características físicas o sociales
  • Hostilidad o Indiferencia ante el empoderamiento ajeno
  • Interés acomodado en áreas económicas, políticas y sociales


LiberalismoEditar

  • Defensa consiente e inconsciente de libertad y derechos
  • Núcleo familiar independiente
  • Facilidad para la autonomía individual
  • Conflicto emocional con la moral y ética, según propio concepto
  • Tolerancia a la libertad sexual, heterosexual y diversidad sexual, en sociedad conocida o desconocida
  • Preferencia en actividades económicas, científicas, tecnológicas, políticas y ambientales
  • Tolerancia ante el empoderamiento ajeno, creencias e ideologías


NeoliberalismoEditar

  • Defensa consiente e inconsciente de ego y liderazgo
  • Núcleo familiar independiente
  • Facilidad para la autonomía individual
  • Indiferencia ante la moral y ética, según su propio concepto
  • Tolerancia a la libertad sexual, heterosexual y diversidad sexual, en sociedad conocida o desconocida, en relación al nivel socieconomico acomodado
  • Preferencia de actividades políticas y económicas a gran escala
  • Tolerancia ante el empoderamiento ajeno, creencias e ideologías por conveniencia
  • Preferencia por los entornos de élite

Cómo se forma nuestro modelo mental o representación interna?Editar

Son distintos factores los que nos llevan a crear distintas representaciones internas o modelos mentales de una misma realidad. Estos son los principales:

  • Genética: tenemos unos genes propios de nuestros predecesores que han creado nuestra genética particular.
  • Circunstancias personales: las diversas situaciones que hemos vivido influyen en nuestra capacidad de pensar, de creer.
  • Experiencias, cultura: el lugar dónde hemos vivido, nuestro escenario de actuación ha condicionado nuestra forma de ver el mundo.
  • Canal de comunicación: el lenguaje o la forma en la que explicamos nuestras experiencias limita la experiencia externa. El propio idioma en el que nos expresamos nos condiciona totalmente.

Cada individuo nace dentro de un contexto, vive en una cultura y determina su comportamiento para formar estos modelos mentales. ¿Cómo usamos los modelos mentales?

Cada vez que etiquetamos algo (objeto, persona, acción, etc.) lo estamos negando, lo estamos limitando porque no podemos incluir todos sus detalles que son infinitos. Lo procesamos y creamos el modelo generalizando, diferenciando y seleccionando determinados detalles en función de los factores comentados en el párrafo anterior y lo guardamos como un modelo mental. Por ejemplo, si hemos visto pocos osos, o incluso sólo en libros en alguna ilustración, nuestro primer modelo mental va a ser el oso de la ilustración. Si ese oso era pardo, cuando nos hablen de osos polares, nuestro cerebro estará visualizando todo osos pardos, porque todavía no ha ampliado su modelo mental, no ha visto ningún oso polar.

Cuando vemos algo conocido, lo que estamos haciendo es llevar esa representación externa a nuestra colección de modelos e intentar reconocer el que más se aproxime. Si no entendemos de coches, todos nos parecen iguales, sin embargo, un experto en coches, te podrá especificar modelo y marca, e incluso potencia aproximada oyendo el motor.

La disponibilidad y variedad de modelos mentales en determinados ámbitos marcan nuestra diferencia para aprender determinadas materias. Los modelos mentales son claves para entender cómo funcionan las técnicas de aprendizaje, es la llave que abre las puertas.[2]¿Por qué los modelos mentales son tan poderosos para afectar lo que hacemos?

En parte porque afectan lo que vemos. Dos personas con diferentes modelos mentales pueden observar el mismo acontecimiento y describirlo de manera distinta porque han observado detalles distintos. El problema de los modelos mentales no radica en que sean atinados o erróneos. Por definición, todos los modelos son simplificaciones. El problema surge cuando los modelos mentales son tácitos, cuando existen por debajo del nivel de la conciencia. [3]

C[4]​inco modelos desde la perspectiva de la persona y con ellos trataría de reflejar ideas hondamente arraigadas entre la ciudadanía.

  1. El trabajo está hecho para sufrir. Es una idea fundamental que determina lo que se debe y lo que no se debe hacer en el trabajo. El tiempo en que no trabajo es para gozar. Por tanto, en el trabajo no me conviene invertir demasiadas expectativas personales. Allí se hace lo imprescindible, pero la conexión emocional es harina de otro costal. Las empresas han desarrollado mecanismos muy elaborados para tratar de conectar con sus empleados. Hay que estar alerta. No, el trabajo no es, ni de lejos, el lugar para disfrutar. Por eso conviene definir límites, para evitar que el trabajo invada la vida personal. Vida profesional y vida personal deben estar nítidamente diferenciadas.
  2. La empresa me va a explotar porque su objetivo es maximizar resultados. Digan lo que digan, lo vistan como lo vistan, el gran objetivo del beneficio está por encima de todos lo demás. Soy un recurso del que tratan de extraer lo máximo. Tengo innumerables ejemplos de que eso es así, tanto personales como de amistades.
  3. El conocimiento es importante y, por tanto, tengo que protegerlo. Este modelo mental trata el conocimiento como otros elementos físicos valiosos. Cuando algo tiene valor, se encierra en una caja de seguridad. Y en tanto que hay poco, su valor se mantiene o incluso crece. Si mucha gente supiera lo que yo sé, entonces yo perdería valor relativo en la sociedad que me rodea. Así que es necesario proteger lo que sé.
  4. Las cosas hay que pensarlas bien antes de hacerlas. Todo el mundo sabe que las prisas no son buenas consejeras. No digo nada raro: es un consejo que cualquier madre/padre daría a su descendencia. Pero también es cierto que, remitido al ámbito laboral, la "P" de pensar, la "P" de planificar y la "P" de prever han sido sobrevaloradas. Consecuencia y causa de un mundo donde se actúa de acuerdo con los objetivos establecidos. La incertidumbre no le gusta a nadie.
  5. La empresa, a pesar de todo, me da seguridad porque me asegura el ingreso económico que necesito. ¿De dónde si no voy a sacar el dinero? Las empresas son el medio para que yo pueda desarrollar mi ciudadanía normalizada. Necesito vivir con un ingreso suficiente para mis necesidades y la empresa es que la me propone una transacción para ello: le entrego parte de mi tiempo y me devuelve el dinero que me hace falta.

ReferenciasEditar

Georges-Henri Luquet: "Children's Drawings", Free Association Books, 2001, ISBN 1-85343-516-3 (paperback)

Enlaces externosEditar