Abrir menú principal

Monasterio de Tentudía

Bien de Interés Cultural

El monasterio de Tentudía es una iglesia-fortaleza de la localidad española de Calera de León, en la provincia de Badajoz. Está situado en el punto más alto de la provincia de Badajoz, a 1.104 m. Por la A 66 dista de Sevilla 111 km y de Mérida 110 km. Fue construido en el siglo XIII y está considerado una de las mejores muestras del mudéjar español.

Monasterio de Tentudía
Monasterio de Tentudía.jpg
Información general
Tipo monasterio
Estilo Mudéjar y renacentista
Catalogación Bien de Interés Cultural
Figura Monumento
Localización Calera de León
Coordenadas 38°03′15″N 6°20′19″O / 38.054166666667, -6.3385472222222Coordenadas: 38°03′15″N 6°20′19″O / 38.054166666667, -6.3385472222222
Inicio siglo XIII

Declarado monumento histórico-artístico perteneciente al Tesoro Artístico Nacional mediante decreto de 3 de junio de 1931,[1]​ actualmente, está considerado como bien de interés cultural.

Índice

HistoriaEditar

La tradición relata que en este lugar, en el reinado de Fernando III el Santo (1217-1252), se produjo una batalla contra los musulmanes que, al ir ganando las tropas cristianas, a petición de su jefe, el maestre de la orden de Santiago Pelay Pérez de Correa, pidió la ayuda de la Virgen con la invocación: ”¡Santa María, detén tu día!”. Al detenerse el sol milagrosamente, las tropas cristianas pudieron alcanzar la victoria y acabar con su enemigo. De aquí la denominación del santuario: “Detente día”, que contraída ha quedado en “Tentudía”. En agradecimiento por la intercesión de la Virgen se construyó el eremitorio de santa María de Tudía, regentado por la orden de Santiago.

El monarca castellano Alfonso X el Sabio (1252-1284) dedicó cinco de sus cantigas a ensalzar los milagros realizados por la Virgen de Tentudía, lo que indica que la esta advocación mariana ya tenía gran predicamento.

En 1514, a solicitud de Fernando el Católico, el papa León X elevó el eremitorio al rango de monasterio, que siguió regentado por la orden de Santiago. A partir de este momento comenzó a crecer hasta llegar a ser uno de los más importantes de esta orden militar castellana.

En 1518 se encargó el retablo de azulejos del altar mayor al artista italiano residente en Sevilla Francisco Niculoso Pisano. La actual iglesia se levantó en 1558.

Desde el siglo XVI estuvo en funcionamiento un Colegio de Letras, promovido por la vicaría de Tentudía, que agrupaba a nueve localidades. Se suprimió en 1836, a raíz de la desamortización de Mendizábal.

ClaustroEditar

 
Claustro

A comienzos del siglo XVI se adosó al templo un pequeño claustro mudéjar de ladrillo, con aljibe central y organizado en dos alturas. El ritmo compositivo se confía a la diferencia en el tipo de arcos (de medio punto peraltado en la planta baja y escarzanos en la superior) y a su variación en número (cuatro abajo y cinco arriba, todo ellos con alfiz). En ambos casos los soportes son pilares octogonales.

IglesiaEditar

La iglesia sufrió algunas transformaciones hasta darle su actual aspecto de una única nave, cubierta con bóveda de cañón. Sin embargo, se respetó la cabecera, con lo que las capillas laterales, que sorprenden por su amplitud, quedaron inalteradas levantadas con bóvedas de arista sobre trompas, en las que se dispusieron enterramientos de algunos maestres de la orden. En el presbiterio se encargó un retablo de azulejería, que llevó a cabo el famoso ceramista Francisco Niculoso Pisano.

El retablo fue encargado en 1518 para conmemorar el prodigioso hecho de la batalla de Tentudía. Un enorme retablo de azulejos formado por 640 piezas y que alcanza 3,4 metros de alto por 2,6 de anchura. Pisano distribuyó tan amplio espacio en tres calles. Las laterales divididas en tres cuerpos, mientras que sólo hay uno en la central, rematado por un Calvario a cuyos pies se simula una hornacina bajo dosel sostenido por ángeles, que queda a su vez enmarcado por el tema del árbol de Jessé. Los laterales del retablo y el banco se decoran con grutescos variados. Las escenas principales del conjunto hacen alusión a la vida de María, pero en los cuerpos inferiores el ceramista reflejó dos retratos más mundanos: el de Pelay Pérez Correa, a la izquierda, y el de Juan Riero, el canónigo que encargó la obra, a la derecha; ambos se encuentran arrodillados en actitud de orar.

ReferenciasEditar

  1. Decreto del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes publicado en la Gaceta de Madrid n.º 155 de 4 de junio de 1931, disponible en línea en: [1].

Enlaces externosEditar