Monte Arruit

Ciudad en marruecos

Monte Arruit[1]​ (en árabe, العروي‎, en lenguas bereberes, ⵍⵄⴰⵔⵡⵉ, en francés, Al Aaroui), es un municipio situado al noreste de Marruecos, en la provincia de Nador, a 30 km al sur de Melilla. En el censo del año 2004 contaba con una población de 36 021 habitantes. A corta distancia se encuentra el Aeropuerto Internacional de Nador.[2]​ El núcleo de población actual tuvo su origen en el fuerte construido durante la época del protectorado español. En 1921 tuvo lugar en dicha fortifación un episodio de la guerra del Rif, dentro del denominado Desastre de Annual, en el que perdieron la vida alrededor de 3000 soldados del Ejército español.[3]

Monte Arruit
العروي
ⵍⵄⴰⵔⵡⵉ
Localidad
Arouit1.JPG
Monte Arruit ubicada en Marruecos
Monte Arruit
Monte Arruit
Localización de Monte Arruit en Marruecos
Coordenadas 35°00′37″N 3°00′26″O / 35.01037, -3.007294
Entidad Localidad
 • País Bandera de Marruecos Marruecos
 • Región Oriental
 • Provincia Nador
Altitud  
 • Media 37 m s. n. m.
Población (2004)  
 • Total 35 021 hab.

Masacre de Monte ArruitEditar

 
Oficiales liberados tras las gestiones de Echevarrieta: El segundo de izquierda a derecha es el general Navarro.

La retirada desde AnnualEditar

Tras la caída el 22 de julio de la posición de Igueriben, lo que provocó el derrumbe del frente español alrededor de Annual y la apresurada evacuación de esta última posición por el General Navarro (cabe recordar que el General Silvestre murió durante el ataque), las tropas españolas realizan un desesperado intento de evacuación para dirigirse atravesando el desfiladero de Izumar, un estrecho paso entre montañas de apenas 4 metros de ancho y pronunciadas laderas por las que se despeñaron hombres y vehículos, hacia Ben Tieb y de aquí hacia Dar Drius, posición que reunía las características para albergar una gran cantidad de tropas y que contarba un fácil abastecimiento de agua, aunque la distancia que la separaba de Melilla dificultaría un posible socorro desde la ciudad, por lo que es abandonada el día 23 de julio.

Es en el paso de Izumar donde comienzan a darse los primeros casos de brutalidad con las tropas españolas en retirada cometidos por la población civil rifeña, algunos de ellos recogidos por Ricardo Fernández de la Reguera en su libro titulado "El Desastre de Annual" (escrito en 1968 junto con Susana March).

 
Retirada de Annual y ruta seguida por las tropas españolas hasta Monte Arruit

La columna española, formada por aproximadamente unos 5000 hombres de los cuales unos 3000 eran españoles y 2000 indígenas, daba como resultado unos efectivos de tres batallones y dieciocho compañías de infantería, tres escuadrones de caballería y cinco baterías de artillería, aunque mal equipadas y con escasez de munición, abandona el 23 de julio Dar Drius para intentar alcanzar las posiciones de Batel y Tistutin atravesando el río Igan, en el que fueron hostigadas por los rifeños y teniendo que emplearse a fondo el Regimiento de Caballería Cazadores de Alcántara nº 14 para proteger la caótica retirada española, resultando dicho Regimiento prácticamente aniquilado durante las sucesivas cargas que realizaron contra el enemigo (hasta ocho, según algunos testigos y supervivientes, la última de ellas con los caballos cogidos de las riendas), resultando también cercadas en dichas posiciones durante cinco días, hasta que día 29 el General Navarro decide abandonarlas y dirigirse hacia Monte Arruit, en las cercanías de la cual las tropas españolas volvieron a ser hostigadas por las harkas rifeñas.

El asedio de Monte ArruitEditar

Producida la entrada de las tropas españolas en Monte Arruit, los efectivos españoles superaban los 3000 soldados (los supervivientes de la retirada más las tropas que ya guarnecían la posición), quedando cercadas y a la espera de un auxilio desde Melilla que jamás llegó, iniciándose el día 24 de julio un asedio que duraría hasta el día 9 de agosto en que se produjo la rendición, tras un pacto por el cual la tropa podría volver a Melilla entregando previamente el armamento.

La situación en el interior del fuerte resulta realmente penosa. El abastecimiento de agua debía hacerse trayendo agua desde el exterior, resultando sangrientas las aguadas al estar completamente batidas por el enemigo. Se intentó el abastecimiento aéreo de la posición, lanzando bloques de hielo y armas y municiones a los defensores, aunque muchos de estos envíos caían en manos del enemigo.

Conforme avanzan los días la situación resulta realmente desesperada en el interior. A la falta de agua y víveres hay que sumar el estado moral y físico de los defensores, y cada vez hay más muertos y más heridos (entre ellos el Teniente Coronel Fernando Primo de Rivera y Orbaneja, quien mandaba el Regimiento de Alcántara, es herido por una granada en el brazo y tiene que ser operado sin anestesia, muriendo días más tarde a causa de la gangrena.

Finalmente, el día 9 de agosto no queda agua, no hay víveres, y prácticamente no quedan municiones con las que responder al fuego enemigo. Tampoco hay medicamentos para tratar a los heridos. El General Navarro, tras comunicar con Melilla a través de un heliógrafo, es autorizado por la Superioridad para parlamentar con los notables rifeños, pactando unas condiciones mediante las cuales los españoles saldrían libres de la posición y serían escoltados hasta Melilla, aunque a costa de entregar el armamento.

La traiciónEditar

Pactadas las condiciones referidas, se prepara todo para actuar según lo convenido. Se organiza el transporte de los heridos, los supervivientes amontonan su armamento y forman en el exterior de la fortificación mientras Navarro, herido en una pierna y apoyado en un bastón improvisado, se dirige junto a un grupo de oficiales hasta un edificio próximo.

Es en ese momento cuando grupos de rifeños irrumpen en la posición y comienzan a disparar contra los soldados españoles, aunque los soldados que todavía no habían entregado su armamento se defienden y responden al fuego enemigo. Otros soldados, en cambio, intentan buscar de nuevo refugio en el interior del fuerte, lugar en el que encontrarán también la muerte. Se da la circunstancia de que los restos mortales de algunos de los supervivientes de las cargas del Regimiento de Alcántara fueron encontrados junto a las puertas, sin duda en un vano intento de proteger al resto de sus compañeros.

Mientras se produce la masacre, Navarro y otros oficiales son llevados a Axdir, feudo de Abd el Krim, lugar en el que se les unirían más prisioneros hasta sumar alrededor de 500, de los que sobrevivirían unos 300, que serían liberados 18 meses más tarde tras un penoso y largo cautiverio y el pago de un cuantioso rescate.

Destino de los restosEditar

En el campo de Monte Arruit quedan esparcidos los cadáveres de más de dos mil seiscientos soldados españoles, muchos de mutilados y con muestras de haber sido cruelmente torturados. Permanecieron insepultos hasta que dos meses más tarde las tropas españolas reconquistaron la posición a finales de octubre y se encontraron con el dantesco y macabro espectáculo de los cuerpos descomponiéndose bajo el ardiente sol africano.

 
Enero de 1922. Meses después de la batalla de Annual (julio-agosto de 1921) los restos continúan insepultos y dispersos en las inmediaciones de Monte Arruit.

Los soldados españoles identifican a los que pueden, dándose el penoso y triste espectáculo de padres, esposas, novias, etc., que viajan desde la Península para intentar encontrar los restos de sus seres queridos, y se da a todos cristiana sepultura en una fosa común con una cruz, la cual fue conocida como la Cruz de Monte Arruit.

Años más tarde, en 1956, los restos de los defensores fueron trasladados de la fosa al Panteón de los Héroes situado en el Cementerio Municipal de la Purísima Concepción de Melilla, al igual que una placa dedicada a los mismos, lugar en el que reposan en la actualidad. Un poema de Goy de Silva resalta que allí “…no hay en la tierra templo funerario de mayor emoción que esta tumba gloriosa…”

Algunos testimonios de la época relatan lo que encontraron las tropas españolas cuando reconquistaron el lugar más de 2 meses después:

En la puerta del fortín, un grupo de unos cuarenta muertos, unos sobre otros. Todo el recinto completamente lleno de cadáveres en posturas trágicas. La sanidad trabaja activamente y los identifica cuando ello es posible. Continuamente salen camiones repletos, y del montón que oscila salen manos y pies crispados. Las grandes fosas se llenan. Pero aún quedan más, muchos más. Unos tres mil nos han dicho que van vistos.[4]

En la actualidad, el recinto que ocupaba el antiguo establecimiento militar ha desaparecido y el lugar que ocupaba se utiliza para realizar mercados ambulantes, aunque se conserva una parte del acuartelamiento de las tropas indígenas, el cual fue construido después de que sucediera la tragedia de 1921.

ReferenciasEditar

  1. Mapa militar de Marruecos: zona oriental, Cuerpo de Estado Mayor del Ejército https://www.ign.es/web/BibliotecaIGN/s1-138-G-12_01.JPG
  2. «World Gazetteer». Archivado desde el original el 17 de junio de 2013. 
  3. Vicente González Pérezː Notas sobre la colonización agrícola en el protectorado de España en Marruecos.
  4. Edgar Neville. Camino de Monte Arruit. Impresión macabra. Voluntario Ben-Aquí, 31 de octubre 1921.

Enlaces externosEditar